El borrador del plan presupuestario de toda la iglesia de $143 millones para 2025-27 avanza sin cambios en las evaluaciones de los ingresos diocesanos

El plan ahora se dirige al Consejo Ejecutivo para su revisión y aprobación

Por david paulsen
Publicado en enero 10, 2024
Patty Downing

La Reverenda Patty Downing, presidenta del Comité Conjunto de Presupuesto, dirige su comité en una evaluación inicial del proceso presupuestario para el ciclo 2025-27. Foto: David Paulsen/Servicio de Noticias Episcopal

[Servicio de noticias episcopales - Linthicum Heights, Maryland] A mitad del segundo día de su reunión de tres días aquí, los miembros de la Iglesia Episcopal Comité Presupuestario Conjunto reconoció un gran avance: habían cerrado una brecha final de $1.5 millones entre los gastos e ingresos proyectados de la iglesia para 2025-27 y habían producido un presupuesto equilibrado.

Sin embargo, el proceso estaba lejos de terminar. A continuación, el comité buscará la aprobación de su plan por parte del Consejo Ejecutivo a finales de enero. El Consejo puede aceptarlo o modificarlo, y luego será presentado a la 81ª Convención General para su adopción final cuando se reúna en junio en Louisville, Kentucky.

El borrador del plan de $143 millones, que el comité aprobó en una votación final el 9 de enero, no aumentaría la cantidad de dinero que la iglesia obtiene anualmente de los rendimientos de su cartera de inversiones sin restricciones de $167 millones. Al menos un miembro del Consejo Ejecutivo ha abogado por utilizar una mayor parte de los retornos de la inversión para apoyar la misión y las prioridades ministeriales de la iglesia.

El borrador del comité también mantendría la tasa de evaluación actual del 15% de la iglesia sobre los ingresos diocesanos. Las cuotas son la mayor fuente de ingresos, el 64%, del presupuesto de toda la iglesia. Se espera que algunas diócesis pidan a la Convención General que reduzca la tasa hasta un 10%, lo que el comité estima crearía un déficit de $12 millones en el presupuesto de tres años.

Los cambios en cualquiera de las líneas de ingresos podrían alterar dramáticamente las condiciones financieras de la iglesia mientras se prepara para recibir a un nuevo obispo presidente, que será nombrado elegido en la Convención General en junio y comenzar un mandato de nueve años en noviembre. El Consejo Ejecutivo reservó anteriormente más de 2 millones de dólares para el nuevo obispo presidente, incluso para buscar una “realineación adaptativa estratégica de nuestras estructuras institucionales” y “una auditoría del personal actual de la Iglesia Episcopal”.

El Comité Conjunto de Presupuesto incorporó esa posible realineación en su proyecto de plan presupuestario, que exige que el nuevo obispo presidente supervise reducciones de costos adicionales por un total de casi $3.7 millones a través de una reestructuración del personal destinada a "redimensionar" o "adaptar el tamaño correcto" de las operaciones de toda la iglesia. El obispo presidente tendrá flexibilidad en cuanto al momento y la forma de esas reducciones durante los próximos tres años; Los líderes de la iglesia esperan que las jubilaciones y el desgaste representen gran parte de la reducción.

Por ahora, el borrador del plan cuenta con 140 puestos de personal equivalentes a tiempo completo que serán financiados por el presupuesto de toda la iglesia.

El Comité Conjunto de Presupuesto está organizado como un comité del consejo ejecutivo, el órgano rector de la iglesia entre reuniones de la Convención General. Los miembros del comité son nombrados por el obispo presidente y el presidente de la Cámara de Diputados, con la aprobación del Consejo Ejecutivo.

Una combinación de obispos, otros clérigos y líderes laicos de ocho de las nueve provincias de la Iglesia Episcopal (13 miembros con derecho a voto en total) forman parte del Comité Conjunto de Presupuesto. Está presidido por la Reverenda Patty Downing, sacerdote de la Diócesis de Delaware. Algunos miembros del comité, como Downing, también forman parte del Consejo Ejecutivo.

Esta es la primera vez que el comité supervisa el desarrollo de un presupuesto trienal bajo un nuevo proceso simplificado que fue adoptado en 2022 por la 80.a Convención General. Realizó cuatro sesiones de escucha en noviembre y diciembre antes de finalizar su borrador de presupuesto durante la reunión en persona del 8 al 10 de enero en el Maritime Conference Center en los suburbios de Baltimore.

