El Consejo Ejecutivo convoca una reunión especial ya que el riesgo de COVID-19 de la Convención General aumenta la ansiedad

Por david paulsen
Publicado Mayo 6, 2022

El obispo presidente Michael Curry abre la primera TEConversation de la 79.ª Convención General el 6 de julio, esta sobre reconciliación racial. Foto: Mary Frances Schjonberg/Servicio Episcopal de Noticias

[Servicio de noticias episcopal] Líderes de la Iglesia Episcopal, enfrentando crecientes preocupaciones sobre el riesgo de brotes de COVID-19 en el 80th Convención General, convocará una reunión especial del Consejo Ejecutivo el 11 de mayo para discutir las precauciones de seguridad para la reunión de toda la iglesia de este verano.

El Consejo Ejecutivo se reunirá a las 9 a.m., hora del Este, el 11 de mayo en Zoom, según información compartido en línea el 5 de mayo por la Cámara de Diputados. La reunión especial fue convocada, según una disposición rara vez utilizada en los Cánones de la iglesia, por seis miembros del Consejo Ejecutivo, incluidos los presidentes de los cuatro comités permanentes del cuerpo gobernante.

La reunión también será transmitido en vivo en YouTube.

El propósito será discutir “protocolos y procedimientos pastorales y de salud pública que deberían estar vigentes para los asistentes a la Convención General y los méritos relativos de reunirse en Baltimore”, según la publicación de la Cámara de Diputados.

Las 80 Característicasth La Convención General inicialmente se había programado para 2021, pero se pospuso por un año debido a la pandemia. Ahora está configurado para tendrá lugar del 7 al 14 de julio en Baltimore, Maryland. Se requerirán máscaras y prueba de vacunación de todos los asistentes, y los líderes de la iglesia continúan considerando precauciones adicionales según sea necesario.

Sin embargo, algunos de los que están programados para asistir a la Convención General han expresado su preocupación en las últimas semanas por el plan de reunirse en persona en una reunión tan grande de toda la iglesia, que también sirve como la reunión del principal órgano de gobierno de la iglesia.

Esta semana, en un publicación de blog compartida ampliamente en Twitter, la reverenda Megan Castellan, una sacerdote en Ithaca, Nueva York, argumentó que celebrar una Convención General en persona sería “un gran error”.

“No es que nuestra iglesia desconozca la pandemia; Creo que el liderazgo está tratando de abordarlo al mismo tiempo que trata de convocar a la Convención. Sin embargo, los problemas son innumerables y no desaparecen debido a esas buenas intenciones”, escribió Castellan, quien se desempeña como diputado de la Diócesis de Central New York. “Necesitamos cancelar la Convención. Hasta que podamos hacerlo con seguridad. Hasta que podamos hacerlo sin ser hipócritas. Hasta que podamos hacerlo dentro del Evangelio”.

El reverendo Scott Gunn, diputado de la diócesis del sur de Ohio y director ejecutivo de Movimiento Adelante, compartió la publicación del blog de Castellan y se hizo eco de sus preocupaciones.

“Si eres diputado u obispo de la Iglesia Episcopal, lee esto y reflexiona”, dijo Gunn en Twitter. “¿Realmente tiene sentido tener #gc80 en persona? ¿Deberíamos hacerlo en línea esta vez?

El reverendo Nurya Love Parish, sacerdote y diputado en la Diócesis de Michigan Occidental, también compartió la publicación del blog de Castellan en Twitter. “Este es un argumento convincente de que la Iglesia #Episcopal no debería reunirse este verano para la Convención General, y merece atención”, dijo Parish.

Varios miembros del Consejo Ejecutivo expresaron sus propias preocupaciones durante su reunión del 20 al 23 de abril en San Juan, Puerto Rico, sobre la idoneidad de celebrar la Convención General en persona en un momento en que el coronavirus, aunque muy disminuido desde su pico invernal, está sigue circulando ampliamente. En el último mes, nuevas subvariantes han comenzado a empujar el recuento de casos en niveles más altos en los Estados Unidos, aunque las hospitalizaciones y muertes se han mantenido relativamente bajas. Algunos miembros del consejo también señalaron los peligros de un COVID prolongado y el mayor riesgo para las personas mayores y aquellas con afecciones de salud subyacentes.

El reverendo Gay Clark Jennings, presidente de la Cámara de Diputados, respondió en ese momento diciendo que la Oficina de la Convención General continuaba preparándose para una variedad de escenarios de salud pública mientras planificaba la reunión en persona en Baltimore. Mientras tanto, se espera que el Comité Permanente Conjunto de Planificación y Organización publique pronto un conjunto de principios rectores que seguirá para responder a la amenaza del coronavirus en evolución. El presidente de la iglesia también se reunió con expertos en salud pública sobre medidas adicionales de mitigación de riesgos, y el Consejo Ejecutivo aprobó $50,000 para que un experto en salud pública asesore a Jennings sobre políticas y procedimientos.

Los riesgos potenciales de una gran reunión en persona se destacaron cuando al menos ocho personas, incluida Jennings, dieron positivo por COVID-19 tras asistir al Consejo Ejecutivo. Alrededor de 60 miembros del consejo, personal y visitantes asistieron a la reunión en San Juan, mientras que algunos de los 40 miembros votantes del consejo asistieron en línea.

El obispo primado Michael Curry habla ante el Consejo Ejecutivo el 20 de abril de 2022 en San Juan, Puerto Rico. Foto: Egan Millard/Servicio Episcopal de Noticias.

Por otra parte, la noticia de que al menos 41 personas en la Diócesis de Pensilvania dieron positivo por el virus después de asistir a una conferencia del clero la semana pasada ha aumentado la ansiedad entre los líderes de la iglesia sobre los riesgos de COVID-19. El clero de Pensilvania reportó síntomas leves y ninguno fue hospitalizado, según un carta a la diócesis del obispo Daniel Gutiérrez.

Como órgano rector bicameral, la Convención General divide su autoridad entre la Cámara de Obispos y la Cámara de Diputados. La Convención General generalmente se reúne en una ciudad diferente cada tres años y es un centro para la actividad legislativa, la creación de redes y el compañerismo. Asisten cientos de obispos y diputados, así como miles de miembros del personal de la iglesia, representantes de organizaciones afiliadas a la iglesia, vendedores y observadores.

El aplazamiento de un año ha permitido que los comités celebren algunas reuniones y audiencias en línea por primera vez; la las audiencias ahora están en curso. La celebración de audiencias en línea también ha ayudado a la iglesia a lograr su objetivo de reducir la cantidad de personas en la reunión trienal. duración de 10 a ocho días.

- David Paulsen es editor y reportero del Episcopal News Service. Él puede ser contactado en dpaulsen@episcopalchurch.org.


Etiquetas