‘Ve y haz tú lo mismo “: Congregaciones acogen a comunidades sin hogar

Por Pat McCaughan
Posted Mar 18, 2014

[Episcopal News Service] Polly Morelli almacena su coche con una docena de “bendiciones en una bolsa” [“Blessings in a Bag”] y “por lo general a finales de mes los he dado todos”, dice ella.

A un costo de alrededor de un dólar por bolsa, ella y otros episcopales en la Diócesis de San Diego concluyeron su convención anual del 21 al 22 de febrero, empacando las bolsas de almuerzo con salchichas de Viena, puré de manzana, barras de granola, mantequilla de maní y galletas, agua y alimentos no perecederos, utensilios, desinfectante de manos, oraciones e recursos de información  local de 211.

“[Las bolsas contienen] cosas que usted puede comer sin tener que calentar o preparar de cualquier manera. Los mantenemos en nuestros vehículos por lo que si usted está en la esquina donde hay alguien con un signo (necesito ayuda), se les puede dar un bolso y una sonrisa, “Morelli dijo a Episcopal News Service (ENS). “Es una cosa tan fácil de hacer. Y es una solución para las personas que se sienten incomodas y se preguntan, ¿le damos dinero?, ¿no nos damos el dinero?

La Obispa Presidente Katharine Jefferts Schori dijo que ella fue testigo del ministerio en acción cuando Morelli entregó una bolsa a alguien pidiendo ayuda. Jefferts Schori asistía a la 40º convención diocesana anual de  San Diego, con el tema “Construir la Iglesia que sirve: Cristo para el mundo”.
“Fue bien recibida”, dijo la obispa presidente. “Los delegados a la convención diocesana recibieron bolsas al salir – para que salgan  y hagan lo mismo”.

Se estima que 600.000 personas están sin hogar en una noche cualquiera en todo el país, según una Encuesta del Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano de los EE.UU llevada a cabo por los refugios para desamparados en una sola noche en enero del 2013. Casi un cuarto de todos los sin hogar son menores de 18 años, según el estudio los resultados del 2014 aún no están disponibles.

Pero las congregaciones de la iglesia Episcopal están respondiendo creativamente al acoger las personas sin hogar en sus comunidades locales, a través del arte y la música, la adoración, la comida y la vivienda.

Jesús sin hogar; ‘Un cambio ya viene’
La estatua de bronce sin tamaño natural de  “Jesús sin hogar” acurrucado en un banco del parque en frente de la iglesia de San Alban [St. Alban’s Church] en Davidson, Carolina del Norte, es tan realista que “si caminamos hacia arriba en él en la oscuridad parece que es realmente una persona sin hogar acostada en el banco”, según el Rdo. David Buck, rector.

Él espera que la estatua, un monumento “transmita a nuestra propia iglesia que entendemos que nuestra fe se expresa a través del trabajo con y para todos los marginados de la sociedad, que la persona de Jesús sin hogar representa bien en el monumento. Para aquellos que caminan alrededor de la estatua esta sirve para recordar a los que viven en una comunidad próspera, pero no todo el mundo vive de esa manera, y la gente de fe tiene este reto ante ellos “.

Las marcas de la crucifixión en los pies de la escultura son una de las únicas características que identifican a Jesús sin Hogar. Foto: Susan McCoy

Las marcas de la crucifixión en los pies de la escultura son una de las únicas características que identifican a Jesús sin Hogar. Foto: Susan McCoy

En la Universidad de la ciudad de Missouri, la Rda. Rebecca Ragland admite unas fallas al intentar iniciar un servicio en la capilla de la mañana en un centro de hospitalidad local para la comunidad de personas sin hogar. “Había cerca de 150 a 200 personas en una gran sala sentados en mesas largas”, dijo Ragland, sacerdote interino en la Iglesia de la Santa Comunión [Church of the Holy Communion]. “Ellos anunciaron que estaríamos disponibles en la capilla para la Eucaristía. Nadie vino. “La segunda vez que fuimos, tres personas se presentaron”.

