El comité de presupuesto de la Convención General debate la financiación de la coalición antirracismo propuesta

Por david paulsen
Publicado Mayo 19, 2022
Kitagawa y Douglas

El reverendo John Kitagawa de Arizona, arriba en la pantalla, y el obispo de Connecticut, Ian Douglas, abajo, presentan las recomendaciones del Grupo de Trabajo de la Mesa Directiva sobre Decir la Verdad, Cálculo y Sanación al Comité Permanente Conjunto sobre Programa, Presupuesto y Finanzas sobre 18 de mayo. Foto: David Paulsen/Episcopal News Service

[Servicio de noticias episcopales - Linthicum Heights, Maryland] Preguntas sobre los detalles financieros de una nueva coalición antirracismo propuesta para toda la iglesia dirigió gran parte de la discusión esta semana en una reunión de dos días del Comité Permanente Conjunto sobre Programa, Presupuesto y Finanzas de la Convención General.

Encuentro en persona el 18 y 19 de mayo cerca de Baltimore – el sitio del 80th Convención General en julio – los miembros del comité presupuestario generalmente enfocaron su discusión sobre la coalición en algunos puntos principales de preocupación: los $2 millones en financiamiento cada tres años que se ha sugerido para la coalición; los mecanismos presupuestarios que serían necesarios para producir ese financiamiento; los métodos de la iglesia para garantizar la responsabilidad financiera y el riesgo de que el trabajo de la coalición se superponga con las oficinas y programas de la iglesia existentes.

A pesar de plantear tales preocupaciones y buscar mayores detalles sobre los planes para la nueva coalición, los miembros del comité presupuestario de la Convención General parecían estar de acuerdo con el punto central de los proponentes de la coalición: que se necesita un enfoque a largo plazo para confrontar la complicidad histórica de la iglesia con el racismo. sistemas y las formas en que ese legado todavía está integrado en el gobierno y la cultura de la Iglesia Episcopal de hoy.

“Nuestra iglesia y su eclesiología y sus estructuras son parte integrante de la supremacía blanca”, dijo el obispo de Connecticut Ian Douglas, miembro del Grupo de Trabajo de Oficiales Presidentes sobre Decir la Verdad, Juzgar y Sanar, a través de Zoom en una presentación ante el comité presupuestario. el 18 de mayo. Se le unió en Zoom el reverendo John Kitagawa de la Diócesis de Arizona, copresidente del grupo de trabajo.

“Nos hemos visto atrapados en el proyecto racista de la supremacía blanca, que está en el corazón de nuestra nación y en el corazón de nuestra iglesia”, dijo Douglas.

La Coalición Episcopal para la Equidad Racial y la Justicia propuesta sería una red voluntaria de diócesis, parroquias, instituciones eclesiásticas e individuos que operarían fuera de la Sociedad Misionera Nacional y Extranjera, la entidad corporativa de la Iglesia Episcopal. La coalición se dedicaría a mejorar el historial desigual de la iglesia de priorizar la reconciliación racial y abordar el daño del colonialismo y el imperialismo, a nivel denominacional y en sus más de 100 diócesis.

Resolución A125, que establecer la coalición, no incluye una solicitud de financiamiento precisa, aunque sugiere un diezmo simbólico sobre las propiedades financieras de la Iglesia Episcopal, que los proponentes estiman que produciría $2 millones para la coalición cada trienio. La coalición podría complementar esa cantidad con su propia recaudación de fondos.

“Apoyo la iniciativa y creo que es el comienzo de un trabajo importante y real”, dijo el obispo de Rhode Island, Nicholas Knisely, haciéndose eco de otros miembros de Planificación, Presupuesto y Finanzas. “Pero me preocupa que la consecuencia no deseada sea reducir los fondos disponibles para ayuda a las diócesis, para asociaciones en el extranjero. … Me preocupa que al hacer este trabajo socavaremos otro trabajo que está ayudando a las comunidades que han sufrido el colonialismo y el imperialismo”.

“Estas son exactamente las decisiones difíciles que tendrá que tomar la Convención General”, respondió Douglas.

La reunión del Comité Permanente Conjunto de Presupuesto, Programa y Finanzas se llevó a cabo en el Centro de Conferencias del Instituto Marítimo. Más de dos docenas de miembros, enlaces legislativos y miembros del personal de la iglesia llenaron una sala de conferencias para las sesiones plenarias de la mañana, todos con máscaras faciales, mientras que unas 10 personas más que se unieron a través de Zoom aparecieron en una pantalla grande al frente de la sala.

