La presidencia de Biden estimula un renovado optimismo para la defensa de la inmigración de la Iglesia Episcopal

Por david paulsen
Publicado en enero 7, 2021

El reverendo Rodger Babnew, un diácono que sirve a la Iglesia Episcopal de San Andrés en Nogales, Arizona, y co-convocante de Cruzando Fronteras, un ministerio fronterizo de la Diócesis de Arizona, lidera a los asistentes a la Cumbre de Ministerios Fronterizos 2019 en una gira por Nogales. Foto: Lynette Wilson / Servicio Episcopal de Noticias

[Servicio de noticias episcopal] El presidente Donald Trump pasó sus cuatro años en el cargo apuntando a la inmigración legal e ilegal en múltiples frentes. Críticos condenó las políticas de línea dura de su administración como cruel y xenófobo, mientras que los líderes episcopales se unieron a los socios ecuménicos para argumentar que el país no estar a la altura de los valores cristianos y estadounidenses.

El presidente electo Joe Biden prometió revertir muchas de las políticas de Trump después de que asuma el cargo el 20 de enero, lo que genera esperanzas entre los defensores de la inmigración de un enfoque más humano de los problemas. Los expertos han señalado que la autoridad de Biden para cambiar las políticas de inmigración, aunque significativa, no es ilimitado.

La Convención General de la Iglesia Episcopal ha respaldado durante mucho tiempo reformas que promueven la compasión y el apoyo a los migrantes, refugiados y solicitantes de asilo. Durante la administración Trump, la iglesia intensificó su defensa, incluso a través del trabajo de la iglesia con sede en Washington Oficina de relaciones gubernamentales. La agencia el 5 de enero incluyó la inmigración en su lista de prioridades para el nuevo Congreso y la Casa Blanca.

“La Oficina de Relaciones Gubernamentales hará todo lo posible para presionar para que el 117º Congreso y la nueva administración promulguen una reforma migratoria significativa”, dijo la directora Rebecca Blachly en un comunicado al Episcopal News Service. La iglesia “continuará abogando por un camino hacia la ciudadanía para los inmigrantes indocumentados, muchos de los cuales tienen familiares ciudadanos estadounidenses. Como siempre, nos asociaremos en nuestra defensa con grupos religiosos y seculares de todo el espectro político con quienes compartimos objetivos comunes ”.

Biden puede revertir inmediatamente algunas políticas a través de acciones ejecutivas, como poner fin al prohibición de viajar a los Estados Unidos de varias naciones de mayoría musulmana y el fortalecimiento de la protección para los inmigrantes indocumentados que fueron traídos a los Estados Unidos cuando eran niños. Reforma migratoria más integral puede llevar tiempo porque requiere acción legislativa bipartidista en el Congreso.

Servicio de Noticias Episcopales informó con frecuencia sobre las respuestas de la iglesia a las acciones de inmigración de la administración Trump. La siguiente es una descripción general de algunas de las políticas clave, posibles cambios bajo la administración entrante de Biden y la perspectiva de los líderes episcopales para la defensa de la iglesia.

Reasentamiento de refugiados

Pocos aspectos de la política de inmigración están preparados para un cambio tan dramático como el cambio en el reasentamiento de refugiados. Los presidentes establecen el límite, o número máximo, de refugiados que se reasentarán en los Estados Unidos cada año. Trump redujo ese número en su mandato a un mínimo histórico de 15,000 este año fiscal. Biden ha dicho que lo hará aumentarlo a 125,000 - uno de los límites anuales más altos desde que el programa fue creado en 1980 bajo la presidencia de Jimmy Carter.

Ministerios de Migración Episcopal, o EMM, es una de las nueve agencias con contratos para facilitar el reasentamiento en nombre del Departamento de Estado. El número de afiliados locales con los que trabaja EMM disminuyó de 31 a 12 bajo Trump. No se espera que las operaciones de reasentamiento de refugiados en los EE. UU. Vuelvan rápidamente a los niveles anteriores, pero EMM "mira hacia el 2021 con optimismo", dijo el director de operaciones, Demetrio Alvero, en un comunicado a ENS.

