Las latinas episcopales continúan celebrando las 'primicias' mientras los Ministerios Hispanos / Latinos cumplen 50 años

Algunos dicen que la iglesia necesita hacer más para empoderar a las latinas

Por Shireen Korkzan
Publicado en diciembre 7, 2020

[Servicio de noticias episcopal] Si la madre de la reverenda Nancy Frausto no hubiera estacionado por error su automóvil frente a una iglesia episcopal del sur de California cuando llegó el momento de planificar la primera comunión de su hija, es posible que nunca se hubiera convertido en sacerdote.

La Reverenda Bavi Edna “Nedi” Rivera se convirtió en la primera obispo latina cuando fue consagrada como obispo sufragánea en la Diócesis de Olimpia en enero de 2005.

Cuando los padres de Frausto emigraron a Estados Unidos desde México, trayendo a Nancy de 7 años y sus dos hermanos, la familia tardó un par de años en adaptarse e instalarse en su nueva vida en Los Ángeles. Cuando Frausto tenía 10 u 11 años y le llegó el momento de recibir la Eucaristía, su madre buscó una parroquia católica romana.

Siguiendo las instrucciones de un vecino, su madre pasó un letrero que anunciaba una misa en español y condujo hacia el estacionamiento de Iglesia episcopal de todos los santos en el histórico barrio de Highland Park de la ciudad. A pesar de que el sacerdote aclaró que All Saints 'no era una iglesia católica romana, la madre de Frausto se quedó.

La iniciación accidental de Frausto en la Iglesia Episcopal, su amor por la liturgia y la formación cristiana y el apoyo que recibió de Todos los Santos como estudiante, cuando se dio cuenta de que estaba indocumentados, todos ayudaron a llevarla en 2012 a convertirse en la primera latina ordenada en la Diócesis de Los Ángeles patrocinada por una congregación en español.

“Como inmigrantes en este país, encontrar la iglesia y ver cómo nos recibieron y nos abrazaron totalmente… encontramos a nuestra familia en la iglesia”, dijo Frausto, quien ahora se desempeña como rector asociado en Iglesia Episcopal de San Lucas en Long Beach, California, y como consultor en la Oficina de Evangelismo de la Iglesia Episcopal. “Si no hubiera sido por la iglesia, no sé dónde estaría. Ellos me apoyaron mucho en mi llamado a servir ".

Nancy Frausto

La Rev. Nancy Frausto, una “Soñadora” y diputada de la Diócesis de Los Ángeles, testifica el 7 de julio de 2018 en la audiencia conjunta sobre resoluciones migratorias durante la 79ª Convención General. Foto: David Paulsen / Servicio Episcopal de Noticias

Aún así, Frausto y otras latinas entrevistadas para esta historia sobre el liderazgo de las mujeres estuvieron de acuerdo en que la Iglesia Episcopal podría hacer más para fomentar y modelar el liderazgo de las mujeres hispanas.

“Definitivamente necesitamos ver más latinas en el ministerio como líderes ordenadas y laicas”, dijo Frausto.

2020 marca 50 años de ministerios latinos / hispanos en la Iglesia Episcopal; También fue en 1970 cuando las primeras mujeres fueron sentado en la Cámara de Diputados, formalizando su participación en la Convención General, el órgano rector trienal de la iglesia. Tomó otros seis años y la ordenación pionera de las mujeres 11 en 1974 en Filadelfia antes de que la Convención General aprobara la ordenación de mujeres en 1976.

También en 1976, el Rt. Rev. Bavi Edna “Nedi” Rivera se convirtió en la primera mujer ordenada de ascendencia latinoamericana; 29 años después, se convirtió en la primera obispo latina cuando fue ordenada obispo sufragánea de la Diócesis de Olimpia en 2005. Pasó otra década antes de que la Reverenda Miguelina Howell se convirtiera en la primera catedral latina decano. Este año, el 10 de octubre, la Rev. Yesenia “Jessie” Alejandro también se convirtió en “la primera” cuando fue ordenada sacerdote en el Diócesis Episcopal de Pennsylvania. Alejandro siguió un programa de formación local implementado por Pennsylvania Obispo Daniel Gutiérrez y diseñado por sandra montes, líder episcopal desde hace mucho tiempo con un doctorado en currículo y educación que ahora se desempeña como director de adoración interino del Union Theological Seminary en Nueva York.

Por mucho que estos momentos en el último medio siglo sean motivo de celebración, Howell dijo que espera que la Iglesia Episcopal vaya más allá de los "primeros" y eventualmente llegue a un punto en el que los logros de las latinas no sean importantes debido a su origen étnico, pero más bien su impacto en la iglesia y sus miembros.

La Reverenda Miguelina Howell habla durante su instalación del 18 de febrero de 2016 como décima decana de la Catedral de Christ Church, Hartford, Connecticut. Foto: Iglesia Episcopal en Connecticut

“Cuando se nombra a mujeres o personas de color para puestos de liderazgo relevantes, se hace hincapié en el origen étnico y no necesariamente en los dones y talentos que esa persona aporta a su trabajo”, dijo Howell a Episcopal News Service. “Y eso, para mí, sigue siendo una curva de aprendizaje para nosotros como institución: cuando una persona de la cultura dominante es llamada a un puesto relevante, se destacan los dones y talentos de esa persona. Pero cuando es 'primer afroamericano' o 'primera mujer' o 'primer latino', lo que se destaca es su origen étnico y no necesariamente los regalos que traen.

“Espero que lleguemos a un lugar donde la iglesia nos vea a todos como hijos de Dios y resalte los dones que traemos a la mesa y no solo el grupo racial que representamos, que es importante pero no lo es todo”.

