La Cámara de Obispos condena la guerra en Ucrania y la legislación contra las personas transgénero en la primera reunión en persona desde la pandemia de COVID-19

Por Egan Millard
Publicado Mar 22, 2022

133 obispos y obispos electos asistieron a una reunión de la Cámara de Obispos en Camp Allen, cerca de Navasota, Texas, del 15 al 21 de marzo. Foto: Frank Logue

[Servicio de noticias episcopal - Navasota, Texas] La Cámara de Obispos votó por unanimidad para emitir declaraciones condenando la invasión rusa de Ucrania y las acciones políticas dirigidas a las personas transgénero en su reunión del 15 al 21 de marzo.

La Cámara se reunió en persona por primera vez desde septiembre de 2019, con la presencia de 133 obispos y obispos electos, en Camp Allen, un centro de retiro cerca de Navasota, Texas, propiedad de la Diócesis de Texas.

La declaración de Ucrania, escrita por el Rvmo. El reverendo Mark Edington, obispo de la Convocatoria de Iglesias Episcopales en Europa, con aportes de otros obispos, denunció la “depravación absoluta” del asalto militar ruso a la antigua república soviética en términos morales y políticos.

“Estamos reunidos en un momento de profundo peligro para los principios del derecho internacional y la paz”, se lee en el comunicado. “Mientras nos reunimos y rezamos juntos como Cámara de Obispos, Ucrania, una nación independiente y soberana que no ha representado una amenaza para otros más allá de sus fronteras, ha sido invadida por las fuerzas militares de Rusia, sin provocación y sin justificación”.

En referéndum el 1 de diciembre de 1991, señaló el comunicado, el 90% de los votantes aprobaron la declaración de independencia de la Unión Soviética que el parlamento ucraniano había emitido en agosto de ese año.

En una entrevista con Episcopal News Service, el obispo primado Michael Curry reconoció el complejo acto de equilibrio entre el apoyo de Occidente a la autodefensa de Ucrania y el riesgo de una escalada del conflicto.

El obispo primado Michael Curry predica durante una Eucaristía en la reunión de la Cámara de Obispos. Foto: Frank Logue

“[Los ucranianos] tienen derecho a defender su libertad y protegerla, y el resto del mundo tiene que hacer todo lo posible para no precipitar una guerra peor que engullirá al mundo entero, sino hacer todo lo posible para defender a los humanos. derechos y decencia. Eso no es un pensamiento utópico”, dijo Curry, y también ofreció una comparación con el pasaje del evangelio en el que Pedro saca una espada para defender a Jesús.

“Jesús vivió en el mundo real”, dijo Curry. “Tenía ideales claros y principios claros que estaba articulando, de eso no hay duda. Pero él estaba en el mundo. Ahora, le dijo a Pedro: 'Vuelve a poner esa espada en su vaina'. Pero no le dijo que se deshiciera de él.

Edington le dijo a ENS que las congregaciones episcopales ya están recibiendo refugiados ucranianos en sus ciudades. Está consultando con congregaciones, Episcopal Relief & Development y la Diócesis de Europa de la Iglesia de Inglaterra, que tiene una iglesia en Kiev, la capital de Ucrania, y también en algunas de las ciudades donde están presentes las iglesias de convocatoria.

Mientras tanto, dijo Edington, era importante que los obispos hablaran al unísono contra la invasión.

“Tenemos el trabajo de decir la verdad tal como la vemos, a la luz del Evangelio, para decir: 'Estas cosas están mal'”, dijo Edington a ENS. “Elegimos hablar en términos de principios universales que sentimos que están conectados con nuestro reclamo cristiano sobre la dignidad de todas las personas, y uno de ellos es el derecho de las naciones a determinar su propio destino”.

Al proporcionar el contexto histórico de la independencia de Ucrania de Rusia, la declaración describe la autodeterminación del pueblo ucraniano como un derecho fundamental.

“Existe un vínculo directo entre nuestro pacto bautismal de respetar la dignidad de todas las personas en Cristo y la exigencia de respetar la voluntad de las naciones de determinar su propio destino —la regla del 'jus cogens' en el derecho internacional— cuando se expresa libremente a través de la urna”, decía el comunicado.

El comunicado denunció la "depravación absoluta de la guerra", en la que los soldados rusos han matado al menos a 900 civiles hasta el 20 de marzo. Según las Naciones Unidas.

“Es evidente que las fuerzas militares rusas han atacado directa e indiscriminadamente residencias civiles, instalaciones médicas, incluso corredores acordados para el retiro humanitario de civiles en áreas de combate”, se lee en el comunicado. “Estas acciones son una violación fundamental de los derechos y la dignidad que se otorgan a todas las personas y una violación flagrante de las normas internacionales”.

La declaración se hizo eco de una resolución aprobada por Executivo Consejo resolución en enero, antes de la invasión, expresando “graves preocupaciones sobre la escalada de tensiones y la acumulación militar a lo largo de la frontera de Rusia y Ucrania”.

Todos los obispos presentes en la reunión de la Cámara de Obispos del 19 de marzo aprobaron la declaración, en la que dijeron que rezarían para que Rusia cesase inmediatamente las hostilidades; por la seguridad de refugiados, diplomáticos y disidentes políticos; y para que otras iglesias se pronuncien en contra de la invasión.