EMM comenzará a planificar su respuesta a un aumento en el reasentamiento de refugiados bajo Biden mediante la coordinación con afiliados, congregaciones y comunidades. “El proceso de devolver la capacidad en el programa de reasentamiento a los niveles vistos en años anteriores llevará tiempo, esfuerzo y dependerá de la financiación”, dijo Alvero. “La reconstrucción será un proceso gradual y mesurado. No sucederá de la noche a la mañana ".

El reverendo Charles Robertson, canónigo del obispo presidente para el ministerio más allá de la Iglesia Episcopal, dijo que EMM sigue siendo fundamental para el trabajo de la iglesia sobre inmigración. La agencia "no solo reasenta a los refugiados en asociación con el gobierno de los Estados Unidos", dijo Robertson a ENS, sino que "también apoya a los solicitantes de asilo e inmigrantes detenidos a través de redes ministeriales, aborda la crisis en la frontera y analiza problemas migratorios más amplios en toda la Comunión Anglicana. . "

Demostración de refugiados

La gente protesta contra los recortes de la administración Trump al programa de reasentamiento de refugiados de EE. UU., Frente al Capitolio de EE. UU. En Washington en octubre de 2019. Foto: Reuters

Solicitantes de asilo y 'permanecen en México'

La administración Trump aplicó políticas que dificultan la audiencia de los casos de asilo, incluida la política de "permanecer en México", que impide que los migrantes en la frontera sur de Estados Unidos esperen en Estados Unidos mientras sus casos están pendientes. Biden dijo el mes pasado que revertirá las políticas de asilo de la administración Trump, pero a un ritmo cauteloso, para prevenir una oleada repentina de migrantes en la frontera.

El Diócesis episcopales a lo largo de la frontera sur han dado prioridad a los ministerios de apoyo a los solicitantes de asilo en los últimos años. El reverendo Lee Curtis, canónigo de la Diócesis del Río Grande, le dijo a ENS que estaba alentado por el enfoque cuidadoso y deliberado de Biden para revertir las políticas de Trump.

“En los últimos años, los cambios de política se produjeron casi sin previo aviso y no realmente planeados”, dijo Curtis, cuya diócesis en Nuevo México y el oeste de Texas abarca el 40% de la frontera sur de Estados Unidos. Un final repentino de “permanecer en México” podría sobrecargar la capacidad de los esfuerzos de socorro a medida que los solicitantes de asilo se apresuran a cruzar la frontera.

En cambio, un cambio gradual de política permitiría a los líderes diocesanos y a sus socios sin fines de lucro disponer de tiempo para planificar el suministro de refugio temporal y asistencia de viaje a los solicitantes de asilo, mientras se coordina con las agencias federales y los funcionarios electos, "para que podamos tratar esto como la crisis humanitaria que es ”, dijo Curtis.

Acción Diferida para los Llegados en la Infancia, o DACA

DACA fue establecido bajo el presidente Barack Obama en 2012 para proteger de la deportación a unas 800,000 personas que fueron traídas ilegalmente a los Estados Unidos cuando eran niños. Trump se movió en 2017 para rescindir DACA, argumentando que el estado de residencia legal de los destinatarios debe ser abordado por la legislación, no por la acción ejecutiva. El año pasado, un fallo de la Corte Suprema de EE. UU. limitó los esfuerzos de Trump pero dejó el destino del programa en un limbo legal. Un nuevo fallo federal de un tribunal de Texas podría venir en cualquier momento.

Biden podría restaurar algunos seguridad a corto plazo para esas personas mientras que el Congreso sopesa una solución a largo plazo. DACA, aunque no es un camino hacia la ciudadanía, permitió a los beneficiarios trabajar en los Estados Unidos si cumplían con ciertos criterios.

