La visita a la mazmorra del castillo en Ghana ofrece lecciones de ACC sobre la complicidad de la iglesia en la trata transatlántica de esclavos

Por david paulsen
Publicado Feb 15, 2023
Castillo de Ghana

Desde la izquierda, el arzobispo Cyril Kobina Ben-Smith, primado de la Iglesia de la Provincia de África Occidental, el arzobispo de Canterbury Justin Welby y el arzobispo Howard Gregory de las Indias Occidentales comparten sus pensamientos sobre la visita a una de las celdas del castillo de Cape Coast en Ghana solía retener a las personas esclavizadas antes de que fueran cargadas en barcos para ser llevadas a las Américas el 15 de febrero. Foto: Neil Turner para ACO

[Servicio de noticias episcopal] Los miembros del Consejo Consultivo Anglicano de 39 provincias, incluida la Iglesia Episcopal, hicieron una pausa en su semana de sesiones de negocios en Ghana para pasar el 15 de febrero visitando el Castillo de Cape Coast, un sitio del Patrimonio Mundial de las Naciones Unidas donde hace siglos los africanos esclavizados fueron retenidos antes de ser cargados en barcos con destino a las colonias en América del Norte, América del Sur y el Caribe.

Al frente de la visita, el arzobispo de Canterbury, Justin Welby, estuvo acompañado por el arzobispo Cyril Kobina Ben-Smith, que organiza esta reunión del ACC como jefe de la Provincia de África Occidental, y el arzobispo de las Indias Occidentales, Howard Gregory, descendiente de esclavos africanos.

El castillo de Cape Coast se construyó en la década de 1650 y pasó por posesión sueca, danesa y holandesa hasta convertirse en la sede de la administración colonial británica en la década de 1660. Los africanos fueron sacados de sus hogares y recluidos en mazmorras en el castillo, en condiciones miserables, de hacinamiento y con poca ventilación. Fue uno de los 50 castillos en la costa oeste de África, 39 de ellos en Ghana, que sirvieron como puntos de embarque para barcos de esclavos. Se estima que entre 12 y 25 millones de africanos pasaron por los puertos de Ghana para ser vendidos al otro lado del Atlántico como esclavos.

La visita de los miembros de ACC al castillo "fue un recordatorio de que la abominación de la esclavitud transatlántica era una blasfemia: quienes encarcelaban a hombres y mujeres en esas mazmorras los veían como menos que humanos", dijo Welby en comentarios escritos publicados después del viaje.

“Es para la vergüenza eterna de la Iglesia de Inglaterra que no siempre siguió la enseñanza de Cristo de dar vida. Es una mancha en la iglesia en general que algunos cristianos no vean a sus hermanos y hermanas como creados a la imagen de Dios, sino como objetos para ser explotados. Nuestra respuesta debe comenzar de rodillas en oración y arrepentimiento. … Pero nuestra respuesta no termina ahí. Estamos llamados a transformar las estructuras injustas, a buscar la paz y la reconciliación, a vivir las Bienaventuranzas en grande y en pequeño”.

Annette Buchanan, una de los tres miembros de ACC de la Iglesia Episcopal, dijo en una entrevista telefónica con Episcopal News Service que su visita al castillo de esclavos le trajo "nueva pena y desesperación por los millones de vidas que se perdieron durante la trata transatlántica de esclavos".

Buchanan es un líder laico en la Diócesis de Nueva Jersey y ex presidente de la Unión de Episcopales Negros. Ella había visitado el Castillo de Cape Coast hace varios años en un viaje personal destinado a aprender más sobre su herencia africana. Esta visita, para ella, “como que reabrió una herida”.

“Nuevamente me sentí avergonzada y, sinceramente, horrorizada”, dijo, “sobre el papel de nuestra Iglesia Anglicana con respecto a la trata transatlántica de esclavos, y especialmente irritante fue el hecho de que la Iglesia Anglicana construyó una iglesia encima de la mazmorra de esclavos. . Mientras las personas esclavizadas lloraban en agonía, hambrientas, [los anglicanos] celebraban un servicio en la iglesia”.

La delegación de la Iglesia Episcopal —el obispo de Maryland Eugene Sutton, Annette Buchanan, líder laica de la diócesis de Nueva Jersey, y el reverendo Ranjit Mathews, canónigo de la diócesis de Connecticut para la misión, la defensa, la justicia racial y la reconciliación— a la 18.ª Consulta Anglicana El Consejo posa con el Arzobispo de Canterbury, Justin Welby, el 14 de febrero en Accra, Ghana, donde se llevará a cabo la reunión del 12 al 19 de febrero. Foto: Neil Turner para la Oficina de la Comunión Anglicana

El obispo de Maryland, Eugene Sutton, también descendiente de esclavos, recordó su propia visita anterior al castillo de Cape Coast, cuando la reliquia de los horrores de la esclavitud lo conmovió hasta las lágrimas. Durante esta segunda visita como miembro de ACC, su reacción fue diferente.

