La Iglesia Episcopal llegará a 100,000 personas atendidas en 40 años de servicios de reasentamiento de refugiados

Por david paulsen
Publicado en diciembre 8, 2021
Ali Al Sudani se reúne con refugiados

Ali Al Sudani, director de programas de Interfaith Ministries para el Gran Houston en Texas, se reúne con algunos de los refugiados atendidos por la organización, una afiliada de Episcopal Migration Ministries. Foto cortesía de Ali Al Sudani

[Servicio de noticias episcopal] Ministerios de Migración Episcopal se está acercando a un hito en los 40 años de historia de participación de la iglesia en el programa de reasentamiento de refugiados de EE. UU .: En algún momento de este mes, la iglesia habrá ayudado a más de 100,000 personas a establecer nuevos hogares en los Estados Unidos después de huir de la guerra, la violencia y la persecución en su hogar. países.

En las décadas de 1980 y 1990, muchos de esos refugiados procedían de África oriental, Asia meridional y Europa oriental. En los últimos años, los recién llegados han sido desplazados con mayor frecuencia por los disturbios en Birmania, Siria y la República Democrática del Congo. según datos del Departamento de Estado. Y en los últimos cuatro meses, Ministerios Episcopales de Migración, o EMM, y sus organizaciones locales afiliadas se han apresurado a dar la bienvenida a miles de evacuados afganos a quienes se les permitió ingresar a los Estados Unidos después de que los talibanes tomaron el control de Afganistán en agosto.

Si bien cada nuevo vecino tiene una historia personal para compartir, los 100,000 se han beneficiado del apoyo de los episcopales locales y una variedad de servicios financiados con fondos federales proporcionados por las afiliadas de EMM, que incluyen clases de orientación cultural y de idioma inglés, servicios de empleo, inscripción escolar y asistencia inicial. con vivienda y transporte.

“Todos tienen un hilo conductor subyacente, y es que son personas que necesitan protección. Buscaban seguridad y protección ”, dijo el director de operaciones de EMM, Demetrio Alvero, a Episcopal News Service. Estimó que la iglesia superaría el hito en la semana previa a la Navidad. “Los 100,000 representan 100,000 vidas que han cambiado; encontraron seguridad en este país, encontraron esperanza, oportunidades ”.

El trabajo de EMM es históricamente arraigado en el Fondo del Obispo Presidente para el Socorro Mundial, que comenzó a ayudar a personas de Europa que huían de los nazis en las décadas de 1930 y 1940. Después de la Segunda Guerra Mundial, la Iglesia Episcopal se asoció con otras 16 denominaciones protestantes para crear Church World Service para proporcionar ayuda en el extranjero y asistencia para el reasentamiento de personas desplazadas. Después de que terminó la guerra de Vietnam en 1975, miles de refugiados del sudeste asiático fueron reasentados en comunidades estadounidenses con la ayuda de la Iglesia Episcopal.

El actual programa federal de reasentamiento de refugiados se creó en 1980 y la Iglesia Episcopal participó desde el principio, a través del Fondo del Obispo Presidente. EMM se estableció en 1988 como una agencia separada para coordinar el trabajo de reasentamiento de la Iglesia Episcopal.

Ali Al Sudani es una de las casi 100,000 personas que han recibido ayuda de la Iglesia Episcopal para reasentarse en los Estados Unidos. Tenía 36 años cuando llegó a Houston, Texas, como refugiado en 2009. Al Sudani le dijo a ENS que había huido de su Irak natal por amenazas a su seguridad debido a su trabajo como traductor de la coalición liderada por Estados Unidos de tropas estacionadas en su país. país.

Al Sudani ahora se desempeña como director de programas de Ministerios interreligiosos para el Gran Houston, el afiliado de EMM que ayudó a darle la bienvenida a Houston hace 12 años. Elogió el compromiso continuo de la agencia episcopal de servir a los refugiados a medida que la iglesia se acerca a su hito de reasentamiento.

