Cientos de episcopales marchan pidiendo el fin de la violencia armada

Por Melodie Woerman
Publicado Jul 8, 2022

Los obispos se alinean detrás de una pancarta de Bishops Unite Against Gun Violence el 8 de julio al comienzo de una marcha que marca la muerte de un hombre por la violencia armada el día anterior, a solo unas cuadras del Centro de Convenciones de Baltimore, donde se reúne la 80.ª Convención General. Foto: Melodie Woerman/Servicio Episcopal de Noticias

[Servicio Episcopal de Noticias - Baltimore, Maryland] Un asesinato el 7 de julio cerca del sitio de la Convención General y la insistencia de dos obispos, incluido uno que se encontró con la escena mientras se desarrollaba, provocó una marcha de cientos de personas desde el Centro de Convenciones de Baltimore a un área abierta a pocas cuadras de la lugar del tiroteo, coordinado por Obispos unidos contra la violencia armada.

según el reportes de noticias, Timothy Reynolds, de 48 años, fue asesinado a tiros después de un altercado con dos jóvenes que estaban lavando los parabrisas de los conductores en una intersección cerca del Inner Harbor de Baltimore, a unas dos cuadras del Centro de Convenciones de Baltimore, donde los 80th La Convención General se llevará a cabo del 8 al 11 de julio. Después de intercambiar palabras, Reynolds salió de su automóvil y agitó un bate de béisbol en dirección a los que a veces se les llama "trabajadores de la escobilla de goma", uno de los cuales le disparó a Reynolds. Más tarde fue declarado muerto en un hospital local.

La obispa Susan Haynes del sur de Virginia, quien se encontró con la escena del asesinato de ayer, lee un pasaje de Isaías. Foto: Melodie Woerman/Servicio Episcopal de Noticias

La obispa Susan Haynes de la Diócesis del Sur de Virginia le dijo a Episcopal News Service que ayer por la tarde caminaba de regreso a su hotel cuando vio a los socorristas acercarse a una intersección cercana. Luego notó un cuerpo tirado en la calle y los paramédicos comenzaron a administrar RCP y luego colocaron al hombre en una ambulancia. “Sentí la necesidad de quedarme allí y orar, porque no había nada más que pudiera hacer”, dijo. “Tuve la sensación de que este hombre se estaba muriendo, y necesitaba oración mientras moría”. Luego, dijo que “les dirigió una palabra de aliento a los policías y les agradeció su trabajo”.

Más tarde, Haynes se enteró de la muerte de Reynold en las noticias y "pensé que si alguna vez hubo un momento en que los obispos unidos contra la violencia armada necesitaban dar testimonio, ese era ahora".

La obispa Bonnie Perry de Michigan, una de las coordinadoras de Bishop United Against Gun Violence, también pensaba que el grupo debería dar testimonio del resultado de la violencia armada tan cerca de donde se reúnen cientos de líderes episcopales. Haynes contactó a Perry alrededor de las 5:30 am del viernes por la mañana y rápidamente se formaron planes. La policía de Baltimore bloqueó las intersecciones para que los obispos, los diputados y otras personas pudieran marchar de manera segura durante las horas pico de tráfico.

Los obispos se reunieron frente al centro de convenciones después del final de la sesión de la tarde de la Cámara de Obispos y detrás de una pancarta naranja, el color característico del llamado a poner fin a la violencia armada. Comenzaron a marchar por las calles, mientras miembros de la Cámara de Diputados y otros se unían, aumentando la multitud a varios cientos de personas. Los manifestantes cantaron mientras caminaban, adaptando las palabras de viejas canciones de protesta: "Vamos a dejar nuestros bates y armas, junto al río..." y "Terminaremos con la violencia armada, algún día...".

Cuando los manifestantes, a los que se habían unido periodistas locales, algunos espectadores y turistas curiosos, llegaron a un área considerada lo suficientemente grande como para acomodar a la multitud, Perry señaló que la marcha se estaba llevando a cabo “para recordar a todas las víctimas, aquellas que fueron atacadas por un bate de béisbol”. , y por las personas que le dispararon a una persona que murió, por las estructuras de pobreza y racismo que causan que sucedan cosas como esta, pero sobre todo por la naturaleza disponible y accesible de las armas en nuestro país”.

Luego habló el obispo Eugene Sutton de la Diócesis de Maryland, que tiene su sede en Baltimore. Los obispos presentes procedían de muchas partes del mundo pero estaban allí “para hacer un testimonio común contra la tragedia que ocurrió ayer cerca de este espacio”, dijo. Señalando que el área donde tuvo lugar el asesinato y la marcha, una vez fue donde vivían y estaban encarcelados los esclavos, ahora reemplazados por tiendas y un estadio de béisbol. El asesinato, dijo, no fue un accidente. “Fue la unión del racismo, la pobreza y la violencia”, agregó, “vamos a orar por todas las víctimas, todas las víctimas de la violencia que hay en sus corazones, la violencia que hay en sus manos, y la violencia que proviene de personas enojadas que tienen acceso a las armas”.

Haynes del sur de Virginia leyó un pasaje de Isaías, y los obispos Deon Johnson de Missouri y la obispa Jennifer Baskerville-Burrows de Indianápolis dirigieron las oraciones. Luego, el obispo primado Michael Curry pronunció un discurso de clausura y señaló que el escritor y abolicionista Frederick Douglass dijo una vez que escuchó a Dios decirle que no solo orara por la libertad de rodillas sino también de pie. Curry instó a los manifestantes a “orar hasta que ningún hijo de Dios, nadie hecho a la imagen de Dios, sea jamás sacrificado, que la violencia abandone esta tierra y esta tierra. Oren para que un día cada hombre, mujer y niño pueda sentarse bajo su propia vid e higuera, y aprendamos a deponer nuestras espadas y escudos, junto a la orilla del río”.

Luego, en una llamada y respuesta con la multitud, Curry instó a que "no estudiemos" la guerra, la violencia y el odio "no más". Luego ofreció una bendición a los que se habían reunido, mientras los manifestantes se dispersaban por las calles cercanas.

–Melodie Woerman es miembro del equipo de noticias de la Convención General de ENS y ex directora de comunicaciones de la Diócesis de Kansas.


Etiquetas