La Cumbre del Ministerio de Fronteras y Migración destaca la misión episcopal en medio de una agitación constante

Por Egan Millard
Publicado Abr 1, 2022

Andrea Rudnik y otros voluntarios del Equipo Brownsville se reúnen con migrantes en la frontera entre Estados Unidos y México en Brownsville, Texas. Foto: Equipo Brownsville

[Servicio de noticias episcopal] En la cuarta anual Cumbre del Ministerio de Fronteras y Migración, organizado por los Ministerios Episcopales de Migración y la Diócesis del Oeste de Texas, los expertos hablaron sobre cómo la ya compleja situación a lo largo de la frontera entre EE. sus esfuerzos para ayudar a los migrantes y refugiados.

Durante la conferencia virtual del 30 al 21 de marzo, los presentadores hablaron sobre todo, desde las causas de la migración hasta los cambios demográficos de los migrantes y el laberinto de logística involucrado en acompañar a los migrantes a lo largo de sus viajes. La conferencia también incluyó debates sobre la teología de la migración y las perspectivas sobre cómo las partes cambiantes del sistema de aplicación de la ley de inmigración de los EE. UU. podrían beneficiar a todos los involucrados.

La cumbre “fue un recordatorio inspirador de que hay ministerios de migración dinámicos en todo el país”, dijo Kendall Martin, gerente senior de comunicaciones de EMM. “Los episcopales atienden a los solicitantes de asilo en la frontera, administran refugios y centros de descanso, patrocinan a los solicitantes de asilo y a los afganos recién llegados, luchan contra las injusticias del sistema de detención de inmigrantes y abogan por la protección y los derechos de todos los migrantes. La cumbre ofreció una oportunidad invaluable para las personas involucradas en los ministerios de migración para compartir su trabajo, generar oportunidades para involucrarse y abrir las puertas para la colaboración”.

Los expertos en migración proporcionaron el contexto en el que se lleva a cabo el trabajo del ministerio episcopal, pintando un cuadro de una serie de circunstancias desesperadas en América Latina y en otros lugares que chocan con un sistema inadecuado e inhumano en los EE. cruzaron la frontera eran principalmente hombres mexicanos solteros que buscaban trabajo, dijo Cris Ramón, un consultor que trabaja en temas de inmigración con la Iglesia Episcopal con sede en Washington, DC Oficina de relaciones gubernamentales. Hoy, dijo, “tenemos un flujo mucho más complejo y diverso”.

“Lo que estamos viendo ahora es un conjunto verdaderamente hemisférico de eventos migratorios que creo… van a requerir un conjunto completamente nuevo de políticas de inmigración”, dijo Ramón.

La valla fronteriza entre Tijuana, México y San Diego, California, se construyó por primera vez en la década de 1990. Foto: Antonio Zaragoza para Episcopal News Service

En los últimos cinco años, la cantidad de familias y menores no acompañados que intentan cruzar la frontera ha aumentado drásticamente y, desde 2014, la mayoría no son originarios de México. En año fiscal 2021, la Patrulla Fronteriza de EE. UU. informó de más de 1.6 millones de “encuentros” con migrantes a lo largo de la frontera entre EE. UU. y México, instancias en las que los migrantes fueron expulsados ​​inmediatamente en la frontera o aprehendidos y detenidos en EE. UU. Este fue, por mucho, el total anual más alto registrado. más de cuatro veces el número del año fiscal anterior.

De esos 1.6 millones de encuentros, el 36% involucraba a familias o menores no acompañados, el 63% involucraba a no mexicanos y el 42% involucraba a personas del extranjero. Triángulo del norte países de Honduras, Guatemala y El Salvador. El Triángulo del Norte es uno de los lugares mas peligrosos de la tierra, atormentado por la violencia de las pandillas, la inestabilidad política y la pobreza extrema, todo lo cual se ha visto exacerbado por el COVID-19 y el cambio climático. Y aunque su número sigue siendo pequeño, los migrantes de Haití y Cuba han aumentado considerablemente en los últimos tres años, ya que ambos países enfrentan conflictos políticos y económicos.

