El Consejo Ejecutivo aprueba la readmisión de Cuba, selecciona a Louisville para la Convención General de 2024

Por Egan Millard
Publicado Feb 17, 2020

El obispo presidente Michael Curry abraza a la obispo Griselda Delgado del Carpio de Cuba después de la readmisión formal de su iglesia en la Iglesia Episcopal en la reunión del Consejo Ejecutivo en Salt Lake City, Utah, el 15 de febrero de 2020. Foto: Egan Millard / Episcopal News Service

[Servicio de noticias episcopal - Salt Lake City] En medio de las discusiones detalladas y a veces tensas que tuvieron lugar durante la reunión del Consejo Ejecutivo de la Iglesia Episcopal del 13 al 15 de febrero, surgieron momentos de alegría y emoción. Entre los puntos culminantes de la reunión estuvieron la selección de Louisville, Kentucky, como sede de la Convención General de 2024 y la aprobación formal de la readmisión de la Iglesia Episcopal de Cuba como diócesis de la Iglesia Episcopal, que provocó una respuesta entusiasta y emocional. de los reunidos

El Consejo Ejecutivo, un órgano de 43 miembros encargado de promulgar las políticas adoptadas por la Convención General, se reúne al menos tres veces al año. El reverendo Gay Clark Jennings, vicepresidente del consejo y presidente de la Cámara de Diputados, presidió la reunión en el hotel Hilton en el centro de Salt Lake City. El obispo presidente Michael Curry llegó el segundo día de la reunión después de recuperarse de un episodio de intoxicación alimentaria.

La reunión abrió con una presentación sombría de varios líderes en comunidades de nativos americanos sobre los impactos profundos y duraderos de la racista "Doctrina del descubrimiento". Forrest S. Cuch y el reverendo Michael Carney de la diócesis de Utah, la reverenda Cornelia Eaton de Navajoland y la reverenda Angela Goodhouse-Mauai de Dakota del Norte compartieron, a través de narraciones personales e históricas, cómo la iglesia puede ser un instrumento de opresión y borrado de los pueblos indígenas o una fuente de fortaleza y poder para ellos.

Kristine Stache habla con el consejo sobre la disminución de la membresía el 14 de febrero. Foto: Egan Millard / Episcopal News Service

Después de un día repleto de reuniones del comité, el consejo se volvió a reunir el 14 de febrero para escuchar una presentación de Kristine Stache, presidenta interina de Seminario teológico de Wartburg, filial de la Iglesia Evangélica Luterana en América. Stache habló sobre cómo interpretar y responder a la disminución de la membresía de la Iglesia Episcopal, como se muestra en los datos del informe parroquial más reciente.

El Informes parroquiales 2018 muestran una disminución del 17.5 por ciento en los miembros bautizados y una disminución del 24.9 por ciento en la asistencia dominical promedio en toda la iglesia entre 2008 y 2018.

Stache comenzó con una mirada brutalmente honesta a esas estadísticas "muy aleccionadoras". Si la tasa de disminución experimentada durante esa década continúa, la Iglesia Episcopal no tendrá asistencia dominical en 30 años ni miembros bautizados en 47 años. Al igual que con otras denominaciones protestantes principales, la Iglesia Evangélica Luterana en Estados Unidos ha experimentado una disminución similar, con 35 años restantes hasta que se quede sin miembros bautizados y 23 años hasta que se acaben los adoradores del domingo, si las tasas actuales continúan.

"Representa una iglesia que parece estar muriendo", dijo Stache. "Quizás."

Pero, argumentó, otros signos muestran una iglesia que no está muriendo sino que se está transformando.

“¿Cómo se mide esto? A través de vidas cambiadas, que no es una de las preguntas, creo, sobre los informes parroquiales de la ELCA ”, dijo Stache. "Quizás las estructuras y formas de la forma en que medimos la iglesia están muriendo".

Stache alentó al consejo a ver esta difícil transformación como un signo de la presencia de Dios, no de la ausencia de Dios, citando Isaías 43:18: “No recuerdo las cosas anteriores, ni tenga en cuenta las cosas antiguas. Estoy a punto de hacer algo nuevo. Ahora brota; ¿No lo percibes?

Si bien "innovación" se ha convertido en la palabra de moda en las discusiones sobre cómo lidiar con estos cambios, dijo Stache, a menudo consiste en crear nuevos caminos hacia modelos tradicionales de ministerio o encontrar soluciones a los problemas percibidos. Pero eso no es lo que la palabra realmente significa o lo que la iglesia necesita, argumentó.

“La innovación nos da permiso para decir: 'No lo tenemos resuelto. Pero confiamos en que Dios tiene un futuro e incluye a la iglesia '”.

En lugar de encontrar nuevas formas de mantener a flote la iglesia tal como la conocemos, debemos hacer nuevas preguntas y experimentar, creando "una cultura de fracaso por la cual aprendemos algo", dijo Stache.

La iglesia debería convertirse en algo verdaderamente nuevo, "algo que todavía tenemos que imaginar", dijo. “Este tipo de pensamiento no se parece en nada a lo que hemos hecho antes. No tenemos el conocimiento o las soluciones actuales para abordar este trabajo. De hecho, ni siquiera podemos definir el problema. Pero ese es el punto. Vivir en este espacio se trata de un cambio mental para centrarse en las preguntas en lugar de las respuestas ".