Con el tiempo, ella consiguió un exito. “Terminamos yendo de nuevo a la gran sala y dijo ‘sólo vamos a hacer música con usted’.” Pronto toda la habitación se balanceaba a Aint No Mountain High Enough”, “Lean On Me”, “I Believe I Can Fly “y” A Change Is Gonna Come “, dijo.
Ella desarrolló un repertorio de 30 canciones para el ministerio, PIEZA, llamado así por “una pieza del rompecabezas. Somos cada uno una parte del otro”, dijo. “Y luego, cuando usted dice” pieza “usted piensa en la paz de Cristo, por lo que hay una dualidad en el significado”.

Ha dado lugar a otro tipo de participación – bufandas tejidas a mano de grupos de la iglesia, así como cantantes voluntarios. Todo el mundo toma su turno dirigiendo las canciones, y “de vez en cuando, yo digo una historia”, dijo Ragland, de 45  años de edad “A veces bailamos. A veces lloramos. A menudo, nos reímos el uno al otro y siempre cantamos. “Es pura alegría”.

De la misma manera, “expresiones creativas” en la Iglesia Episcopal de Cristo [Christ Episcopal Church] en Cape Girardeau, Missouri, utiliza el collage, crochet, tejido y otros proyectos artísticos semanales para llegar a las mujeres que enfrentan a retos de muchos tipos, incluyendo la falta de vivienda, de acuerdo con la fundadora del proyecto Linda Garner.

“Los proyectos que terminemos los donamos a un refugio para mujeres locales y los usan como recaudación de fondos, o les damos a los huéspedes del albergue”, dijo Garner a ENS recientemente. “Es como una cosa-de pago por adelantado”.

Todo lo que los participantes deben hacer es presentarse, añadió. “No hay presión para crear cualquier cosa de cierta manera… usted ni siquiera tiene que dar su nombre”, dijo Garner. Durante el proceso creativo, “emociones vienen en una variedad de formas”, agregó. “Hay un montón de hablar que tiene lugar durante la hora y media que estamos aquí. Es bastante fluido”.

Se brinda cuidado de niños y refrigerios como incentivo para que las madres regresen. “Hemos descubierto que las madres regresen porque a los niños les gusta”, agregó Garner.

“Es una buena asociación entre la iglesia y la comunidad”, dijo. “Hay tantas iglesias que quedarían inutilizadas durante la semana y tienen este maravilloso espacio. No vamos a evangelizar o hacer cualquier cosa, pero brindamos la hospitalidad, y abrimos las puertas de la iglesia y damos la bienvenida a las mujeres. Incuso para algunos de ellos puede ser la primera que han estado en una iglesia”.

Prefiero tener a Jesús comunidad de la iglesia en la calle
Al principio Eddie Holmes asistió al servicio al aire libre de la Iglesia de Intereses Comunes [Church of the Common Ground] “estrictamente para las bolsas de regalos.

“Pero, después de un rato no se trataba de la comida, se trataba del servicio,” dijo Holmes a ENS.

Un ex trabajador de la construcción con cemento, que “tomó un giro equivocado” con la coca en base [crack cocaine] y terminó en las calles, luego de pasar tres años en prisión, donde su vida dio un giro, dijo Holmes, de 65 años.

Ahora él dirige la oración en el centro de Atlanta “debido a que la Rda. Mary [Wetzel] delega algunas de sus responsabilidades para mantenernos fuerte”,  dijo entre risas. Él Canta el Evangelio de antaño, canciones como “Prefiero tener a Jesús que la plata y el oro”, y escribe poesía y devocionales diarios para tratar de mantener a la gente inspirada y alentarlos “porque sé lo que la iglesia hizo por mí”, dijo.

La Iglesia de Intereses Comunes es “una comunidad de la iglesia en las calles de Atlanta”, que ofrece el servicio de lunes a viernes, el culto dominical, la oración, el apoyo espiritual, estudio de la biblia, y ofrece aperitivos a la comunidad, e incluso una clínica no-médica de podología, según Wetzel.
“Ese ministerio se llama plantas de pie en común [Common Soles]. Lavamos y damos masaje a los pies “, dijo Wetzel. “Regalamos calcetines, viene un reflexólogo viene, y también los voluntarios de otras iglesias.”

Los voluntarios traen bolsas de almuerzo después del culto del domingo, algunos de ellos, junto con algunos feligreses, se unen a Wetzel algunos días de la semana en las calles: “Sigo caminando y pidiendo a Dios que me dirija a los que podrían necesitar una conversación o una bendición” ella dijo.