Muchos hombres y mujeres jóvenes, familias y personas mayores se unieron a una caravana que partió de San Salvador, El Salvador, el 31 de octubre de 2018. Fue la segunda de tres caravanas que partieron hacia el norte ese día. Foto: Lynette Wilson/Servicio Episcopal de Noticias

Mientras tanto, hay un número récord de atrasos casos en los tribunales de inmigración de EE. UU.: 1.7 millones a febrero de 2022, con un tiempo de espera promedio de casi dos años y medio.

Lo que agrava el problema es el hecho de que “el panorama legal cambia constantemente a lo largo de la frontera”, dijo Troy Elder, misionero de los ministerios de migración en la Diócesis de San Diego. “La ley y la política de inmigración tienen la vida útil de la leche”.

Eso fue subrayado por un importante desarrollo legal que se desarrolló durante la conferencia. De la miríada de políticas de inmigración mencionadas durante la cumbre, la más discutida fue título 42, una orden de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades emitida bajo la administración Trump al comienzo de la pandemia de COVID-19. Citando la pandemia como una razón para evitar que las personas ingresen a los EE. UU., el Título 42 permite al gobierno expulsar a los migrantes de regreso a sus países de origen inmediatamente después de detenerlos. Esto significa que no tienen la oportunidad de solicitar asilo, una proceso legalmente protegido en el que las personas que han ingresado a los EE. UU. pueden solicitar quedarse porque es demasiado peligroso en su país de origen. Si bien a las personas documentadas ya no se les prohíbe ingresar a los EE. UU. por motivos de salud pública, la administración Biden ha mantenido el Título 42, bloqueando efectivamente a los solicitantes de asilo.

Las ciudades de carpas se han apostado al pie de los tres puentes en el lado de Juárez de la frontera entre Estados Unidos y México, donde los ciudadanos mexicanos, dos tercios de ellos familias, esperan solicitar asilo en los Estados Unidos. Foto: Lynette Wilson / Episcopal News Service

El 4 de marzo, un juez federal dictaminó que el gobierno no podía continuar expulsando migrantes sin asegurarse de que no serían enviados a un lugar donde enfrentarían persecución. La administración de Biden ha estado ofreciendo exenciones para niños no acompañados desde enero de 2021.

El 30 de marzo, durante el primer día de la cumbre, noticias quebradas que la administración Biden planeó levantar las restricciones del Título 42 en mayo; el CDC anunciado oficialmente el 1 de abril que las restricciones terminarán el 23 de mayo.

Un voluntario de la Diócesis de San Diego se reúne con migrantes en un albergue fronterizo. El hombre de la derecha dijo que había caminado desde Honduras con su hija (de rosa), que tiene parálisis cerebral. Foto: Ken Chow

Mientras tanto, los episcopales han seguido ayudando a los migrantes y refugiados en la frontera a pesar de las restricciones. Elder dijo que dos parroquias de la Diócesis de San Diego han estado haciendo viajes mensuales a refugios fronterizos mexicanos para ayudar a los solicitantes de asilo con niños o condiciones médicas graves, o aquellos que enfrentarían una amenaza específica si regresan a su país de origen, a llenar formularios de exención para presente en la frontera.

Elder también mostró un video de los viajes de los miembros de las dos parroquias a los refugios fronterizos, donde trabajaron para mejorar la infraestructura, administraron sacramentos y organizaron fiestas navideñas para los niños. Las iglesias más alejadas de la frontera han ayudado ofreciendo clases de inglés a través de Zoom para adultos en los albergues; bajo otro programa nuevo, les dan a los adultos en los refugios tarjetas de débito que pueden usar mientras esperan en México, a las que los feligreses pueden agregar fondos.

La Oficina de Relaciones Gubernamentales de la Iglesia Episcopal ofrece una gama de recursos para episcopales interesados ​​en abogar por las posiciones de la iglesia sobre la migración.

