La 79.ª Convención General de la Iglesia Episcopal * Palabras de Apertura de parte de la Presidente de la Cámara de Diputados, Rda. Gay Clark Jennings *

Teniendo Conversaciones Incómodas en la Convención General

Posted Jul 8, 2018
La presidente Jennings dijo estas palabras en la sesión de apertura de 79.ª la Convención General el 4 de julio:
July 4, 2018

¡Buenas tardes y bienvenidos a la 79.ª Convención General de la Iglesia Episcopal! Estoy tan feliz de tener la oportunidad de darles la bienvenida a Austin que acepté ocupar lo que ampliamente se reconoce como el espacio de conversación menos codiciado en toda la cristiandad: la persona que viene después de Michael Curry.

En ese sentido, necesito confesarles algo. Cuando el Obispo Primado me envió un mensaje de texto para decirme que había sido invitado a predicar en la Boda Real, pensé que estaba bromeando, algo que se sabe que él hace. La conversación fue algo como esto:

Él: “Solo quería que supieras que el Príncipe Harry y Meghan Markle me han invitado a predicar en su boda”.

Yo: “Muy gracioso. ¿Has perdido la cabeza?”

Él: “Eso es más o menos lo que dijo mi esposa”.

Yo: “Alguien obviamente ha interceptado tu teléfono y me ha enviado este mensaje de texto”. Creo que debes llamar al Departamento de Seguridad Nacional, a Jeff Sessions, o al director interino de la CIA”.

Él, otra vez: (Esta es la mejor parte). “La noticia es confidencial hasta que sea anunciada por Kensington Palace. Por favor, mantén esto en secreto, aunque no sé por qué alguien querría saberlo”.

Pues resultó ser, que todos estábamos muy emocionados de saberlo. Michael, a nombre de la Iglesia Episcopal entera, quiero expresar mi gratitud no solo por su sermón que tomó por asalto al mundo, sino también por la gracia y el buen humor con los que ha soportado el frenesí de los medios y por su inquebrantable determinación para usar su tiempo bien merecido siendo el centro de atención para proclamar las buenas nuevas del amor, la misericordia y la justicia de Dios. Usted estableció un ejemplo para todos nosotros, y estoy muy agradecida por su liderazgo y su amistad.

Hoy es el 4 de julio, Día de la Independencia aquí en los Estados Unidos. Especialmente en este día, estoy agradecido por las palabras fieles de nuestro Obispo Primado sobre la crisis del liderazgo moral y político que actualmente atrapa a los Estados Unidos y la crisis de los inmigrantes que buscan asilo en la frontera aquí en Texas.

El Día de la Independencia es un día en el cual algunos episcopales en los Estados Unidos se han acostumbrado a celebrar nuestra cómoda relación con el poder del estado. Pero el leccionario del día de hoy no presume de tanto. Y dado que nuestra Eucaristía de apertura no es hasta mañana, pasemos un poco de tiempo con estas lecturas ahora.

En el pasaje de hoy del Deuteronomio, leemos: “El Señor su Dios es el Dios de dioses y el Señor de señores; él es el Dios soberano, poderoso y terrible, que no hace distinciones ni se deja comprar con regalos; que hace justicia al huérfano y a la viuda, y que ama y da alimento y vestido al extranjero que vive entre ustedes. Ustedes, pues, amen al extranjero, porque también ustedes fueron extranjeros en Egipto”.

En este día en que algunos de nosotros estamos quizás más inclinados a sentirnos en casa en los Estados Unidos, la Biblia nos dice que no nos pongamos tan cómodos. Éramos extraños una vez. Es posible que pudiéramos ser extraños nuevamente algún día. Y se nos ordena amar al extraño, incluso cuando hacerlo interrumpe nuestra cómoda relación con los poderes temporales y los principados.

Entonces, aquí en el primer día de lo que espero y creo será una convención productiva, esta lectura me hace sentir incómoda. Porque quiero que nos instalemos para hacer el trabajo esencial, dirigido por el Espíritu, de gobernar la iglesia. Quiero que el aire acondicionado funcione bien, quiero que las líneas del almuerzo sean cortas, quiero que haya un buen café y acceso a Internet excelente, y quiero que la carpeta virtual funcione perfectamente. Quiero que podamos ponernos cómodos y hacer nuestro trabajo.

