Diócesis de California auspicia una conversación de ecojusticia

El Obispo Primado asiste a la cuarta ecoconfirmación y predica en ella

Por Lynette Wilson
Posted May 25, 2017

El obispo de California Marc Andrus, el obispo primado Michael Curry y la Rda. Stephanie Spellers (a la extrema derecha), canóniga del Obispo Primado para la evangelización, la reconciliación y el cuidado de la creación, posan con los confirmandos durante un oficio de ecoconfirmación en el Presidio de San Francisco el 20 de mayo. Foto de Lynette Wilson/ENS.

[Episcopal News Service – San Francisco, California] “La obra de salvar la creación de Dios no es nada menos que la obra de Dios”. El obispo primado Michael Curry pronunció estas palabras durante un sermón el 19 de mayo aquí en la catedral de La Gracia [Grace Cathedral] en que enmarcaba el cuidado de la creación en el ámbito del Movimiento de Jesús.

“Este es el mundo de Dios”, dijo él, alentando a los presente a afirmarse y a animarse unos a otros en el cuidado de la creación de Dios.

“Estoy convencido de que Dios vino [a vivir] entre nosotros en Jesús para mostrarnos el camino no sólo de llegar a ser la familia humana, sino la familia de Dios. Y es por eso que estamos aquí porque el medioambiente, no, la creación, es parte de la familia de Dios. La familia de Dios es todo el mundo y el universo creados”.

La Iglesia Episcopal ha visto desarrollarse las ideas del Obispo Primado sobre el Movimiento de Jesús en su dinámica predicación y en sus expresiones desde que él asumiera el cargo en noviembre de 2015. Su sermón del 19 de mayo situó el cuidado de la creación y la justicia medioambiental de lleno en ese contexto.

El obispo primado Michael Curry predicó el 19 de mayo en la eucaristía de ecojusticia en la catedral de La Gracia, en San Francisco. Foto de Lynette Wilson/ENS.

El Obispo Primado le predicó a una congregación interreligiosa que abarrotaba la catedral como parte de un diálogo más amplio de ecojusticia sobre la salvaguarda del clima, el alimento y el agua auspiciado por la Diócesis de California del 18 al 20 de mayo. El 18 de mayo, la catedral celebró una conferencia en beneficio del Centro para la Agricultura ‘San Bernabé un colegio universitario episcopal del norte de Haití, y dos grupos medioambientales del área de la Bahía de San Francisco. El 19 de mayo una mesa redonda exploraba los efectos del cambio climático en la agricultura y en la seguridad alimentaria. Finalmente, en la mañana del 20 de mayo, Curry presidió el oficio de ecoconfirmación.

La conversación tuvo lugar en un momento en que el gobierno de Trump procura destripar las regulaciones medioambientales destinas a reducir las emisiones de gas de efecto invernadero y a proteger la atmósfera y los recursos hidráulicos. El gobierno también está revisando las tierras públicas y los monumentos nacionales, contemplando el abrirlos a las perforaciones de petróleo y de gas, y ha prometido revivir la minería carbonífera.

La 78ª. Convención General de la Iglesia Episcopal priorizó la evangelización, la reconciliación y el cuidado de la creación; para abordar esta última creó un Consejo Asesor para el Cuidado de la Mayordomía de la Creación y autorizó la creación de materiales litúrgicos para honrar a Dios en la creación.

La conversación sobre ecojusticia busca comprometer aún más a los episcopales con los problemas ambientales, entre ellos el agua y la seguridad alimentaria y la justicia medioambiental, en particular después de la solidaridad que mostrara la Iglesia Episcopal con la nación sioux de Roca Enhiesta [Standing Rock] en su oposición a que el Oleoducto para el Acceso a las Dakotas atravesara sus tierras tribales  debajo del río Misurí a la altura del lago Oahe,  que surte de agua a la reserva indígena de Roca Enhiesta y a otras río abajo. Las naciones indígenas de Estados Unidos y del mundo entero se unieron en una muestra de solidaridad sin precedentes con los sioux de Roca Enhiesta, y junto con activistas del clima, ambientalistas y otros individuos, entre ellos muchos episcopales, en su oposición al oleoducto. Se han detectado salideros a lo largo de un ramal y en el oleoducto principal, el cual está programado que empiece a operar a plena capacidad el 1 de junio.

