La Semana de Oración por la Unidad de los Cristianos ofrece a las iglesias la oportunidad de compartir los 'dones de las diferencias'

Por Melodie Woerman
Publicado en enero 25, 2024

El arzobispo de Canterbury Justin Welby habla durante un servicio de oración vespertina en Roma el 25 de enero durante el cual él y el Papa Francisco encargaron a un grupo de 50 obispos anglicanos y católicos salir al mundo para ser testigos de la unidad cristiana. Foto: Captura de pantalla, Vatican Media YouTube

[Servicio de noticias episcopal] La Reverenda Margaret Rose, adjunta ecuménica e interreligiosa del Obispo Presidente, ha estado ocupada los últimos ocho días, ya que ha participado en varias celebraciones de la Semana de Oración por la Unidad de los Cristianos. La semana, que comenzó el 18 de enero con la fiesta de San Pedro, termina el 25 de enero, fiesta de San Pablo.

El 24 de enero asistió a un servicio en el Interchurch Center de Nueva York y dijo que el sermón predicado por el Reverendísimo Patrick Malloy, decano de la Catedral de San Juan el Divino, describió el valor de que los cristianos se reúnan durante esta celebración anual.

“Nosotros, como cristianos, estamos más divididos que nunca”, dijo Rose al Episcopal News Service, pero esas divisiones no se centran en la doctrina, dijo, porque ese tipo de disputas no parecen ocupar mucho a los cristianos en estos días. En cambio, “las fisuras hoy son que estamos divididos por raza, clase, ideología política. Entonces, esta semana se trata de compartir los dones de la diferencia”.

En todo el país y el mundo, una variedad de servicios que involucraron a episcopales y anglicanos marcaron la celebración de este año.

El 25 de enero, en la Basílica de San Pablo Extramuros en Roma, el Reverendísimo Justin Welby, arzobispo de Canterbury, y el Reverendísimo Ian Ernest, director de el Centro Anglicano en Roma, eran parte de un Servicio ecuménico de oración vespertina que ofició el Papa Francisco. Durante el servicio, el Papa y Welby encargaron a un grupo de 50 obispos anglicanos y católicos salir al mundo para ser testigos de la unidad cristiana. Entre los obispos anglicanos había dos mujeres.

El Papa Francisco saluda a un obispo anglicano (derecha) y a un obispo católico romano después de que ellos y otros 48 obispos hayan sido comisionados durante un servicio el 25 de enero en Roma. Foto: Captura de pantalla, Vatican Media YouTube

Durante la comisión, el Papa Francisco se dirigió a los obispos diciendo: “Hermanos y hermanas, hace 14 siglos, el Papa Gregorio Magno encargó a San Agustín, primer arzobispo de Canterbury, y a sus compañeros, que partieran desde Roma para predicar la alegría del evangelio a los pueblos de Inglaterra. Hoy, con gratitud a Dios por nuestra participación en el evangelio, os enviamos, amados colaboradores del reino de Dios, para que dondequiera que desempeñéis vuestro ministerio, juntos deis testimonio de la esperanza que no engaña y la unidad por la que nuestro Salvador oró”.

Welby dijo durante la puesta en servicio, “Hermanos y hermanas, Dios nos reconcilió consigo mismo por medio de Cristo y nos ha confiado el ministerio de la reconciliación. Mientras os enviamos desde la tumba del apóstol a las naciones, os instamos a que cuidéis especialmente este ministerio. Al predicar y celebrar los sacramentos con el pueblo santo de Dios, sed testigos de la única esperanza de vuestro llamamiento. Que vuestro ministerio mutuo como católicos y anglicanos sea para el mundo un anticipo de la reconciliación de todos los cristianos en la unidad de la única Iglesia de Cristo por la que oramos este día”.

Los dos entonces juntos invocaron la bendición de Dios sobre las parejas de obispos, utilizando palabras de la segunda carta de San Pablo a los Corintios: “La gracia del Señor Jesucristo, el amor de Dios y la comunión del Espíritu Santo sean con todos vosotros”.

Los obispos formaban parte del “Creciendo juntos” cumbre que reunió a obispos de las tradiciones anglicana y católica romana para debates y peregrinaciones en Roma y Canterbury. Su objetivo era “fortalecer los lazos de amistad y compromiso entre anglicanos y católicos para un testimonio y una misión conjuntos en un mundo fragmentado”.

En el Centro Anglicano de Roma el 23 de enero, Ernest celebró la Sagrada Eucaristía y el predicador fue el cardenal Pietro Parolin, secretario de Estado del Vaticano. En su sermónParolin dijo que si bien es bueno que los cristianos se reúnan esta semana, “debemos reconocer, sin embargo, que nuestra alegría de estar juntos y adorar juntos también está teñida de tristeza, ya que todavía no hemos llegado a la etapa en la que católicos y anglicanos puedan compartir plenamente en la mesa del Señor”. Pero, añadió, “que en lugar de desanimarnos, que esa tristeza nos impulse a seguir trabajando y orando con un compromiso cada vez mayor por la llegada de ese día en el que por fin seremos uno en el altar”.

El 24 de enero en la Catedral Católica Romana de Munich, Alemania, el Rvdo. Rev. Mark Edington, obispo de la Convocatoria de Iglesias Episcopales en Europa., leyó una de las lecciones en un servicio ecuménico en el que también participaron representantes de la Iglesia católica romana, la Iglesia evangélica luterana de Baviera y la Iglesia ortodoxa rumana.

En Nueva Orleans, la Catedral Christ Church fue el fortaleza el 22 de enero para el servicio anual de la Semana de Oración por la Unidad Cristiana en toda el área, en el que el obispo de Luisiana, Shannon Duckworth, fue el predicador. A ella se unieron los obispos locales de la Iglesia Católica Romana y la Iglesia Evangélica Luterana en América.

La Catedral de San Felipe en Atlanta organizó un servicio de Vísperas el 21 de enero. El coadjutor de relaciones ecuménicas e interreligiosas de la catedral, el reverendo Salmoon Bashir, predicó el sermón.

La Semana de Oración por la Unidad de los Cristianos fue fundó en 1908 por los episcopales con el objetivo específico de reunirse con la Iglesia Católica Romana. Desde entonces se ha convertido en una celebración ecuménica anual patrocinada por la Comisión de Fe y Constitución de la Consejo Mundial de Iglesias y el Pontificio Consejo para la Unidad de los Cristianos.

El tema de este año proviene de Lucas 10:27 – “Amarás al Señor tu Dios… ya tu prójimo como a ti mismo” – que conduce a la historia de Jesús sobre el Buen Samaritano.

–Melodie Woerman es escritora independiente y ex directora de comunicaciones de la Diócesis de Kansas.


Etiquetas