Fue la primera sesión presencial de la comisión en este ciclo legislativo, luego de realizar varias reuniones y una Audiencia del 5 de mayo en Zoom. Este y otros comités de la Convención General se han estado reuniendo en línea desde noviembre como parte de un período preparatorio extendido hecho posible y necesario por los cambios alimentados por una pandemia en el 80th Convención General.

La próxima convención inicialmente iba a tener lugar en 2021, pero se pospuso un año con la esperanza de que las condiciones de la pandemia mejoraran lo suficiente para julio de 2022 para una reunión en persona. Las condiciones han mejorado, pero los presidentes anunciaron la semana pasada que tenían la intención de reducir el 80th Convención general debido a la continua amenaza de brotes de COVID-19 a pesar de las precauciones de salud pública y la disponibilidad generalizada de vacunas.

El 17 de mayo, el obispo primado Michael Curry y la reverenda Gay Clark Jennings, presidenta de la Cámara de Diputados, emitió un mensaje de seguimiento diciendo que la convención se reduciría de ocho a cuatro días, del 8 al 11 de julio. Se esperan más actualizaciones de planificación a finales de este mes, y el plan final se espera para la primera semana de junio.

El reverendo Mike Ehmer, presidente del comité de Programa, Presupuesto y Finanzas, refiriéndose al anuncio de los presidentes un día antes, dijo que no podía ofrecer más detalles todavía. “Lo que sabemos está en el anuncio”, dijo. La decisión podría tener un profundo impacto en el trabajo de este y otros comités. Los líderes de la iglesia están trabajando en la logística legislativa de una reunión más corta y pequeña, que probablemente dejará poco tiempo para las enmiendas presupuestarias en persona.

Las Reglas de Orden Conjuntas de la Convención General requieren que el comité de Ehmer presente su presupuesto tres días antes del final de la convención, aunque los obispos y los diputados podrían votar para mover esa presentación un día después para adaptarse al nuevo plazo. El comité, que enfrenta una escasez de tiempo repentina, planea reunirse en línea nuevamente antes de la convención.

El reverendo John Floberg, miembro del comité y sacerdote de la Diócesis de Dakota del Norte, señaló que la Convención General se ha esforzado por hacer que su proceso presupuestario sea más abierto y transparente en los últimos trienios. “Esto realmente desafía ese proceso de volverse más transparente”, dijo Floberg. "¿Cómo parece que no damos marcha atrás en todo lo que ganamos?"

Los 27 miembros del Programa, Presupuesto y Finanzas son designados por el obispo presidente, quien se desempeña como presidente de la Cámara de Obispos, y el presidente de la Cámara de Diputados, con un obispo y dos diputados elegidos de cada una de las nueve provincias de la iglesia.

La reverenda Patty Downing, secretaria del comité de la Diócesis de Delaware que también forma parte del Consejo Ejecutivo, presentó una descripción general de la propuso un plan de presupuesto nacional de $100.7 millones para 2023-24. Un plan de dos años marcará un cambio único pero significativo de los planes típicos de tres años de la iglesia, dijo. También describió varias consideraciones distintas en este presupuesto, incluida la flexibilidad que brindan los superávit anteriores producidos en gran parte debido a los ingresos y gastos relacionados con la pandemia. El Consejo Ejecutivo, que redactó el plan presupuestario que ahora está siendo considerado por el Programa, Presupuesto y Finanzas, propuso reservar $6.5 millones en superávit para usar en el presupuesto de 2023-24 o en el siguiente trienio.

La pandemia también dará forma a cómo la iglesia planea para el futuro, tanto el potencial de confusión financiera como la apreciación de la pérdida y el dolor que sienten tantos en la iglesia, con el número de muertos por el coronavirus que ahora llega a 1 millón de personas en los Estados Unidos. estados “Necesitamos escuchar eso. Necesitamos absorber eso. Y luego debemos llevarlo al futuro con nosotros”, dijo Downing.

Otra consideración importante, dijo Downing, es el impacto presupuestario de la siete resoluciones de la Convención General propuesto por el Grupo de trabajo de la Mesa Directiva sobre la verdad, el ajuste de cuentas y la curación en su informe del 23 de marzo.

La mayoría de esos rse asignaron soluciones a los comités de la Convención General sobre Justicia Racial y Reconciliación, que celebró una audiencia sobre ellos el 11 de mayo. Programa, Presupuesto y Finanzas no considera los méritos de tales resoluciones, solo la capacidad de la iglesia para incorporar sus implicaciones financieras en su presupuesto.

Byron Rushing, vicepresidente de la Cámara de Diputados y miembro del grupo de trabajo de los presidentes, dijo que la mayoría de los episcopales están de acuerdo en que la iglesia debería trabajar para erradicar el racismo en sus estructuras. “Estamos sugiriendo la forma más rápida de hacerlo”, dijo. Una característica clave de la coalición, añadió, sería que sería responsable ante la Convención General cada tres años, no ante el Consejo Ejecutivo, que es el órgano de gobierno de la iglesia entre las reuniones de la Convención General.