La Iglesia Episcopal, a través de su Oficina de Relaciones Gubernamentales con sede en Washington, D.C., y la Red Episcopal de Política Pública, tomando como guía las normativas de la Iglesia, aboga por el cuidado de la creación tanto en el ámbito local como en el nacional e internacional.

El obispo de California Marc Andrus moderó una mesa redonda sobre ecojusticia en la catedral de La Gracia el 19 de mayo. Los panelistas fueron, de izquierda a derecha, Nicolette Hahn Niman, escritora y ganadera; Aaron Grizzell, director ejecutivo de la Fundación Comunitaria Dr. Martin Luther King Jr. del Norte de California; la Rda. Elizabeth DeRuff, fundadora de Honoré Farm and Mill en el Condado de Marín, California; Jayce Hafner, analista de política nacional de la Iglesia Episcopal y Grace Aheron, activista y miembro de la junta directiva de Cultiva: el Movimiento Alimentario Episcopal. Foto de Lynette Wilson/ENS.

“La política y la fe, no parecen [tener] una correlación natural al principio. Encuentro que, mientras trabajo con miembros de la Iglesia Episcopal y visito diferentes diócesis y parroquias, me cuestionan muchísimo, personas que dirán ‘tenemos estos increíbles ministerios en nuestra iglesia [nuestro edificio| es energéticamente eficiente… por qué debemos abogar más allá de eso, por qué debemos politizarnos’”, dijo Jayce Hafner, analista de la política nacional de la Iglesia durante la mesa redonda del 19 de mayo.

“Yo diría que hay una diferencia entre politizarse y [participar] en la promoción de políticas. La promoción de políticas nos permite cerrar el círculo entre la impactante labor programática que estamos realizando para cerciorarnos de que llega a los salones del poder. Porque cuando uno contempla la injusticia en nuestro país, especialmente en el terreno medioambiental, la política es una herramienta increíble para promover la injusticia sistemática o para propagar la justicia para nuestra gente y para nuestro planeta”.

Curry lo enmarcó de esta manera en su sermón: la esperanza y la salvación de la humanidad descansan en una visión de un mundo de Dios que no es una pesadilla. Y llamó a los presentes en la catedral y en la Iglesia Episcopal a alabar a Dios no sólo en su culto, sino [también] salvaguardando el agua y el aire.

“Esto que hacemos no es el buenismo secular, este es el Movimiento de Jesús… Jesús vino a mostrarnos cómo llegar a ser la familia de Dios y esa es nuestra esperanza y nuestra salvación”, dijo Curry. “Este es el Movimiento de Jesús y nosotros somos la rama episcopal del Movimiento de Jesús y nada en la Tierra puede detener ese movimiento”.

La ecoconfirmación incluyó una “caminata cósmica”, una meditación sobre la historia de la creación a partir del Big Bang hace 14.000 millones de años y la formación de la atmósfera de la Tierra, pasando por el surgimiento del homo sapiens, la escritura de la Biblia y el nacimiento de Jesús hasta el descubrimiento del oro en California en 1848 y la conversión del petróleo en una importante industria del estado a principios del siglo XX, para culminar en 1969, cuando los humanos vieron por primera vez la Tierra desde el espacio. Alisa Rasera sirvió como caminante cósmica. Foto de Lynette Wilson/ENS.

Al día siguiente, unos 40 confirmandos ratificaron sus creencias cristianas como miembros plenos de la Iglesia Episcopal. Los confirmandos —muchos de ellos alumnos de la  escuela para varones de la Catedral [Cathedral School for Boys] se reunieron con otros episcopales entre los cedros, cipreses y eucaliptos del mirador de la Puerta de Oro del Presidio. Una densa niebla no dejaba ver el puente de la Puerta de Oro y las sirenas de niebla oíanse a lo lejos.