Pero incluso si suceden todas esas cosas; por favor, Dios, permite que ocurran todas esas cosas, no podemos perder de vista a los padres y niños en la frontera que han sido destrozados por nuestro gobierno. No podemos perder de vista el hecho de que, debido a una ley de inmigración estatal dura, aquellos de nosotros, como yo, que tenemos el privilegio de los blancos y el privilegio conferido por la ciudadanía de los Estados Unidos podemos movernos por este lugar con menos miedo que algunos de nuestros compañeros episcopales.

Y cuando debatimos las resoluciones de inmigración en los comités legislativos y en las sedes de ambas cámaras, debemos sentirnos lo suficientemente incómodos como para recordar que estos son asuntos de vida o muerte para muchos episcopales en los Estados Unidos y en los otros países que componen nuestra Iglesia. No todos estaremos de acuerdo con la legislación que se nos presentará. Pero la falta de unanimidad no cambia el hecho de que se nos ordena amar al extraño, porque todos éramos extranjeros en la tierra de Egipto.

Entonces, ¿cómo podemos nosotros instalarnos para hacer el trabajo que la iglesia nos ha enviado a hacer aquí mientras mantenemos nuestra identidad como extraños? La lectura de Hebreos nombrada para hoy nos muestra el camino.

Por fe, Abraham, cuando Dios lo llamó, obedeció y salió para ir al lugar que él le iba a dar como herencia. Salió de su tierra sin saber a dónde iba.

Puedo identificarme completamente con eso. Si ha intentado encontrar nuestra oficina de tecnología de la información aquí en el centro de convenciones, probablemente ustedes también puedan identificarse. (Por cierto, tecnología está en la Sala 15 aquí en el Centro de Convenciones en el cuarto piso y Darvin Darling y su equipo están haciendo un trabajo increíble en nuestro nombre). Regreso a Hebreos.

Por la fe que tenía vivió como extranjero en la tierra que Dios le había prometido. Vivió en tiendas de campaña, lo mismo que Isaac y Jacob, que también recibieron esa promesa. Porque Abraham esperaba aquella ciudad que tiene bases firmes, de la cual Dios es arquitecto y constructor.

Voy a saltar un par de versículos que hacen comentarios muy cuestionables sobre ciertas personas que son demasiado mayores para hacer algo bueno. Pero después de eso, la lectura continúa:

Todas esas personas murieron sin haber recibido las cosas que Dios había prometido; pero como tenían fe, las vieron de lejos, y las saludaron reconociéndose a sí mismos como extranjeros de paso por este mundo. Y los que dicen tal cosa, claramente dan a entender que todavía andan en busca de una patria. Si hubieran estado pensando en la tierra de donde salieron, bien podrían haber regresado allá; pero ellos deseaban una patria mejor, es decir, la patria celestial. Por eso, Dios no se avergüenza de ser llamado el Dios de ellos, pues les tiene preparada una ciudad. (Hebreos 11: 8-16)

Mis amigos, mientras que algunos de nosotros podemos estar bastante cómodos en nuestra vida cotidiana, esta lectura es sobre nosotros. Nosotros, los episcopales del siglo XXI, todos nosotros, somos extraños y extranjeros que buscamos una patria. Hemos dejado atrás la iglesia institucional que conocíamos tan bien y que hacía sentir cómodos por lo menos a algunos de nosotros y a muchos de nosotros incómodos y personas no gratas. Hemos dejado de creer en nuestro lugar preferente en la élite gobernante de los Estados Unidos y la garantía de que nuestros legados siempre proporcionarán más de lo que necesitamos. Y muchos de nosotros nos estamos reconciliando con el hecho de que podemos ver solo desde lejos la plena realización de la promesa de Dios para el futuro de la Iglesia Episcopal.

