Los líderes episcopales se unen al clamor y lamentan el alboroto racista en Buffalo que dejó 10 muertos

Por david paulsen
Publicado Mayo 16, 2022
Escena del tiroteo en Buffalo el 15 de mayo

La gente se reúne fuera de la escena de un tiroteo en un supermercado en Buffalo, Nueva York, el 15 de mayo. Foto: Associated Press

[Servicio de noticias episcopal] Los líderes episcopales están condenando un alboroto racista mortal en un supermercado de Buffalo, Nueva York, y uniéndose a las oraciones por las víctimas y sus familias mientras se avecinan cargos por delitos de odio para el sospechoso de 18 años en el tiroteo.

Payton S. Gendron, que vive a 200 millas de Buffalo, cerca de Binghamton, en el centro de Nueva York, está acusado de abriendo fuego en una tienda Tops en un vecindario mayoritariamente negro de Buffalo, matando a 10 e hiriendo a tres personas, todas menos dos negras. Los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley lo han llamado "directamente, un crimen de odio por motivos raciales", y un manifiesto de 180 páginas atribuido a Gendron alude a la falsa teoría de la conspiración racistay que está en marcha un “reemplazo” coordinado de estadounidenses blancos por personas de color.

“Mientras esperamos saber más sobre esta situación impensable, les pido que se unan a mí para orar por los que han muerto, por los que están heridos y sufriendo, y por las familias y seres queridos cuyas vidas nunca volverán a ser las mismas”. Obispo Sean Rowe dijo en una declaración escrita después de la masacre. "Oremos también por el hombre que cometió este horrible acto, y por todos cuya mente y alma están torcidas hacia el mal de la violencia armada por el racismo".

Rowe, el obispo diocesano del noroeste de Pensilvania, también se desempeña como obispo provisional de la diócesis del oeste de Nueva York con sede en Buffalo a través de una asociación entre las dos diócesis. “El odio racial no tiene lugar en nuestras iglesias ni en nuestras comunidades”, dijo Rowe. “Aquí, en las diócesis del noroeste de Pensilvania y el oeste de Nueva York, estamos comprometidos a desmantelar la supremacía blanca y el racismo sistémico, y nos solidarizamos con la comunidad negra, que hoy una vez más ha pagado un precio impensable por los males gemelos del racismo y la violencia armada."

El obispo primado Michael Curry, quien creció en Buffalo y cuyo padre fue rector de Iglesia Episcopal de San Felipe, una congregación históricamente negra en la ciudad, emitió un comunicado el 16 de mayo diciendo que su "corazón está apesadumbrado" por la noticia del ataque cerca de donde él y sus amigos de la infancia una vez montaron en bicicleta. Ofreció oraciones por las familias de las víctimas y gratitud por los policías que detuvieron más matanzas.

Leer: Declaración completa del obispo primado Michael Curry.

“La pérdida de cualquier vida humana es trágica, pero hubo un profundo odio racial que impulsó este tiroteo, y tenemos que alejarnos del camino mortal que nuestra nación ha recorrido durante demasiado tiempo”, dijo Curry. “La violencia basada en el fanatismo, cualquier fanatismo en absoluto, contra nuestros hermanos que son personas de color, judíos, sikh, asiáticos, trans o cualquier otro grupo, es fundamentalmente incorrecta. Como seguidores bautizados de Jesús de Nazaret, estamos llamados a defender y proteger la dignidad de cada hijo humano de Dios, y a desarraigar activamente la supremacía blanca y el racismo en el corazón de nuestra vida compartida.

El 15 de mayo, Rowe dirigió un breve servicio de oración con Denise Clarke-Merriweather, miembro de St. Philip's. El servicio de oración, transmitido en vivo por Zoom y Facebook, incorporó la Letanía a raíz de un tiroteo masivo, que fue desarrollado por Bishops United Against Gun Violence después de que seis personas fueran asesinadas en un templo sij en Wisconsin en 2012. Se actualiza regularmente con oraciones adicionales por las víctimas de nuevos tiroteos masivos en los Estados Unidos.

