Presidiendo la Palabra del Obispo a la Iglesia: Cuando las cámaras se hayan ido, todavía estaremos aquí

Iglesia Episcopal Oficina de Asuntos Públicos
Publicado Mayo 30, 2020

[Mayo 30, 2020] Una palabra a la Iglesia del Obispo Presidente Michael Curry:

“Nuestro compromiso a largo plazo con la justicia racial y la reconciliación está incrustado en nuestra identidad como seguidores bautizados de Jesús. Seguiremos haciéndolo cuando las cámaras de noticias hayan desaparecido hace mucho tiempo ”.

En medio de COVID-19 y la olla a presión de una sociedad en crisis, un hombre de Minnesota llamado George Floyd fue brutalmente asesinado. Su dignidad humana básica fue despojada por alguien encargado de proteger nuestra humanidad común.

Quizás el dolor más profundo es el hecho de que este no fue un incidente aislado. Le sucedió a Breonna Taylor el 13 de marzo en Kentucky. Le sucedió a Ahmaud Arbery el 23 de febrero en Georgia. El terror racial en esta forma ocurrió cuando yo era un adolescente que crecía negro en Buffalo, Nueva York. Se remonta al linchamiento de Emmett Till en 1955 y mucho antes de eso. No es solo nuestro presente o nuestra historia. Es parte del tejido de la vida estadounidense.

Pero no necesitamos estar paralizados por nuestro pasado o nuestro presente. No somos esclavos del destino sino personas de fe. Nuestro compromiso a largo plazo con la justicia racial y la reconciliación está incrustado en nuestra identidad como seguidores bautizados de Jesús. Seguiremos haciéndolo cuando las cámaras de noticias hayan desaparecido.

Ese trabajo de reconciliación racial y justicia, lo que conocemos como Convertirse en una comunidad amada, está sucediendo en toda nuestra Iglesia Episcopal. Está sucediendo en Minnesota y en las Diócesis de Kentucky, Georgia y Atlanta, en todo Estados Unidos y en todo el mundo. Esa misión importa ahora más que nunca y es un trabajo que nos pertenece a todos.

Debe continuar cuando la violencia racista y la brutalidad policial ya no sean noticia de primera plana. Debe continuar cuando el trabajo no está de moda, el camino parece difícil y nos sentimos completamente solos. Es el trabajo difícil de tomar la cruz de Jesús como Simón de Cirene y cargarla hasta que nadie, sin importar su color, sin importar su clase, sin importar su casta, hasta que ningún hijo de Dios sea degradado y faltado al respeto por nadie. . Ese es el sueño de Dios, este es nuestro trabajo, y no cesaremos hasta que el sueño de Dios se haga realidad.

¿Es esto irremediablemente ingenuo? No, la visión del sueño de Dios no es una utopía idealista. Es nuestra única esperanza real. Y, dice San Pablo, “la esperanza no nos defrauda, ​​porque el amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo” (Romanos 5: 5). El amor verdadero es el compromiso tenaz de vivir mi vida de la manera más desinteresada e incluso sacrificada; amar a Dios, amar al prójimo, amar la tierra y amarme verdaderamente a mí mismo. Quizás lo más difícil en momentos como este, es incluso el amor por mi enemigo. Por eso no podemos tolerar la violencia. La violencia contra cualquier persona, llevada a cabo por algunos oficiales de policía o por algunos manifestantes, es violencia contra un hijo de Dios creado a la imagen de Dios. No, como seguidores de Cristo, no toleramos la violencia.

Tampoco toleramos el silencio colectivo y cómplice de nuestra nación frente a la injusticia y la muerte violenta. La ira de tantos en nuestras calles nace de la frustración acumulada que a tan pocos parece importarles cuando se apaga otra vida negra, morena o nativa.

Pero hay otra manera. En la parábola del buen samaritano, un hombre quebrado yacía al costado del camino. Los líderes religiosos que pasaron fueron en gran parte indiferentes. Solo el samaritano vio al extraño herido y actuó. Brindó atención médica y vivienda. Él hizo provisión para el bienestar de este extraño. Ayudó y curó a un compañero hijo de Dios.

