En Haití, los episcopales se encuentran en la intersección de la pandemia y la violencia política

Por Mary Frances Schjonberg
Publicado Jul 16, 2021

Vendedores en Puerto Príncipe, Haití, venden productos frescos en un mercado callejero el 14 de julio, una semana después del asesinato del presidente Jovenel Moïse. Foto: Reuters

[Servicio de noticias episcopal] A pesar del repunte de los casos de COVID-19 en el país y la violencia cada vez mayor en los nueve días desde que los haitianos se despertaron con la noticia de que el presidente Jovenel Moïse había sido asesinado, Los episcopales están tratando de servir a sus comunidades.

“Mucho antes de que aumentaran los asesinatos, la actividad de las pandillas, los secuestros y los asesinatos”, dijo Kenneth H. Quigley, presidente de la junta de Centro de St. Vincent para niños con discapacidades en Puerto Príncipe, dijo a sus partidarios por correo electrónico el 14 de julio. “La violencia amenaza no solo la seguridad individual de todos los haitianos, sino que también agrava la inseguridad alimentaria, limita el acceso al combustible y otros consumibles esenciales. Amenaza el progreso de muchos de nuestros socios haitianos que trabajan con gran determinación frente a la incertidumbre, incluido el personal de St. Vincent's. El sufrimiento diario de los ciudadanos haitianos es inimaginable y se ha agravado, especialmente en los últimos tres años ”.

La gente está asustada por la creciente amenaza de violencia, dijo recientemente el reverendo Markendy Jean a través de WhatsApp. Escribiendo a Dianne Pizey, quien preside el Comité de Haití en la Iglesia Episcopal de St. John en Minneapolis, Minnesota, Jean agregó que, en la ciudad de Gressier, “los negocios y el supermercado están abiertos” pero la gente está atenta a la posible violencia. Jean es rector de Gressier San Felipe y San Jacques parroquia, cuya escuela St. John's ayuda a apoyar.

Gressier está al oeste de Port-au-Prince, la capital de Haití. La Diócesis Episcopal de Haití es numéricamente la más grande de las 109 diócesis de la Iglesia Episcopal.

La asociación de St. John con la parroquia de St. Philippe y St. Jacques comenzó en 2007. St. John's recauda $ 22,000 al año para pagar los salarios de los maestros en la escuela de la parroquia. Las clases se han interrumpido durante los últimos dos años debido a la pandemia y la violencia política. St. John's todavía ha estado pagando a los maestros, dijo Pizey.

La escuela St. Philippe and St. Jacques es parte de una extensa red dirigida por la diócesis para educar a los haitianos desde el nivel preescolar hasta el universitario. Sin embargo, durante las interrupciones en la escuela, los haitianos no podían recurrir a Internet para recibir instrucción en línea.

“Muchas instituciones superiores han tratado de impartir cursos en línea, pero con gran dificultad”, dijo recientemente a ENS el reverendo Kesner Ajax. Sus esfuerzos por enseñar en el seminario teológico de la diócesis se han visto obstaculizados por la debilidad y la calidad de la conexión a Internet. Lo mismo es cierto para el resto de las escuelas de la diócesis ”, dijo Ajax, quien coordina los esfuerzos de colaboración de la diócesis.

Pizey le dijo a ENS el 15 de julio que ella y otras personas de St. John no han podido viajar a Haití durante los últimos tres años debido a la violencia. La principal carretera nacional entre Puerto Príncipe y el área de Léogâne-Gressier se ha vuelto demasiado peligrosa debido a la violencia con armas de fuego y los secuestros, dijo. Dr. Frantz Codio, director de Haití de Compañeros de Haití, recientemente le dijo a Pizey que todavía viaja por la carretera una vez al mes para comprar suministros médicos en la capital. Codio también dijo que la organización continúa administrando sus clínicas mensuales en las aldeas de Collin, Jasmin y Ti Boukon.

Los Compañeros de Haití se desarrollaron a partir de las relaciones que St. John's y otra iglesia en Atlanta, Georgia, tenían con St. Philippe y St. Jacques. Lo que comenzó como clínicas dos veces al año atendidas por voluntarios estadounidenses se ha convertido en una operación dirigida por Haití de clínicas médicas y dentales mensuales que tratan a unas 3,000 personas al año.

Las clínicas comenzaron a ofrecer mascarillas al comienzo de la pandemia.

 

La inestabilidad de Haití ha sido exacerbado por la pandemia de COVID-19. Al parecer, el país había evitado lo peor de la pandemia hasta hace poco. COVID-19 de la Universidad Johns Hopkins rastreador muestra 19,374 casos confirmados y 487 muertes al 15 de julio. Sin embargo, los expertos en salud dicen que esos números son muy subestimados.

Entre esas muertes hay tres líderes episcopales. El reverendo Lucien Bernard y el reverendo Robert Joseph, rector y vicerrector de la Universidad Episcopal de Haití, respectivamente, murieron de COVID-19 con días de diferencia a principios de junio. El Rev. Fritz Lafontant, 94, un verdadero ícono de la diócesis, sucumbió a la enfermedad el 28 de junio. Lafontant fue uno de los fundadores miembro of Compañeros En Salud y director fundador de Zanmi Lasante, El mayor proveedor de atención médica de Haití fuera del gobierno, que tiene su sede en Cange, en la meseta central.