El año pasado, la Oficina de Relaciones Gubernamentales, en colaboración con EMM, jornadas y reuniones de acción virtual coordinadas con miembros del personal en las oficinas de más de una docena de senadores estadounidenses, instando a la aprobación de la legislación DREAM Act o medidas de compromiso que preserven las protecciones para los beneficiarios de DACA. Tal defensa continuará este año, incluso si Biden restablece las protecciones de DACA mediante una acción ejecutiva.

Detención de inmigrantes y separación familiar

Durante los cuatro años de Trump, los defensores de los inmigrantes se han quejado de que sus políticas han llevado a que las personas detenido arbitrariamente y a veces deportado sin previo aviso, incluso cuando rompió familias. La administración Trump también aplicó una política de "tolerancia cero" que incluía separar a los niños migrantes de sus familias en la frontera como método de disuasión, hasta esa política enfrentó una intensa reacción.

Aprobada la 79a Convención General tres resoluciones sobre inmigración en 2018, incluido uno que dejó constancia de que la iglesia respeta la dignidad de los inmigrantes y describe cómo la política pública debe reflejar esa creencia. Otro se opuso a las separaciones familiares y al trato inhumano de padres e hijos inmigrantes.

Aunque muchas familias migrantes se han reunido desde entonces, los grupos de defensa de los inmigrantes se apresuraron el año pasado para localizar a los padres de los más de 500 niños restantes que quedaron huérfanos por las políticas de la administración Trump. Desde las elecciones, el equipo de Biden se ha reunido con defensores para discutir formas de apoyar los esfuerzos de reunificación y restaurar la confianza de la comunidad inmigrante después de la daño causado por las separaciones familiares.

En julio de 2018, durante la 79a Convención General, el obispo presidente Michael Curry predica una homilía de "ama a Dios, ama al prójimo" a más de 1,000 personas durante una oración de visión, testimonio y justicia cerca del centro de detención T. Don Hutto, donde 500 las mujeres están alojadas, en Taylor, Texas. Foto: Frank Logue

Estatus de protección temporal o TPS

Cuando Trump asumió el cargo en 2017, los ciudadanos extranjeros de varios países estaban protegidos de la deportación porque las administraciones anteriores les habían otorgado el Estatus de Protección Temporal. El estado reconoce las amenazas a su seguridad de regresar a los países de origen, generalmente debido a guerras o desastres naturales. El TPS ahora se aplica a 10 países. La mayoría de cientos de miles de destinatarios son originarios de El Salvador, Honduras y Haití.

La Convención General aprobó una resolución en 2015 comprometiéndose a apoyar el Estatus de Protección Temporal “para todos los inmigrantes que huyen de la violencia, el desastre ambiental, la devastación económica o el abuso cultural u otras formas de abuso”.

La administración Trump intentó protecciones finales para muchas de las personas con TPS, diciendo que el estado nunca tuvo la intención de ofrecer a los inmigrantes la residencia permanente. Esas terminaciones de TPS están en espera mientras se impugnado en la corte federal. El mes pasado, el Departamento de Seguridad Nacional ordenó una extensión de las protecciones hasta octubre mientras el caso legal está pendiente.

Biden prometió durante la campaña que se aseguraría de que nadie se vea obligado a regresar a países donde las condiciones siguen siendo inseguras. Dijo que su administración revisaría el TPS y buscaría un camino hacia la ciudadanía estadounidense para aquellos que han pasado gran parte de sus vidas en Estados Unidos.

“El sentimiento en este momento es muy positivo y optimista”, dijo Elmer Romero, un estadounidense episcopal y salvadoreño que trabaja con beneficiarios salvadoreños de TPS en Houston, Texas, a través del grupo de apoyo Crecen. La reciente extensión de las protecciones hasta octubre fue solo una “victoria temporal”, le dijo a ENS, y con un nuevo Congreso y una nueva administración en la Casa Blanca, él y otros defensores presionarán por una solución más permanente.

- David Paulsen es editor y reportero del Episcopal News Service. Él puede ser contactado en dpaulsen@episcopalchurch.org.