La Diócesis de San Diego se alistó para planificar el cuidado pastoral de cientos de adolescentes migrantes no acompañados

Por david paulsen
Publicado Mar 26, 2021
Menores no acompañados

Menores no acompañados solicitantes de asilo de Centroamérica se refugian el 19 de marzo cerca de un campo de béisbol después de cruzar el Río Bravo hacia Estados Unidos desde México en balsas, en La Joya, Texas. Foto: Reuters

[Servicio de noticias episcopal] Los programas Diócesis Episcopal de San Diego está desarrollando un plan con socios ecuménicos en el sur de California para brindar apoyo espiritual a cientos de migrantes adolescentes no acompañados a quienes el gobierno federal comenzará a albergar a partir de este fin de semana en el Centro de Convenciones de San Diego.

Se espera que unas 500 niñas de 13 a 17 años lleguen el 27 de marzo, seguidas de otras 500 más o menos el 29 de marzo, según la obispo de San Diego, Susan Brown Snook. Su diócesis fue contactada esta semana por un contratista federal para ayudar a coordinar los servicios de adoración y capellanía para los menores no acompañados. Esos planes aún están tomando forma.

"Realmente, estamos en la etapa de averiguar cómo se vería esto", dijo Snook en una entrevista telefónica con ENS el 26 de marzo. "Básicamente, estamos construyendo el avión mientras lo volamos".

Hasta 1,400 menores no acompañados podrían eventualmente ser retenidos en el centro de convenciones, dijo, como parte de una ola de migrantes que han cruzado la frontera de Estados Unidos en los últimos dos meses, ya que la administración Biden ha tratado de revisar y, en algunos casos, revertir las políticas de inmigración de la administración Trump.

La Patrulla Fronteriza de Estados Unidos detuvo a más de 11,000 menores no acompañados en las primeras tres semanas de marzo, después de más de 9,000 detenciones de este tipo el mes anterior. según la CNN. Los niños individuales son solo una fracción de los migrantes detenidos al cruzar la frontera, muchos de ellos en busca de asilo.

Los funcionarios locales anunciaron a principios de esta semana que el Centro de Convenciones de San Diego es uno de los sitios a lo largo de la frontera donde se retendrá a esos niños mientras el gobierno federal hace arreglos para que se queden con parientes en los Estados Unidos o con familias de acogida. Ya se ha abierto otra gran instalación de internado en un centro de convenciones en Dallas, Texas.

El contratista federal que supervisa los servicios sociales para los menores no acompañados en San Diego se comunicó con la diócesis episcopal debido a la conexión de la diócesis con Servicios comunitarios episcopales, una institución diocesana que brinda servicios como una organización sin fines de lucro separada. El papel de la diócesis en ayudar a las niñas migrantes se limitará a los servicios religiosos.

Snook dijo que la solicitud del contratista era un equipo de servicios religiosos: voluntarios capaces de dirigir la adoración con los migrantes, cuyos antecedentes religiosos van desde católicos romanos hasta evangélicos. Los líderes episcopales están trabajando con líderes luteranos y católicos romanos locales y otros socios ecuménicos para desarrollar opciones de adoración.

El equipo podría comenzar con un servicio del Domingo de Ramos el 28 de marzo, aunque los planes son provisionales y pueden depender de las precauciones contra la pandemia. Snook le dijo a ENS que los capellanes voluntarios podrían limitarse a aquellos que han sido vacunados contra COVID-19.

Los capellanes no participarán en el asesoramiento conductual, dijo Snook, pero pueden tener la oportunidad de orar con las niñas y brindar otro cuidado pastoral si lo solicitan.

“Nos han dicho que muchas de estas niñas están profundamente traumatizadas y algunas están embarazadas”, dijo Snook. "Todos han pasado por experiencias terribles y todos están sin sus padres".

Las diócesis fronterizas como San Diego han estado haciendo un "trabajo heroico" en los últimos años para estar a la altura del largo legado de la Iglesia Episcopal de servir a refugiados y migrantes, dijo el reverendo Charles Robertson, canon del obispo presidente para el ministerio más allá de la Iglesia Episcopal. Esta oportunidad aún en desarrollo para ayudar a los menores no acompañados en San Diego coincide con el llamado continuo de la iglesia "para ayudar a las personas que están tratando de encontrar nuevos hogares y nuevas esperanzas", dijo Robertson a ENS.

En los últimos años, las diócesis episcopales a lo largo de la frontera sur han priorizado los ministerios de apoyo a los solicitantes de asilo dentro de sus diócesis. Los líderes diocesanos han dicho que sus esfuerzos para continuar proporcionando ese apoyo directo fueron complicado por la política de "permanecer en México" de la administración Trump, que impidió que los migrantes en la frontera sur de los Estados Unidos esperaran en los Estados Unidos mientras sus casos están pendientes.

El presidente Joe Biden prometió revertir esa política mientras evitaba una oleada de migrantes en la frontera, pero su administración aún enfrenta los desafíos de procesar a decenas de miles de migrantes cada mes.

Biden, en una conferencia de prensa el 25 de marzo, dijo que la ola de migrantes que buscan cruzar a los Estados Unidos es en parte cíclica, no solo causada por cambios en las políticas federales. Rechazó lo que vio como la decisión sin precedentes de la administración anterior de permitir que los migrantes languidecieran en el lado mexicano de la frontera mientras seguían las vías legales para buscar asilo en los EE. UU.

"No puedo garantizar que vamos a resolver todo", dijo. “Pero les puedo garantizar que podemos hacer todo mejor. Puedo hacerlo mejor. Podemos cambiar la vida de tantas personas ".

- David Paulsen es editor y reportero del Episcopal News Service. Él puede ser contactado en dpaulsen@episcopalchurch.org.


Etiquetas