Al concluir el EYE 17, los 'pacificadores' se encaminan a casa

El Monumento Conmemorativo e Museu Nacional de Oklahoma City deja uma impressão perdurável

Por Lynette Wilson
Postado Jul 14, 2017

Más de 1.300 adolescentes se reunindo mientras se ponía o sol no Monumento Conmemorativo Nacional de Oklahoma City para uma vigilia con velas. Foto de Lynette Wilson / ENS.

[Episcopal News Service - Edmond, Oklahoma] Mientras el sol comenzaba a ponerse el 12 de julio em Oklahoma City, los jóvenes episcopales se reunieron por diócesis y desfilaron en procesión from la catedral de San Pablo [Catedral de São Paulo] ao largo de quatro quadras da Avenida Robinson Norte tem el Monumento Comemorativo Nacional de Oklahoma City para uma vigilância com velas.

La vigilia tuvo lugar luego de una visita al museo del monumento, que traza el cronograma que empieza treinta minutos antes de 19 de abril de 1995, cuando una bomba mató a 168 personas e hirió a otras 680, hasta la ejecución de Timothy McVeigh em 2001 .

“De la manera en que está montada, uno se mueve a través del tiempo y es una cosa pasmosa”, dijo Kiera Campbell, de 16 anos, miembro del comité de planificación del Evento de la Juventud Episcopal 2017 de la Diócesis de Olympia. “Es sorprendente ver cómo una ciudad aunó esfuerzos y como [los habitantes de] una ciudad pudieron encontrar la paz entre sí”.

Mil trescientos jóvenes de 90 de las 109 diócesis de la Iglesia Episcopal asistieron al 13er. Evento da Juventud Episcopal que tuvo lugar de 10 a 14 de julho na Universidad de Oklahoma Central em Edmond, a 20 minutos no auto do centro de Oklahoma City. Las Bienaventuranzas, particularmente Mateo 5: 9 “Bienaventurados los pacificadores porque ellos serán llamados hijos de Dios”, inspirando o tema del EYE 17, “Camino hacia la Paz”. (Estuvieron ausentes algunos jóvenes de la IX Provincia, las diócesis de América Latina y el Caribe, a quienes les denegaron visas para entrar nos Estados Unidos).

Adolescentes que assistem ao Evento da Juventud Episcopal 2017 em Edmond, Oklahoma, visitando o 12 de julho o Monumento Conmemorativo e o Museu Nacional de Oklahoma City. Aquí se ve um um grupo na Galería de Honor, donde cuelgan de los muros las fotos de las 168 personas [que murieron en el atentado terrorista], 19 niños entre ellos. Foto de Lynette Wilson / ENS.

La noche antes de la visita al museo y de la vigilia, los supervivientes del atentado terrorista compartieron sus experiencias personales con los jóvenes en una sesión plenaria en el campus. Durante la vigilia con velas, los jóvenes se sentaron sobre la hierba frente a las 168 sillas vacías —19 más pequeñas para los niños— que representan a cada una de las víctimas. Un estanque espejo se tiende between dos pilares that marcan las 9:01 y las 9:03, aislando el minuto, 9:02 AM en that el camión bomba explotó y destruyó el edificio federal Alfred P. Murrah.

Esa fue la historia, pero mais importante aun es la respuesta humana y su perdurable impacto that el obispo de Oklahoma Ed Konieczny quería that los jóvenes experimentan. El atentado terrorista, dijo él, aglutinó a la gente de Oklahoma em um espíritu de unidad, en lo que se convirtió en la llamada “Norma de Oklahoma”, que perdura até hoje.

“Si uno viene a Oklahoma y se convierte en oklahomense [el relato] llega a ser parte de quien eres, porque de muchas maneras fue un gigantesco punto de inflexión, no sólo para Oklahoma City, para o estado”, dijo Konieczny, que era sacerdote no Texas no momento del atentado. “Fue un hecho infortunado, pero energizó y sacó a relucir todo lo bueno de la gente de Oklahoma City y de Oklahoma ... y eso no se detuvo”.

Fotos das víctimas que serão exibidas na Galeria de Honra, o último que será exibido no Monumento Conmemorativo e no Museu Nacional de Oklahoma City. Foto de Lynette Wilson / ENS.

Aunque los jóvenes no habían nacido aún em 1995 —sus edades oscilan entre los 13 e los 18 años— viven em um mundo cada vez más violento. Por esa razón, Konieczny quería coauspiciar el EYE17 en su diócesis y compartir la historia de Oklahoma City como un ejemplo de paz y resistencia.

“O evento é relevante porque les ayuda a ver todas as otras cosas que ocurren en nuestro mundo y en nuestra sociedad y los otros incidentes de violencia that tienen lugar, Columbine o Virginia Tech o Florida. Parece como si todos los días hubiera algo más, algo grande, algo pequeño, “, afirmó él. “Espero que el relato mar que tenemos que hacer algo al respecto. Y ellos tienen la capacidad de hacer eso… El mensaje de esto no va a ser la bomba. El mensaje de esto es la life, y que vamos a poner nuestra fe donde nuestra fe debe estar, y vamos a levantarnos en pro de la justicia ya decir no, no vamos a vivir de esta manera, vamos a hacer algo diferente ”.

Responder à violência e ao ódio com o amor está contido na mensagem do Caminho na paz.

