Los episcopales de habla árabe e inglesa forman una alianza de fe única en Michigan

Por Pat McCaughan
Publicado Jul 27, 2021

El reverendo Halim Shukair nació en una familia cristiana en el Líbano. Fue ordenado sacerdote episcopal en 2018 y se desempeña como sacerdote a cargo de la Madre del Salvador en Dearborn, Michigan. Foto: Bechara Damouni

[Servicio de noticias episcopal] Dos congregaciones episcopales en Dearborn, Michigan, una de habla árabe y la otra de habla inglesa, han estado compartiendo espacios de adoración, liturgia, estudio bíblico, conversación y comida, y se están asociando para crear una comunidad querida.

Partnership in Faith es una relación única entre la Iglesia Episcopal de Cristo y la Madre del Salvador, una congregación mixta episcopal y luterana en Dearborn, un suburbio de Detroit. La colaboración fomenta las relaciones interculturales, dijo la reverenda Terri C. Pilarski, rectora de Christ Church, y presenta una oportunidad para dar la bienvenida a las personas que pueden sentirse aisladas o marginadas.

Christ Church está trabajando para "adaptarse a los demás, escuchar, aprender y amar a nuestro prójimo", dijo Pilarski. “También se trata de la Madre del Salvador como esta asombrosa congregación de cristianos de habla árabe que ofrece un poderoso testimonio al mundo. Los cristianos de habla árabe han sido parte de la tradición cristiana desde el primer Pentecostés, sin embargo, han sufrido y continúan sufriendo como una comunidad marginada. Tienen una fe profunda y hermosa ".

"Esta es la primera vez que la Iglesia Episcopal en los Estados Unidos se une a los cristianos árabes y del Medio Oriente, y la primera vez que la liturgia se ha traducido al árabe y que hay adoración en árabe", dijo el reverendo Halim Shukair, sacerdote. a cargo de la Madre de Nuestro Salvador, dijo a Episcopal News Service.

El área de Detroit es el hogar de una de las poblaciones más grandes de los árabes en los Estados Unidos, y Shukair espera que más congregaciones sigan el ejemplo de la asociación.

Partnership in Faith ha recibido apoyo de la Iglesia Episcopal a través de su programa de subvenciones Becoming Beloved Community. El reverendo Halim Shukair, sacerdote encargado de Mother of the Savior, a la izquierda, y el reverendo Terri C. Pilarski, rector de Christ Church, esperan que la asociación con sede en Dearborn, Michigan, inspire a otros. Foto: Selfie de Terri C. Pilarski

Nacido en el Líbano, Shukair se unió a la Iglesia Episcopal en 1999 mientras estudiaba en la Escuela de Teología del Cercano Oriente en Beirut. Fue confirmado en 2004 y, finalmente, por consejo del ex arzobispo de Jerusalén, Suheil Dawani, estudió en el Seminario Teológico de Virginia. Fue ordenado sacerdote episcopal en 2018 en nombre de Dawani por el entonces obispo de Michigan Wendell Gibbs y primero sirvió como coadjutor en Christ Church antes de convertirse en sacerdote a cargo de la Madre del Salvador.

“La visión es tener una nueva comunidad”, dijo sobre Partnership in Faith, que recibió una subvención de Becoming Beloved Community de la Iglesia Episcopal en 2020. “Las dos congregaciones juntas tienen la misión de difundir el amor de Cristo aquí en Dearborn y el vecindario. Conocernos y conocer nuestras historias y experiencias puede enriquecer nuestra fe ".

A medida que se desarrolló la asociación, los miembros de Christ Church, fundada hace 155 años, comenzaron a aprender sobre la presencia árabe cristiana en el área, dijo Pilarski.

“Hicimos mucho trabajo intencional para construir relaciones con mezquitas en el área… y ahora hemos llegado a entender que, del 40% de las personas en Dearborn que hablan árabe, el 5% son cristianas. No nos dimos cuenta de que había cristianos de habla árabe en nuestra zona. Son los marginados de nuestro barrio ”.

Mother of the Savior comenzó inicialmente como una iglesia plantada por la Iglesia Evangélica Luterana en Estados Unidos, que aún brinda cierto apoyo financiero. Gibbs, quien se jubiló a principios de 2020, imaginó por primera vez la asociación ministerial de Christ Church, y la visión ha sido apoyada por su sucesor, el obispo Bonnie Perry.

"Vimos esta oportunidad", dijo Perry a ENS. “Dearborn es una de las ciudades más árabes del país, pero esta es una población con la que no se está conectando, que se ignora un poco.

“Halim tiene claro que encajamos en un lugar, llenamos un nicho”, dijo Perry a ENS. “Hay jóvenes que quieren una perspectiva diferente y que quieren poder hablar abiertamente sobre temas sociales, como la sexualidad. Esta comunidad ofrece un lugar para que la gente haga eso, y de una variedad de diferentes países de habla árabe ".