 

Sus muertes fueron seguidas por la muerte por insuficiencia hepática del reverendo David César, director de la escuela de música de la Catedral de la Santísima Trinidad y director de L'Orchestre Philharmonique, ambos en Puerto Príncipe.

Hasta hace poco, Haití era el único país del hemisferio occidental sin ningún Vacunas para COVID-19. Según se informa, no cumplió con una fecha límite de trámite este primavera para recibir 760,000 inyecciones de AstraZeneca de COVAX, el esfuerzo mundial de intercambio de vacunas. Además, el Ministerio de Salud del país dijo que estaba preocupado por los efectos secundarios de AstraZeneca y cómo almacenaría y administraría las dos inyecciones requeridas, diciendo que prefería una vacuna de una sola inyección. COVAX anunció El 15 de julio llegó a Haití un cargamento de 500,000 dosis de Moderna donadas por Estados Unidos.

Los episcopales ofrecen ayuda. Episcopal Relief & Development se asoció con la diócesis en 2020 en un programa de respuesta de emergencia para distribuir 3,316 máscaras reutilizables a varias comunidades. Las máscaras se hicieron todas localmente en Haití a través de una subvención con Episcopal Relief & Development. La organización también trabajó con la diócesis, en colaboración con el Ministerio de Salud de Haití, en mensajes de prevención de COVID-19 en las mismas comunidades.

Ajax le dijo a ENS que la diócesis recibió una pandemia de $ 40,000 subvención de ayuda del Consejo Ejecutivo de la Iglesia Episcopal para que las iglesias compren desinfectantes de manos, jabón, cloro y recipientes de agua para colocar en la entrada de sus edificios.

La violencia del país y la pandemia han impedido que la diócesis elija un nuevo obispo para suceder al obispo Jean Zaché Duracin, quien se retiró el 1 de marzo de 2019. El reverendo Joseph Kerwin Delicat, decano de la Catedral de la Santísima Trinidad, fue elegido obispo coadjutor en junio de 2018 ; sin embargo, la validez de la elección fue Desafiado. Finalmente, Delicat no recibió los consentimientos necesarios de las diócesis y obispos de la Iglesia Episcopal.

El obispo Todd Ousley, quien dirige la Oficina de Desarrollo Pastoral de la iglesia que ayuda a las diócesis con las búsquedas de obispos, le dijo a ENS que Haití no ha podido programar una nueva elección debido a la pandemia, la inestabilidad del gobierno y los disturbios civiles, y los desafíos de los cortes de energía y falta de Internet confiable u otros mecanismos de comunicación.

“A pesar de estos desafíos monumentales, el Comité Permanente (que continúa actuando como Autoridad Eclesiástica) ha enfrentado los desafíos con gracia, incluso frente a los desafíos de algunos miembros cuyos mandatos expiraron en enero sin elecciones a la convención”, dijo Ousley. Esos términos continúan hasta que se puedan celebrar elecciones, dijo.

A muchos haitianos y sus partidarios les gustaría que el país utilizara la crisis para trasladar a Haití de lo que muchos llaman un "estado de ayuda" que depende de miles de millones de dólares en ayuda exterior a uno que pueda valerse por sí mismo en paz. Un grupo formado recientemente, la Comisión para una Solución haitiana a la crisis, incluye un representante diocesano. El grupo logrado 13 de julio en un restaurante de Pétionville cerca de donde fue asesinado el presidente.

Durante un seminario web de la Iglesia Episcopal el 12 de julio titulado “Haití bajo la superficie: desafío y oportunidad, ”Alan Yarborough, oficial de relaciones con la iglesia en la Oficina de Relaciones Gubernamentales con sede en Washington, DC, dijo que todos los desafíos de Haití deben considerarse de manera integral al visualizar el futuro del país.

Yarborough, quien se desempeñó como voluntario del Cuerpo de Servicio para Adultos Jóvenes en Haití y ahora preside el Grupo de Trabajo de Defensa de Haití de la iglesia, dijo: “Los actores internacionales como los Estados Unidos no deben aislar estos sectores de tal manera que limite la imaginación o margine a los actores locales que ya están trabajando duro ".

Antes de dirigir una oración para cerrar el seminario web, Ousley dijo que la Iglesia Episcopal también debe prestar atención a ese consejo. “Nuestra historia, que es una larga de más de 150 años de compromiso con la iglesia en Haití, es la de no escuchar con tanta atención como deberíamos”, dijo. “Hemos aprendido dolorosamente el precio que pagamos cuando no escuchamos e imponemos nuestras ideas en lugar de asociarnos con el pueblo de Haití”.

- La reverenda Mary Frances Schjonberg se retiró en julio de 2019 como editora principal y reportera del Servicio de Noticias Episcopal.


Etiquetas