En California, celebrando un nuevo nombre y afirmando la identidad auténtica de los episcopales transgénero

Por Pat McCaughan
Publicado en junio 12, 2019

Jennifer Gonzales afirma su nuevo nombre con la frase "Soy una nueva creación, agradecida por encarnar la imagen de Cristo" durante la ceremonia de cambio de nombre en la Iglesia de la Santísima Trinidad en Covina, California, con el reverendo Steve De Muth, rector. Foto: Pat McCaughan

[Servicio de noticias episcopal] Para Jennifer Gonzales, 49, participando en un servicio de cambio de nombre de 7 de junio en Iglesia Episcopal de la Santísima Trinidad en Covina, California, cerca de Los Ángeles, reclamaba su autenticidad.

"Sabía que era transgénero desde una edad temprana, a pesar de que hice todas las cosas del niño: andar en bicicleta, patinar", dijo Gonzales al Servicio de Noticias Episcopal después de la ceremonia. "Mi mamá no lo sabía, de verdad. Una vez le dije: 'Mamá, soy transgénero'. Ella se rió de mí.

La ceremonia está incluida en el Libro de Servicios Ocasionales 2018, un recurso litúrgico de la Iglesia Episcopal que se lanzó en abril 2019 y está disponible en línea. El Servicio de cambio de nombre está destinado a “cuando un evento o experiencia lleva a una persona bautizada a tomar o recibir un nuevo nombre. ... Este nuevo comienzo es distinto de la nueva vida comenzada en el Santo Bautismo ".

El Libro de servicios ocasionales es un complemento del Libro de oración común y ofrece ceremonias y ritos para las ocasiones que ocurren con poca frecuencia para ser incluido en el libro de oraciones. Autorizado por la Convención General de la Iglesia Episcopal, incluye ritos destinados a ayudar a las congregaciones a celebrar ocasiones específicas, como la Bendición de una mujer embarazada, las bendiciones de los animales del Día de San Francisco y el Vía Crucis, que normalmente se usa durante Semana Santa y representa el viaje de Cristo a la cruz.

Vicky Mitchell, 58, quien asistió a la ceremonia 7 de junio y se identifica como una mujer transgénero, dijo que la ceremonia hace sagrado lo que con demasiada frecuencia ha sido ridiculizado y avergonzado.

El servicio de cambio de nombre puede ayudar a contrarrestar "nombre muerto, "La práctica de referirse a personas transgénero por los nombres que usaron antes de hacer la transición a sus nuevas identidades.

"Para las personas trans, la identidad es una cosa realmente fundamental", dijo Mitchell. “Tiene que ver con la imagen divina, con la identidad personal. "Nombrar es tan especial, que se acepte nuestro nombre, sabiendo que nuestro nombre está eliminado y que hemos encontrado el adecuado para nosotros".

Muchas personas transgénero, incluida la propia Mitchell, "sabían hace años y años que la imagen exterior que todos los demás vieron no se correspondía con la imagen dentro de nuestros corazones", dijo. "No sabíamos cómo comunicarte eso por tanto tiempo. Pero seguimos mirando, seguimos viendo esto y, finalmente, un día, lo dejamos salir o nos hicimos daño ".

"Sabía que era mujer a pesar de ser padre de tres hijos", agregó. "Traté durante años de encajar con mis homólogos masculinos".

La discontinuidad entre la conciencia interna y la apariencia externa puede llevar a mayores tasas de suicidio en comparación con la población general, dijo.

Un 2018 estudio La Academia Americana de Pediatría indicó que más de la mitad de los adolescentes varones transgéneros, 29.9% de adolescentes transgénero y 41.8% de adolescentes no binarios, o jóvenes cuya identidad de género puede fluctuar, dijeron que habían intentado suicidarse al menos una vez.

Además, una campaña de derechos humanos en línea. estudio de los jóvenes LGBTQ de 12,000 de todos los estados de 50 y Washington, DC, revelaron “niveles desgarradores de estrés, ansiedad y rechazo” de la familia y otros. También indicó que todos los adolescentes LGBTQ "se sienten inseguros en sus propias aulas escolares".

El informe de 2017 indicó que los jóvenes transgéneros tenían el doble de probabilidades de ser acosados ​​y burlados por los miembros de la familia. Alrededor del 51% informó que no pueden usar los baños escolares que coincidan con su identidad de género.

'Soy una nueva creación, agradecida por encarnar la imagen de Cristo'

Después de la publicación en abril del Libro de servicios ocasionales 2018, "Jennifer y yo leímos el servicio juntos y ambos empezamos a llorar", recordó el reverendo Steven De Muth, el rector de Holy Trinity. "Le pregunté si hacerlo sería una bendición, y ella dijo que sí".

Gonzales, quien vive en Covina, dijo que se sentía nerviosa antes del inicio de la ceremonia, practicando una y otra vez su respuesta de una sola línea: "Soy una nueva creación, agradecida por encarnar la imagen de Cristo".