El amor, como enseña Jesús, es acción así como actitud. Busca el bien, el bienestar y el bienestar de los demás y de uno mismo. Esa forma de amor real es la única que existe.

Acompañando esta declaración hay una tarjeta que describe formas de practicar el Camino del amor en medio de una pandemia, incertidumbre y pérdida. Además, encontrará en línea un conjunto de recursos para ayudar a los episcopales a APRENDER, ORAR Y ACTUAR en respuesta a la violencia racista y la brutalidad policial. Ese conjunto de recursos incluye herramientas fieles para escuchar y aprender de comunidades ignoradas o reprimidas con demasiada frecuencia, para incorporar la visión de justicia de Dios en su vida de oración personal y comunitaria, y para participar de manera positiva y constructiva en la defensa y el testimonio público.

Abrir y cambiar corazones no ocurre de la noche a la mañana. La carrera cristiana no es un sprint; es un maratón. Nuestras oraciones y nuestro trabajo por la justicia, la curación y la verdad deben ser incesantes. Volvamos a comprometernos a seguir los pasos de Jesús, el camino que conduce a la curación, la justicia y el amor.

 "Qué hace el amor: el camino del amor durante la pandemia"

Recursos adicionales para responder a la violencia racista y la brutalidad policial

[3 de junio de 2020] “Nuestro compromiso de largo plazo con la justicia y la reconciliación racial está incrustado en nuestra identidad como seguidores bautizados de Jesús. Seguiremos haciéndolo cuando las cámaras de las noticias se hayan ido ”.

En medio del COVID-19 y la olla a presión de una sociedad en crisis, un hombre de Minnesota llamado George Floyd fue brutalmente asesinado. Su dignidad humana fundamental fue despojada por alguien encargado de proteger a nuestra humanidad común.

Tal vez el dolor más profundo es el hecho de que este no es un incidente aislado. Le pasó a Breonna Taylor el 13 de marzo en Kentucky. Le pasó a Ahmaud Arbery el 23 de febrero en Georgia. Este tipo de terror racial ocurrió cuando era un adolescente de raza negra viviendo en Buffalo, Nueva York. Se remonta al linchamiento de Emmett hasta 1955 y mucho antes de eso. No es solo nuestro presente o nuestra historia. Es parte del tejido de la vida americana.

Pero no necesitamos estar paralizados por nuestro pasado o nuestro presente. No somos esclavos del destino, sino gente de fe. Nuestro compromiso a largo plazo con la justicia y la reconciliación racial está incrustado en nuestra identidad como seguidores bautizados de Jesús. Seguiremos haciéndolo cuando las cámaras de las noticias se hayan ido.

Ese trabajo de reconciliación y justicia racial - lo que conocemos como "Convertirse en una comunidad de amor" - se está llevando a cabo en toda nuestra Iglesia Episcopal. Se está dando en Minnesota y en las Diócesis de Kentucky, y de Atlanta, Georgia, por todo Estados Unidos y el mundo. Esa misión revierte ahora más importancia que nunca, y es un trabajo que nos corresponde a todos.

Debe continuar cuando la violencia racial y la brutalidad policial ya no sean noticia de primera plana. Debe continuar cuando esa labor ya no esté de moda, cuando el camino parezca difícil y nos sintamos completamente solos. Es la difícil tarea de tomar la cruz de Jesús como Simón de Cirene y cargarla hasta que nadie - no importa su color, no importa su clase, no importa su casta - hasta que ningún hijo de Dios sea degradado e irrespetado por otra persona. Ése es el sueño de Dios, esta es nuestra tarea y no pararemos hasta que el sueño de Dios se haga realidad.

