Obispos visitan refugio para migrantes en México mientras el gobierno de EE. UU. busca limitar cruces récord

Por Lynette Wilson
Publicado en enero 13, 2023

Un grupo de 10 obispos de la Provincia VIII realizó una visita a La Casa de Misericordia y de Todas Las Naciones, un albergue para migrantes en Nogales, México. La Diócesis de Arizona tiene una asociación con el refugio. Foto: Lynette Wilson/Servicio Episcopal de Noticias

[Servicio Episcopal de Noticias – Nogales, México] En una colina en la sección Colonia Buena Vista de Nogales, México, los solicitantes de asilo, muchos obligados a huir de la violencia y la persecución en México, América Central, Haití y Cuba, encuentran la seguridad y el descanso que tanto necesitan en La Casa de Misericordia y de Todas Las Naciones, La Casa de Misericordia para Todas Las Naciones.

Haga clic aquí para obtener más información sobre cómo apoyar a Cruzando Fronteras o para concertar una visita o ser voluntario en La Casa de Misericordia y de Todas Las Naciones.

“La Casa, además de ser un lugar de respiro y restauración, también es un lugar de historia, un espacio sagrado y santo moldeado por las historias que comparten los migrantes”, dijo el Rev. David Chavez, el Diócesis de Arizonacanon para los ministerios fronterizos, dijo Episcopal News Service.

“La mayoría de las historias relatan las experiencias vertiginosas de dejar 'mi tierra natal, la tierra de mi nacimiento', huyendo de amenazas y violencias físicas, emocionales y psicológicas; irse para estar con sus seres queridos; huyendo como resultado de la devastación provocada por el cambio climático”.

Todo esto pasa factura y, lamentablemente, la violencia, las amenazas y el terror no terminan cuando los migrantes huyen de su país de origen. Continúa a lo largo del viaje.

“Muchos migrantes sufren secuestros, robos, violaciones y agresiones físicas a manos de bandas criminales”, agregó. “Y, a veces, los migrantes se encuentran con comunidades de acogida”.

Angélica “Lika” Macias, directora del albergue, centro, da la bienvenida a los obispos al albergue. Su hermana, Consuelo Macías, que trabaja en administración, está a su izquierda. Foto: Lynette Wilson/Servicio Episcopal de Noticias

La Casa es uno de esos lugares donde las madres solteras con hijos, familias y algunos hombres solteros pasan alrededor de uno o dos meses mientras se procesan sus solicitudes iniciales de asilo. Chávez visita rutinariamente el refugio, que está al otro lado de la frontera con Nogales, Arizona. También es miembro del comité directivo Cruzando Fronteras, o Crossing Borders, una coalición ecuménica entre la Diócesis de Arizona, el Sínodo del Gran Cañón de la Iglesia Evangélica Luterana en América y la Conferencia del Suroeste de la Iglesia Unida de Cristo.

El refugio está a cargo de Angelica “Lika” Macias, una ex monja católica romana. Comenzó a servir a inmigrantes fuera de su casa en 1998 cuando escuchó que un grupo vivía en un cementerio cercano. A partir de ahí, su ministerio se mudó más tarde a un complejo de apartamentos y, en 2020, a su ubicación actual.

El 11 de enero, 10 obispos de la VIII Provincia visitaron el refugio como parte de su retiro anual de enero, realizado este año en Tucson, para aprender sobre los migrantes y los abogados, maestros, psicólogos y otras personas que les ofrecen apoyo durante una parte crítica de su vida. viaje.

“Estaba agradecido de que los obispos de la Provincia VIII pudieran visitar La Casa, porque queremos contar la historia de lo que está sucediendo aquí sin filtros a través de los medios de comunicación. … Puede venir aquí y ver por sí mismo qué está pasando con la crisis fronteriza, qué está pasando con los inmigrantes, qué está pasando con las personas que buscan refugio y seguridad”, dijo el Rvmo. Rev. Jennifer Reddall, obispo de la Diócesis de Arizona.