Una furgoneta de la iglesia alberga un altar portátil, con cerca de 20 sillas, toldos (“para cuando llueve”), suministros de adoración, calcetines, botiquín de aseo, lentes, y otros artículos. “A veces, si vamos a un retiro o para el Museo Martin Luther King Jr. o algo así, la furgoneta se convierte en un lugar de almacenamiento donde pueden guardar sus bolsas”.

El promedio de asistencia en el culto dominical es de aproximadamente 75 personas y “estamos tratando de transmitir el mensaje de que todos somos los amados de Dios en este momento y que tenemos dones y tenemos que usarlos, no importa dónde estamos en nuestra vida”, dijo Wetzel “Queremos que sepan que alguien está orando por ellos como de persona a persona y no para que sean arreglados o cambiados, y que Dios está brillando una luz en el camino de ellos”.

“Quiero ser un ejemplo vivo de Cristo”, dijo Holmes quien está de acuerdo, quien ahora tiene un apartamento, amueblado con donaciones de la iglesia. “Yo les dijo que son necesitados; y que por el hecho de que no tienen dinero o las cosas materiales o un lugar para quedarse Dios no les ha dado la espalda a ellos. Les hice saber que todos son necesitados en la iglesia”.

Del mismo modo, la Rda. Bet Tjoflat también caminó las calles de Jacksonville, antes de fundar la iglesia sin paredes [Church Without Walls] en la  Diócesis de la Florida. La iglesia va a celebrar su primer aniversario de la adoración al aire libre en la Pascua, dijo.

El promedio de asistencia es de 70 personas y Tjoflat, 53, se estima que el ministerio sirve a cerca de 500 tazas de café junto con la adoración; los voluntarios locales se preparan para regalar bolsas de almuerzo. Ambas mujeres dicen que se inspiraron en la obra de la Rda. Deborah Poco Wyman, que fundó Ministerios Ecclesia  y la catedral común, un ministerio al aire libre en Boston Commons en 1996.

La clave para comenzar el ministerio, dijo, es estar “dispuestos a ser vulnerables y tomar riesgos y cometer un error y ser un tonto para Cristo”. Puede parecer una tarea enorme, pero “siempre hay algo que nos permite dar ese paso y comenzar a hacer algo”.

El amor de Dios, se muestra en la cocina
Desde sentarse para una comida de cuatro platos incluyendo por supuesto el queso en laCatedral Americana en Paris para el bufet de estilo servicio de la iglesia de San David [St. David’s Church] bajo en puente en San Antonio, Texas, los Episcopales alrededor de la iglesia están alimentando a los hambrientos.

En París, cuatro iglesias y una sinagoga se turnan para cocinar y servir comidas de estilo restaurante para unas 64 personas cada viernes, según la líder laico de la catedral Judy Nicault.

Si bien cada una de las tiendas de la iglesia de alimentos y proporciona cocineros para cocinar, “todos compartimos los voluntarios que vienen y cocinan y pican y arreglan todo y limpian” y sirven la comida en un restaurante de estilo, agregó.

Las comidas cuestan alrededor de 150 euros o más o menos $ 193  los clientes son desde ciudadanos jubilados franceses que luchan para poder tener recursos hasta el fin de mes para los que viven en las calles. “Estas son personas que han tenido puestos de trabajo, los buenos empleos en el pasado y han llegado al punto donde se les acaba el dinero”, dijo Nicault.

Nadie está obligado a mostrar documentación, sólo para inscribirse para el almuerzo el viernes en el inicio de la semana. “Queremos asegurarnos de que todos sean alimentados “, explicó Nicault . “A ellos se les da un plato principal siempre con un vegetal y un carbohidrato y una ensalada y queso por supuesto – porque estamos en Francia – y postre. La mayor parte es todo recién hecho”.

El programa tiene 20 años, aun así, “cada semana para mí es como un milagro a veces”, dijo Nicault . “Queremos que la experiencia sea digna y darles un lugar para relajarse y ser atendidos en la hora para que así que comen su almuerzo  ” dijo ella. “Estamos haciendo esto por nuestra fe, pero no como una imposición de lo que creemos, esto es el amor de Dios, que se muestra en la cocina”.

En San Antonio, los voluntarios de edades entre 8 a 80 años se ponen en acción cada tercer domingo, cuando los cocineros de la Iglesia de San David cocinan y sirven a estilo bufet ziti al horno y salsa de carne, ensalada, verduras, panes y pasteles debajo de un puente de la autopista de la ciudad.

