Pocas resoluciones aplazaron dos años hasta la 81.ª Convención General, entre ellas el 'apartheid' de Israel

Por david paulsen
Publicado Jul 19, 2022

De las más de 400 resoluciones propuestas a la 80.ª Convención General, solo 17 se aplazaron hasta 2024 en el marco de un proceso destinado a simplificar la reunión en Baltimore, Maryland. Foto: David Paulsen/Servicio Episcopal de Noticias

[Servicio de noticias episcopal] Los 80th La Convención General dejó algunos asuntos pendientes cuando se levantó la semana pasada. Eso fue en parte por diseño.

Parte del plan de los presidentes para agilizar esta reunión del órgano de gobierno bicameral de la Iglesia Episcopal en Baltimore, Maryland, era permitir a los comités la opción de diferir algunas resoluciones menos oportunas hasta 2024, cuando la 81.ª Convención General está programada para reunirse en Louisville. Kentucky. Los obispos y los diputados pasaron del 8 al 11 de julio en Baltimore considerando asuntos críticos de gobierno, como las elecciones y el presupuesto de toda la iglesia, y otras resoluciones consideradas urgentes, por lo que los ocho días hábiles podrían reducirse a cuatro.

Ese plan logró ganarle al reloj. Tanto la Cámara de Obispos como la Cámara de Diputados cerraron la sesión antes del almuerzo el 11 de julio, el cuarto y último día de la Convención General, sin sesiones legislativas finales por la tarde. La eficiencia de la reunión reducida llevó a algunos líderes de la iglesia a especular si la iglesia posterior a la pandemia necesitaría reanudar la celebración de Convenciones Generales trienales que duran hasta dos semanas.

Las resoluciones diferidas podrían influir en esas discusiones: ¿los asuntos pendientes en Baltimore significarán mucho más trabajo para los obispos y diputados en Louisville?

La respuesta corta es, probablemente no. La razón es que, después de todo, no había muchos asuntos pendientes. La mayoría de las resoluciones propuestas a los 80th La Convención General, incluidas algunas que habrían generado animados debates en la sala en reuniones anteriores, no se llevaron a la sala y, en cambio, se adoptaron en lotes de un solo voto utilizando lo que se conoce como el calendario de consentimiento. Y con los comités legislativos celebrando reuniones y audiencias en línea antes de la Convención General por primera vez, pocos de los comités optaron por diferir sus resoluciones.

De un total de más de 400 resoluciones propuestas, solo 17 se aplazaron hasta 2024, como se indica en los calendarios de la Carpeta Virtual para el Casa de diputados y Casa de obispos.

“El Espíritu Santo siempre nos sorprende, y creo que salió muy bien”, dijo el obispo de Pensilvania, Daniel Gutiérrez, presidente del Comité de Política Internacional y Justicia Social, a Episcopal News Service. “Solo tengo que felicitar a los presidentes y a los comités de la convención por hacer que funcione”.

Algunas de las 17 resoluciones diferidas se superponen con otras resoluciones que fueron aprobadas por la Convención General en Baltimore, por lo que no está claro qué asuntos quedarán para que los obispos y diputados discutan en dos años. La resolución D096, por ejemplo, pide la creación de un nuevo cargo de director de los ministerios LGBTQI y de la mujer. Aunque el estado de esa resolución figura en la Carpeta virtual como aplazado, la Convención General adoptó otra resolución, A063, para lograr el mismo objetivo.

Otras resoluciones diferidas habían propuesto la creación de varios grupos de trabajo y la realización de estudios sobre una variedad de temas, como el pacifismo, el envejecimiento y la financiación de los beneficios para el clero y los laicos.

La comisión de Gutiérrez y una comisión paralela de diputados optaron por diferir tres resoluciones hasta 2024, cada una de ellas etiquetar a Israel como un estado de “apartheid”. El uso de la palabra “apartheid” es un punto de conflicto frecuente y una línea divisoria en el debate perenne de la iglesia sobre el conflicto palestino-israelí. La Convención General rechazó una resolución en 2018 que buscaba etiquetar las políticas desiguales de Israel hacia los judíos israelíes y los árabes israelíes como evidencia de un estado de apartheid, similar a la anterior política de separación racial del gobierno sudafricano.

Una discusión de esas resoluciones por parte de las dos cámaras de la Convención General podría haber tomado una cantidad significativa de tiempo en Baltimore, dijo Gutiérrez. Pero aclaró que las resoluciones no se aplazaron porque las comisiones de obispos y diputados quisieran evitar el tema. Más bien, prefirieron esperar hasta que la Convención General tuviera más tiempo para un debate completo.

“Queríamos darle la importancia que merece y necesita”, dijo Gutiérrez. Tiene la esperanza de que eso suceda en Louisville.

Aun así, los 80th La Convención General no guardó silencio sobre el conflicto israelí-palestino. Los obispos y diputados adoptaron otra resolución, C039, para “reconocer el derecho del Estado de Israel a existir y condenar la continua ocupación, segregación y opresión del pueblo palestino; reconociendo que para que Israel continúe como democracia debe permitir la igualdad de todos sus pueblos”. y pasaron Resolución C013, afirmando el derecho de las personas y organizaciones a participar en boicots por violaciones de derechos humanos.

Al mismo tiempo, el 80th La Convención General optó por tomar medidas sobre otros asuntos remitiendo algunas resoluciones a órganos interinos.

La Convención General adoptó cinco resoluciones propuestas por el Comité de la Cámara de Diputados sobre el Estado de la Iglesia para ayudar a la Iglesia Episcopal a adaptarse a los cambios en la sociedad y encontrar nuevas formas de apoyar la misión y el ministerio de la iglesia. Sin embargo, una sexta resolución, relacionada con la capacidad de la iglesia para recopilar y estudiar datos sobre sus esfuerzos de adaptación, se remitió a un organismo interino, que la estudiará y la volverá a considerar en 2024.

Y cuando los obispos y los diputados se reúnan nuevamente en dos años, se espera que reconsideren las propuestas de este año de agregar un día festivo para la difunta obispa Barbara Harris a Lesser Feasts and Fasts, el calendario de santos de la iglesia. Las resoluciones propuestas por 16 diócesis no se aplazaron por completo, aunque el asunto se remitió a la Comisión Permanente de Liturgia y Música, lo que permitió tiempo adicional para la investigación y consideración después de la muerte de Harris en marzo de 2020.

La Convención General tradicionalmente no agrega personas hasta que hayan muerto por lo menos 50 años. En Baltimore, se vio comprometida por actualizando el calendario de la iglesia para marcar el 11 de febrero, la fecha de la histórica consagración de Harris en 1989 como la primera mujer obispo en la Iglesia Episcopal y la Comunión Anglicana.

ENS' cobertura completa de los 80th La Convención General está aquí.

- David Paulsen es editor y reportero del Episcopal News Service. Él puede ser contactado en dpaulsen@episcopalchurch.org.


Etiquetas