Se está construyendo una tortillería en el campus de La Casa. La panadería servirá tanto como lugar de capacitación laboral como fuente de ingresos para el refugio. Foto: Lynette Wilson/Servicio Episcopal de Noticias

El refugio consta de siete edificios: dormitorios, cocina y cafetería, aulas y espacios recreativos interiores y exteriores, que incluyen una cancha de baloncesto y un parque infantil. Tiene una capacidad para 180 personas, aunque durante la pandemia el departamento de salud de Sonora lo limitó a 120 personas. Cruzando Fronteras recauda alrededor de $160,000 al año a través de sus comunidades religiosas y escribe subvenciones para apoyar los costos operativos del refugio. Se brinda educación primaria y secundaria a los niños, y se brinda capacitación vocacional a los adultos, para convertirse en plomeros, electricistas, esteticistas y trabajadores del cuidado de ancianos. El estado de Sonora proporciona maestros, cuyos salarios son pagados por Save the Children. La sociedad judía internacional de ayuda humanitaria HIAS proporciona un abogado de inmigración y un psicólogo.

“Somos la cara pública, pero no hacemos esto solos. Hay apoyo de muchos entre bastidores”, explicó Macías en español a través de un intérprete. “Cada persona que cruza es una persona que se dirige hacia la seguridad”.

El obispo de San Joaquín, David Rice, ayuda a las mujeres migrantes a estirar la masa para el “botete”, un sabroso pastel horneado en un horno de adobe. Esther Torres Robles, que trabaja en el albergue, observa. No se muestran los rostros de las mujeres migrantes para proteger su identidad. Foto: Lynette Wilson/Servicio Episcopal de Noticias

A principios de semana, La Casa celebró que un grupo de 20 venezolanos y una guatemalteca pudieran cruzar la frontera y continuar con el proceso de asilo. fueron enviados a Casa Alitas y otros refugios en Tucson, donde se quedan hasta que resuelven la logística de la siguiente etapa de su viaje. Al mismo tiempo, explicó Macías, la Patrulla Fronteriza y de Aduanas de EE. UU. expulsa entre 200 y 300 migrantes por día en el puerto de entrada en Nogales.

“Este es un momento crucial en nuestro refugio, especialmente con las nuevas reglas”, dijo Macías. “En este momento, todas las personas en el campus deben estar registradas en el proceso de asilo hoy”.

En el año fiscal 2022, la Patrulla Fronteriza encontró 1.7 millones de migrantes tratando de ingresar ilegalmente a los Estados Unidos, el número más alto desde al menos 1960, aunque un poco más alto que los 1.6 millones encontrados en 2000, según datos del gobierno. De las personas que intentan cruzar, el 64% son adultos solteros, aunque el número de niños no acompañados, 147,000, y familias, 479,000, sigue siendo elevado.

El 5 de enero, la administración Biden anunció una estrategia de gran alcance destinada a disuadir a los migrantes de ingresar a los Estados Unidos, incluida la limitación del número de solicitantes de asilo de Cuba, Venezuela, Nicaragua y Haití a 30,000 por país por mes, según sus medios económicos y su capacidad para navegar una solicitud en línea sistema y pasar verificaciones de antecedentes.

“Un gran número de migrantes llegan a la frontera sur de los EE. UU. todos los días, y mientras los gobiernos estatales y locales y las ONG están dando un paso al frente, los migrantes están sujetos a un panorama de políticas aparentemente en constante cambio en la frontera de los EE. UU. que retrasa o niega por completo su legítima oportunidad. solicitar asilo”, escribió Lindsey Warburton, asesora de políticas en la Oficina de Relaciones Gubernamentales de la Iglesia Episcopal en Washington, DC, en un correo electrónico a ENS.

“En este momento, estamos anticipando el impacto de las medidas de asilo y aplicación recientemente anunciadas por el presidente Biden, así como la consideración de la Corte Suprema de la legalidad. título 42 política de salud pública. A través de todos estos cambios de política, la Oficina de Relaciones Gubernamentales continúa abogando por una reforma migratoria integral que protegerá a los solicitantes de asilo vulnerables y administrará nuestra frontera. Felicitamos a los ministerios y comunidades alrededor de nuestra iglesia y en otros lugares que se ocupan de los migrantes”.

