'Otra tragedia de la violencia armada': los líderes episcopales lloran por 21 muertos en un tiroteo en una escuela de Texas

Por david paulsen
Publicado Mayo 25, 2022
Escena del tiroteo de Uvalde

La gente se reúne el 25 de mayo en la Escuela Primaria Robb, escenario de un tiroteo masivo en Uvalde, Texas. Foto: Reuters

[Servicio de noticias episcopal] Los líderes episcopales se unen a una oleada nacional de dolor después de que el último tiroteo en una escuela en los Estados Unidos mató a 19 niños y dos educadores en Texas, mientras el obispo presidente Michael Curry y el obispo del oeste de Texas, David Reed, pedían a los episcopales que oraran.

El pistolero de 18 años abrió fuego a media tarde del 24 de mayo en la Escuela Primaria Robb en Uvalde, una ciudad de 15,000 habitantes a unas 80 millas al oeste de San Antonio. El atacante, identificado como Salvador Ramos, estudiante de una escuela secundaria cercana, perpetró la masacre dentro de un salón de clases y murió en el lugar. según las autoridades.

“Las palabras de indignación no son suficientes para expresar nuestro odio por este mal hecho a los niños pequeños que simplemente fueron a la escuela esta mañana. Las expresiones de dolor apenas tocan la profundidad del dolor de las familias esta noche”, escribió el obispo de West Texas, David Reed, en un llamado a la oración publicado en el sitio web de la diócesis. “Lo que tenemos para ofrecer somos nosotros mismos. Volvernos, con el corazón y la mente, a los que sufren en Uvalde, extender las manos para levantar y extender los brazos para abrazar, esto es lo que tenemos para ofrecer, siguiendo el ejemplo de nuestro Señor Jesucristo. … Y podemos orar. Debemos orar”.

También hizo referencia a la Iglesia Episcopal de San Felipe como parte de la comunidad de Uvalde que ahora se está recuperando de la tragedia.

Curry oró para que Dios “nos rodee con su amor mientras enfrentamos otra tragedia de violencia armada”, en una oración de luto por las víctimas que se transmitió en vivo en Facebook horas después de la masacre.

El ataque fue el más mortífero en una escuela estadounidense en casi 10 años, desde el tiroteo de diciembre de 2012 en la escuela primaria Sandy Hook en Newtown, Connecticut, que dejó 20 niños y seis educadores muertos.

“Las circunstancias del tiroteo en Uvalde recuerdan sorprendentemente nuestra propia tragedia de Sandy Hook”, dijo el obispo de Connecticut Ian Douglas y la obispa sufragánea Laura Ahrens. dijo en una declaración conjunta en línea. “Los hechos traen recuerdos y sentimientos horribles de hace 10 años. El trauma es real, y el trauma que todos sentimos por Sandy Hook ha vuelto a surgir con las realidades del horror de ayer”.

Douglas y Ahrens dijeron que se habían acercado a Reed ofreciéndole amor y oraciones “como obispos compañeros que, lamentablemente, se han sentado en el mismo asiento que él ocupa ahora”.

Los hechos de violencia en Uvalde se produjeron apenas 10 días después de que otro pistolero desatara un alboroto en una tienda de comestibles en Buffalo, Nueva York, dejando 10 muertos, todos negros, en lo que las autoridades han calificado de crimen de odio. Un día después, un hombre armado abrió fuego durante un almuerzo realizado en una iglesia presbiteriana de Taiwán en los suburbios de Los Ángeles, California, con la intención “ejecutar” a tantas personas como sea posible.

“Dios de justicia, les has otorgado a nuestros líderes, a nuestro presidente, al gobernador, a los miembros del Congreso, a los tribunales y a las legislaturas, el poder y la responsabilidad de protegernos y defender nuestro derecho a la vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad”, dijo Curry en su oración transmitida en vivo. “Fortalecer su devoción y nuestra devoción a nuestra vida común, para encontrar claridad de propósito para todos”.

