Los delegados episcopales a la comisión de mujeres de la ONU discuten sus experiencias abogando por la justicia de género

Por Melodie Woerman
Publicado Mar 24, 2023

[Servicio de noticias episcopal] Nueve mujeres episcopales quienes sirvieron como delegados a la 67th Naciones Unidas Comisión de la Condición de la Mujer se reunieron en un seminario web el 23 de marzo para discutir los temas importantes que abordaron y las experiencias que tuvieron durante la reunión, que tuvo lugar del 6 al 17 de marzo. El tema del evento anual de la ONU fue la innovación y el cambio tecnológico, y la educación en la era digital para lograr la igualdad de género y el empoderamiento de todas las mujeres y niñas.

Los nueve asistieron en nombre del obispo presidente Michael Curry y representaron a su prioridades identificadas en su trabajo:

  1. Ampliar la accesibilidad a todos y dar prioridad a las mujeres y niñas marginadas.
  2. Garantizar la protección de los derechos humanos, la seguridad y la protección.
  3. Acelerar la educación en igualdad de género para todos.

La delegación del obispo presidente estuvo entre los más de 7,000 representantes acreditados que asistieron al evento, según Lynnaia Main, representante de la Iglesia Episcopal ante las Naciones Unidas.

Llamó a esta delegación episcopal la más cohesionada en años, en parte porque pudieron reunirse en persona por primera vez desde 2019, pero también porque estaban muy dedicados a conectarse entre sí. “Nuestros compañeros socios ecuménicos comentaron sobre su diligencia y fidelidad”, dijo durante el seminario web, y agregó que “han dejado su huella”.

Un delegado que no pudo estar en Nueva York participó en línea, la primera vez para una delegación totalmente híbrida.

Los miembros de la delegación del obispo presidente caminan hacia las Naciones Unidas el 6 de marzo para el día de apertura de su 67ª Comisión sobre la Condición Jurídica y Social de la Mujer. Foto: © David M Rider, usada con permiso

Durante cada UNCSW, los estados miembros de la ONU adoptan un documento de "conclusiones acordadas", y Main dijo que el trabajo de los obispos presidentes delegados de este año tuvo un impacto en su desarrollo. “Nos complació ver varias de nuestras prioridades reflejadas en las conclusiones acordadas, especialmente en torno a ampliar el acceso digital de manera que proteja la seguridad y los derechos humanos de todos”.

Varios delegados dijeron que uno de los temas más inquietantes que discutieron fue la violencia de género, y el reverendo Lilo Carr Rivera de la Diócesis de Long Island señaló que el término se usaba con tanta frecuencia que se refería con las iniciales GBV, “que fue algo horrible, francamente”. La reverenda Luz María Lambis Garcés de la Diócesis de Colombia agregó que la violencia a menudo les sucede a las mujeres y niñas tanto en línea como en persona, y eso no debe pasarse por alto.

Un hilo común para muchos delegados fue aprender más sobre la naturaleza predominante de la desigualdad de género en todo el mundo. Yvonne Lodico de la Diócesis de Vermont señaló que la desigualdad existe no solo en los países en desarrollo sino también en las naciones desarrolladas como los Estados Unidos. Los hombres y los niños también deben dar un paso adelante y desempeñar un papel para cambiar eso, agregó Ailysh Cooper de la Diócesis de Chicago.

Los delegados también pudieron participar en cientos de eventos ofrecidos por los estados miembros de la ONU y por organizaciones no gubernamentales. Para Mary Ellen Arthurs de la Diócesis de Virginia, esto incluyó la oportunidad de escuchar a dos mujeres en Afganistán a través de Zoom que describieron "las atrocidades que enfrentaron todos los días", dijo Arthurs, además de temer por sus vidas cada vez que escucharon un llaman a su puerta, sabiendo que podría significar “el final de su educación o, peor aún, el final de sus vidas”.

La presidenta de la Cámara de Diputados, Julia Ayala Harris (centro), se toma una selfie después de reunirse con miembros de la delegación del obispo presidente ante la UNCSW el 14 de marzo. Con ella están (desde la izquierda) Ailysh Cooper, Ellen Lindeen, la reverenda Lilo Carr Rivera, Mary Ellen Arthurs y Lynnaia Main, representante de la Iglesia Episcopal ante las Naciones Unidas.

El 14 de marzo, los delegados se reunieron con Julia Ayala Harris, presidenta de la Cámara de Diputados, quien en 2015 fue obispo presidente delegado ante la UNCSW y en 2016 fue representante de la Iglesia Episcopal ante la delegación de la Comunión Anglicana.

Los delegados también describieron el culto matutino diario en el Centro de la Iglesia de la ONU proporcionado por Mujeres ecuménicas en la ONU como punto culminante, además de estar en el Salón de la Asamblea General el 8 de marzo para la celebración de Día Internacional de la Mujer.

Asistieron a la delegación durante su servicio miembros del personal del obispo presidente, incluidos representantes de las oficinas de Asociaciones Globales y Relaciones Gubernamentales de la Iglesia Episcopal, así como personal de Episcopal Relief & Development. Los ex delegados también brindaron apoyo.

Main también señaló que si bien la Iglesia Episcopal tuvo nueve delegados oficiales que participaron en la UNCSW, muchos otros episcopales estuvieron presentes durante el evento como observadores, personal de la ONU o en las ONG participantes, incluida Chiseche Mibenge, quien es directora de iniciativas de género en Episcopal Relief & Development.

Los delegados se reunirán nuevamente en línea dentro de tres meses, dijo Main, para obtener más información sobre cómo están compartiendo sus experiencias con otros y continúan defendiendo las prioridades del obispo presidente.

– Melodie Woerman es escritora independiente y ex directora de comunicaciones de la Diócesis Episcopal de Kansas.


Etiquetas