Las diócesis fronterizas se reunirán para una cumbre en línea con ministerios en constante cambio debido a la política y la pandemia

Por david paulsen
Publicado en noviembre 6, 2020

Un agente de Aduanas y Control Fronterizo de EE. UU. Patrulla la valla fronteriza de EE. UU. Y México entre Tijuana y San Diego, California, en el lado estadounidense, Friendship Park, en 2019. Foto: Antonio Zaragoza para Episcopal News Service

[Servicio de noticias episcopal] Planificando para este año Cumbre de Ministerios Fronterizos, que se celebrará en línea el 20 y 21 de noviembre, comenzó mucho antes de las elecciones presidenciales, pero al centrarse en el tema de la pacificación cristiana, los organizadores vieron una oportunidad para responder a este momento postelectoral, independientemente del resultado de las urnas.

"¿Cómo vivimos los cristianos como pacificadores en un mundo dividido y enojado?" Dijo la obispo de San Diego, Susan Snook, en una entrevista con Episcopal News Service. Su diócesis es la anfitriona de la cumbre. "¿Cómo ayudamos a las personas a entrar y seguir el camino del amor y vivir una vida de reconciliación como Jesús nos ha enseñado?"

Ahora en su tercer año, la cumbre está destinada no solo a las personas que ya están involucradas en los ministerios de migración, sino también a los episcopales que simplemente quieren aprender más sobre los problemas y cómo involucrarse, dijo Snook.

Los programas el orador principal será Jon Huckins, cofundador del Global Immersion Project. Huckins está programado para delinear enfoques realistas y fundamentados teológicamente para responder a los conflictos globales, así como las habilidades de pacificación promovidas por su organización.

Durante la cumbre de dos días, cada una de las diócesis fronterizas de la Iglesia Episcopal tendrá tiempo para presentar un resumen de su trabajo a lo largo de la frontera sur. Snook dijo que la naturaleza de gran parte de ese trabajo ha cambiado drásticamente en los últimos años debido a los cambios en la política federal y los desafíos planteados por la pandemia de coronavirus.

Los episcopales de su diócesis habían comenzado a llevar donaciones directamente a las familias migrantes en espera del resultado de las solicitudes de asilo, pero la política de "permanecer en México" de la administración Trump ha puesto a muchas de esas familias fuera del alcance físico. La pandemia también ha dificultado que los líderes episcopales crucen la frontera y brinden asistencia, aunque las diócesis continúan trabajando con socios regionales interreligiosos para apoyar a los solicitantes de asilo al sur de la frontera.

“Como líderes religiosos, lo que entendemos juntos es que estas son personas que fueron creadas a imagen de Dios, amadas por Dios, que merecen dignidad y respeto”, dijo Snook. "Y sea cual sea la determinación final con respecto a si pueden quedarse ... nosotros, como cristianos, debemos acercarnos a ellos con amor y cuidarlos como seres humanos".

El año pasado, unas 200 personas asistieron a la Cumbre de Ministerios Fronterizos cuando se llevó a cabo en persona en la Diócesis de Arizona. Es demasiado pronto para decir cuántas personas se unirán a la cumbre en línea este mes, dijo Snook, pero espera que la conveniencia de reunirse en línea permita una amplia participación de todo el país y la iglesia.

Habrá mucho para mantener la atención de los participantes. Un panel de obispos de México y Centroamérica discutirá las condiciones en sus diócesis. Los inmigrantes compartirán sus historias en primera persona. Los abogados con experiencia en derecho de inmigración profundizarán en temas legales. Otra presentación ofrecerá perspectivas de la Patrulla Fronteriza de Estados Unidos.

Representantes de la Oficina de Relaciones Gubernamentales de la Iglesia Episcopal y Ministerios Episcopales de Migración, o EMM, también proporcionará resúmenes de su trabajo con inmigrantes, solicitantes de asilo y refugiados en nombre de la iglesia. EMM es copatrocinador de la Cumbre de Ministerios Fronterizos y recientemente ha aumentado su enfoque en reclutar congregaciones y "participar en el trabajo que los episcopales están haciendo sobre el terreno en todo el país en todos los aspectos de la migración", dijo Allison Duvall, la iglesia de la agencia. gerente de relaciones.

Duvall planea hablar en la Cumbre de Ministerios Fronterizos sobre la creciente red de episcopales de EMM que están involucrados en ministerios que apoyan a los migrantes detenidos, y EMM ha estado trabajando con un grupo interreligioso de voluntarios que se enfocan en ayudar a los solicitantes de asilo. Estas cumbres también fomentan las conexiones interpersonales que impulsan la acción a nivel local, con un "impacto real en la vida de personas reales", dijo a ENS.

“Debido a que es virtual, personas de todo el país pueden participar y asistir, y luego enfrentar las injusticias de nuestros sistemas en sus propios lugares”, dijo Duvall. La inmigración no es solo un problema en la frontera geográfica de la nación, dijo. "La frontera es a nivel nacional".

