Congregación de Montana enlaza a dos denominaciones y compare una capilla

Llamados a una Misión Común: 15 anos de associação episcopal-luterana

Por Richelle Thompson 
Postado em 16 de dezembro de 2016

Culto em Todos os Santos, Biy Sky, Montana.

Nota da redação: El 6 de enero de 2001, luego de 30 años de diálogo, la Iglesia episcopal y la Iglesia Evangélica Luterana na América, en tanto conservaban su autonomía, convinieron en juntarse para colaborar en la misión conjunta en el mundo y permitir que los clérigos se movieran libremente entre las dos iglesias. Esta semana, ENS publica la serie “Llamados a una misión común” que celebra 15 años de plena comunión episcopal-luterana.

[Serviço de Notícias Episcopais] Los niños conocen la expresión: “La iglesia no es el campanario, la iglesia no es el edificio. La iglesia es la gente ”.

Para a congregação de Todos os Santos [Todos os Santos] pt Big Sky, Montana, el dicho es literalmente cierto. Un ministerio compartido de las iglesias Episcopal y Luterana en que la congregación alquila el espacio para el culto y las reuniones y no tiene ningún edificio propio.

Sin el costo de mantener un edificio, la congregación dedica sus recursos a programas y al personal, contrataron a su primera pastora / sacerdote de jornada completa enero de 2016. El no tener un edificio también allanó las posibles dificultades de unir dos congregaciones, dijo la Rda. Miriam Schmidt, la pastora / sacerdote luterana de Todos los Santos.

Cuando la congregación comenzó a hablar acerca de una unión congregacional en 2005, no habían decidido cual edificio vender y cuál conservar —ni cómo hacer que un espacio viejo resultara atractivo para um grupo nuevo. En lugar de decidir al respecto, a congregação se reúne na capilla de Big Sky, um espaço ecuménico construído por la comunidad a fines de los años 90. Además de Todos los Santos, otras dos congregaciones adoran también en ese espacio: los catolicorromanos y una fraternidad cristiana no denominacional.

Añadir esta otra capa de cooperación ecuménica significa algunos dolores de cabeza: poner nuevos himnarios en los bancos depués de cada oficio, coordinar reuniones y servicios especiales. Pero es el hogar para a gente de Todos los Santos e a comunidade em geral como um recurso e uma dádiva.

“Es este lugar que la gente piensa que es bello y lo ama”, dijo Schmidt. Quieren resolver cómo compartirlo ”.

La colaboración y el mutuo acuerdo han sido distintivos de Todos los Santos from el comienzo.

Jóvenes y líderes do acampamento diurno da congregação este verano.

Los episcopales y los luteranos de Big Sky se empeñaron juntos na criação de uma proposta para uma união congregacional. Ambos obtivemos a revisão e o aprobaron y, em 2008, a congregação llamó a su primer pastor / sacerdote. Puesto que esta fue a primeira congregação com esta clase de união em Montana, Todos los Santos incursionaba em um novo território. La contabilidad era un árdua, dijo Laura T. Sacchi, una de los miembros del equipo que trabajaron to crear la congregación unida. La diócesis episcopal imponía una tasación de un 19 por ciento; el Sínodo de la Iglesia Evangélica Luterana na América solicitaba una ofrenda voluntaria. La congregación decidió dar el 19 por ciento a ambas denominaciones.

La situación se hizo más complicada porque las tasaciones con frecuencia están determinadas por la membresía, la asistencia y el pressupuesto. ¿Cómo podría determinar Todos los Santos qué personas eran episcopales, cuáles luteranos, y cuáles era de otras denominaciones? Qual é a denominação se quedaría con la porción del dinero dado por bautistas y metodistas y otros assistentes a Todos los Santos?

“Decidimos simplificar nuestra contabilidad”, dijo Sacchi. Ahora dividimos el pressupuesto a la mitad y enviamos el mismo porcentaje a cada centro denominacional.

La Rda. Miriam Schmidt, pastora / sacerdote de Todos los Santos en Big Sky, administra la Santa Comunión.

Jeanne e Patrick Miller estão acuerdo en que desarrollar una estructura común fue uno de los grandes retos para formar una congregación unida. De hecho, dijo Patrick Miller, él todavía tiene el borrador inacabado de uma constituição y estatutos encima de su escritorio. Luego de varias vueltas no intento de articular un lenguaje que respondiera a los requisitos tanto luteranos como episcopales, la congregación terminó por crear sus “normas y procedimientos conjuntos”. El liderazgo planea revisar los problemas, y espera resolverlos, en 2017.

Para o culto, a felicidade de Todos os Santos gira entre os ofícios episcopais e luteranos.

Al principio, a veces las personas asistían sólo al oficio de su denominación y no iban al otro, dijo Jeanne Miller. O lamentaban la ausencia de su oficio u oración preferidos, algo que se sabían de memoria o lo recordaban cariñosamente from la niñez.

En la actualidad, eso no es un problema, explicó ella. “Dejamos de oír eso. Las personas han empezado a sentirse cómodas ya disfrutar realmente de la manera en que hacemos el culto juntos ”.

El proceso de llegar a ser una sola congregación la ha hecho más sana, dijo Sacchi. Puesto que los feligreses tuvieron que aprender a ceder ya sacrificarse from el principio, ya dominan las herramientas para manejar los desacuerdos.

Sacchi también creen que é uma congregação conjunta está propulsando o crecimiento, con una asistencia aproximada de 90 personas los domingos.

“Se ha corrido la voz de que somos este ministerio conjunto y de que acogemos a personas de todas las denominaciones”, dijo ella. “Entonces es como una bola de nieve. Cuanto más de nosotros estamos aquí tantas más personas oyen acerca de nosotros ”.

- Richelle Thompson é subdiretora e gerente editorial de Movimento para frente. Tradução de Vicente Echerri.


Tags