"Ha sido muy gratificante ver cuántas personas han participado en nuestras sesiones de escucha", dijo Downing al Servicio Episcopal de Noticias durante un receso en su reunión. El nuevo proceso permite que una entidad administre el presupuesto de principio a fin, aunque Downing dijo que sigue habiendo mucha incertidumbre sobre el papel del comité durante la Convención General y después.

Los nominados al obispo presidente no se anunciarán hasta la primavera, señaló Downing, y “hay mucho tiempo entre ahora y la Convención General” para discusiones sobre misión y ministerio que podrían tener implicaciones presupuestarias. Después de aprobar un borrador del plan y presentarlo al Consejo Ejecutivo, el comité no tendrá autoridad para realizar cambios antes de presentarlo a la Convención General, aunque el Consejo Ejecutivo puede realizar sus propios cambios. Esto es diferente de ciclos anteriores, cuando un comité de la Convención General tuvo más tiempo para actualizar el borrador.

Una audiencia final en línea, o sesión de escucha, está programada para el 22 de mayo, y se llevará a cabo una sesión en persona en Louisville el 22 de junio.

Después de la 81.a Convención General, el Comité Conjunto de Presupuesto estará facultado para ajustar el presupuesto adoptado para 2025-27 en respuesta a las resoluciones de la Convención General que exigen gastos adicionales. El comité determinará qué medidas se financiarán y qué no con un fondo limitado de dinero reservado para esas resoluciones. La reunión en persona del comité para realizar ese trabajo está programada para septiembre.

Después de eso, el ciclo comenzará de nuevo con la creación de un nuevo Comité Conjunto de Presupuesto, que comenzará a redactar un plan 2028-30.

“Dios ayude al próximo comité de presupuesto”, dijo el obispo de Maine, Thomas Brown, en un momento dado, durante una discusión sobre el proceso de revisión.

“Eso es lo que dijimos la última vez”, respondió el reverendo Mike Ehmer, miembro del comité de la Diócesis del Noroeste de Texas. Ehmer presidió el antiguo Comité Permanente Conjunto sobre Programa, Presupuesto y Finanzas que desarrolló el plan 2023-24. Plan de presupuesto.

En la reunión en persona de esta semana, el Comité Conjunto de Presupuesto centró gran parte de su tiempo en los pasos finales para equilibrar su propuesta presupuestaria. Los miembros consultaron con varios jefes de departamento para identificar líneas presupuestarias específicas donde una combinación de recortes de gastos y aumentos de ingresos eliminaría el déficit de $1.5 millones que quedaba al comienzo de la semana.

El comité, por ejemplo, recortó una línea relacionada con iniciativas de reconciliación racial en 20,000 dólares al año después de enterarse de que la financiación en otras líneas era suficiente. Los ajustes al presupuesto legal relacionados con abogados externos y viajes ahorrarían $30,000 adicionales al año. Otro gasto, relacionado con el mapa de activos de la iglesia, se redujo en $15,000 al año, y el comité aceptó una sugerencia departamental de reducir la cantidad solicitada para la plantación de iglesias de $564,000 al año a $500,000, manteniéndolo en línea con los niveles de financiación anteriores.

La presidenta de la Cámara de Diputados, Julia Ayala Harris, quien habló ante el comité el 9 de enero por Zoom, ofreció reducir la solicitud de presupuesto de su oficina en casi $100,000 durante los tres años, lo que refleja ahorros en comunicaciones y reuniones con su Consejo Asesor.

El comité también finalizó una estimación para financiar el Coalición Episcopal para la Equidad y la Justicia Racial recién creada. Debe recibir $2.3 millones en 2025-27, equivalente al 10% del retiro presupuestado de la iglesia en sus fondos de inversión no restringidos.

El Consejo Ejecutivo aprobó previamente $300,000 para 2023-24 para ayudar a lanzar la coalición, concebida como una red voluntaria de diócesis, parroquias, instituciones eclesiásticas e individuos dedicados a mejorar el historial desigual de la iglesia en cuanto a priorizar la reconciliación y la curación racial.

El mayor ajuste final del proyecto de presupuesto fue un aumento de los ingresos por alquileres. Un piso del edificio de oficinas de la Iglesia Episcopal en Nueva York ha estado vacío desde que el consulado haitiano se mudó en 2022. Una versión inicial del plan presupuestario 2025-27 no incluía ingresos de ese espacio, por lo que el comité agregó $500,000 cada uno en 2026 y 2027. en previsión de que se encuentre un nuevo inquilino.

– David Paulsen es reportero principal y editor de Episcopal News Service. Él puede ser contactado en dpaulsen@episcopalchurch.org.


Etiquetas