Grupo de trabajo para proporcionar recursos y capacitación para ayudar a los episcopales a responder a los desafíos de salud mental

Por Melodie Woerman
Publicado Jul 17, 2023

Las estadísticas sobre enfermedades mentales en los Estados Unidos en 2021 muestran un país que enfrenta importantes desafíos de salud mental. Imagen: Instituto Nacional de Salud Mental

[Servicio de noticias episcopal] Un grupo de trabajo de la Iglesia Episcopal está trabajando para proporcionar recursos para ayudar a los miembros de la iglesia y al clero a comprender mejor y ayudar a las personas que enfrentan diversas formas de angustia mental o emocional, en un momento en que el 90% de los estadounidenses CREEMOS el país se encuentra en una crisis de salud mental que empeoró por la pandemia de COVID-19.

Estadísticas en un reporte del Instituto Nacional de Salud Mental ayudan a pintar la imagen de una nación llena de personas que están luchando:

  • En 2021, había aproximadamente 57.8 millones de adultos en los Estados Unidos con algún tipo de enfermedad mental, descrita como un trastorno mental, conductual o emocional. Esto representa el 22.8% de todos los adultos estadounidenses.
  • El porcentaje de adultos jóvenes, de 18 a 25 años, con alguna enfermedad mental que recibió servicios de salud mental (44.6 %) fue menor que el de 26 a 49 años (48.1 %) y el de 50 años o más (47.4 %).
  • Cuando la enfermedad mental se vuelve grave, con un deterioro funcional que interfiere o limita sustancialmente una o más actividades importantes de la vida, afecta a 14.1 millones de adultos, lo que representa el 5.5% de todos los adultos de EE. UU.
  • La prevalencia de una enfermedad mental grave fue más alta entre los adultos indios americanos/nativos de Alaska (9.3 %), seguidos por los adultos que informaron dos o más razas (8.2 %).

El Grupo de Trabajo sobre Individuos con Enfermedades Mentales fue creado en 2018 y reautorizado por la Convención General en 2022 con el mandato de desarrollar y proporcionar “recursos, capacitaciones y planes de estudio en el cuidado de la salud mental pastoral y ministerial” y “desarrollar y compartir recursos para la Iglesia Episcopal”.

El presidente del grupo, el reverendo David Gortner, dijo a Episcopal News Service que ayudar a los miembros de la iglesia a comprender mejor los desafíos de la salud mental comienza con la desestigmatización de las enfermedades mentales, así como ayudar a las personas con problemas de salud mental y a sus familias para que sigan siendo parte de la comunidad en general. . “Queremos enmarcar esto como alguien que es parte de la amada comunidad de Dios”, dijo Gortner.

Ese trabajo tiene un significado especial para el miembro del grupo de trabajo Luis Collazo, administrador de un hospital en Puerto Rico, quien le dijo a ENS por correo electrónico que en muchas sociedades latinoamericanas “la enfermedad mental está rodeada de conceptos erróneos y discriminación”. El trabajo del grupo de trabajo puede ayudar a fomentar “conversaciones abiertas y compasivas sobre la salud mental” y disipar estereotipos dañinos al promover “una comprensión más inclusiva del bienestar mental”, dijo.

Gortner dijo que el grupo de trabajo ha puesto un gran énfasis en primeros auxilios de salud mental porque puede ayudar a las personas de toda la iglesia a comprender cómo reconocer y ayudar a las personas con un problema de salud mental, de la misma manera que la capacitación en primeros auxilios ayuda a las personas a responder a las lesiones físicas “para mantenerlas con vida hasta que llegue el EMT”.

Los primeros auxilios de salud mental, dijo, brindan a quienes están capacitados la capacidad de “acompañar a las personas que están en peligro”, ya sea una enfermedad crónica a largo plazo o una situación aguda. “No eres un consejero, no eres un especialista en salud mental, pero eres alguien que reconoce signos y síntomas y que sabe cómo interactuar de maneras que pueden ser útiles”, dijo.