Es tentador pensar en, o incluso anhelar, la tierra que nos queda. Pero Dios nos asegura que nuestra verdadera identidad es como extraños y extranjeros que buscan un país mejor. Dios nos llama a no ponernos demasiado cómodos en esta tierra, a no valorar nuestra ciudadanía más que nuestro compromiso de amar al extraño, a no atesorar nuestras tradiciones o nuestros edificios, o incluso nuestra identidad como diputados y obispos, por encima de nuestra identidad como herederos de la promesa de Dios y como habitantes de la ciudad de Dios.

Entonces, ¿cómo debemos proceder con los asuntos de la iglesia? Nuestro reglamento de orden y documentos gobernantes y procedimiento parlamentario no definen nuestra identidad. Estos son más bien las herramientas a través de las cuales podemos escuchar las voces de todos los bautizados en nuestra vida común, y establecen para nosotros las formas en que podemos ser guiados por el Espíritu para hablar como uno contra el racismo, la violencia, la pobreza y toda la injusticia que se acumula a nuestro alrededor de maneras insoportables. Y esas herramientas nos dan formas de abrir nuestras mesas y nuestros altares y nuestros corredores de poder, y aceptar las muchas veces en que hemos fallado o nos hemos negado a ver a Dios el uno con el otro.

Pero la manera como utilizamos estas herramientas de gobierno depende de nosotros. Ya sean diez diputados por diez años u obispos de treinta y dos años como mi querido amigo Arthur Williams de Ohio, o si esta es la primera vez que vemos el interior de una sala de convenciones, podemos elegir cómo habitamos el proceso legislativo.

En la lectura del Evangelio de hoy, Jesús tiene algunos consejos:

Has oído que se dijo: “Amarás a tu prójimo y odiarás a tu enemigo”. Pero yo te digo: “Ama a tus enemigos y ora por aquellos que te persiguen, para que sean hijos de tu Padre en el cielo; porque él hace salir su sol sobre malos y buenos, y hace llover sobre justos e injustos.

Porque si amas a los que te aman, ¿qué recompensa tienes? ¿No hacen hasta los recaudadores de impuestos lo mismo? Y si saludan sólo a sus hermanos y hermanas, ¿qué más están haciendo que otros? ¿Ni siquiera los gentiles hacen lo mismo? Sé perfecto, por lo tanto, como tu Padre celestial es perfecto.

Les diré en este momento que soy terrible para ser perfecta. Y también les diré que, aunque parezca rebuscado en este momento pensar en cualquier persona en este centro de convenciones como un enemigo por el que deben orar, es posible que tenga una opinión diferente después de diez días sin dormir lo suficiente, sin suficiente ejercicio, y un montón de reuniones.

Amigos, nos estamos embarcando en un trabajo duro y sagrado. En los próximos diez días, hablaremos sobre algunos de los temas que más nos afectan: el matrimonio, el Libro de Oración, la violencia armada, el racismo, la explotación sexual y el acoso, y mucho más. Mientras debatimos, escuchemos. Mientras deliberamos, oremos. Y mientras votamos, hagámoslo con caridad para aquellos con quienes no estamos de acuerdo. Hagamos nuestro trabajo como extraños y forasteros, con destino al reino de Dios.

El vicepresidente de la Cámara de Diputados, Byron Rushing, es fiel en su recordatorio anual a la iglesia de que la frase “los fundadores de este país obtuvieron libertad para sí mismos y para nosotros” en el Día de la Independencia no son precisos. Byron sugiere que en su lugar utilicemos el recopilatorio titulado “Para la Nación” (For the Nation) en la página 258. Oremos:

Señor Dios Todopoderoso, tú has hecho todos los pueblos de la tierra para tu gloria, para servirte en libertad y en paz: dale a la gente de nuestro(s) país(es) un fervor por la justicia y la fortaleza de la paciencia, para que podamos usar nuestra libertad conforme con tu voluntad de gracia; por Jesucristo nuestro Señor, que vive y reina contigo y el Espíritu Santo, un solo Dios, por los siglos de los siglos. Amén.


Tags


You have reached our comment limit of 5. You may resume commenting in 24 hours.