Episcopales entre los arrestados en la manifestación de la Campaña de los Pobres por el derecho al voto y aumentos salariales

Por david paulsen
Publicado en agosto 3, 2021
Arresto en DC

Dos activistas, uno de ellos en silla de ruedas, se someten al arresto de la Policía del Capitolio de los Estados Unidos el 2 de agosto en Washington, DC, durante una manifestación organizada por la Campaña de los Pobres. Foto: Jack Jenkins / Servicio de Noticias Religiosas

[Servicio de noticias episcopal] Varios clérigos episcopales y líderes laicos se encontraban entre los más de 200 manifestantes que fueron arrestados y detenidos el 2 de agosto en Washington, DC, mientras se manifestaban con la Campaña de los Pobres a favor de una legislación que beneficiaría a los votantes marginados y los estadounidenses de bajos ingresos.

Según los informes, más de 1,000 personas participaron en una manifestación matutina frente a Union Station. Por la tarde, marcharon hacia Capitol Hill, donde fueron recibidos por agentes de la Policía del Capitolio de EE. UU. Algunos de los participantes se manifestaron en la calle, portando brazaletes que los identificaban como entrenados en acción directa no violenta y dispuestos a ser arrestados. Después de que la policía les advirtiera tres veces que despejaran la calle, comenzaron los arrestos.

“Esta es la sede del poder de Estados Unidos, por lo que debemos plantear estos problemas. Necesitamos amplificar las voces de la gente, 140 millones de personas pobres y de bajos ingresos”, Dijo la reverenda Carolyn Foster a Episcopal News Service por teléfono mientras esperaba que los agentes procesaran su arresto y le emitieran una citación por bloquear la calle.

Foster, un diácono de la Diócesis de Alabama, trabaja para la agencia de servicios sociales Ministerios del Gran Birmingham y se desempeña como uno de los tres presidentes de la Campaña de los Pobres en el estado. Ella y los cientos de otros manifestantes convergieron en la capital de la nación para plantear cuatro demandas: poner fin al obstruccionismo del Senado, aprobar nuevas protecciones al voto, restaurar por completo las protecciones incluidas en la Ley de Derechos Electorales de 1965 y aumentar el salario mínimo federal a $ 15 la hora. “Cuando se levanta desde abajo, todo el mundo se levanta”, dijo Foster.

La manifestación del 2 de agosto fue la culminación de una serie de eventos de un mes que la Campaña de los Pobres anunció como una "temporada de acción directa moral no violenta para salvar nuestra democracia". La iglesia episcopal ha apoyado la Campaña de los Pobres desde que se lanzó la iniciativa ecuménica en 2018 para unir a los estadounidenses detrás de la causa moral de la lucha contra la pobreza. Tomó su nombre del llamado a la seguridad económica que el reverendo Martin Luther King Jr. hizo 50 años antes en la Campaña de los Pobres original.

La Oficina de Reconciliación, Justicia y Creación de la iglesia convocó una reunión en línea la semana pasada con episcopales interesados ​​en involucrarse más en estos temas y la Campaña de los Pobres. “Si bien ninguna legislación es perfecta, nos comprometemos a hablar en apoyo de las formas en que la defensa federal y estatal puede ayudarnos a vivir en nuestra visión bíblica de la Comunidad Amada”, dijo la reverenda Melanie Mullen, directora de la oficina.

Mullen, quien estaba entre los arrestados, resumió sus experiencias en un correo electrónico a ENS, diciendo que estaba conmovida por las historias compartidas por trabajadores de bajos ingresos de lugares tan lejanos como Arizona. La marcha "fue solo la última de una larga línea de defensa episcopal para levantar todo frente a la vulnerabilidad económica".

Obispo William Barber II, copresidente de la Campaña de los Pobres y presidente de la organización de defensa sin fines de lucro Reparadores de la brecha, subrayó las demandas de la campaña en un discurso ante la multitud frente a Union Station antes de la marcha. "El filibustero es un pecado", dijo Barber, según un informe del Servicio de Noticias Religiosas, refiriéndose a un obstáculo procesal que ha obstaculizado los esfuerzos progresivos para aprobar legislación. "Hacer que los trabajadores esenciales trabajen durante una pandemia, y arriesgar sus vidas para salvar este país, y luego no darles un salario digno es un pecado". El salario mínimo federal ha sido de $ 7.25 desde 2009, aunque 30 estados tienen establecer mínimos más altos para sus trabajadores.

