Obispos instan a Obama a intervenir en la reducción de fondos de la ONU para un hospital de Gaza

Por Matthew Davies
Posted Jun 11, 2012

[Episcopal News Service] La Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados de Palestina (UNRWA, por su sigla en inglés) ha finalizado su apoyo económico al hospital Ahli Arab de Gaza, una institución dirigida por la Diócesis Episcopal de Jerusalén y el Oriente Medio.

La decisión, tomada el 1 de junio, reduce el presupuesto del hospital casi a la mitad.

La obispa primada, Katharine Jefferts Schori, junto con 101 obispos de la Iglesia Episcopal procedentes de 43 estados y el Distrito de Columbia le han escrito al presidente de EE.UU., Barack Obama, pidiéndole su intervención para revertir la decisión que, según ellos dicen, podría tener “desastrosas consecuencias para más de dos millones de residentes de Gaza, que ya viven en condiciones de profunda necesidad humanitaria”.

Los obispos dicen que la decisión de la UNRWA, luego de casi dos décadas de alianza con el hospital, se produce “sin justificación pública … y amenaza debilitar al hospital, a su personal de 120 empleados y a los muchos miles de gazanos que dependen de él para atención y tratamiento tanto primarios como de urgencia” [El texto completo de la carta puede verse aquí].

Fundado como misión de la Iglesia Anglicana en 1882, el hospital se convirtió en parte de la diócesis en 1982. En la actualidad se cuenta entre más de 30 instituciones administradas por la diócesis, con sede en Jerusalén.

El hospital brinda atención primaria y de emergencia a la población de Gaza, casi exclusivamente musulmana, “y lo hace sin proselitismo y sin discriminar por razones de religión, etnicidad, política o identificación social”, señalan los obispos. “Es la única instalación de esta clase en la Franja de Gaza que no está dirigida por el gobierno de Hamás y como tal puede ofrecer atención sanitaria sin interferencia externa o cálculos políticos. Su continuo funcionamiento responde por tanto a los intereses intrínsecos del gobierno de Estados Unidos”.

Suhaila Tarazi, directora del hospital, dijo, en una entrevista reciente para ENS, que la institución era “un lugar de paz, un lugar de reconciliación, un lugar de amor”.

El hospital le presta servicios a unos 42.000 pacientes externos y a 4.800 pacientes internos por año, y dirige programas específicos para niños y ancianos. Ofrece servicios de cirugía general, medicina general, ginecología y obstetricia, pediatría y ortopedia, entre otras especialidades.

“Ofrecemos atención médica a todos, especialmente a los pobres, sin ninguna discriminación”, dijo Tarazi. “Como un hospital cristiano contamos con el pleno respeto de toda la comunidad porque estamos al servicio de todos”.

Jefferts Schori, principal signataria de la carta de los obispos, se reunió con Tarazi en marzo de 2008 cuando visitó Gaza y el hospital. La obispa primada fue testigo de primera mano de algunas de las desesperadas condiciones de vida a que se enfrentan diariamente los palestinos que viven en Gaza. Aunque los niveles de desempleo han descendido del 80 hasta aproximadamente el 42 por ciento en los últimos cuatro años, más del 70 por ciento de los gazanos aún vive por debajo del límite de la pobreza que marca la Organización Mundial de la Salud.

El comercio y los servicios a Gaza son en su mayor parte controlados por Israel, que considera al gobierno de Hamás y a los militantes islámicos como una amenaza a su seguridad. Los ataques aéreos israelíes a Gaza continúan como respuesta al lanzamiento de misiles por parte de militantes islámicos hacia el sur de Israel.

La frecuente interrupción de la energía eléctrica, así como la escasez de agua y alimentos, y la falta de combustible le imponen una inmensa presión a los servicios médicos que brinda diariamente el hospital.

“Hay escasez de suministros médicos, en particular de anestesia”, dijo Tarazi. “De manera que muchas veces hemos cancelado operaciones”.

Tarazi le dijo también a ENS que la mayoría de los días el hospital funciona sin electricidad entre 16 y 23 horas.

“No es una hipérbole decir… que las condiciones humanitarias en la Franja de Gaza son de las más graves de la tierra, o que el hospital Al Ahli es una fuente singular y absolutamente vital de auténticas buenas nuevas en ese contexto”, escriben los obispos en su carta. “La decisión de la UNRWA de cancelar su apoyo al hospital es absolutamente indefendible y debe ser revocada”.

La contribución de la UNRWA asciende aproximadamente a $1 millón al año, o casi la mitad de los $2,4 millones del presupuesto del hospital.

“Señor Presidente, al solicitar su intervención personal, apelamos a usted como persona de fe que ha hablado conmovedoramente de la necesidad de reconciliación entre los hijos de Abraham. El hospital Al Ahli está llevando a cabo la obra que usted ha propuesto, pero a fin de continuar, necesita del respaldo de amigos de todo el mundo”, afirman los obispos. “Profesionalmente magnífico como es el hospital, no puede sobrevivir sin el apoyo de la contribución internacional, la mayor parte de la cual ha provenido hasta ahora de la UNRWA.

“Esta desafortunada decisión agrava una situación desesperada y desesperadamente triste”, dijo Anne Lynn, directora de los Amigos Americanos de la Diócesis Episcopal de Jerusalén, en declaraciones a ENS. “Si no revocan esta decisión, la capacidad del hospital de servir a los necesitados se reducirá drásticamente. El pueblo de Gaza ha dependido de esta instalación por 130 años”.

Los Amigos Americanos de la Diócesis Episcopal de Jerusalén ofrecen alguna ayuda económica al hospital que atiende a la población, predominantemente musulmana, de Gaza.

Encomiando a Tarazi y a los profesionales médicos del Ahli por su “valeroso ministerio”, Lynn dijo: “En un lugar de temor y violencia, el hospital es un oasis de calma y paz. Como comunidad de fe debemos aunar esfuerzos para garantizar que este ministerio continúe”.

Suheil Dawani, obispo anglicano de Jerusalén, le dijo a ENS en una entrevista reciente que Cristo está presente en el hospital Ahli a través de la obra de curación. “Las instituciones son el medio de dar testimonio del Señor en esta tierra”.

— Matthew Davies es director y reportero de Episcopal News Service. Traducido por Vicente Echerri.

En inglés:  http://bit.ly/L3mVSP


Tags


Full names required. Read our Comment Policy. General comments and suggestions about Episcopal News Service, as well as reports of commenting misconduct, can be e-mailed to news@episcopalchurch.org. Your email address will not be published. Required fields are marked *