“Es una gran oportunidad para jóvenes y mayores, es un evento intergeneracional”, según el ministro de la juventud y la familia de Sarah Kates. “Muchas vidas han sido tocadas”.

Los voluntarios hornean la pasta el sábado, añaden los toques finales el domingo, y la Iglesia los envía con una bendición, dijo. Junto con la comida, traen chaquetas donadas, mantas, botiquines de higiene y otros artículos.

Jackie Bucci, de 61 años, un voluntario de hace 10 años, pasa el mayor tiempo posible en este camino, visitando con más de 150 invitados que normalmente se presentan. “Ellos sonríen, se ríen con nosotros, cuentan chistes”, dijo.

Conocer a gente donde están “con esperanza
“Orgánico”, es como el Rdo. Kevin Stewart describe la evolución del Centro de Hospitalidad, este comenzó hace cuatro años después de que ninguna de las agencias locales tuvieron una respuesta a la pregunta, “¿qué estamos haciendo para la gente sin hogar? dijo.

Ubicado en la iglesia de San Lucas en Racine, Wisconsin, este se ha transformado en una agencia de refugio de emergencia, servicios de alimentación a la comunidad alimentando cerca de 165 personas al día y ofreciendo vivienda de transición y permanente, servicios de salud mental, ropa, y el acceso a las duchas, y las computadoras  dijo Brad Meinholz, de 48 años, ex maquinista y mecánico, quien dijo que habría muerto de frío en las calles, si no hubiera sido por una estancia de dos meses en el centro de refugio de emergencia. “Este invierno ha sido brutal. Era como estar en un congelador con un viento frío que sopla, nadie habría vivido si estuvieran fuera “, dijo.

“Nos reunimos”, dijo a ENS cientos de personas en el centro el 10 de marzo. “Hay un almuerzo gratis, café – ellos me han ayudado mucho, con ropa y dinero para el autobús para tratar de llegar a puestos de trabajo”.

Stewart dijo: “Lo que somos es lo que hacemos. Compartimos una buena noticia, por y a través de la relación, creyendo que Dios nos encuentra donde estamos cuando nos encontramos donde la gente está”.

Del mismo modo, la Rda. Susan Allison Hatch, dijo que su congregación de alrededor de 40 personas se reúne los domingos en el Centro de Hospitalidad de Albuquerque de San Martín, un refugio de un día fundado en la década de 1980 por la Iglesia Episcopal.

“Una de las personas que atiende construye  más casa de $ 2 millones, pero él está ahí porque cree que es real”, dijo Hatch. “Ahí es donde él escoge adorar. También hay personas que duermen en la calle, no importa el frío que hace, porque ahí es donde están más cómodos”.

Como misionero a las personas sin hogar de la Diócesis de Río Grande, ella ofrece atención pastoral a las personas sin hogar en Albuquerque y apoya ministerios similares en toda la diócesis.

Las congregaciones no tienen que ser grandes para llegar a alcanzar a otros, dijo, citando a una pequeña congregación misional de 45 minutos al sur de Albuquerque, que sin embargo ofrece comidas semanales y ha desarrollado un ministerio que ofrece botas de trabajo a la gente “porque son demasiado caros para comprar y realmente es necesario para muchos de los tipos de puestos de trabajo que las personas en Nuevo México tienen “, dijo. “Se trata de una pequeña congregación, pero dan con generosidad y hacen un trabajo heroico con las personas sin hogar.”

La Casa de la familia de Harford [Harford Family House] en Aberdeen, Maryland, se inició hace 25 años después de que una madre sin hogar y sus hijos solicitaron ayuda en una iglesia episcopal local. El año pasado, el centro, que tiene alrededor de un presupuesto de $ 1.000.000 anuales de funcionamiento y 30 propiedades a la emergencia, de transición y vivienda de interés social y vivienda para las personas con discapacidad, sirve a 144 personas, 90 de ellos niños. También tuvieron que rechazar a 700 solicitudes de servicio debido a la falta de opciones de vivienda, según el director Joyce Duffy.

“A partir de esa semilla, esta organización ha crecido hasta el mayor programa de vivienda de transición en el condado de Harford y el único que conozco que sirve familias completas [que incluyen tanto los padres],” dijo.