Varias de las demandas coinciden con la promoción realizada en nombre de la Iglesia Episcopal por su Oficina de Relaciones Gubernamentales con sede en Washington. La Convención General, por ejemplo, aprobó una resolución en 2018 oponiéndose a la supresión de votantes, y la Red de Políticas Públicas Episcopales de la Oficina de Relaciones Gubernamentales ha alentado a los episcopales a pedir al Congreso que apruebe las protecciones de voto contenidas en la propuesta de ley para el pueblo.

Regístrese aquí para recibir alertas de la Red de Políticas Públicas Episcopales.

Barber y su compañero copresidente, la Rev. Liz Theoharis, director del Centro Kairos del Union Theological Seminary, estuvieron entre los que se sometieron a arresto el 2 de agosto después de que la marcha de la Campaña de los Pobres llegó al Capitolio. Otros arrestados incluyeron al ícono de los derechos civiles, el reverendo Jesse Jackson, y una mezcla de trabajadores, clérigos y simpatizantes de ideas afines, algunos avanzando en sillas de ruedas y con andadores.

En lugar de asegurar a los manifestantes con esposas o ataduras de plástico, los agentes les pusieron pulseras codificadas por colores a los detenidos. Cada pulsera mostraba el nombre de un oficial que lo arrestó y ayudó a separar a los arrestados en grupos para un procesamiento más fluido. El video de la manifestación y las entrevistas con los participantes indicaron que la multitud estaba en paz mientras cantaba y cantaba, y que los oficiales eran ordenados y respetuosos.

El Rev. Gini Gerbasi, rector de Iglesia Episcopal de San Juan en el vecindario de Georgetown en Washington, se acercó a los oficiales con su estola verde y su collar de clero. Ella fue parte del grupo final que se sometió a arresto. El año pasado, asistió a las manifestaciones de Black Lives Matter en la ciudad, y estuvo presente el 1 de junio de 2020, cuando Los manifestantes fueron sacados por la fuerza de Lafayette Square. por la policía usando botes de humo, bolas de pimienta y otros dispositivos de control de multitudes.

Esa escena no se parecía en nada a la que enfrentaron los manifestantes el 2 de agosto, le dijo a ENS en una entrevista telefónica. “Fue realmente maravilloso poder escuchar al capitán de policía decir: 'Esta es su advertencia', y luego tener todo esto tan ordenado: cómo se supone que debe ser, qué reacción al ejercicio de los derechos de la Primera Enmienda se supone que es como ".

A ella y a otros episcopales se les pidió que proporcionaran identificaciones para que los oficiales pudieran registrar su información y emitir citaciones, después de lo cual fueron liberados. Se dijo que las multas eran de unos 50 dólares.

“Siento que, como personas de fe, tenemos que levantarnos y tomar alguna acción”, dijo Jennifer Page, miembro de la junta parroquial de 64 años de la iglesia de Gerbasi. Page le dijo a ENS que espera que su arresto y la acción directa de los manifestantes ayuden a motivar a otros a apoyar la plataforma de la Campaña de los Pobres.

Mientras ella, Gerbasi y los otros episcopales de su grupo se sentaron en una acera esperando sus citaciones, usaron pulseras rosadas con "Byrd" garabateado en ellas, identificando al oficial que los arrestó. “El ambiente ha sido de solidaridad. Puedes sentir la presencia del Espíritu Santo ”, dijo Page, que vive en Arlington, Virginia.

Entre el grupo estaba la Reverenda Theresa Lewallen, diácono de Iglesia Episcopal de San Alban en Annandale, Virginia. Lewallen describió a ENS cómo la Campaña de los Pobres había iniciado la acción directa del día con una orientación para aquellos que estarían en riesgo de ser arrestados. Elogió a los organizadores por realizar un evento bien coordinado. Después de hablar con algunos trabajadores en la marcha sobre sus luchas económicas, planea transmitir el mensaje de la campaña a su congregación.

“Como diácono, parte de mi trabajo es llevar las esperanzas y necesidades del mundo a la iglesia, y qué mejor manera de hacerlo que entre las personas que están expresando sus esperanzas”, dijo. La demostración "construye el movimiento y también da a conocer los problemas".

Foster, la diácono de Alabama, dijo que se sintió alentada al ver a otros episcopales unirse a la manifestación y marchar. "Es muy reconfortante", dijo. "Desde el púlpito a la plaza pública, eso es tan, tan importante".

- David Paulsen es editor y reportero del Episcopal News Service. Él puede ser contactado en dpaulsen@episcopalchurch.org.


Etiquetas