“Como beneficiario del apoyo de la Iglesia Episcopal, creo que esto es hermoso”, dijo Al Sudani cuando se le preguntó sobre la importancia de 100,000 personas reasentadas. EMM e Interfaith Ministries no solo facilitaron su transición a la comunidad de Houston, dijo. También lo ayudaron a encontrar un propósito a través de su trabajo, ayudando a otros refugiados a comenzar una nueva vida allí. "Siempre estaré agradecido por esta oportunidad".

La Convención General de la Iglesia Episcopal expresa regularmente su apoyo al reasentamiento de refugiados, más recientemente en 2018, cuando instó a los gobiernos a “ampliar el reasentamiento de refugiados como una respuesta humanitaria que ofrece seguridad y oportunidades a las personas”. Su apoyo a los inmigrantes se remonta al menos a 1883, cuando creó un Comité para la Atención Espiritual de los Inmigrantes. Las capellanías posteriores se basaron en Nueva York y los puertos de la costa oeste para atender a los inmigrantes que venían de Europa y Asia.

La mayoría de las 100,000 personas reasentadas por la iglesia en los últimos 40 años han llegado a los Estados Unidos como refugiados. EMM también ayuda a los destinatarios de visas especiales de inmigrante, que el gobierno suele ofrecer a las personas que han trabajado con el ejército estadounidense en el extranjero.

Este año, se pidió a EMM que ayudara a unos 3,200 evacuados afganos a su llegada a ciudades como Houston. Algunos pueden solicitar visas especiales de inmigrante, mientras que otros solicitarán asilo. Se encuentran entre los 50,000 afganos que fueron recibidos en el país en virtud de un programa de libertad condicional humanitaria vinculado al final de la guerra de 20 años de Estados Unidos en Afganistán.

Aunque no están clasificados como refugiados, recibirán servicios similares a los que ofrece a los refugiados EMM y las otras ocho agencias con contratos federales para llevar a cabo el programa de reasentamiento. Las otras agencias son Church World Service, Ethiopian Community Development Council, Hebrew Immigrant Aid Society, Comité Internacional de Rescate, Comité de Estados Unidos para Refugiados e Inmigrantes, Servicios Luteranos de Inmigración y Refugiados, Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos y World Relief Corporation.

Refugiado sirio

El refugiado sirio Ahmad al Aboud y sus familiares, en camino a ser reasentados en los Estados Unidos como parte de un programa de admisión de refugiados, caminan para abordar su avión en Amman, Jordania, en 2016. Foto: Reuters

Ayudar a los refugiados “es una forma tangible de vivir nuestro compromiso de ser una iglesia que se ve y actúa como Jesús, compartiendo su forma de amor con todos, especialmente con los más vulnerables entre nosotros”, dijo el Rev. Charles Robertson, canon del obispo presidente para el ministerio más allá de la Iglesia Episcopal, dijo en una declaración escrita a ENS. “Si bien EMM es una de las nueve agencias oficiales de reasentamiento más pequeñas de los Estados Unidos, ha sido reconocida como un modelo de excelencia en este trabajo vital”.

Alvero, director de operaciones de EMM, dijo que la agencia normalmente reasenta alrededor del 5% del total de refugiados traídos al país a través del programa federal. Históricamente, EMM ha atendido a alrededor de 2,000 a 3,000 refugiados al año, con un máximo de 6,600 reasentados en 2016, el último año de la administración Obama. En ese momento, EMM supervisó el trabajo de 31 afiliados de reasentamiento en 26 diócesis.

El reasentamiento de refugiados se desplomó durante la administración Trump, ya que el presidente Donald Trump aplicaba políticas para restringir la inmigración legal e ilegal. Trump redujo drásticamente el número máximo de refugiados permitidos en los Estados Unidos a un mínimo histórico de 15,000 al año, abajo de una norma de entre 70,000 y 90,000 durante las dos décadas anteriores.