Esta era la cuarta ecoconfirmación en la Diócesis de California, que se distingue de la confirmación tradicional por tres palabras que se agregan a la quinta y última pregunta del Pacto Bautismal: “¿Lucharás por la justicia y la paz entre todos los pueblos y respetarás la dignidad de la Tierra y de todo ser humano?”

“Como el obispo [de California] Marc [Andrus] apuntaba, hay realmente un breve cambio en la liturgia del LOC [Libro de Oración Común], que enfatiza que estamos en comunión con toda la creación de Dios además de las cosas que normalmente prometemos”, dijo la Rda. Melanie Mullen, directora de reconciliación, justicia y cuidado de la creación de la Iglesia Episcopal, en una entrevista con ENS durante la ecoconfirmación.

“En general, la obra del Movimiento de Jesús incluye el cuidado de la creación”, dijo ella. Al elaborar materiales litúrgicos para honrar a Dios en la creación “aprendemos a orar las palabras de toda la creación de Dios en lo que hacemos”.

Ello ayuda, afirmó Mullen, a llevar el servicio afuera.

Fue la primera confirmación al aire libre de Curry, y fue “maravillosa”, dijo él. “En el comienzo de la creación, es el espíritu de Dios el que anida sobre el caos y genera orden y creación… la confirmación consiste en convocar a ese mismo espíritu que generó la creación a que genere una nueva vida en los que son confirmados de manera que el Cristo resucitado renazca igual en nosotros. ¡Eso es asombroso!”.

Caren Miles, asociada de la Diócesis de California para formación de la fe, toma un selfie luego de la ecoconfirmación. Foto de Wilson/ENS.

El Presidio de San Francisco, una antigua fortaleza militar de EE.UU., es parte del Servicio de Parques Nacionales. El lugar, en el extremo norte de la península de San Francisco, fue escogido [para la ecoconfirmación] por la vista (en un día claro) del puente de La Puerta de Oro y el océano Pacífico. Se escogió también porque es “un ejemplo del hombre labrando en la naturaleza en preparación de una guerra que nunca se produjo, y luego la naturaleza reclamando la tierra”, dijo Caren Miles, asociada de la diócesis para la formación de la fe, que planificó el oficio.

La Diócesis de California y Andrus hace tiempo que participan en lo relativo al cambio climático y a la defensa de la justicia ambiental. Andrus ha representado al Obispo Primado en las negociaciones de Naciones Unidas sobre el clima, tanto en París como en Marrakech, Marruecos, y en la firma del Acuerdo de París.

Gordon y Trillian Gilmore, miembros de la iglesia de San Miguel y Todos los Ángeles/el Espíritu Santo, en Concord, California,  comparten un momento de asombro: Foto de Lynette Wilson/ENS.

Durante el oficio de ecoconfirmación, el obispo de California Marc Andrus le pidió a los presentes que meditaran en el asombro y en el mundo natural.

“El asombro puede llevarnos a una relación más profunda con la naturaleza, es un don de Dios desde el comienzo del universo para ayudarnos a relacionarnos los unos con los otros, con el mundo y con Dios”, dijo Andrus, antes de invitar a la congregación  a que meditara en un momento de asombro, lo que experimentaban y cómo ese momento los cambiaba.

Para Gordon Gilmore, su momento de asombro se produjo cuando vino a California por primera vez. Conducía por la Autopista 37 y vio el sol poniéndose en las marismas [cubiertas] de salicornias. La carretera hace una media luna a lo largo de la costa norte de la bahía de San Pablo al norte de San Francisco y atraviesa un refugio nacional de la vida salvaje creado hace más de 40 años parar proteger a las aves migratorias y al hábitat de los pantanos.

La esposa de Gilmore, Trillian, también escogió el ocaso como su momento de asombro. Para ella fue mientras conducía hacia el oeste a través de la Sierra Nevada y observaba la puesta del sol múltiples veces durante 45 minutos mientras bordeaba los picos de las montañas”, contó.

“Era hermoso”, dijo.

-Lynette Wilson es jefa de redacción de Episcopal News Service. Traducción de Vicente Echerri.


Tags