En muchos sentidos, la Iglesia Episcopal refleja la sociedad estadounidense, en el sentido de que las mujeres de color, y las mujeres en general, todavía buscan modelos representativos fuera de sí mismas en todas las áreas de la vida.

“Cuando vi a Miguelina como sacerdote, rezando y predicando en un hermoso español… ese fue el momento en el que dije, puedo verme a mí mismo y puedo ver la belleza de nuestro idioma y cultura expresándose en esta iglesia”, dijo Frausto, quien vio a Howell predicar en español por primera vez en 2008 durante Nuevo Amanecer, la popular bienal de ministerios latinos e hispanos conferencia. “Por eso es tan importante que otros puedan ver a las latinas predicando, liderando la adoración, liderando la iglesia. Es transformador; es un regalo poder ofrecer muchos más ejemplos de Miguelinas ”.

No todos los caminos hacia el liderazgo de la iglesia son iguales. A diferencia de Frausto, quien se unió a su confirmación, Howell es un episcopal de cuna nacido y criado en la República Dominicana, una parte desde hace mucho tiempo de la IX Provincia de la Iglesia Episcopal. A diferencia de las otras ocho provincias de la iglesia, la Provincia IX comprende exclusivamente países latinoamericanos en el Caribe y América Central, donde se establecieron iglesias anglicanas y episcopales durante la época colonial.

Durante la 63a Convención General en 1970, la iglesia estableció la Comisión Nacional de Asuntos Hispanos - hoy la Oficina de Ministerios Latinos / Hispanos - que guía y apoya a las comunidades de habla hispana en la tradición episcopal-anglicana a través de asistencia para la plantación de iglesias, recursos bilingües para individuos y congregaciones, y oportunidades y recursos educativos para todos los episcopales que deseen servir a sus comunidades latinas locales.

Frausto enfatizó que el apoyo sistémico es crucial para fomentar el liderazgo de las mujeres en la iglesia. Ese apoyo es particularmente importante para las latinas episcopales, algunas de las cuales se convirtieron del catolicismo romano, la denominación cristiana más grande entre los latinos en las Américas.

“Es realmente poderoso para mí como sacerdote ver cuántas mujeres han expresado cómo Dios siempre ha sido una figura poderosa en sus vidas, pero la Iglesia Católica las silenció”, dijo Frausto.

La identidad religiosa más reciente del Pew Research Center estudio de unos 60 millones de latinos en EE. UU. indica que uno de cada cuatro son ex católicos romanos, aunque muchos de los feligreses de Frausto son ex pentecostales, un grupo de ex protestantes que comenzaron un movimiento de avivamiento de tiendas en Los Ángeles a principios del siglo XX. Una encuesta separada de Pew Research del mismo año muestra que los episcopales en los Estados Unidos son 1900% blancos y 90% Latino.

Si bien reconoce la creciente diversidad racial y étnica de los miembros, la Iglesia Episcopal en general reconoce que todavía tiene mucho trabajo por hacer para eliminar el racismo sistémico como institución y en la sociedad en general.

“Había sido episcopal durante cinco años antes de ver a alguien que se parecía a mí con un collar”, dijo Erendira Jiménez, ex misionera de la región suroeste en la Diócesis de Connecticut, mientras describía su experiencia en la Convención General de 2015, donde vio a una latina sacerdote por primera vez. Jiménez creció en la Iglesia del Nazareno.

Sandra Montes se presenta durante el avivamiento de Austin, Texas, el 7 de julio de 2018, durante la 79a Convención General. Foto: Courtney Thompson / Diócesis de Upper South Carolina

Para ayudar a las latinas y otras personas de color a lograr el éxito en el liderazgo, Montes, quien también se desempeña como consultora de recursos en español para la Fundación de la Iglesia Episcopal y ha escrito un primer libro sobre el inicio de nuevos ministerios, ha reunido a un grupo de educadores para discutir cómo pueden algún día ofrecer cursos en línea para laicos, incluidos aquellos que quieren ser ordenados y acreditados por seminarios, pero que no tienen la capacidad de asistir a clases en persona .

Ampliar el programa piloto que fue diseñado para Alejandro podría ayudar a capacitar a otras latinas que se sienten llamadas a servir en el ministerio laico u ordenado, pero que pueden no tener el tiempo para dedicarse a modelos de formación más tradicionales.

“Parece que no tenemos algo en marcha que realmente ayude a nuestras jóvenes latinas a pasar por el proceso de convertirse en sacerdotes e incluso bien formadas como laicas”, dijo Montes, quien se convirtió en episcopal hace 30 años cuando dejó la tradición evangélica.

Rivera reconoció los esfuerzos de Montes por crear un camino alternativo para las mujeres de color en la Iglesia Episcopal.

“Sandra y Miguelina tienen credenciales académicas y pueden ser puentes entre las personas, pero para hacer eso, debes obtener las credenciales blancas y luego caminar por el puente de esa manera. No siempre es fácil ”, dijo Rivera, quien también ocupó un cargo en la Diócesis de Eastern Oregon antes de jubilarse hace tres años. "Hemos recorrido un largo camino desde los años 60 y 70, pero creo que todavía nos queda un largo camino por recorrer".

A pesar de los problemas actuales, Frausto cree que la Iglesia Episcopal puede y será mejor para las generaciones futuras de líderes latinas y mujeres laicas.

“Creo que podemos y debemos hacerlo mejor, y estoy muy animado de ver que los cambios ya están sucediendo”, dijo Frausto. “Tantas personas en mi vida me han mostrado la belleza de esta iglesia, y sé que podemos seguir intentando hacer una diferencia positiva”.

- Shireen Korkzan es una periodista independiente con sede en el Medio Oeste que escribe principalmente sobre temas de religión, raza, etnia y justicia social. Síguela en Twitter e Instagram @ smkrm5.


Etiquetas