Delegado episcopal asiste a reunión del nuevo Foro Permanente de las Naciones Unidas sobre los Afrodescendientes

Por Melodie Woerman
Publicado en junio 6, 2023

El reverendo Ronald Byrd, misionero de los Ministerios de Ascendencia Africana, escucha un debate que tiene lugar en el Salón de la Asamblea General de las Naciones Unidas durante el Foro Permanente de las Naciones Unidas sobre los Afrodescendientes. Foto: Lynnaia Principal

[Servicio de noticias episcopal] Representantes de la Iglesia Episcopal participaron solo en la segunda sesión de la Conferencia de las Naciones Unidas Foro Permanente de los Afrodescendientes, con cuatro días de debate, discusión y encuentros en la sede de Naciones Unidas en la ciudad de Nueva York.

El Rev. Ronald C. Byrd Sr., misionero de los Ministerios de Ascendencia Africana, fue el delegado de la iglesia en el foro del 30 de mayo al 2 de junio, y estuvo acompañado por Lynnaia Main, la representante de la iglesia representante ante la ONU A ellos se unieron en la sesión plenaria de apertura la reverenda Margaret Rose, diputada de relaciones ecuménicas e interreligiosas.

Como delegado por primera vez, Byrd le dijo a Episcopal News Service que su objetivo era "mirar, escuchar, aprender" y comprender el proceso de funcionamiento del gran evento. Estaba entre los 900 representantes de lo que la ONU llama "sociedad civil" (organizaciones no gubernamentales y otras, incluida la Iglesia Episcopal), así como representantes de los 193 estados miembros de la ONU y otras agencias de la ONU. La delegación de Estados Unidos al foro estuvo encabezada por la Embajadora Linda Thomas-Greenfield.

El foro, que funciona bajo la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, fue creado por resolución de la ONU el 2 de agosto de 2021, con una variedad de mandatos, incluso asesorar al Consejo de Derechos Humanos y otros sobre cuestiones de racismo, discriminación racial, xenofobia y formas conexas de intolerancia, y considerar la posibilidad de emitir una declaración sobre la protección de los derechos humanos de los afrodescendientes. El primera sesión del foro tuvo lugar del 5 al 8 de diciembre de 2022 en Ginebra, Suiza.

Byrd dijo que servir como delegado fue una experiencia maravillosa que le permitió “comprometerse y relacionarse con personas de todo el mundo que son responsables del trabajo que hago para la Iglesia Episcopal”. Entre las cosas que sospechaba pero que confirmó durante el foro está que las personas afrodescendientes de todo el mundo experimentan muchos problemas familiares para los afroamericanos. “Hay George Floyds en muchos países”, dijo, refiriéndose a la Hombre negro que fue asesinado por la policía en Minneapolis, Minnesota, el 25 de mayo de 2020, lo que provocó un verano de marchas y protestas en los Estados Unidos y en otros países sobre la brutalidad policial y la discriminación racial.

El foro, dijo Main, se organizó en torno a cinco "diálogos temáticos" que guiaron la agenda de las sesiones plenarias, cinco de ellas, cada una con una duración de aproximadamente tres horas, así como eventos paralelos ofrecidos por los estados miembros:

  • justicia reparadora global,
  • migración transnacional,
  • Reconocer y abordar el racismo sistémico y estructural: un enfoque basado en datos y pruebas,
  • Panafricanismo por la dignidad, la justicia y la paz, y
  • Salud, bienestar y trauma intergeneracional.

Byrd dijo que las reparaciones eran un tema importante en las discusiones, y señaló que la Iglesia Episcopal ya está involucrada en conversaciones similares, especialmente con el énfasis del obispo primado Michael Curry en Convertirse en una comunidad querida y su trabajo en Justicia social y reconciliacion racial. “La justicia reparadora no es solo financiera”, dijo Byrd. “Las reparaciones tienen que ver con la expiación, la transformación y la restauración”, señalando que esos son conceptos bíblicos.

No hay una solución rápida para problemas difíciles como estos, dijo, pero está contento de que los asistentes al foro se hayan “inclinado a estas conversaciones” y que la Iglesia Episcopal tenga un asiento en la mesa para ellos.

Main dijo que hubo algunos contratiempos en la segunda reunión de los foros, incluidos problemas con el registro que impidieron que otros episcopales participaran.

Escuchar tantas historias, algunas de las cuales tocaron su corazón, dijo Byrd, requirió mucho esfuerzo mental y emocional, pero todas informarían e impactarían el trabajo que realiza con los electores de su oficina.

Agregó: “Sentarse en la Asamblea General, con un asiento en la mesa, en representación de la Iglesia Episcopal, será uno de los mayores honores y privilegios que he tenido como misionero de African Descent Ministries”.

–Melodie Woerman es escritora independiente y ex directora de comunicaciones de la Diócesis de Kansas.


Etiquetas