La obispa de Newark, Carlye Hughes, expresó su preocupación de que el alcance del trabajo de la coalición podría superponerse con el trabajo actual dirigido por el personal de la iglesia. Convertirse en una comunidad querida iniciativa. Se le pidió a la reverenda Stephanie Spellers, canóniga del obispo presidente para la evangelización, la reconciliación y el cuidado de la creación, que respondiera y dijo que no se consultó a su personal sobre las resoluciones del grupo de trabajo para la Convención General.

“Probablemente habrá redundancia en el sistema una vez que la coalición esté en funcionamiento”, dijo, aunque también sugirió que tal redundancia podría aliviarse a medida que la coalición toma forma y que la iglesia puede encontrar beneficios en “el tipo de independencia que esta organización está proponiendo”.

Stephanie Spellers

La reverenda Stephanie Spellers, canóniga del obispo presidente para la evangelización, la reconciliación y el cuidado de la creación, habla el 18 de mayo ante el Comité Permanente Conjunto sobre Programa, Presupuesto y Finanzas. Foto: David Paulsen/Servicio Episcopal de Noticias

Varios miembros del comité presupuestario expresaron otras preocupaciones sobre las implicaciones financieras de la Resolución A125 que aún no están claras.

En la sesión plenaria de clausura del 19 de mayo, el obispo sufragáneo Jeff Fisher de la Diócesis de Texas, vicepresidente del comité, resumió esas preocupaciones en una resolución propuesta. El comité “desea apoyar el establecimiento” de la coalición, decía la resolución, pero “no puede apoyar completamente” ese plan sin más claridad sobre los siguientes detalles:

  • ¿Cómo se definirían las “posesiones financieras” de la iglesia con el fin de calcular el financiamiento trienal de la coalición?
  • ¿Cómo afectaría la financiación de la coalición el 5% de los ingresos de inversión que ya respaldan el presupuesto de la iglesia?
  • ¿Requerirá la coalición financiamiento inicial en 2023-24 hasta o igual a los $2 millones sugeridos?
  • ¿Qué efecto tendrá esto en los futuros presupuestos de toda la iglesia?
  • ¿El 80th ¿Tiene la Convención General la capacidad de comprometer fondos en presupuestos que serán considerados por futuras Convenciones Generales?

“Es posible que esta no sea una lista exhaustiva de algunas de las preguntas que podría tener”, dijo Fisher.

El comité aprobó una enmienda a la resolución propuesta por Knisely que comprometía al organismo a trabajar con el grupo de trabajo de los presidentes y la Justicia Racial y Reconciliación de la Convención General para determinar un plan financiero aceptable para crear la coalición.

El comité presupuestario también aprobó una enmienda propuesta por Bill Fleener del oeste de Michigan que abordaría la posible redundancia entre el nuevo trabajo de la coalición y el trabajo continuo del personal de la Oficina de Reconciliación Racial del obispo primado.

Con esas enmiendas, el comité aprobó la resolución en un voto de voz unánime.

Douglas habló sobre el punto de la última enmienda, cantidad de despidos, en su presentación un día antes.

“Hubo un aprecio enorme y profundo por el trabajo que la iglesia ya está haciendo en nuestros compromisos para desmantelar el racismo, la supremacía blanca y el prejuicio contra los negros”, dijo Douglas. La misión de la coalición sería “construir, ampliar y promover ese increíble y buen trabajo. … Esto no se ve de ninguna manera como una competencia y/o una alternativa a ese buen trabajo”.

El comité de presupuesto del 19 de mayo también aprobó por un estrecho margen una resolución, en una votación de 11 a 10, que mantendría el sorteo de inversión de la iglesia para el presupuesto de 2023-24 en un 5 % o menos, a pesar de que algunos miembros argumentaron que la tasa de porcentaje actual podría limitar el presupuesto de la iglesia. flexibilidad presupuestaria.

La reverenda Mally Lloyd, presidenta del Comité de Finanzas del Consejo Ejecutivo que también sirve como enlace de los presidentes de la Cámara de Diputados para el Programa, Presupuesto y Finanzas, recordó al comité que si la coalición contra el racismo u otras acciones de la Convención General requieren fondos adicionales, el superávit de $6.5 millones estaría disponible si no se puede aumentar el retiro de inversión.

- David Paulsen es editor y reportero del Episcopal News Service. Él puede ser contactado en dpaulsen@episcopalchurch.org.


Etiquetas