Carta de Navidad del obispo anglicano en Jerusalén Suheil Dawani

Publicado en diciembre 2, 2011

[Diócesis Episcopal de Jerusalén] Y así comenzamos nuestra celebración de Navidad, con la gloriosa noticia del nacimiento de un bebé y la esperanza que esto tiene para el mundo.

En todas las cosas se nos dice que demos 'gracias a Dios' y en todo lo que hacemos 'damos la gloria a Dios'. Con esto en mente, miramos hacia atrás a un año lleno de acción de gracias y esperamos la maravilla y el esplendor que Dios tiene reservado para nosotros.

Estoy agradecido por la productiva Majma anual que se celebró en Amman, Jordania, el pasado mes de noviembre. Nuestro tema para esta Majma fue 'Sirviendo a la Gloria de Dios'. Nos enfocamos en nuestras instituciones y en el trabajo que hacemos para la Gloria de Dios y al servicio de nuestras comunidades. Nuestras escuelas, instituciones de salud e iglesias glorifican a Dios a través de la educación y enseñanza de nuestras generaciones futuras, el cuidado de los enfermos y los necesitados, los ancianos y los marginados. Damos gloria a Dios a través del ejemplo de nuestros principios cristianos y valores morales, que están arraigados en nuestra fe. Esperamos trabajar juntos para construir programas y proyectos futuros que beneficiarán a todas las personas, tanto física como espiritualmente. En Cristo estamos llamados a aliviar el sufrimiento de nuestra gente, nuestros amigos y vecinos sin importar raza, religión, género o política.

La esperanza de la iglesia está en Cristo Jesús. A través de Él estamos trabajando hacia una unidad más fuerte, un mayor amor y una fidelidad más profunda en nuestra misión y ministerio entre todos los cristianos y no cristianos. Y así, así como Jesús abraza al mundo, nuestra comunidad también abraza al mundo. Viviendo en la tierra del Santo, abrimos nuestras puertas para dar la bienvenida al mundo en nuestro medio. Nuestras iglesias saludan regularmente a los peregrinos que vienen a visitar, ver y aprender sobre el trabajo que Jesús continúa haciendo a través de nosotros. Cuando vienen a Belén a arrodillarse al pie del pesebre, también contemplamos al niño Cristo, pequeño, vulnerable e inocente.

En esta tierra de tantos compromisos y conflictos apasionados, celebramos nuevamente el ministerio de reconciliación de Jesús. Es a través del coraje y la fuerza del Espíritu Santo que podemos continuar sirviendo a la Gloria de Dios.

Es con gran honor y profunda humildad que ministro entre ustedes como su Obispo aquí. Todo lo que hago es servir y Gloria a Dios. Rezo para que al celebrar el nacimiento de nuestro Señor Jesucristo, este Christmastide, se llene de la alegría y la profunda paz que viene al saber que nuestro Dios lo ama tanto, que tanto amó al mundo que Él nos dio a su único Hijo.

Feliz Navidad.

Obispo Suheil Dawani
Obispo anglicano en Jerusalén


Etiquetas