La Casa atiende a migrantes que intentan ingresar a los EE. UU. a través del proceso de asilo. Desde abril, el personal y los voluntarios ayudaron a 1,500 migrantes a navegar el proceso e ingresar al país, donde en su mayoría se reúnen con familiares que viven en todo el país.

La obispa de Nevada, Elizabeth Bonforte Gardner, señala un mapa colgado en la pared dentro del edificio administrativo de La Casa. Los migrantes han colocado chinchetas en el mapa indicando a dónde irán. La mayoría de los migrantes y solicitantes de asilo que ingresan a los Estados Unidos se dirigen a destinos más allá de la frontera y se reúnen con familiares y amigos en otras partes del país. Foto: Lynette Wilson/Servicio Episcopal de Noticias

Un mapa de los Estados Unidos con chinchetas que indican hacia dónde se dirigen los migrantes cuelga en la pared de la oficina administrativa del albergue. Los pines indican que la mayoría se reúne con familias en estados de las costas del Pacífico, el Golfo y el Atlántico, junto con ciudades del norte como Chicago y grupos en Tennessee, Kentucky, Indiana y Virginia Occidental.

La crisis en la frontera no se limita a los estados fronterizos; es un problema nacional, dijo Reddall.

“No son solo los estados que están en la frontera los que van a ser necesarios para atenderlo y arreglarlo; se necesitarán representantes de los 50 estados, se necesitarán ciudadanos y los 50 estados para que hablen sobre lo que está pasando aquí y, con suerte, finalmente se llegue a algún tipo de política de inmigración integral que facilite este proceso para los solicitantes de asilo. y para los demás”, dijo.

Y, dijo Reddall, se necesitará apoyo continuo para refugios como La Casa que brindan servicios integrales a los migrantes.

Ministerios de Migración Episcopal, A través asociaciones parroquiales y su red de voluntarios, asiste a migrantes y solicitantes de asilo en todo el país.

Un muro de 30 pies de listones verticales de acero define gran parte de la frontera de 1,954 millas entre Estados Unidos y México, aunque hay brechas en el muro por donde se sabe que cruzan los migrantes. La región se extiende más allá del muro, 60 millas al norte de los Estados Unidos, donde los agentes fronterizos hacen paradas aleatorias en los puntos de control a lo largo de las carreteras interestatales y las carreteras y donde los voluntarios patrullan el desierto en busca de migrantes perdidos, dejando agua para aquellos que pueden estar perdidos o varados.

El reverendo David Chávez, canónigo de ministerios fronterizos de la Diócesis de Arizona, a la izquierda, Angélica “Lika” Macías, directora del refugio, y el reverendo Jesús David Portillo, de la Diócesis del Oeste de México, de pie bajo “el árbol sagrado”. que proporciona sombra y un lugar tranquilo para descansar en medio del patio de recreo del refugio. Foto: Lynette Wilson/Servicio Episcopal de Noticias

“Venir a las tierras fronterizas de la Diócesis de Arizona es una forma de cultivar la escucha primero”, dijo Chávez. “Es una invitación para que la gente primero escuche, escuche las historias de los migrantes y de las personas que trabajan y se ofrecen como voluntarias en el refugio para ayudarlos en su viaje.

“Puede dar forma a su conciencia sobre los migrantes que viven en sus comunidades de origen y las formas en que pueden acompañar y defender su bienestar y el bienestar de sus familias”.

El obispo de San Joaquín, David Rice, quería visitar el refugio para informar más sobre el trabajo que él y otros en su diócesis están haciendo para crear conciencia y empoderar a los inmigrantes en su Fresno, California. diócesis. Una de las primeras cosas que hizo cuando se convirtió en obispo hace una década fue establecer SJRAISE, una comisión de inmigración.

