Los anglicanos maoríes hablan de convertir el dolor en alegría durante el seminario web sobre la 'crisis planetaria'

La serie de seminarios web de Adviento de cuatro partes se extenderá hasta el 21 de diciembre

Por Egan Millard
Publicado en diciembre 1, 2020

Un grupo de maoríes canta una canción sobre la difusión del evangelio en Nueva Zelanda en un video preparado por la Iglesia Anglicana en Aotearoa, Nueva Zelanda y Polinesia para el webinar “Voces Indígenas Proféticas sobre la Crisis Planetaria” el 30 de noviembre. Imagen cortesía

[Servicio de noticias episcopal] Temas de valores indígenas, administración ambiental y teología cristiana se fusionaron en un mensaje claro durante el seminario web “Voces indígenas proféticas sobre la crisis planetaria” el 30 de noviembre: Toda la creación está conectada y todos deben ayudar a cuidarla.

El seminario web, el primero de una serie de Adviento de cuatro partes organizado por la Red Indígena Anglicana, la Red Ambiental de la Comunión Anglicana y la Alianza Anglicana, contó con contribuciones de Anglicanos Indígenas en Nueva Zelanda y Polinesia. La serie está diseñada para elevar las voces de los anglicanos indígenas de todo el mundo, destacando sus perspectivas únicas sobre el mundo natural y el impacto desproporcionado que la crisis climática está causando en sus medios de vida y culturas.

Los anglicanos deben buscar en los pueblos indígenas una comprensión profunda y antigua del mundo natural y aprender de sus prácticas para forjar soluciones holísticas a los problemas ambientales, dijo el obispo anglicano indígena nacional Mark MacDonald de la Iglesia Anglicana de Canadá.

“Es sumamente importante para el futuro de nuestro planeta” que se respeten los derechos y culturas indígenas, dijo MacDonald a los asistentes.

"Esta es una pieza fundamental en el comienzo de la comunión para comprender todas las dimensiones de la crisis ambiental que se avecina".

La pieza central del webinar fue un video de presentación de la Iglesia Anglicana en Aotearoa, Nueva Zelanda y Polinesia. Intercalado con las vistas y los sonidos naturales de las islas del Pacífico Sur, el video mostró cómo la reverencia que los maoríes (los pueblos indígenas de Nueva Zelanda, a los que llaman Aotearoa) tienen por la naturaleza se conecta con el valor anglicano de cuidar la creación.

El arzobispo emérito Winston Halapua compartió una reflexión sobre la fuerza mostrada por María incluso en medio de su lamento por la crucifixión de Jesús, como se describe en el Evangelio de Juan. Las lágrimas de dolor, loimata en samoano, en realidad pueden ser un regalo transformador y clarificador, dijo Halapua, y pueden convertirse en lágrimas de alegría al ver la resurrección.

“Loimata es el regalo de Dios para Aotearoa, para la Comunión Anglicana y para el mundo”, dijo. “Nuestra tutela de tal regalo ... nadie puede quitárnoslo. Se da para compartir con Dios, toda la creación, incluida la humanidad ”.

Se presentó a los asistentes los conceptos maoríes de naturaleza y espiritualidad, incluidos kaitiakitanga, que se refiere a la interdependencia de los humanos y el resto de la creación. Kaitiakitanga significa que todos los elementos del mundo natural son sagrados y deben protegerse.

El término "mana" se refiere al poder espiritual inherente a las características naturales, incluso las inanimadas, como lagos o costas, que pueden recibir los humanos. Es similar a la palabra "maorí", que en sí misma se refiere a la fuerza vital que existe en toda la creación.

“Si bien el concepto indígena de kaitiakitanga ciertamente es anterior a la llegada de los misioneros y el cristianismo occidental, existen resonancias significativas entre kaitiakitanga y el concepto cristiano de relacionalidad dentro de la creación”, dijo un orador.

“Como cristianos, afirmamos que la existencia humana es intrínseca e ineludiblemente inseparable de Dios. La vida sin Dios es simplemente imposible. Dios es la fuente de nuestra existencia, nuestro comienzo y nuestro final. De la misma manera que nuestra existencia depende profundamente de Dios, también hemos dependido de la Tierra ".

Se animó a los asistentes a adoptar "una actitud de moderación" con respecto a cómo sus estilos de vida pueden afectar el mundo natural, similar a la práctica de honrar el sábado.

Tal actitud, dijeron los oradores, podría “permitir la curación y restauración de toda la creación de Dios, rompiendo el patrón del progreso sin restricciones y el consumo incondicional de sus recursos. Es un recordatorio de los imperativos de la justicia, para que toda la creación pueda florecer y tener vida abundante ”.

Fe'íloakitau Kaho Tevi, miembro de la Diócesis Anglicana de Polinesia que es de Fiji y Tonga, compartió “una historia de un viaje de esperanza” frente a la crisis ecológica. Sabiendo que estas islas del Pacífico Sur son cada vez más vulnerables a las inundaciones y los daños causados ​​por los vientos de las tormentas tropicales, en 2017, los jóvenes de la diócesis tomaron un curso de capacitación de la Universidad del Pacífico Sur sobre cómo evaluar las vulnerabilidades en Tonga.

Utilizaron imágenes satelitales para trazar un mapa de los lugares en sus comunidades que estaban en mayor riesgo de inundaciones y daños por tormentas, e hicieron una lista de las personas mayores, viudas, madres solteras y otras personas que podrían necesitar ayuda adicional en caso de un ciclón. . También recaudaron $ 300 para comprar y distribuir kits básicos de suministros de emergencia.

Eso significó que los habitantes de Tonga estaban más preparados en 2018 cuando Ciclón tropical Gita barrido, el ciclón tropical más intenso que ha impactado a Tonga en la historia moderna registrada. Una vez más, los jóvenes de la diócesis dieron un paso al frente para ayudar.

“Los jóvenes hicieron la valoración de los daños en las áreas que cubrieron. Hicieron una rápida limpieza de las comunidades, limpiaron las casas, arrancaron las ramas rotas y también en el proceso, elaboraron un informe sobre los daños en sus comunidades ”, dijo Tevi.

Con esta evaluación de daños, pudieron solicitar ayuda a socios internacionales, que llegó en forma de dos contenedores de envío con materiales de construcción, herramientas y suministros de emergencia.

“Nuestra historia trata sobre la construcción de resiliencia en nuestras comunidades”, dijo Tevi. “Nuestra responsabilidad y nuestra cultura continuarán recordándonos que somos los guardianes de la loimata de Dios, las lágrimas de Dios. Como lo reflejó el arzobispo emérito Winston, las lágrimas de Mary pasaron de lágrimas de dolor a lágrimas de alegría, un sentido de resistencia que en su decisión de superar su vulnerabilidad, Dios se acercó a ella cuando era niña ”.

El próximo seminario web se centrará en los anglicanos indígenas de África y contará con la presencia del obispo Ellinah Wamukoya de Swazilandia. Se llevará a cabo en Zoom a la 1 pm GMT en inglés y portugués. La serie continúa con Sudamérica el 14 de diciembre y el Ártico el 21 de diciembre.

- Egan Millard es editor asistente y reportero para Episcopal News Service. Se le puede contactar en emillard@episcopalchurch.org.


Etiquetas