La disminución de la actividad de reasentamiento obligó a las nueve agencias de reasentamiento a poner fin a su trabajo con unas 100 afiliadas locales, dijo Alvero, y el número de afiliadas de EMM ha disminuido desde entonces a 11.

Mientras tanto, las necesidades globales de reasentamiento solo han aumentado en los últimos años. los Estimaciones del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados Hay 26 millones de refugiados de este tipo en todo el mundo y decenas de millones más han sido desplazados dentro de sus países de origen.

Con el presidente Joe Biden asumiendo el cargo en enero, su administración se comprometió a trabajar con EMM y otras agencias de reasentamiento para restaurar un espíritu de bienvenida a los refugiados que huyen de la guerra y la persecución en sus países de origen. Biden aumentó el límite de reasentamiento a 125,000 para el año fiscal que comenzó el 1 de octubre, aunque sigue siendo incierto qué tan pronto EMM y las otras agencias de reasentamiento podrán acelerar sus operaciones para acomodar a más refugiados que esperan ser reubicados.

"Este país es lo suficientemente grande y rico para ayudar a 125,000", dijo Alvero, pero el gobierno necesita restaurar sus operaciones de procesamiento en el extranjero a su capacidad máxima mientras las agencias de reasentamiento reconstruyen las redes que fueron diezmadas por Trump. EMM aún no ha agregado nuevas afiliadas, aunque está investigando opciones en Kansas, West Virginia y Wyoming, un estado que no tiene antecedentes de reasentamiento de refugiados.

Para los afganos que llegaron a los Estados Unidos bajo el programa de libertad condicional humanitaria, EMM ha invitado a los episcopales y a sus congregaciones y diócesis a apoyar el trabajo de reasentamiento haciendo donaciones en línea al Vecinos bienvenidos: Fondo de aliados afganos y al ofrecerse como voluntarios de otras formas, lo que pueden hacer después de completar un formulario en línea.

Las donaciones al Fondo de Aliados afganos han superado los 500,000 dólares hasta ahora, dijo Alvero.

Las niñas refugiadas afganas ven un partido de fútbol cerca de donde se hospedan en la base del ejército estadounidense de Fort McCoy en Wisconsin el 30 de septiembre. Foto: Reuters.

Inicialmente, los afganos fueron alojados en bases militares estadounidenses. Muchos de ellos ahora se dirigen a Houston, donde Interfaith Ministries está en medio de dar la bienvenida a unas 1,300 personas, dijo Al Sudani. Alrededor de 730 ya se han trasladado a la ciudad. La mayor parte del resto se espera para mediados de febrero.

El número de llegadas no tiene precedentes en tan poco tiempo, dijo, pero la comunidad y la Iglesia Episcopal están aumentando. “Hemos visto una gran cantidad de apoyo durante esta crisis de una manera que no la habíamos experimentado antes”, dijo.

Recordó una experiencia similar cuando llegó por primera vez a Houston en 2009, sin saber qué esperar. “Mi percepción sobre Houston se refería al petróleo y, ya sabes, el Lejano Oeste, los vaqueros. Pero me sorprendió lo acogedora, generosa y solidaria que es la gente de Houston. Es una gran ciudad para estar ".

Ahora, con Interfaith Ministries y otros afiliados de EMM a punto de comenzar a dar la bienvenida a los próximos 100,000 refugiados de la iglesia, Al Sudani, quien se convirtió en ciudadano estadounidense en 2014, dijo que la misión subyacente perdura. "Estamos creando nuevos estadounidenses", dijo. "Estamos ayudando a estas personas a convertirse en nuevos estadounidenses y les apoyamos mientras contribuyen a sus comunidades".

- David Paulsen es editor y reportero del Episcopal News Service. Él puede ser contactado en dpaulsen@episcopalchurch.org.


Etiquetas