Julia Ayala Harris implora a los episcopales que sigan trazando un nuevo rumbo

Por Pat McCaughan
Publicado Jul 11, 2022

[Servicio Episcopal de Noticias - Baltimore, Maryland] Predicando durante la oración de la mañana el 11 de julio, la presidenta electa de la Cámara de Diputados, Julia Ayala Harris, anunció la elección de dos mujeres de color para ser las dos principales líderes de los diputados e instó a los fieles a continuar examinando las normas, los sistemas y las estructuras de la fe, “porque la La Iglesia Episcopal tiene mucho que dar al mundo”.

“La gente busca aceptación, pertenencia, sanación y plenitud”, dijo en un sermón pregrabado recibido con aplausos. “Cuando estamos en nuestro mejor momento, podemos compartir eso con el mundo. Esta semana, la Iglesia Episcopal se comprometió a sí misma y a sus recursos a hacer cuentas con su pasado, a fin de crear un futuro más justo, inclusivo y auténtico”.

Refiriéndose al elecciones del 10 de julio de la reverenda Rachel Taber-Hamilton como vicepresidenta de la Cámara de Diputados, agregó: “Esta semana, la Iglesia Episcopal eligió a una vicepresidenta que es una mujer indígena, en un momento en que estamos considerando nuestro pasado de internado indígena. ”

Un día antes, los diputados elegido Ayala Harris, “una niña morena”, como presidenta, dijo.

Predicando acerca de Jesús diciéndoles a sus discípulos que no se puede poner vino nuevo en odres viejos, o los hará reventar, Ayala Harris recordó haber crecido en Chicago en la década de 1980 y haber visto violetas violetas creciendo en las grietas entre ladrillos de diferentes colores en un patio trasero. , una metáfora que comparó con la iglesia.

“Los ladrillos eran de diferentes tamaños, formas y colores, y todos se unieron para formar un patio perfectamente cuadrado”. Ella solo tenía 3 o 4 XNUMX años, pero “yo ya tenía este concepto de que las cosas que crecen en las grietas se consideran malas hierbas y que las malas hierbas son malas y, sin embargo, se permitió que estas violetas violetas crecieran de tal manera que las trajeron verdaderamente a la vida, un ecosistema vivo y que respira.”

Ella agregó: “Tuve que luchar con este concepto a una edad muy temprana. La sociedad, la cultura, los adultos, que presumiblemente sabían mejor, me dijeron que las cosas que crecen en las grietas son malas hierbas y deben ser arrancadas y destruidas. Pero, a esa tierna edad, entendí que las violetas eran preciosas. No eran malas hierbas que hay que destruir, sino flores que hay que cuidar y amar. Dieron vida al patio.

“Ahora, de adulto, entiendo que mi abuela permitía que crecieran esas violetas. Podría haberlos sacado y no lo hizo. No puedo dejar de pensar hoy en nuestra iglesia

De alguna manera, la iglesia puede compararse con el patio, con ladrillos de diferentes colores y formas, “pero tenemos pautas y reglas de tal manera que a veces olvidamos que cuando encontramos violetas aterciopeladas creciendo en las grietas, que esas son regalos para nosotros.

Esas violetas nos dicen que hay más vida por vivir”.

Ella desafió a los fieles a mirar los ministerios que crecen entre las “grietas” de la iglesia, “ministerios que podrían replantarse en un área donde se les podría dar más sol, tierra y fertilizantes para que pudieran crecer, para que pudieran tener mejores recursos. Si pudiéramos hacer eso, creo que encontraríamos nuestras congregaciones y nuestras estructuras estarían más alineadas con la forma en que Jesús ha querido que crezca nuestro jardín”.

Al señalar que la Iglesia Episcopal “ha sido la religión cívica de la clase alta blanca desde la fundación de la república”, agregó: “Hoy estoy aquí para decirles que este enfoque nos ha llevado tan lejos como podemos llegar. Odres nuevos significa hacer ministerio entre lo que previamente hemos construido socialmente como cizaña... trazando un rumbo diferente.

“La Iglesia Episcopal solía ser la divisoria de la maleza y ahora tenemos que buscar las flores en las grietas. O, como nos dice Jesús en el evangelio de hoy, no se echa vino nuevo en odres viejos. Estallarán. No sacas las violetas. Los riegas. Alimentalos. Fertilizarlos. Cuídalos. Ahora es cuando nosotros, como Iglesia Episcopal, nos comprometemos a fabricar los odres nuevos”.

Ayala Harris comenzará su primer mandato de tres años como presidenta cuando suene el mazo final en la Cámara de Diputados el 11 de julio.

–El reverendo Pat McCaughan es corresponsal de ENS, con sede en Los Ángeles.


Etiquetas