Convención General considerará propuesta para poner fin al requisito de bautismo de la Iglesia Episcopal para la Comunión

Por david paulsen
Publicado Mayo 4, 2022

Dos portadores de cáliz y el obispo de San Joaquín, David Rice, administran la comunión después de la investidura de Rice en 2017 en la Catedral Episcopal de St. James en Fresno, California. Foto: Mary Frances Schjonberg/Servicio Episcopal de Noticias

[Servicio de noticias episcopal] Los comités de Libro de Oración, Liturgia y Música de la Convención General escucharon testimonio el 3 de mayo sobre una diversa selección de resoluciones, desde propuestas para agregar a la difunta obispa Barbara Harris al calendario de fiestas de la iglesia hasta una medida que “aborda las interpretaciones antisemitas, antijudías y/o supersesionistas de nuestros leccionarios”.

La resolución que generó la mayor discusión, y algunas de las opiniones más fuertes, fue una medida propuesta por la Diócesis del Norte de California que derogaría el canon episcopal que requiere que los fieles sean bautizados antes de recibir la Comunión en las iglesias episcopales.

Martin Heatlie testificó en nombre de los episcopales del norte de California que investigaron el tema. “No pudimos encontrar nada en la Biblia o en el Libro de Oración Común que requiriera el bautismo como requisito previo para recibir la Comunión”, dijo Heatlie. Cuando los sacerdotes dicen “los dones de Dios para el pueblo de Dios” antes de distribuir el pan y el vino, se refiere a todos, concluyó la diócesis.

“Todos creemos que todas las personas son el pueblo de Dios, por lo que no son solo los dones de Dios para las personas bautizadas”, dijo Heatlie.

Heatlie fue una de las ocho personas que testificaron sobre la Resolución C028 en la audiencia en línea celebrada por los comités de obispos y diputados sobre Libro de Oración, Liturgia y Música. (Los dos comités, aunque distintos, por lo general se reúnen para considerar resoluciones).

La iglesia episcopal Canon I.17.7 (página 88) establece: “Ninguna persona no bautizada será elegible para recibir la Sagrada Comunión en esta Iglesia”.

El reverendo James Richardson, sacerdote y diputado suplente del clero en la Diócesis del Norte de California, señaló que los laicos de la diócesis votaron abrumadoramente a favor de derogar ese canon, mientras que el clero lo aprobó por un margen más estrecho.

“Creo que eso indica que este canon se trata de control y vigilancia en lugar de una invitación al bautismo”, dijo Richardson.

El resto del testimonio sobre la resolución, sin embargo, se opuso a romper la conexión entre los sacramentos del bautismo y la Comunión. Nathan Brown, diputado laico de la Diócesis de Washington, afirmó que los dos sacramentos “están intrínsecamente vinculados”, mientras que el reverendo Lee Singleton, sacerdote de la Diócesis de Florida, calificó la propuesta como “un puente demasiado lejano”.

El reverendo Bertie Pearson, sacerdote de la Diócesis de Texas, dijo que la falta de ejemplos en la Biblia no es en sí misma una justificación para poner fin a la práctica de la Iglesia Episcopal de dar la bienvenida únicamente a los cristianos bautizados para recibir la Eucaristía.

“Creo que a veces olvidamos que la Biblia no es un libro de reglas sobre cómo hacemos la iglesia”, dijo Pearson. En otros textos cristianos que se remontan a los primeros siglos de la iglesia, el bautismo y la Comunión están claramente vinculados, dijo. “Siempre son los bautizados y solo los bautizados los que realmente se enfatizan”.

La resolución “contradice 2,000 años de enseñanza y práctica de la iglesia”, testificó Kevin Miller, diputado suplente de Massachusetts. “La iglesia universal, de la que decimos ser parte, ha enseñado que el bautismo es la entrada a la iglesia”.

Miller y otros que se oponen a la resolución subrayaron que la Iglesia Episcopal puede dar la bienvenida a todos los feligreses sin dejar de vincular la Comunión al bautismo. Puede ser una oportunidad para enseñar sobre la importancia del bautismo para profundizar la fe cristiana de una persona.

La 80th Convención general se reunirá del 7 al 14 de julio en Baltimore, Maryland, para considerar estas y otras resoluciones que están siendo revisadas por dos docenas de comités en diferentes áreas de enfoque. La convención trienal es tanto el cuerpo gobernante de la iglesia como la reunión más grande de toda la iglesia. Por lo general, se reúne en una ciudad diferente cada tres años y es un centro para la actividad legislativa, la creación de redes y el compañerismo. Como órgano rector bicameral, la Convención General divide su autoridad entre la Cámara de Obispos y la Cámara de Diputados.

La Convención General de este año se retrasó un año debido a la pandemia, y cuando los obispos y los diputados se reúnan en Baltimore, se les pedirá que sigan un conjunto de precauciones en evolución que los líderes de la iglesia están implementando para minimizar el riesgo de transmitir COVID-19, incluidos los requisitos de vacunación y máscara.