Ese cambio mental ya era evidente en una discusión de posibles cambios en las métricas de los informes parroquiales en el Comité de Gobierno y Operaciones. El reverendo Chris Rankin-Williams, presidente del Comité de la Cámara de Diputados sobre el Estado de la Iglesia, dirigió una discusión sobre el trabajo de ese comité sobre las revisiones propuestas a las preguntas que se hacen a las parroquias.

"Estamos tratando de obtener datos sobre cuáles son los marcadores reales de vitalidad", dijo Rankin-Williams.

Rankin-Williams expresó su deseo, compartido por los miembros del Comité de Gobierno y Operaciones, de alejarse de la asistencia promedio de los domingos como la métrica definitoria de la salud de una parroquia. Otras métricas, como la asistencia semanal al servicio, la cantidad de personas involucradas en actividades voluntarias o el alcance total de esas actividades, podrían proporcionar una imagen más completa, dijo.

El comité también discutió tener una sección en la cual la parroquia puede escribir su propia narrativa, por lo que no parece que la iglesia en general la esté "calificando". En lugar de ser una carga, el informe podría ser una oportunidad para que una parroquia haga un discernimiento valioso y cuente su propia historia única.

El 15 de febrero, los comités presentaron sus informes al consejo y todas las resoluciones fueron aprobadas por unanimidad. Entre ellos se encontraba una resolución para aceptar la recomendación del Comité Conjunto Permanente de Planificación y Arreglos de seleccionar Louisville, Kentucky, como el sitio para la 81a Convención General en 2024. El reverendo Michael Barlowe, secretario del Consejo Ejecutivo, dijo Louisville y el otros dos finalistas, Detroit, Michigan y San Juan, Puerto Rico, estaban en el mismo rango en términos de costo para la iglesia y los asistentes a la convención, pero Louisville se destacó por algunas razones.

La última vez que la Convención General se reunió en la Provincia IV, que contiene la Diócesis de Kentucky, fue en 1982 en Nueva Orleans. También es la provincia natal de Curry, y esta será su última Convención General como Obispo Presidente. La accesibilidad fue otro factor. Louisville se encuentra a un día en coche del 60 por ciento de la población de los EE. UU., Dijo Barlowe, y el nuevo centro de convenciones de la ciudad, varios hoteles, la catedral episcopal y un estadio lo suficientemente grande como para revivir se encuentran a 5 minutos a pie. Tener la Convención General allí también presentará la oportunidad de resaltar el trabajo "impresionante" de la ciudad en la reconciliación racial en los últimos años, dijo Barlowe.

La obispa Griselda Delgado del Carpio de Cuba y el reverendo Gilberto Junco Sotolongo de Cuba se unen en una ronda de aplausos después de la readmisión formal de su iglesia en la Iglesia Episcopal el 15 de febrero. Foto: Egan Millard / Episcopal News Service

En su calidad de secretario de la Convención General, Barlowe también certificó formalmente que la Iglesia Episcopal de Cuba había cumplido con los requisitos de readmisión a la Iglesia Episcopal como diócesis. En la Convención General de 2018 en Austin, Texas, la Cámara de Obispos y la Cámara de Diputados votó para readmitir a Cuba, que la Casa de los Obispos había expulsado de la iglesia en 1966.

"Nuestros amigos de la Iglesia Episcopal en Cuba han sido ejemplares", dijo Barlowe al consejo, "no solo en sus ministerios extraordinarios llevados a cabo en circunstancias tan difíciles a lo largo de los años, sino en todas nuestras conversaciones en los últimos cinco o seis años a medida que" me he movido hacia este momento ".

Después de un voto unánime de "sí", fue oficial: la Iglesia Episcopal of Cuba se convirtió en la Iglesia Episcopal in Cuba, a una ronda de aplausos alegres.

Con la voz quebrada de emoción, la obispa cubana Griselda Delgado del Carpio se dirigió al consejo en español a través de un intérprete.

"Cada uno de nosotros ha estado viviendo [a través de] un momento muy emotivo en nuestra vida en la Diócesis de Cuba", dijo Delgado, "porque la iglesia vivió por más de 50 años sola.

La obispa Griselda Delgado del Carpio de Cuba agradece al Consejo Ejecutivo. Foto: Egan Millard / Episcopal News Service

“Quiero expresar mi gratitud a cada uno de ustedes ... que ha trabajado arduamente para lograr este momento. ... Continuaremos sirviendo a nuestra gente, a nuestro país; sin embargo, lo haremos en su empresa ".

Otras resoluciones adoptadas por el consejo incluyeron una declaración instando a los episcopales y líderes políticos a luchar contra la información errónea y promulgar medidas de seguridad electoral en los Estados Unidos y en otros lugares, una exención de evaluación para la Diócesis de Alabama y la adopción de un Pacto para el Cuidado de la Creación y un plan para su implementación Después de una bendición de Curry, se levantó la sesión con una nota alta.

"Pasamos el día de San Valentín aparte de nuestros seres queridos porque amamos a Jesús", dijo el obispo electo Frank Logue de Georgia al consejo en la mañana final.

La lista completa de resoluciones está disponible aquí. La próxima reunión del consejo tendrá lugar del 8 al 11 de junio en San Juan, Puerto Rico.

- Egan Millard es editor asistente y reportero del Episcopal News Service. Él puede ser contactado en emillard@episcopalchurch.org.


Etiquetas