El 16 de mayo, la Comisión para Desmantelar el Racismo y la Discriminación de las dos diócesis asociadas emitió un comunicado lamentando el ataque de Buffalo, llamándolo "otro recordatorio de las fuerzas del mal que plagan a nuestro país que requiere el reconocimiento de la traumatización continua debido al racismo y la discriminación".

“Si bien expresamos nuestras más profundas condolencias, sabemos que ahora más que nunca se necesita un compromiso con la acción basada en la fe”, dijo la comisión. “Únase a nosotros en el esfuerzo concertado para promover la justicia, la paz y el amor en todos los aspectos de nuestras vidas en dedicación a nuestros vecinos fallecidos y heridos, así como a todas las personas que han sido víctimas como resultado de la discriminación racial”.

Gendron ha sido acusado localmente de asesinato en primer grado y el FBI está investigando el ataque como un posible crimen de odio. Gendron, vestido con equipo táctico y portando un arma de asalto, está acusado de llegando al supermercado Buffalo a media tarde del 14 de mayo y disparar a cuatro personas en el estacionamiento antes de continuar hacia la tienda y disparar contra los compradores y empleados. Un guardia de seguridad que devolvió el fuego estaba entre los muertos a tiros.

Las autoridades dijeron que Gendron transmitió en vivo el ataque en el sitio web Twitch antes de que la policía de Buffalo respondiera y persuadiera a Gendron para que se rindiera.

El ataque, perpetrado por un hombre armado presuntamente impulsado por la ideología de la supremacía blanca, generó comparaciones con otras masacres por motivos raciales y étnicos, incluido el tiroteo de 2015 en Iglesia Episcopal Africana Madre Emanuel en Charleston, Carolina del Sur, que mató a nueve miembros negros de la iglesia; el tiroteo de 2018 en Sinagoga Árbol de la Vida en Pittsburgh, Pensilvania, que mató a 11 feligreses, y el tiroteo de 2019 en un Walmart en El Paso, Texas, que mató a 23 personas, la mayoría de ellas latinas.

Una de las 10 víctimas fatales en Buffalo, Ruth Whitfield, de 86 años, se detuvo en Tops para comprar comestibles mientras regresaba a casa después de visitar a su esposo, que vive en un hogar de ancianos. “Ese día fue como cualquier otro día para mi mamá”, dijo su hijo Garnell Whitfield en una conferencia de prensa familiar el 16 de mayo. “Se encontró con este mal, odioso, no se lo merecía. Ella no se merecía eso. Nadie se merece eso”.

Whitfield, un ex comisionado de policía de Buffalo, emitió un emotivo y apasionado pedido de soluciones a la continua amenaza de violencia racista como el ataque que mató a su madre. “¿Qué vamos a hacer para cambiarlo?” él dijo. “Esta es nuestra madre; esta es nuestra vida! Necesitamos ayuda. Te pedimos que nos ayudes. Ayúdanos a cambiar esto. Esto no puede seguir pasando”.

El reverendo Steve Lane, sacerdote a cargo de St. Philip's, se desempeña como capellán de los oficiales de policía de Buffalo y acudió al lugar del tiroteo más tarde el 14 de mayo. Aproximadamente la mitad del departamento estaba en el lugar para entonces, pero las familias de las víctimas se habían ido, dijo Lane a Episcopal News Service. Elogió a los oficiales por su capacidad para “brindar una presencia tranquila en medio de una crisis loca”.

Lane también reconoció su papel inusual como sacerdote blanco de una congregación históricamente negra. Desde el ataque, se ha acercado a los miembros de St. Philip's. “Tengo algunos feligreses que compran allí, y tenemos feligreses que conocían a personas a las que les dispararon allí”, dijo Lane, pero nadie de la congregación estaba en Tops cuando ocurrió el tiroteo.

Lane dijo que la reacción de muchos feligreses de St. Philip, además del dolor por las víctimas, ha sido un cansancio solemne por otro caso de violencia racista contra víctimas negras. “Esto ha sucedido antes y ha vuelto a suceder”, dijo.

- David Paulsen es editor y reportero del Episcopal News Service. Él puede ser contactado en dpaulsen@episcopalchurch.org.


Etiquetas