El obispo de Maryland desafía a la iglesia a 'derribar muros' en toda la iglesia y las comunidades

Por Pat McCaughan
Publicado Jul 10, 2022

[Servicio Episcopal de Noticias - Baltimore, Maryland] El obispo de Maryland, Eugene Sutton, desafió a la Iglesia Episcopal a “derribar los muros” de división tanto en la iglesia como en la comunidad, con amor, verdad, ajuste de cuentas y reconciliación, mientras predicaba durante el culto del 10 de julio.

Sutton, en un sermón pregrabado transmitido a cada cámara porque los obispos y los diputados adoraron por separado debido a las restricciones de la convención por el COVID-19, también expresó su esperanza de que la 80.ª Convención General adopte Resolución A125, que establecería la Coalición Episcopal para la Equidad y la Justicia, una red voluntaria de diócesis, congregaciones, organizaciones e individuos, dedicada a desmantelar los impactos de la supremacía blanca, el racismo sistémico y la opresión internalizada. El 9 de julio, los obispos coincidieron con los diputados, haciendo precisamente eso y adoptando la A125, que fue propuesta por el Grupo de Trabajo de la Mesa Directiva sobre Decir la Verdad, Juzgar y Sanar.

La diputada de la Diócesis de Oregón, Becky Snow, lee los nombres de las diputadas que fueron elegidas para servir o que habían servido pero que no fueron conmemoradas anteriormente. Foto: Captura de pantalla de video

Las mujeres diputadas que fueron elegidas para servir o habían servido pero no fueron conmemoradas anteriormente, fueron recordadas durante las oraciones de la gente, incluida Elizabeth Dyer, la primera mujer en ocupar un asiento en la Cámara de Diputados, y Elizabeth Davis Pittman, la primera negra y negra de Nebraska. primera jueza y la primera mujer diputada de color, que fue elegida pero se le negó un escaño.

Sutton invocó imágenes de muros, desde historias bíblicas de Jericó y Babel hasta la Gran Muralla China, y se hizo eco del famoso desafío de 1987 del ex presidente Ronald Reagan al liderazgo soviético: “Sr. Gorbachov, derriba ese muro”, en referencia al Muro de Berlín que dividió la ciudad y Alemania en Este y Oeste, al muro fronterizo entre Estados Unidos y México, todos los cuales no logran mantener alejados a quienes desean ingresar, dijo.

“Creo que Dios nos está diciendo hoy, Iglesia Episcopal, derribe esos muros. Derribad los muros de separación en vuestra iglesia, vuestras naciones, vuestras ciudades, vuestras sociedades”. En un sermón que provocó tanto risas como aplausos, Sutton dijo que la forma de hacerlo es con humildad, “antes de que empecemos a derribar cosas y tratar de salvar el mundo por nuestra cuenta.

“El mundo tiene un salvador, y nosotros no somos él”.

el camino El reverendo Eugene Sutton, cuya Diócesis de Maryland es anfitriona de la 80.ª Convención General, predica durante la Eucaristía del 10 de julio. Foto: Captura de pantalla del video

Sutton recordó que, como nuevo obispo en 2008, creó una serie de objetivos para salvar la diócesis y su comunidad. Todo falló. “Pero en lo que nos estamos volviendo realmente buenos es en el amor”, dijo. “Hablamos abiertamente sobre el amor, lo practicamos, y cuando fallamos en amar bien, nos llamamos unos a otros. Trabajamos en ello, en amar a Dios con todo nuestro corazón, alma, mente y fuerzas. Trabajamos en amar a nuestro prójimo. Para nosotros hacer justicia es amor en acción”.

En consecuencia, la diócesis se ha centrado intencionalmente en la reconciliación racial y la reparación de la brecha. Sutton dijo que la diócesis, 90% blanca, que se extiende desde los Apalaches hasta la Bahía de Chesapeake, republicana y demócrata, urbana y rural, rica y pobre, conservadora y progresista, votó unánimemente en una convención de mayo de 2019 para "no dar, sino devolver dinero" de los recursos financieros de la diócesis a las comunidades negras empobrecidas en todo el estado.

Reconociendo la culpabilidad, el silencio persistente y la ganancia económica de la Iglesia Episcopal como resultado de la esclavitud, las leyes de segregación de Jim Crow, los linchamientos, las líneas rojas, la supresión de votantes y otras prácticas laborales injustas y formas de justicia racial, dijo: “Primero, teníamos que decirle a la verdad sobre nosotros mismos. La verdad es que la Iglesia Episcopal robó. Robamos vidas negras y medios de subsistencia negros. Destruimos a sus familias. Los deshumanizamos. Los tratamos como basura y legislamos durante cientos de años que no eran plenamente personas”.

Además, la iglesia se benefició de las estructuras sociales y económicas que oprimían a los afroamericanos, “haciendo que sea más difícil poseer propiedades, votar, lo que todavía sucede ahora, tratando de suprimir el voto, tratando de asegurarse de que los negros no obtengan una la buena educación, los trabajos, la atención médica no generarían dinero, lo que daría lugar a generaciones de comunidades que podrían transmitir riqueza a sus familias”.

Sutton agregó: “Miramos sin miedo nuestra historia diocesana y contamos la historia. Alentamos a nuestras parroquias a descubrir sus historias y contar sus historias sobre cómo se relacionaron con la comunidad negra. A veces, la verdad duele, pero escuchamos a Jesús decir que también te hará libre”.

“Seguimos escuchando a Jesús decir que pague la deuda que tiene con las comunidades negras empobrecidas en este estado”. En consecuencia, la diócesis creó un fondo semilla de $1 millón para invertir en proyectos de educación, vivienda, atención médica, medio ambiente y desarrollo económico.

“Esa cifra no era un cómputo matemático, era uno moral. Fue tomado de dotaciones y otros fondos diocesanos y representa alrededor del 20% de nuestro presupuesto anual. Hará mella en algunas otras cosas que queremos hacer. Dolerá. Y debe doler porque se debe. Se le debe a la comunidad negra después de siglos de robar dinero de las comunidades afroamericanas.

La respuesta de la comunidad ha sido abrumadoramente positiva, dijo. Durante una visita a una pequeña parroquia en un área minera de carbón, la congregación le entregó un cheque por $10,000 para el fondo, dijo.

“Sus ancestros no tenían nada que ver con la esclavitud, pero querían ser solidarios con la mejora de las comunidades negras y empobrecidas con poca inversión, especialmente en las zonas rurales”, dijo.

Eso es lo que hace el amor. lo consiguieron Con demasiada frecuencia, queremos hacer la reconciliación a bajo precio. No queremos pagar el precio de reconciliarnos. Lo queremos gratis. Queremos que sea fácil y todo sonrisas.

“Pero si la reconciliación no cuesta nada, no vale nada. No hay reconciliación sin ajuste de cuentas. El tiempo es ahora. Si no crees que el momento es ahora, dime cuándo. Dame una fecha. ¿Cuándo es el momento de la justicia?

“Creemos que es ahora”.

–El reverendo Pat McCaughan es corresponsal de ENS con sede en Los Ángeles, California.


Etiquetas