Este es el tercer año de la Cumbre de Ministerios Fronterizos. El primero fue celebrada en noviembre de 2018 en El Paso, Texas, y organizado por la Diócesis de Río Grande. El año pasado, la Diócesis de Arizona acogió la segunda cumbre en Tucson.

Mucho ha cambiado desde la última cumbre, dijo el reverendo David Chávez, misionero de Arizona para los ministerios fronterizos.

"Mucho ha sucedido en torno a estar atento a cómo la pandemia ha impactado a los migrantes que esperan en un refugio su audiencia de 'miedo creíble'", dijo Chávez a ENS, refiriéndose a las audiencias donde los solicitantes de asilo hacen el caso que no sería seguro para ellos regresar a sus países de origen.

A pesar de las limitaciones de la pandemia, la diócesis continúa apoyando un refugio en el lado mexicano de la frontera, en Nogales, que está dirigido por una coalición de socios regionales basados ​​en la fe. Más de 200 personas se quedan en el refugio mientras esperan decisiones sobre sus solicitudes de asilo en Estados Unidos.

Apoyar a los solicitantes de asilo se ha convertido en una prioridad para todas las diócesis a lo largo de la frontera. En algunos casos, los episcopales están ayudando a los migrantes con necesidades básicas, como comida y ropa, aunque el apoyo también puede tomar la forma de asistencia emocional y espiritual, dijo Flor Saldivar, coordinadora de la Diócesis del Oeste de Texas para los ministerios de inmigrantes y refugiados.

Una familia de Angola pidió solo oraciones para ayudarlos a pasar un período en el que los bebés gemelos de la familia fueron hospitalizados. Una congregación del oeste de Texas organizó una ceremonia de bendición y los feligreses escribieron cartas de apoyo a la familia que fueron traducidas al portugués nativo de la familia.

“Queremos ayudar a las comunidades de migrantes de todo tipo porque reconocemos que son nuestros vecinos, y se nos pide que los amemos y los sirvamos”, dijo Saldívar a ENS.

El reverendo Rodger Babnew, diácono que sirve a la Iglesia Episcopal de San Andrés en Nogales, Arizona, y co-convocante de Cruzando Fronteras, un ministerio fronterizo de la Diócesis de Arizona, lidera a los asistentes a la cumbre de 2019 en un recorrido por la frontera en Nogales. Foto: Lynette Wilson / Servicio Episcopal de Noticias

Ayudar a los solicitantes de asilo es una ministerio creciente para la Diócesis de Rio Grande también, aunque los líderes ministeriales allí han enfrentado desafíos similares. Los ministros diocesanos no han podido cruzar la frontera durante la pandemia, pero la diócesis continúa brindando un fuerte apoyo financiero para un refugio para migrantes en Juárez, según el reverendo Lee Curtis, canon de Río Grande para el ordinario, quien tiene su sede en El Paso.

La política federal también ha dado forma a tales ministerios, y Curtis y otros líderes de Río Grande están comenzando a discutir cómo responderán a los posibles cambios si hay una nueva administración en la Casa Blanca el próximo año.

“Un cambio en la política de 'permanecer en México' es el que nos afectaría más directa y rápidamente”, dijo Curtis. Si Joe Biden asume el cargo en enero y levanta esa política, podría significar que miles de solicitantes de asilo esperan en los Estados Unidos en lugar de en México para que sus casos procedan.

Incrementar la asistencia a esa cantidad de personas sería un desafío para las diócesis fronterizas en circunstancias normales, dijo Curtis. "En medio de una pandemia, será aún más desafiante".

Los episcopales de las diócesis fronterizas también han apoyado activamente a los migrantes detenidos.

“Algunas de nuestras iglesias, y nuestra diócesis, se han enfocado intencionalmente en elevar esa conversación, proporcionando actividades en torno a los detenidos en nuestros centros de detención aquí en Arizona, particularmente en lo que se refiere a COVID”, dijo Chávez.

Parte de ese trabajo ha consistido en hacer que las historias de los detenidos salgan a la luz pública, por ejemplo, escribiendo cartas a los periódicos detallando lo que los detenidos dicen que son condiciones inseguras en los centros de detención. Algunos episcopales también se han puesto en contacto directamente con los legisladores para presionar por políticas más humanas.

Y en octubre, la Convención Diocesana de Arizona votó para establecer una relación diócesis compañera con la Diócesis del Oeste de México.

El tema de la pacificación de esta Cumbre de Ministerios Fronterizos encaja con los esfuerzos actuales de la diócesis, Agregó Chávez, y agradece la oportunidad de aprender lo que otros están haciendo.

"Estoy ansioso por explorar cómo se ve eso en el terreno ya nivel congregacional", dijo. Ser una fuerza por la paz refleja “el núcleo de nuestra iglesia”, dijo, y el trabajo es urgente.

- David Paulsen es editor y reportero del Episcopal News Service. Él puede ser contactado en dpaulsen@episcopalchurch.org.


Etiquetas