La Cámara de Obispos también discutió la serie de leyes estatales y directivas políticas dirigidas a los jóvenes transgénero. Docenas de billetes se han introducido en las legislaturas estatales en los últimos dos años limitando el acceso de los menores transgénero al tratamiento médico y restringiendo su participación en deportes. En algunos casos, los padres de niños transgénero han sido amenazados con acciones legales, como es ahora el caso en Texas debido a un directiva del gobernador Greg Abbott clasificar ciertos tipos de atención médica, como tratamientos hormonales o quirúrgicos, como abuso infantil.

Curry le dijo a ENS que si bien la guerra en Ucrania y las leyes contra las personas transgénero son obviamente temas muy diferentes, las respuestas de los obispos provienen de la misma fuente.

“La gente puede pensar que 'Ama a tu prójimo como a ti mismo' puede ser trillado y simplista hasta que tienes que hacerlo”, dijo. “Y ese mismo principio que se aplica a los niños transgénero se aplica al pueblo de Ucrania. Son hijos de Dios, y nadie, ningún ser humano está destinado a ser abusado. Suelte. oprimidos.

Varios obispos testificaron en apoyo de una declaración que condena estas leyes y directivas, compartiendo historias personales sobre sus propios familiares o feligreses transgénero/no binarios y los temores que enfrentan, incluso en estados donde parece poco probable que se aprueben. La resolución originalmente mencionaba a Texas “y otros estados”, pero varios obispos pidieron que sus estados también se mencionaran por nombre. Después de un debate sobre qué tan específica debería ser la declaración, se modificó para incluir "Texas, Alabama, Arizona, Idaho, Iowa, New Hampshire, Michigan, Missouri, Florida, Arkansas, Ohio, North Dakota, Mississippi, South Dakota, Nebraska, Indiana, Carolina del Sur y cualquier otro estado, municipio y distrito escolar que tenga como objetivo a los niños transgénero y sus familias”.

“A la luz de la promesa del pacto bautismal de ver a Cristo en todas las personas”, decía la declaración, “… nosotros… expresamos nuestro amor y continuo apoyo a todas las personas que se identifican como transgénero o no binarias y sus familias. Denunciamos las iniciativas legislativas y las acciones gubernamentales dirigidas a los niños trans y sus familias. Instamos a todos en nuestra iglesia a crear espacios seguros y proteger a todas las personas del acoso basado en la identidad de género”.

Curry y otros dijeron que era importante tanto para los legisladores como para las personas transgénero cuyas vidas afectan sus decisiones saber cuál es la posición de los obispos.

“Ya seas liberal o conservador, existe la bondad humana y la decencia humana. Y para aquellos de nosotros que somos cristianos, existe el amor desinteresado y sacrificado que busca el bien y el bienestar de los demás”, dijo Curry a ENS.

“No esperamos que cambie los votos, pero rezamos para que lo haga. Tal vez lo más importante es si brinda algún consuelo, alguna afirmación a las personas transgénero, que son hijos de Dios, creados a imagen y semejanza de Dios, como lo somos todos”.

También durante la reunión, el Rvmo. El reverendo Whayne Hougland Jr., ex obispo de las diócesis de Michigan Occidental y Michigan Oriental, fue readmitido en la Cámara luego de una suspensión de un año. Hougland había sido suspendido del ministerio episcopal en junio de 2020 después de admitir una relación extramatrimonial. El período de suspensión de Hougland terminó en julio de 2021 y él renunció a su cargo en ambas diócesis. Junto con la suspensión, Hougland completó las demás estipulaciones del acuerdo disciplinario, incluida la recepción de asesoramiento.

El Comité de Renuncias informó que Hougland había "cumplido completa, generosa y gentilmente" con los términos del acuerdo y propuso una moción para readmitir a Hougland a la Cámara como miembro sin derecho a voto, una acción permitida por las Reglas de Orden de la Cámara de Obispos. , sección VM4. La moción fue aprobada por unanimidad en la Cámara.

Además, la Cámara emitió un carta pastoral llamando a la paz en Tierra Santa y expresando que Jerusalén “debe ser igualmente protegida y accesible para los fieles judíos, cristianos y musulmanes, y para todas las personas de buena voluntad”, de acuerdo con Resolución B2018 de la Convención General de 003. Con esa resolución, la Convención General votó para “reafirmar su posición de larga data de pedir que la ciudad santa de Jerusalén sea la capital compartida tanto del Estado de Israel como de un posible estado palestino” e “instar a la Cámara de Obispos a difundir como tan pronto como sea practicable una Carta Pastoral que respalde la identidad profética de Jerusalén como la Ciudad Santa de la Paz”.

Constituyendo la mitad de la Convención General, la Cámara de Obispos comprende a todos los obispos activos y retirados de la Iglesia Episcopal. La Cámara normalmente se reúne dos veces al año, aunque sus reuniones se han llevado a cabo de forma remota durante la pandemia. La Cámara de Obispos y su contraparte, la Cámara de Diputados, tienen previsto reunirse en persona del 7 al 14 de julio en la 80th Convención General en Baltimore, Maryland.

- Egan Millard es editor asistente y reportero para Episcopal News Service. Se le puede contactar en emillard@episcopalchurch.org.

Etiquetas