“A realidade é que o odio no funciona y que a violencia no funciona. Los seres humanos fueron hechos por amor, porque creo que Dios es amor, y fuimos creados para amar y la vida sólo funciona cuando amamos. Y este monumento memorial es um doloroso recordatorio de que el odio hiere y agrede, y que no fuimos hechos para eso ”, dijo el obispo primado Michael Curry no sitio del monumento conmemorativo. “Hemos sido puestos sobre la tierra para encontrar um camino mejor. Para encontrar a vida e o amor para todo o mundo, e consagrar venir a este monumento de gravação e estar aquí neste dia é uma oportunidade de ser nuevamente consagrados e dedicados a criar um mundo donde rija el amor ”.

Hubo alguna diversión en el EYE17. Aquí, el Rdo. Tim Schenck, a la izquierda, reitor da iglesia episcopal de San Juan Evangelista em Hingham, Massachusetts, e el Rdo. Scott Gunn, diretor ejecutivo del Movimiento Adelante, aparecen sentados mientras Sierra Palmer, de la Diócesis de Kansas deposita un voto por uno de los dos santos. Santa Quiteria derrotó em San Longino, 72 a 28 por ciento, será incluída na Locura de Cuaresma 2018. O resto de los santos que aparezcan na seleção do próximo año se anunciará em novembro. Foto de Lynette Wilson / ENS.

Hace un año, los 16 miembros del comité de planificación de la juventud del EYE17 visiton Oklahoma City y el museo y monumento conmemorativo para tener una impresión de lo que experimentían sus compañeros. Inmediatamente, les resultó obvio that the historia of Oklahoma City es una that “todo el mundo debe oír”, dijo Andrés González Bonilla, de 16 años, de la Diócesis de Arizona y quien sirvió en el equipo de planificación de liturgia y música. La respuesta de la ciudad a un acto de terrorismo nacional es “una historia trágica, pero hermosa y conmovedora”.

“El equipo de planificación de la misión del EYE comenzó a concebir lo que podría ser este evento hace mais de 18 meses. Basaron el evento en el evangelio de Mateo y en las Bienaventuranzas ”, dijo Bronwyn Clark Skov, directora episcopal de formación, jóvenes y jóvenes adultos, que supervisa nuestro ministerio. “Estamos cautivados con todo el programa, pero también, debido a lo que ha estado sucediendo no mundo, en realidad estamos a tono con“ bienaventurados los pacificadores ”.

El evento trienal de la juventud, un mandato de la Convención General, atrajo en total a 1.400 personas, entre ellas a 35 obispos, así como acompañantes, capellanes, medical y otros voluntarios. Cada predicador, orador, expositor e sessão prática apresenta o tema de uma ou outra manera.

El obispo primado Michael Curry predicó e presidiu a eucaristía de apertura del EYE17. Foto de Lynette Wilson / ENS.

Curry predicado durante a eucaristia de apertura de 11 de julho e mais tarde ese dia de recuperação dos altos consecutivos sobre o ¨Movimiento de Jesús ”seguidos por um período de preguntas e respuestas. Otros oradores, entre ellos la presidente de la Cámara de Diputados, Rda. Gay Clark Jennings, obispos, miembros do pessoal denominacional da Igreja Episcopal, representantes da Agência Episcopal de Ayuda e Desarrollo, Forma, Cuerpo Episcopal de Servicios e outros, ofrecieron talleres que iban do defensa social hasta la comunicación no violenta en un violenta violento, pasando por vivir en comunidades orientadas como caminos hacia la paz.

“Creo que el 'camino hacia la paz' ​​se ha expresado de maneras muy diferentes durante este evento, y mi esperanza es que haya sido lo bastante contagiosa para que cuando todos los jóvenes regresen a sus casas luego de este evento comiencen a contar el relato de lo experimentado aquí y que lo que han aprendido aquí los capacite para actuar realmente por su propio bien y derecho y [siguiendo] la inclinación divina a hacer algo ”, dijo Skov.

Durante uma conferencia de prensa el 11 de julio, Trevor Mahan, de la Diócesis de Kansas y miembro del comité de planificación, dijo que los jóvenes habían concebidos deliberadamente el evento para presentarle los jóvenes al liderazgo de la Iglesia ya la Iglesia Episcopal en su ámbito denominacional, ofreciendo medios ulteriores de participación en todos los niveles.

Campbell, colega do equipamento de planejamento de Mahan, de la Diócesis de Olympia, se mostrado de acuerdo.

“Queremos que las personas puedan volver a casa y conectarse con otras organizaciones episcopales”, dijo ella, y sacar a relucir el mensaje del Caminho de la Paz para alentar a otros jóvenes a participar.

Konieczny ve una auténtica esperanza en los jóvenes de hoy, that son mucho más inclusivos that las generaciones anteriores. La composición del EYE17, el grupo más diverso de todos, da fe de eso.

“Como dije en mi homilía en la vigilia, os jóvenes de hoy pueden marcam uma verdadera diferença no mundo”, afirmou.

“Están en esa edad ahora en que sientan las bases de la manera en que su generación va a convivir, y uno ya puede ver el nivel de aceitação, inclusão y disposición a vivir en diversidad y con reconocimiento mutuo. Y eso no siempre foi o caso de las generaciones that nos han antecedido; esto somos nosotros y eso son ellos, y sencillamente salvemos la distancia ”dijo Konieczny.

Los planes for el EYE20 ya están en marcha y, con la ayuda de uma subvención del Fondo Constable, la Iglesia Episcopal celebrará el evento en América Latina.

-Lynette Wilson é jefa de redação de Serviço de Notícias Episcopais. Tradução de Vicente Echerri.


Tags