¿Es esto desesperadamente ingenuo? No, la visión del sueño de Dios no es una utopía idealista. Es nuestra única esperanza real. San Pablo dice “la esperanza no nos decepciona, porque el amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo” (Romanos 5: 5). El verdadero amor es el compromiso tenaz de vivir mi vida de la manera más desinteresada, incluso sacrificada; de amar a Dios, amar al prójimo, amar la tierra y amarme verdaderamente. Tal vez lo más difícil en tiempos como estos es amar a mi enemigo. Por eso no podemos aprobar la violencia. La violencia contra cualquier persona, llevada a cabo por algunas policías o por algunos manifestantes, es violencia contra un hijo de Dios creado a imagen de Dios. Como seguidores de Cristo, no toleramos la violencia.

Tampoco toleramos el silencio colectivo y cómplice de nuestra nación frente a la injusticia y la muerte violenta. La ira de muchas en nuestras calles nace de la frustración acumulada cuando parece importarle a muy pocos que otra vida negra, marrón o nativa se apague.

Pero hay otra manera. En la parábola del Buen Samaritano, un hombre destruido yacía a un lado del camino. Los líderes religiosos que pasaban a su lado mostraban mucha indiferencia. Sólo el Samaritano vio al extraño herido e hizo algo al respecto. Le brindó atención médica y vivienda. Dio de si para el bienestar de este extraño. Ayudó y sanó a su prójimo, un hijo de Dios.

El amor, como enseña Jesús, es una acción como la del samaritano y es también una actitud. Busca el bien, el bienestar y la prosperidad de los demás y de uno mismo. El camino del verdadero amor es el único camino que hay.

Adjunto a esta declaración encontrarán una tarjeta que indica las formas de práctica El camino del amor en medio de la pandemia, la incertidumbre y la pérdida. Además, encontrarán en línea un conjunto de recursos para ayudar a los episcopales a APRENDER, ORAR Y ACTUAR en respuesta a la violencia racial y la brutalidad policial. Ese conjunto de recursos incluye herramientas religiosas para escuchar y aprender de las comunidades que con mucha frecuencia son ignoradas o suprimidas, para incorporar la visión de justicia de Dios en la vida de oración personal y comunitaria, y para participar de manera positiva y constructiva en la representación activa, defensoría y el testimonio público.

Abrir y cambiar los corazones no sucede de la noche a la mañana. La carrera cristiana no es una caminata, es un maratón. Nuestras oraciones y nuestro trabajo por la justicia, la sanación y la verdad deben ser incesantes. Comprometámonos nuevamente a seguir los pasos de Jesús, el camino que lleva a la sanación, la justicia y el amor.

"Qué Hace el Amor: El Camino del Amor durante una Pandemia"  

Recursos adicionales para responder a la violencia racial

[3 de junio de 2020] Un mot à l'Eglise de la part de l'évêque presidente Michael Curry:

“Notre engagement à long terme en faveur de la justice et de la réconciliation raciales est ancré dans notre identité de discipulos baptisés de Jésus. Nous continuerons à le faire lorsque les caméras des médias seront Parties depuis longtemps ”.

Au beau milieu de COVID-19 et de la cocotte-minute d'une société en plein bouleversement, un homme du Minnesota nommé George Floyd a été brutalement assassiné. Sa dignité humaine fondamentale a été dépouillée par une personne chargée de protéger notre humanité commune.

La douleur la plus profonde est peut-être le fait que ce n'est pas un incidente isolé. C'est ce qui est arrivé à Breonna Taylor le 13 mars dans le Kentucky. C'est ce qui est arrivé à Ahmaud Arbery le 23 février en Géorgie. Cette forme de terreur raciale s'est produite lorsque j'étais un adolescent noir qui vivait à Buffalo, dans l'État de New York. Elle remonte au lynchage d'Emmett Till en 1955 et bien avant cela. Ce n'est pas seulement notre présent ou notre histoire. Elle fait partie du tissu de la vie américaine.