"Estoy tratando de memorizarlo", le dijo a De Muth, quien ofició. La ceremonia recordó cambios en los nombres de las escrituras, como “Sarai, que se convirtió en Sarah; Jacob, que se convirtió en Israel; y Simon llamó a Peter ", e incluyó oraciones para la comunidad LGBTQ escritas por el rabino Heather Miller de Templo Beth El de South Orange County, California.

"Esta no es mi historia para contar. Soy simplemente un compañero en el camino ”, dijo De Muth sobre los adoradores de 50 en una reflexión durante la ceremonia.

Hablando directamente a Gonzales, dijo: “En el camino, capturaste nuestros corazones con tu disposición de participar en nuestro ministerio de alimentar a los hambrientos.

“Captaste la imaginación de la Iglesia Episcopal que, hasta que conocieron a alguien que era transgénero, la belleza de la experiencia y el desafío de la experiencia estaban en una página escrita. Para nosotros, has traído eso a la vida.

"A veces no es hasta que tu corazón es tocado por alguien a quien amas, lo que empiezas a entender y preocuparte".

El servicio fue copatrocinado por los capítulos de Covina y Pomona de GLEAM - Reuniendo episcopales LGBTQ para promover el ministerio en el objeto Diócesis de los angeles. Durante una comida después de la ceremonia, dirigieron una conversación sobre desafíos específicos para personas transgénero.

"La Iglesia Episcopal ha estado muy por delante" en el apoyo a las personas LGBTQ, dijo Robert Amore, coordinador del capítulo de GLEAM en Pomona, durante la reunión. Describió "como innovador" la Convención General 1976. Resolución A069, que afirmaba la afirmación plena e igualitaria de las personas homosexuales como hijos de Dios que merecen el amor, la aceptación y la preocupación pastoral de la iglesia.

Desde la elección de la Rt. El Reverendo Gene Robinson como el primer obispo gay en 2003 en el cambio de nombre de las ceremonias, "seguimos adelante", dijo. "Aquí tengo, 64 años, y las cosas se están abriendo y estoy muy agradecido". Hablando de su experiencia en el servicio de cambio de nombre, dijo: "Podría sentir la alegría en el espíritu de Dios, y así es como Adelante, en alegría.

Aceptando nuevos nombres; nuevos entendimientos

Cuando Gonzales seleccionó a Jennifer por primera vez como su nuevo nombre, "la gente a la que le dije se rió de mí", dijo a ENS.

Otros la llamaron "casi armando mi antiguo nombre y llamándome para que me sienta mal". Me enoja mucho ”, dijo Gonzales.

“Cuando era un chico, no me caía bien. Estaba realmente tímido. Ni siquiera podía ir a un lugar o un edificio que tuviera gente, me odiaba tanto. Pero ahora no me importa. Voy a donde quiero, y si alguien me odia, me digo: 'Dáselo a Dios' ”.

La Reverenda Julie Kelly, pastora de Hope Lutheran Church, una congregación de la Iglesia Evangélica Luterana en América en Riverside, California, dijo a la reunión que ella es "la orgullosa madre de un joven bisexual, dos jóvenes heterosexuales y una niña transmasculina no transgénero transgénero también" y que el nombramiento de los muertos es muy real y ocurrencia muy perjudicial.

"El 'nombre muerto' suena muy poderoso e hiriente para algunas personas", dijo. "Algunas personas trans no usan la palabra porque aprecian su historia, su nombre anterior, pero también saben que no es representativo de lo que son ahora".

Como miembro de varios grupos de apoyo para padres y niños transgénero, Kelly dijo que los padres a menudo tienen dificultades con los nuevos nombres elegidos por sus hijos.

“No significa que siempre estemos negando el amor, la intencionalidad, la crianza de esa persona. "Es solo un nombre que escogimos antes de que conociéramos a la persona, y ahora el nombre correcto se ha elevado y eso es algo sagrado", dijo Kelly.

“Renacemos a nuestros hijos una y otra vez. Eso es lo que es ser padre. Renacemos, atravesamos el dolor y los vemos convertirse en una persona por su cuenta en el mundo. "Cuando dejamos ir el nombre muerto y reconocemos lo importante que es, les damos ese aliento, al igual que el primero que toman después de que son expulsados ​​de la matriz".

Ella dijo que es vital para las comunidades entender la importancia y apoyar la aceptación de los nombres elegidos por las personas transgénero.

"Es algo tan pequeño para nosotros, y sin embargo, para una persona trans, lo es todo", dijo Kelly. “Es un salvavidas. Es aliento Te invito a eso como una madre que ha visto lo que le pasa a mi hijo cada vez que se llama así. ... oigo morir una pequeña parte de ellos. Te invito a esa práctica porque salva vidas ”.

María Guadalupe Sánchez, 61, una feligrés de Holy Trinity que también asistió a la celebración, dijo que tanto la ceremonia como la conversación se sintieron maravillosas.

"Estoy muy orgulloso de mi iglesia", dijo Sánchez a ENS. “Es muy abierto, muy humano. Realmente intentamos ayudar a todos a creer que están hechos a la imagen de Dios. Celebramos nuestra diversidad y nuestra dignidad de que todos somos hijos de Dios ".

- El reverendo Pat McCaughan es corresponsal del Servicio de Noticias Episcopales.


Tags