Alrededor de 30 Episcopales y otras congregaciones “adoptan” apartamentos de una y dos habitaciones, y los voluntarios como Linda Eilman, una feligresa de la iglesia Episcopal Holy Trinity en Filadelfia, “caminan al lado de nuestros clientes, ayudándoles a sentirse amados y conectados a la comunidad y, en su caso, comparten su fe. Nuestro programa puede ser técnico y amamos a la gente lo mejor que podemos, pero ese pedazo de tutoría es muy crítico de lo que hacemos “, dijo Duffy.

“Por lo general trato de llegar al apartamento antes de la familia se mude para dejar una cesta de frutas y darles la bienvenida”, dijo Eilman, de 69 años, una enfermera jubilada. Los apartamentos están amueblados a través de donaciones, y las familias reciben preparación para la vida y la educación, y en la búsqueda de empleo y apoyo.

“he sacado afuera a la madre en mi actual familia en varias ocasiones, para buscar puestos de trabajo y ayudar a presentar sus aplicaciones Es un programa maravilloso para dar a alguien la oportunidad de vivir de nuevo.”

Duffy dijo que muchos residentes del programa nunca esperaban estar sin hogar. “Hemos tenido una persona en el refugio con un doctorado, una madre soltera en el campo de la medicina, que no pudo trabajar por un tiempo y ambos quedaron sin hogar. Hemos tenido gente que solía tener 401K y que tenía una lesión en su familia que les llevó a la quiebra “, dijo.

Los participantes en la Red de Hospitalidad Interreligiosa Mainline (IHNM) también reciben un apoyo tangible y espiritual de alrededor de una docena de iglesias y sinagogas en el sureste de Pennsylvania, que se turnan para alojar a las familias que no tienen hogar.

Fue el turno de  la iglesia Episcopal del Redentor  [Episcopal Church of the Redeemer]  para acogerlos del  2 al 8 de marzo y la coordinadora de la parroquia María Hopkins tenía sueño luego de  verificar todas las noches a los invitados en la iglesia Bryn Mawr, pero ella lo hacía rebosante de entusiasmo.

” Es más que un programa de vivienda “, dijo Hopkins a ENS. “Es realmente tratar de hacer que la gente se sobreponga en la sostenibilidad, y de una manera autosuficiente”.

La directora del IHNM Sue White- Herchek dijo que los participantes del programa son de bajos ingresos o sin ingresos, en su mayoría familias con niños o mujeres solteras con bajos niveles de cualificación, el promedio de la estancia es de unos cuatro meses y el programa suele ser capaz de ayudar con éxito una capacidad de alrededor del 70 por ciento, dijo. Las iglesias generalmente tienen capacidad para  acomodar hasta tres familias a la vezo en las aulas de la iglesia todas las noches las cuales se convierten en dormitorios.

Durante el día, las familias reciben clases de gestión de casos, clases de habilidades para la vida y entrenamiento de trabajo, atención médica y ayuda con la búsqueda de empleo. Una van del IHNM los lleva a la iglesia anfitriona en la noche, donde reciben una comida y compañía. Cada congregación tiene un coordinador como Hopkins, que organiza actividades durante la estancia de las familias.

A través del programa, Susan Ayres, presidenta de la junta INHM y ex coordinadora de la parroquia Redentor, dijo que ha ganado un gran respeto y aprecio por las madres solteras y sobre todo “el esfuerzo que están dispuestos a hacer y han hecho de cambiar sus vidas para el beneficio de sus familias… porque estoy segura de que podría hacerlo yo misma”.

Al mismo tiempo, el programa ” ha dado a esta comunidad… una entendimiento a lo que se parece las personas sin hogar “, dijo Ayres. ” No se trata sólo de los enfermos mentales o de casos relacionados con la adicción  Son familias que por mala suerte o algo así se han encontrado en una situación muy difícil.

“Ha ayudado a la gente a darse cuenta de que pueden hacer la diferencia haciendo algunas cosas muy simples, como ofrecer una cena para alguien por una noche “, dijo. ” Es un esfuerzo de alcance misionero práctico que puede permitir la participación de toda la familia”.

–La Rda. Rev. Pat McCaughan es una corresponsal para Episcopal News Service. Ella se encuentra en Los Angeles.

 


You have reached our comment limit of 5. You may resume commenting in 24 hours.