Mais nous ne devons pas être paralysés par notre passé ou notre présent. Nous ne sommes pas des esclaves du destin, mais des personnes qui ont la foi. Nous suivons les traces de Jésus de Nazareth, qui nous conduit dans la mission de Dieu. Cette mission a changé le monde du premier siècle et elle peut changer le XXIe siècle. Cette mission sous-tend le travail de réconciliation et de justice qui se fait dans notre Église épiscopale. Cette mission se déroule dans le Minnesota et dans les diocèses du Kentucky, de la Géorgie et d'Atlanta, en Amérique et au monde entier. Cette mission de "Devenir la communauté bien-aimée" es más importante que jamais, et c'est un travail qui appartient à nous tous.

Elle doit se poursuivre lorsque les caméras ne sont plus présentes et lorsque la violet raciale ne fait plus la une des journaux. Elle doit se poursuivre lorsque ce travail n'est pas à la mode, que le chemin semble difficile et que nous nous sentons totalement seuls. C'est le travail difficile de ramasser la croix de Jésus comme Simon de Cyrène dans la Bible, et de la porter jusqu'à ce que personne - quelle que soit sa couleur, sa classe, sa caste - jusqu'à ce qu'aucun enfant de Dieu ne soit dégradé et méprisé par quelqu'un d'autre. C'est le rêve de Dieu, c'est notre travail, et nous ne cesserons pas de le faire jusqu'à ce que le rêve de Dieu soit réalisé.

Est-ce désespérément naïf? Non, la vision du rêve de Dieu n'est pas une utopie idéaliste. C'est notre seul espoir réel. Et, comme le dit saint Paul, «l'espérance ne trompe point, parce que l'amour de Dieu est répandu dans nos cœurs par le Saint-Esprit qui nous a été donné» (Romanos 5, 5). Le véritable amour est l'engagement obstiné de vivre ma vie de la manière la plus désintéressée, voire sacrificielle; d'aimer Dieu, d'aimer mon prochain, d'aimer la terre et de m'aimer vraiment moi-même. Le plus difficile dans des moment comme ceux-ci, c'est peut-être même l'amour pour mon ennemi. C'est pourquoi nous ne pouvons pas tolérer la violence. La violencia contre toute personne - ejercicio para policías o manifestantes - est une violencia contra un enfant de Dieu créé à l'image de Dieu. Non, en tant que discipulos de Cristo, nous ne tolérons pas la violencia.

Nous ne tolérons pas non plus le silent collectif et complice de notre nation face à l'injustice et à la mort violente. La colère de beaucoup dans nos rues est née de la frustración acumulada alors que très peu semblent se soucier de l'extinction d'une autre vie noire, brune ou autochtone.

Mais il ya une autre solution. Dans la parabole du Bon Samaritain, un homme détruit gisait sur le bord de la route. Les guías religieux qui passaient a côté étaient largement indifférents. Seul le Samaritain a vu l'étranger blessé et a agi. Il a fourni des soins médicaux et un logement. Il a veillé au bien-être de cet étranger. Il a aidé et guéri un autre enfant de Dieu.

L'amour, comme l'enseigne Jésus, est une action comme celle-ci ainsi qu'une actitud. Il recherche le bien, le bien-être et la prospérité des autres ainsi que de soi-même. Cette voie du véritable amour est la seule qui existe.

Cette déclaration está acompañada de una carta décrivant les moyens de pratiquer la Voie de l'Amour au milieu de la pandémie, de l'incertitude et de la perte. Además, vous trouverez en línea con un conjunto de recursos para ayudar a los episcopales a APPRENDRE, PRIER y AGIR en respuesta a la violencia racista. Cet ensemble de recursos comprendiendo outils religieux pour écouter et apprendre des communautés trop souvent ignorées ou réprimées, pour incorporer la vision de justice de Dieu dans la vie de prière personnelle et communautaire, y pour vous engager de manière positive et constructive dans la défense des droits et le témoignage public.

Ouvrir et changer les cœurs ne se fait pas du jour au lendemain. La course chrétienne n'est pas un sprint, c'est un marathon. Nos prières et notre travail pour la justice, la guérison et la vérité doivent être incessants. Engageons-nous à nouveau à suivre les pas de Jésus, le chemin qui mène à la guérison, à la justice et à l'amour.


Etiquetas