Esta también es la primera vez que algún comité las reuniones y audiencias se han llevado a cabo en línea meses antes de la reunión en persona, ayudando a la iglesia a lograr su objetivo de reducir la duración de la reunión trienal de 10 a ocho días.

La información sobre las resoluciones propuestas se puede encontrar en el sitio web Carpeta virtual, y todos están invitados a registrarse para observar o testificar en las audiencias en línea restantes.

De las 18 resoluciones que los comités del Libro de Oración, Liturgia y Música programaron para audiencias el 3 de mayo, 10 recomendaron crear un día de fiesta en toda la iglesia para celebrar la vida de Harris, quien se convirtió en la primera mujer obispo en la Iglesia Episcopal y la Comunión Anglicana cuando ella fue consagrado como obispo sufragáneo de la Diócesis de Massachusetts en 1989.

Harris murió el 13 de marzo de 2020. Esa fecha sería convertirse en el día de su fiesta si se aprueba para su adición al calendario.

El vicepresidente de la Cámara de Diputados, Byron Rushing, diputado de Massachusetts, testificó a favor de la resolución de su diócesis y enfatizó en particular que la Convención General no necesita esperar los 50 años habituales después de la muerte de Harris para agregarla al calendario.

Harris es recordada por su apoyo a las causas de justicia social y su participación en la primera ola de mujeres ordenadas como sacerdotes episcopales. Miller, el diputado suplente de Massachusetts, la elogió en su testimonio y dijo que su servicio a la iglesia y a las comunidades a las que sirve justifican el día de la fiesta.

“Creo que incluso si ella no fuera la primera mujer consagrada obispo, su testimonio cristiano, su vida cristiana sería suficiente para que ella esté en el calendario”, dijo Miller.

Otros testificaron en apoyo de Resolución C019, que crearía un día festivo para celebrar al difunto ícono de los derechos civiles John Lewis, quien fue congresista de Georgia durante mucho tiempo cuando murió en 2020.

El reverendo Lewis Powell, diputado y diácono de la diócesis del norte de California, llamó a Lewis un “icono de amor, fe, justicia, fortaleza, coraje, sabiduría y anhelo de dejar el mundo y la iglesia en un lugar mejor del que encontraron. eso."

Otra resolución, C020, agregaría renombrado teólogo Howard Thurman al calendario de fiestas de la iglesia, una adición que Richardson testificó que estaba “muy, muy atrasada”. Aunque no es episcopal, Thurman "cruzó tantas líneas denominacionales", dijo Richardson, y agregó que el libro de Thurman “Jesús y los desheredados” es comúnmente leído por los grupos de estudio episcopal y un texto central de la Iglesia Episcopal Plan de estudios de tierra sagrada sobre las raíces del racismo en los Estados Unidos.

Resolución C018 comenzaría el proceso de permitir el uso de prueba de lo que se conoce como las "Lecturas diarias del Leccionario Común Revisado Ampliado", una medida propuesta por la Diócesis de Virginia. Este leccionario revisado ampliaría, en parte, la selección de lecturas para los servicios entre semana, creando nuevas oportunidades para celebrar la Sagrada Eucaristía, testificó Charlotte Meyer.

“Un leccionario como este no solo es útil sino muy eficaz para formar una comunidad”, dijo Meyer, diputado laico de la Diócesis de Easton.

La resolución que aborda el antisemitismo y las interpretaciones del leccionario antijudío, C030, fue propuesta por la Diócesis de Nueva York. Refleja resoluciones similares bajo consideración de esta Convención General y continúa la esfuerzos continuos de la Iglesia Episcopal para responder a las preocupaciones de que las lecturas bíblicas, especialmente durante la Semana Santa, podrían alimentar el odio contra los judíos.

Los comités también escucharon testimonios sobre Resolución A126, que fue propuesta por el Grupo de trabajo de la Mesa Directiva sobre la verdad, el ajuste de cuentas y la curación. La resolución pide "una revisión exhaustiva" del libro de oraciones, el himnario y otros materiales litúrgicos de la iglesia "con respecto al lenguaje colonialista, racista y supremacista blanco, imperialista y nacionalista".

El grupo de trabajo incluyó la resolución en su informe final, publicado en marzo. Rushing, quien sirvió en el grupo de trabajo, testificó a favor de la resolución y habló de “la importancia de la liturgia y las palabras de la liturgia” para confrontar y remediar la pasada complicidad de la iglesia con la injusticia.

John Wallace, diputado laico suplente de la Diócesis de Pensilvania, también testificó a favor de la resolución. “A medida que avanzamos, en particular, para adoptar un lenguaje expansivo más plenamente en nuestra vida litúrgica, es absolutamente fundamental que tengamos en cuenta las imágenes lingüísticas que empleamos y todas las formas en que pueden interpretarse y malinterpretarse”, dijo Wallace.

Las comisiones de obispos y diputados sobre Libro de Oración, Liturgia y Música se reunirá el próximo 10 de mayo deliberar sobre las resoluciones que se les asignen.

- David Paulsen es editor y reportero del Episcopal News Service. Él puede ser contactado en dpaulsen@episcopalchurch.org.


Etiquetas