“Hemos estado trabajando durante nueve años en esta comisión… familiarizándonos con algunas de las personas más marginadas de mi diócesis y también comenzando a responder a las necesidades a medida que nos las expresan”, dijo Rice. “Estamos en los potreros, en los campos, en los pastos con trabajadores agrícolas todas las semanas, muchos de los cuales, supongo, pasaron por lugares como este, que es solo una de las razones por las que quería verlo”.

El Valle Central de California es considerado uno de los "graneros" del mundo, dijo Rice. Su población junto con la de la región de la Sierra Alta es 45-65% latino. “Muchas de esas personas han venido de América Central y del Sur y han dejado atrás a sus familias por una miríada de razones”.

A poco más de dos horas al oeste de Fresno, en Salinas, con sede en Diócesis de El Camino Real, la situación es similar.

“Tenemos mucha gente que vive en California, trabaja por temporadas en California, en nuestras parroquias… que vienen de aquí… y han hecho este cruce fronterizo; ellos son los que han seguido con éxito el proceso de asilo y han podido hacer eso”, dijo la obispa de El Camino Real, Lucinda Beth Ashby.

Lo que la sorprendió, dijo, es cuántas personas están trabajando para ayudar a los solicitantes de asilo a navegar el proceso de solicitud y prepararlos para la vida y el trabajo en los Estados Unidos y, sin embargo, algunos aún no lo logran.

“Esa es la parte más llamativa; la angustia de eso es increíble. Y, sin embargo, al mismo tiempo, este lugar envía a la gente con la esperanza de que pueda, y eso es lo que encuentro aquí, la esperanza de que puede suceder”, dijo Ashby. “Aunque he trabajado con poblaciones inmigrantes antes que con personas... esta es la primera vez que me paro en este lugar donde está justo al límite, y creo que lo que me ayuda a darme cuenta es que siempre hay esperanza y llega en los lugares inesperados. Y que como iglesia tenemos un papel en mantener esa esperanza, y volver a intentarlo, y volver a intentarlo, con personas que viven en la esperanza”.

Los obispos y otros visitantes recorren los 2 acres de La Casa, que incluyen siete edificios: dormitorios, una cocina y cafetería, aulas y espacios recreativos interiores y exteriores, que incluyen una cancha de baloncesto y un parque infantil. Tiene capacidad para 180 personas. Foto: Lynette Wilson/Servicio Episcopal de Noticias

Precio Desde Brownsville, Texas, a San Diego, California, los episcopales brindan ayuda humanitaria a los migrantes y solicitantes de asilo a lo largo de la frontera y más allá.

“En nuestra diócesis, brindamos mucho apoyo al refugio en Mexicali, que está justo al sur de Calexico”, dijo a ENS la obispa de San Diego, Susan Snook. “Lo hacemos en conjunto con un grupo de Hermanas Católicas Romanas. No es una instalación tan grande y no tiene el tipo de apoyo legal ni el tipo de organización en ambos lados de la frontera. Entonces, me inspira pensar en cómo podríamos apoyar a las personas de esa manera en ambos lados. También buscamos expandir nuestros ministerios para apoyar a los migrantes en Tijuana, que está justo al sur de San Diego”.

Otros obispos que hicieron el viaje incluyeron a la obispo de Oregon Diana Akiyama, el obispo del este de Oregon Patrick W. Bell, la obispo de Nevada Elizabeth Bonforte Gardner, la obispo del norte de California Megan Traquair, el obispo de Idaho Joseph “Jos” Tharakan y la obispo de Utah Phyllis Spiegel.

“Todo esto comenzó en la casa de alguien porque vieron una necesidad [y] nos pidieron que compartiéramos su historia”, dijo Spiegel, luego de la visita.

Ella compartirá la historia del refugio, dijo, pero también le ruega a la diócesis que pregunte: “¿Dónde estamos viendo la necesidad? ¿Qué se requiere de nosotros sino hacer justicia y amar misericordia? ¿Y cómo se ve eso cuando ponemos nuestros pies y nuestros corazones en nuestra mano y nuestro dinero y nuestros recursos y nuestro tiempo para ello?

–Lynette Wilson es reportera y directora editorial del Episcopal News Service.


Etiquetas