La conferencia GEMN explora aspectos de las mujeres en misión

Por Melodie Woerman
Publicado Mayo 13, 2022

La Red de Misión Episcopal Global comenzó su conferencia anual de 3 días en línea a través de Zoom el 12 de mayo. Captura de pantalla: Melodie Woerman

[Servicio de noticias episcopal] La conferencia anual de la Red Global de Misión Episcopal comenzó en línea el 12 de mayo destacando el compromiso de las mujeres de difundir la fe cristiana tanto en los Estados Unidos como en el extranjero.

El trabajo misionero ha sido la forma principal en que las mujeres se han involucrado en el ministerio a lo largo de los años, comenzando con los primeros días de la iglesia cuando las viudas, vírgenes y diaconisas desempeñaron un papel en el ministerio de la iglesia, dijo dana roberto, profesor de la Escuela de Teología de la Universidad de Boston y director de la Centro para el Cristianismo Global y la Misión.

“Si lees la historia medieval y la historia del cristianismo, una cosa es la lucha constante de las mujeres por servir”, dijo.

La profesora Dana Robert habló sobre la historia de los esfuerzos de las mujeres en la misión desde los primeros días del cristianismo hasta hoy durante una sesión plenaria del 12 de mayo. Captura de pantalla: Melodie Woerman

Más de 150 personas de 19 países se registraron para asistir a la conferencia de transmisión en vivo del 12 al 14 de mayo de GEMN con el tema "Mujeres en misión". GEMN es una asociación de individuos, parroquias, diócesis y organizaciones apasionadas por la misión; trabaja para equipar y animar el trabajo de la iglesia en la misión global.

En sus comentarios de apertura, el reverendo Titus Presler, presidente de la junta directiva de GEMN, señaló que el evento se llevaría a cabo durante la Pascua “cuando siempre estamos conscientes de que los primeros testigos de la resurrección de Jesús fueron mujeres, que testificaron con denuedo sobre su experiencia, y que no fueron creídos.” El cristianismo, dijo, siempre ha sido una fe mayoritariamente femenina y, agregó, el movimiento misionero mundial está formado por al menos dos tercios de mujeres.

Robert destacó el papel de la mujer en la fe cristiana durante su discurso plenario “Talitha Cumi” (“Levántate, niña”), las palabras que pronunció Jesús al resucitar a la hija de Jairo de entre los muertos, relatadas en Marcos 5:41. Robert dijo: “Estas son las únicas palabras registradas en la Biblia, en el Nuevo Testamento, en su propio idioma, el arameo. Entonces nos dicen que a Jesús le importaba el bienestar de las mujeres”. A lo largo de la historia de la misión de la Iglesia Episcopal, las mujeres solteras superaron en número a los misioneros varones y sirvieron en todo el mundo, dijo.

En los Estados Unidos, las mujeres desempeñaron un papel clave en la obra de difundir el evangelio y, para 1910, 44 denominaciones diferentes, incluida la Iglesia Episcopal, habían creado sociedades misioneras de mujeres. Julia Chester Emery, quien creó el Ofrenda Unida de Gracias en 1889, trabajó incansablemente hasta su jubilación en 1916 para expandir el trabajo y el alcance de la Mujer Auxiliar de la Junta de Misiones, precursora de Iglesia Episcopal Nacional Mujeres. Los esfuerzos de Emery, como los de otras sociedades misioneras de mujeres, fueron principalmente de alcance a otras mujeres. “Uno de sus lemas se llamaba trabajo de mujer para mujeres”, dijo Robert, “y se supone que cualquier trabajo realizado por una mujer para una mujer incluye trabajo para niños”.

La reverenda Carolyne Adhola, sacerdotisa de la Iglesia Anglicana en Kenia, describe su trabajo para combatir la discriminación de género y difundir el evangelio a través de la Unión de Madres durante el primer día de la conferencia de GEMN del 12 al 14 de mayo. Captura de pantalla: Melodie Woerman

Cuando las dificultades técnicas impidieron la segunda plenaria prevista para el primer día, la Rev. Carolyne Adhola, sacerdotisa de la Iglesia Anglicana de Kenia intervino para ofrecer su historia. Hablando desde Seminario teologico de virginia donde está estudiando, Adhola dijo que ha estado involucrada como líder laica en la misión a través de la Unión de madres durante más de 20 años. “Para nosotras como Unión de Madres, creemos que Dios nos ha llamado y que nuestras prácticas misioneras deben ser contextuales”. Los miembros en su país contextualizan su misión, dijo, llegando a diferentes grupos de mujeres, “especialmente [aquellas que atienden] a personas marginadas, como viudas, huérfanos, madres solteras, ancianos”, y conectándose con musulmanes, hindúes, pentecostales y seguidores de las religiones tradicionales africanas.

Una cosa que la Unión de Madres está tratando de abordar en Kenia todavía hoy es la realidad de que las mujeres no tienen derechos de propiedad de la tierra. “La tierra pertenece al hombre, incluso cuando estás casado. Y desafortunadamente, cuando tu esposo muere, la tierra no te pertenece”, dijo Adhola, quien experimentó esto ella misma cuando a los 23 años enviudó cuando su esposo murió en un accidente automovilístico.

La conferencia continúa hasta el 14 de mayo e incluye sesiones plenarias y talleres adicionales en vivo.

–Melodie Woerman es escritora independiente y ex directora de comunicaciones de la Diócesis de Kansas.