En la Diócesis del Oeste de Texas, las ciudades fronterizas como Brownsville y McAllen han visto a un gran número de inmigrantes llegar a los EE. UU. con la intención de reunirse con su familia en otras partes del país, solo para quedarse atrapados en el área sin una manera fácil de seguir adelante. la diocesis Programa de Ministerios de Inmigración y Refugiados, establecida en 2019, ayuda a los migrantes directamente de muchas maneras, incluida la provisión de alimentos y suministros personales, la oferta de alojamiento a corto plazo para los liberados de la detención sin familia o patrocinador con quien quedarse y la organización de voluntarios que podrían albergar a los migrantes en sus hogares.

En asociación con luteranos locales, la diócesis ha abierto un refugio diurno en San Antonio, que ahora es un refugio fronterizo oficial reconocido por las Naciones Unidas, donde los migrantes pueden descansar, comer y obtener ayuda con los arreglos de viaje; han comprado una furgoneta para llevar a los migrantes al aeropuerto, a la estación de autobuses o al albergue nocturno. Los voluntarios también ayudan a dar la bienvenida y orientar a los migrantes en Brownsville a través del Equipo Brownsville, que brinda ayuda humanitaria básica en los refugios y en la estación de autobuses y el aeropuerto.

Representantes de las diócesis de Arizona y Río GrandeTambién compartimos actualizaciones sobre su trabajo en el ministerio fronterizo, que incluye trabajar en refugios, apoyar capellanías en centros de detención y desarrollar relaciones pastorales con agentes de la Patrulla Fronteriza.

El reverendo David Chavez, a la izquierda, el misionero fronterizo de la Diócesis de Arizona, el obispo de México Occidental, Ricardo Gómez Osnaya, al centro, y el obispo de El Salvador, Juan David Alvarado, caminan a lo largo del muro fronterizo en Nogales, Arizona, como parte de un ministerio episcopal fronterizo de noviembre de 2019. Cumbre. Foto: Lynette Wilson/Servicio Episcopal de Noticias

Los discursos principales cerraron los dos días de la cumbre. defensor de los inmigrantes Karen Gonzalez interpretó la historia bíblica de Rut y Noemí a través de la lente de la migración contemporánea, notando las similitudes entre las dos mujeres y muchos de los migrantes que llegan a la frontera entre Estados Unidos y México. Su historia de migración termina con éxito, pero si hubiera sucedido hoy, el resultado hubiera sido muy diferente, dijo González.

“En este pequeño Libro de Rut, vemos lo que sucede cuando ciudadanos y no ciudadanos, hombres y mujeres se unen para trabajar por el florecimiento de sus comunidades. Todos se benefician; todos son bendecidos. Ruth se convierte en una bendición para esta comunidad y ellos, a su vez, la bendicen al incorporarla a su comunidad también”, dijo González.

“Me encanta esa historia. Pero al leerlo, es muy difícil no preguntarse: '¿Qué pasaría si Ruth llegara hoy a la frontera entre Estados Unidos y México? ¿Se le permitiría entrar? ¿Qué le pasaría a ella? ¿Qué sería de Naomi sin ella?

En el discurso de clausura, la Rev. Nancy Frausto, directora del programa de Estudios Latinx y conferencista del Seminario del Suroeste en Austin, Texas, recordó a los participantes que no actuaran como “salvadores” de los migrantes. Frausto, nacido en Zacatecas, México, emigró a los EE. UU. cuando era niño y es el primer sacerdote episcopal en beneficiarse del programa federal DACA (Acción Diferida para los Llegados en la Infancia).

“Necesitamos ingresar a este ministerio con humildad, sabiendo que nuestros socios principales son la comunidad migrante”, dijo Frausto.

“Con demasiada frecuencia, tratamos a nuestra familia migrante como caricaturas indefensas y sin voz sin ver toda su humanidad. Nos olvidamos de ver su fuerza, su coraje. Debemos honrarlos plenamente en nuestra asociación con ellos para la liberación de todos”.

- Egan Millard es editor asistente y reportero para Episcopal News Service. Se le puede contactar en emillard@episcopalchurch.org.


Etiquetas