Cuando Perry le pidió a Widad Sbab, miembro y tesorera de Mother of the Savior, que leyera una lección en árabe en su consagración del 8 de febrero de 2020, envió un mensaje de que “tú importas”, dijo Perry. “Estos son nuestros hermanos y hermanas, y tal vez no tenga que ser un 'nosotros' y un 'ellos', sino un 'nosotros'. Creo que eso es lo que estamos tratando de tener claro, que somos uno en Cristo ".

Sbab, de 80 años, un palestino-estadounidense que se mudó a Detroit desde la Ciudad Vieja de Jerusalén hace más de 50 años, dijo que la invitación indicaba un sentido de honor, valor y pertenencia.

Los feligreses de la Madre del Salvador provienen del Líbano, Siria, Palestina, Irak y Jordania. Otros, como Savanah Rayyan, de 21 años, nacieron en Estados Unidos.

La asociación con Christ Church se sintió como “una transición genial y fue muy reveladora. Crecí en torno a la cultura del Medio Oriente y siempre he ido a una iglesia de habla árabe ”, dijo Rayyan, un estudiante de la Universidad Estatal de Wayne.

Para Rayyan, quien dice que no es "100% fluida" en árabe, comenzar a cantar canciones en inglés en liturgias especiales compartidas como Navidad y Pascua "fue emocionante para mí ... algo hermoso".

Shukair dijo que escuchar las canciones y la música de los demás “abrirá sus corazones para descubrir cómo Dios está obrando en todas las personas, razas y colores. Para darse cuenta de cómo Dios está obrando en todo ".

Además de la financiación de las iglesias luterana y episcopal, la asociación ha recibido el apoyo de Bautizado de por vida, una iniciativa de colaboración de discipulado de cinco años con el Seminario Teológico de Virginia y de Lilly Endowment.

“Lo usamos para facilitar eventos para las dos congregaciones, incluida la compra de computadoras para las personas durante COVID para que pudiéramos seguir reuniéndonos y adorando en Zoom y Facebook Live”, dijo Pilarski sobre el apoyo financiero. Partnership in Faith también ha estado colaborando con Life Around the Table: Comer juntos fielmente, un recurso ecuménico y comunitario de la Iglesia Metodista Unida para que las congregaciones y las comunidades exploren los alimentos y los sistemas alimentarios desde una perspectiva cristiana, dijo Pilarski.

Cada iglesia desarrolló un equipo de convenio, que se reunía para cenas semanales que incluían oración, lecturas de las Escrituras, ensayos sobre la justicia en torno a la comida y la escasez de alimentos, y conversaciones de fe, dijo. Las lecturas de las Escrituras y los ensayos se realizaron en ambos idiomas, con miembros de ambas congregaciones sentados en mesas junto con un intérprete y un facilitador para cada sesión. Uno de los objetivos era desarrollar la capacidad de escuchar sin juzgar ni comentar, para que todos se sintieran valorados y escuchados y "no asimilar a la Madre del Salvador en nosotros ... para que tuviéramos nuestras propias identidades distintas", dijo.

Cuando ambas congregaciones comenzaron a aprender los nombres y las experiencias de cada uno, compartieron muchas risas, así como también fe, recordó Stephanie Mulkern, de 68 años, miembro de 42 años de Christ Church.

“Mientras compartíamos las comidas, todos pudimos darnos cuenta de que también compartíamos la fe, una fe que cada uno tenía en Dios”.

Recordó haberse reunido para hacer pizza desde cero y, en otra cena, preparando un plato de shawarma, así como discusiones sobre comida y sostenibilidad.

Pilarski dijo que reconoció "desde el principio que las personas de ascendencia europea principalmente de habla inglesa, la gente de la cultura dominante, aunque tenemos toda la intención de abrazar la diversidad, no siempre sabemos cómo hacerlo de manera efectiva".

Shukair dijo que su visión de la construcción de puentes culturales se ha visto fortalecida por la experiencia y especialmente por la firma del obispo presidente Michael Curry. Camino del amor. “La Iglesia Episcopal puede aportar una nueva perspectiva para esta comunidad”, dijo sobre la Madre del Salvador. “Puede salvar la brecha y ayudar a los jóvenes a encontrar su humanidad, dignidad y aceptar y seguir a Jesús de esta nueva manera. Están muy contentos con eso ".

Un objetivo a largo plazo es estabilizar ambas congregaciones, dijo. Con una asistencia dominical promedio de alrededor de 35, la Madre del Salvador podría convertirse en una parroquia autosuficiente centrada en la misión. Y para Christ Church, cuya asistencia promedio antes de la pandemia fue de alrededor de 70, el objetivo sería revertir un período de declive, dijo Pilarski.

Karen Beck, de 65 años, miembro de Christ Church desde 2016, dijo que está ansiosa por reanudar las cenas semanales y se sintió alentada de participar en una sesión de trabajo reciente el sábado por la tarde para preparar a la iglesia para reanudar la adoración después de la pandemia.

“A menudo, simplemente hacer algo junto con otra persona es la forma de llegar a conocerlos”, dijo. “Abre la oportunidad de charlar con alguien. Realmente me gustaría vernos construir más puentes y cruzar más esos puentes ".

- El reverendo Pat McCaughan es corresponsal de ENS. Ella está basada en Los Ángeles.