Gortner, quien tiene títulos en psicología y casi dos décadas de experiencia sirviendo en parroquias y seminarios episcopales, dijo que el grupo de trabajo ha estado trabajando para llevar información y habilidades sobre la salud mental a manos de los episcopales de tres maneras:

  • Proporcionar instructores de primeros auxilios de salud mental en las nueve provincias de la Iglesia Episcopal para capacitar a las personas en sus diócesis.
  • Crear folletos de una página que describan temas de salud mental, incluidas enfermedades mentales, depresión, trastornos de ansiedad, trauma, esquizofrenia y trastornos del pensamiento relacionados, y trastorno bipolar para descargar y distribuir fácilmente.
  • Desarrollar un plan de estudios para el clero y los seminaristas que se centre en la salud mental, las enfermedades mentales y el ministerio.

Collazo se hizo eco de la necesidad, especialmente porque el acceso a la salud mental de calidad a menudo es limitado en lugares del Caribe y de América Central y del Sur. En esos lugares, dijo, la capacitación como primeros auxilios para la salud mental y el trabajo de la Iglesia Episcopal pueden ayudar a abogar por políticas que prioricen la atención de la salud mental e incluso identifiquen brechas en los servicios de salud mental existentes. También puede equipar a las congregaciones y al clero “con el conocimiento y las habilidades necesarias para brindar apoyo empático e informado a las personas con enfermedades mentales”.

Los planes para capacitar a personas de toda la iglesia que a su vez se convertirán en instructores en diócesis y parroquias tuvieron un problema presupuestario el año pasado, dijo Gortner. Si bien la Convención General aprobó el trabajo y el presupuesto del grupo de trabajo, no se hizo una asignación específica para este grupo de trabajo y, por lo tanto, se “evaporó” en fondos generales para los organismos interinos, dijo. Cuando el grupo de trabajo se reunió en Cleveland en marzo de este año, Gortner dijo que se pudieron reasignar $35,000 al grupo de trabajo, que cubrirá la mayor parte del costo de la capacitación de instructores de primeros auxilios de salud mental, que espera que se lleve a cabo este otoño.

Según los planes actuales, los instructores no cobrarán por ofrecer la capacitación durante tres años, y solo pedirán que se cubran sus gastos. Las clases que se ofrecen localmente, señaló Gortner, podrían extenderse más allá de la iglesia a miembros de la comunidad en general.

Los folletos estarán dirigidos a personas con poco conocimiento sobre enfermedades mentales y se proporcionarán en un lenguaje fácil de entender. Gortner dijo que en cada folleto de una página y de dos caras, los miembros del grupo de trabajo tenían que centrarse en lo más importante que decir sobre cada tema para que la información fuera útil para una amplia gama de personas: clérigos, miembros de la iglesia, cuidadores y aquellos que sufren de enfermedades mentales ellos mismos.

El grupo de trabajo también está trabajando en un plan de estudios para clérigos y seminaristas que ampliará lo que brindan los primeros auxilios de salud mental e incluirá elementos de cuidado espiritual y pastoral. Uno de los propósitos de esta capacitación, dijo, será ayudar a equipar al clero para que pueda ser “un mejor recurso y conector para las personas que están experimentando problemas de salud mental”.

Más allá de eso, el clero también necesita conocimientos específicos sobre cómo pueden ayudar a las familias y cuidadores de personas con enfermedades mentales, así como a las congregaciones de las que son miembros. “Hay educación, modelado y capacitación que hacer dentro de las congregaciones sobre cómo convertirlo en un lugar hospitalario”, dijo Gortner, “cómo ser un buen compañero para las personas que están experimentando problemas de salud mental y también cómo salvaguardar una congregación”, ya que algunas personas con ciertos tipos de enfermedades mentales pueden tratar de hacerse daño a sí mismos oa otros.

Él prevé que esta capacitación se ofrezca en una serie de módulos, al igual que el Capacitación Iglesia Segura utilizado en la Iglesia Episcopal. Y al igual que esa capacitación, le gustaría ver que este nuevo plan de estudios se requiera para todos los que buscan la ordenación o que ya están ordenados, dada la necesidad.

–Melodie Woerman es escritora independiente y ex directora de comunicaciones de la Diócesis de Kansas.