“Esta vez hubo lágrimas”, dijo a ENS, “pero mi sentimiento dominante fue la ira, no realmente la ira hacia los blancos. Era enojo contra la iglesia”. Hace cientos de años, los anglicanos que adoraban en el calabozo de esclavos pueden haberse dicho a sí mismos que estaban siguiendo el Evangelio de Jesús, “pero no reconozco este evangelio que vi hoy” en el castillo.

“Entonces, mi enojo estaba en la iglesia, y ¿cómo estropeamos tanto el Evangelio que permitía que las personas deshumanizaran, esclavizaran y oprimieran a otros y pensaran que eso estaba bien?”.

El reverendo Ranjit Mathews, miembro del clero de la Iglesia Episcopal en el ACC, dijo que apreciaba la sincera respuesta de Welby a la visita. “El arzobispo obviamente estaba profundamente conmovido y entendió cómo la Iglesia de Inglaterra fue cómplice de eso”, dijo Mathews a ENS por teléfono.

Pero Mathews también lamentó lo que le parecieron oportunidades perdidas para profundizar la discusión sobre esta trágica historia, que es compartida por muchas de las 42 provincias de la Comunión Anglicana. Mathews, canónigo de misión, defensa, justicia racial y reconciliación de la Diócesis de Connecticut, se desempeñó anteriormente como oficial de asociación de África de la Iglesia Episcopal de 2013 a 2017 y había visitado Cape Cost Castle dos veces antes en ese cargo.

“Me pregunto acerca de esa conexión que podría haberse hecho, para ver la imagen de una manera más amplia, más profunda y más teológicamente mejorada”, dijo. “Podría haber sido parte de algo aún más profundo desde el punto de vista formativo debido a su importancia. … No debería ser solo simbólico, sino que, en esencia, nos transforme”.

Buchanan, Sutton y Mathews dijeron que estaban sorprendidos de que bastantes miembros de ACC de otras provincias estuvieran aprendiendo muchos de los detalles de la trata transatlántica de esclavos por primera vez. Eso contrasta con las experiencias en los Estados Unidos, donde la historia de la trata de esclavos es más conocida y se cierne sobre la historia temprana del país mientras apuntala el legado continuo del racismo sistémico en la sociedad estadounidense actual.

Después de recorrer el castillo, los miembros de ACC y otros líderes anglicanos asistieron a un Servicio de Reflexión y Reconciliación en la cercana Catedral de la Iglesia de Cristo, seguido de un evento de plantación de árboles para apoyar el nuevo Iniciativa Forestal de la Comunión Anglicana.

Welby también se unió recientemente en Londres a Ben-Smith y Gregory, sus compañeros arzobispos, para la inauguración de una exhibición en el Palacio de Lambeth sobre los vínculos históricos entre la Iglesia de Inglaterra y la esclavitud. El 14 de febrero, los miembros del ACC escucharon una presentación sobre ese proyecto de investigación y el El nuevo fondo de 100 millones de libras esterlinas de la Iglesia de Inglaterra para “abordar algunos de los errores del pasado” vinculados a su complicidad con la esclavitud.

El ACC se reunirá del 12 al 19 de febrero en Accra, la capital de Ghana, para orar, adorar y debatir sobre las operaciones, los ministerios y la misión de la Comunión Anglicana mundial, que está compuesta por iglesias autónomas e interdependientes que tienen raíces históricas en el Iglesia de Inglaterra. este es el 18th reunión del CAC, que se reúne aproximadamente cada tres años. Cada provincia anglicana puede nombrar y enviar hasta tres miembros al ACC, generalmente un obispo, otro miembro del clero y un laico.

La gira de ACC-18 por el Castillo de Cape Coast se produce seis años después de que el obispo presidente Michael Curry encabezara una delegación episcopal a Ghana para una peregrinación de reconciliación organizada por Episcopal Relief & Development. En ese viaje, Curry y otros líderes episcopales viajaron desde Accra hasta el norte de Ghana y visitaron el sitio del campamento de esclavos de Pikworo, por el que se estima que pasaron 500,000 personas esclavizadas entre 1704 y 1805.

Los peregrinos episcopales en 2017 también visitaron el Castillo de Elmina. En sitios como Elmina Castle y Cape Coast Castle, los individuos esclavizados fueron retenidos en mazmorras, de pie y durmiendo en sus propios excrementos, antes de que sus captores los cargaran en barcos con destino a las Américas y el Caribe. Tanto la Iglesia de Inglaterra como la Iglesia Episcopal fueron cómplices del comercio de esclavos, y muchos episcopales poseían esclavos y se beneficiaban del comercio de esclavos y su comercio auxiliar de bienes y materias primas como ron, azúcar, melaza, tabaco y algodón. Los portugueses, los holandeses y los británicos, todos en un momento u otro, ocuparon los castillos y controlaron el comercio transatlántico de esclavos.

Gran Bretaña abolió la trata de esclavos en 1807 y en 1834 declaró ilegal la posesión de esclavos. El presidente estadounidense Thomas Jefferson en 1808 firmó una ley que prohibía la importación de esclavos, pero la posesión de esclavos continuó hasta 1865 y la aprobación de la 13ª Enmienda.

- David Paulsen es editor y reportero del Episcopal News Service. Él puede ser contactado en dpaulsen@episcopalchurch.org.


Etiquetas