La Iglesia Episcopal tiene defendido al menos desde la década de 1970 para la legislación que busca reducir el riesgo de violencia armada en los Estados Unidos. “Décadas más tarde, vemos que la violencia armada continúa a diario, en comunidades con altos índices de violencia, especialmente en comunidades de color, en disputas domésticas y violencia contra las mujeres, en suicidios y tiroteos masivos”, dijo la iglesia en Washington. La Oficina de Relaciones Gubernamentales con sede en DC dijo en un Comunicado publicado en respuesta al tiroteo en Uvalde.

La oficina reiteró su llamado, arraigado en las resoluciones de la Convención General, para que se apruebe una legislación que restrinja quién puede poseer armas de fuego, exija verificaciones de antecedentes, elimine lagunas, endurezca las leyes contra el tráfico de armas, exija capacitación en seguridad con las armas, financie programas de prevención de la violencia armada y aborde La violencia como una crisis de salud pública.

La 80.ª Convención General está programada para considerar al menos una resolución relacionada con armas en julio, relativo a la difusión de armas de fuego imposibles de rastrear conocidas como “pistolas fantasma”.

Una lista completa de la iglesia las posiciones sobre la violencia armada se pueden encontrar en línea. Únase a la Red Episcopal de Políticas Públicas para recibir actualizaciones periódicas y participar.

La organización sin fines de lucro Archivo de Violencia con Armas, que rastrea los tiroteos masivos, definidos como aquellos con cuatro o más víctimas mortales o heridas, ha contado al menos 213 ataques de este tipo este año, hasta mediados de mayo. El total en 2021 fue de 693 tiroteos masivos.

Usando diferentes criterios, el FBI identificó 61 incidentes de “tirador activo” en 2021 – un aumento del 50% en un año – que mató a 103 personas e hirió a 140. En general, la violencia armada mata unas 40,000 personas en los Estados Unidos, alrededor del 60% de esas muertes por suicidio.

Se estima que los estadounidenses poseen casi 400 millones de armas, más armas que personas en los Estados Unidos, según Small Arms Survey con sede en Suiza. Ningún otro país se acerca a los Estados Unidos en armas per cápita. Estados Unidos también supera a casi todos los demás países en el total de muertes por armas de fuego, solo Brasil registra más, y entre las naciones ricas, las muertes por armas per cápita de Estados Unidos son exponencialmente más altas que las de sus pares, según un estudio. Estudio de la Universidad de Washington publicado en 2018.

Aun así, los esfuerzos para aprobar nuevas restricciones de armas y medidas de seguridad rutinariamente enfrentan barreras insuperables en el Congreso, donde los grupos a favor de las armas como la Asociación Nacional del Rifle han logrado bloquearlas. En Texas, conocido como uno de los estados menos restrictivos para la posesión de armas, el gobernador Greg Abbott se encuentra entre los líderes republicanos programados para comparecer en una Convención de la NRA en Houston el 27 de mayo.

Tal oposición a las reformas de seguridad de armas generalmente va en contra de la opinión pública. Solamente un tercio de los estadounidenses posee personalmente un arma, y la mayoría de los estadounidenses están de acuerdo con la Iglesia Episcopal en que se necesitan regulaciones de armas más estrictas, según encuesta de Gallup.

“Nuestro sistema político está tan paralizado y nuestros políticos son tan tímidos que no podemos ni queremos tomar las medidas más razonables para ayudar a prevenir estos tiroteos masivos. Eso es horrible e incomprensible”, escribió el reverendo Randy Hollerith, decano, y el reverendo Leonard Hamlin Sr., misionero canónico, de la Catedral Nacional de Washington. en una declaración del 24 de mayo, las últimas palabras resonando Descripción de Abbott de la masacre de Uvalde.

“Si la muerte de niños inocentes no nos saca de nuestro sueño, solo hay una manera de describir el futuro que estamos construyendo para nosotros: horrible e incomprensible. … Nos hemos vuelto insensibles a la violencia que nos rodea. Estamos fallando a nuestros hijos y entre nosotros. Que Dios tenga misericordia de las familias de Uvalde, y que Dios tenga misericordia de todos nosotros”.

- David Paulsen es editor y reportero del Episcopal News Service. Él puede ser contactado en dpaulsen@episcopalchurch.org.


Etiquetas