El fondo de reparaciones de VTS realiza los primeros pagos en efectivo a los descendientes de esclavos y trabajadores negros del seminario

Por david paulsen
Publicado Jul 8, 2021

El Seminario Teológico de Virginia ha identificado a 32 de los descendientes directos vivos más antiguos de trabajadores negros que trabajaron en el seminario durante las épocas de la esclavitud y Jim Crow y ha comenzado a hacerles pagos en efectivo como parte de un programa de reparaciones. Foto: VTS

[Servicio de noticias episcopal] Seminario teologico de virginia no tiene un número exacto. Según su mejor estimación, cientos de trabajadores negros trabajaron duro en el seminario de Alejandría como esclavos en las décadas anteriores a la Guerra Civil y bajo formas posteriores de explotación económica en la era de la segregación de Jim Crow.

En 2019, casi dos siglos después de su fundación, el seminario episcopal anunció que planeó pagar la deuda que tenía con esos trabajadores anteriores mediante la creación de un fondo de reparaciones de 1.7 millones de dólares. Lanzó un esfuerzo para identificar a sus descendientes directos vivos más antiguos y, en febrero de 2021, comenzó a emitir pagos en efectivo a familiares elegibles, a quienes llama "accionistas". Los pagos iniciales son de aproximadamente $ 2,100 cada uno, y a los accionistas se les ofrece acceso a servicios en el campus que estaban fuera del alcance de sus antepasados.

John Samuel Thomas trabajó en el Seminario Teológico de Virginia en la primera mitad del siglo XX. Foto cortesía de Linda Thomas

“Es simplemente increíble”, dijo a Episcopal News Service la reverenda Linda Thomas, una pastora bautista en Maryland. Su abuelo, John Samuel Thomas, trabajó en VTS como trabajador general y conserje en la primera mitad del siglo XX, y ella y sus dos hermanas se encuentran entre los primeros accionistas en recibir pagos de reparación de VTS.

El programa VTS está despegando en un momento en que otras instituciones académicas estadounidenses, así como Diócesis episcopales y gobierno federal, están considerando diversas formas de reparación por su histórica complicidad en sistemas racistas. El seminario, fundado en 1823, fue considerado un pionero cuando anunció por primera vez su fondo de reparaciones. Ahora se dice que es una de las primeras instituciones estadounidenses realizar pagos directos en efectivo a los descendientes de negros que fueron explotados por su trabajo.

Algunas familias cuyos antepasados ​​trabajaron en el seminario han recibido con agrado los pagos y han dicho que el reconocimiento del seminario está muy atrasado. Otros dicen que el modesto gesto monetario es demasiado pequeño y demasiado tarde. "Es una cantidad insignificante por las injusticias que sufrieron nuestros mayores, pero para muchas familias, es un pago significativo a medida que continúan lidiando con un legado de enormes desigualdades de riqueza racial". Judy Belk escribió en Los Angeles Times. Ella es nativa de Alejandría, cuyos parientes se encuentran entre las generaciones anteriores de trabajadores negros en VTS.

Thomas lo ve como un paso positivo en el impulso más amplio para enfrentar las raíces históricas de la injusticia racial. “Cuando miras la palabra 'reparación', es la reparación. Es corregir un mal que se hizo. ¿No es eso lo que el Señor ha hecho por nosotros? Dijo Thomas. Ella es una de los 32 accionistas que VTS ha identificado hasta ahora. “Sé que este es el comienzo. Rezo por un enfoque mucho más amplio en términos de enmendar la atrocidad de la esclavitud ".

Ebonee Davis, quien administra el programa de reparaciones de VTS, entrevista a los accionistas y sus familiares en el proceso de confirmar su genealogía, registrar sus historias familiares y finalizar los planes para los pagos. Ella le dijo a ENS que respeta sus diferentes puntos de vista sobre las reparaciones, desde el agradecimiento hasta el escepticismo. Sus conversaciones son personales y van mucho más allá de las consideraciones financieras.

“Este dinero, incluso si fueran millones de dólares, no puede cambiar el pasado”, dijo Davis. "El objetivo principal es construir una nueva relación con la comunidad negra local en Alejandría, y por eso es un proceso tan personal".

VTS se fundó en 1823, y al menos un edificio, Aspinwall Hall en 1841, se construyó con mano de obra esclava. Tres de los cuatro profesores fundadores eran propietarios de esclavos, dijo Davis, y en los primeros años, a los estudiantes blancos se les permitía traer personas esclavizadas al campus como sirvientes. A esos trabajadores negros se les negó el acceso a los comedores y otras instalaciones del campus cuando no estaban trabajando, y esas condiciones continuaron bajo Reconstrucción y segregación, dijo Davis. Los estudiantes negros también fueron excluidos de asistir al seminario hasta la década de 1950.

Aspinwall

Aspinwall Hall, ahora utilizado como edificio administrativo en el Seminario Teológico de Virginia, fue construido al menos en parte con mano de obra esclava. Foto: Mathew Brady, vía Biblioteca del Congreso

En septiembre de 2019, VTS anunció su fondo de reparaciones, comprometiendo el dinero ampliamente a una variedad de objetivos de reconciliación racial, incluida la ayuda a las congregaciones negras locales a satisfacer las necesidades de la comunidad, el apoyo a los ex alumnos negros, el fomento de más clérigos negros en la Iglesia Episcopal y la promoción de la justicia social. Desde entonces, VTS ha utilizado fondos separados para respaldar esos otros objetivos, y el fondo de reparaciones se utilizará únicamente para realizar pagos anuales a los accionistas a perpetuidad.

“El argumento, en mi opinión, es simple: el trabajo debe ser compensado”, dijo el reverendo Ian Markham, decano del seminario, en una declaración escrita a ENS. “Las personas que no fueron compensadas, o que recibieron una compensación insuficiente, se vieron privadas de la oportunidad de elegir cómo utilizar el fruto de su trabajo. No pudieron gastar durante su vida ni hacer provisiones para sus descendientes ".

VTS no espera que los pagos compensen completamente a las familias por sus “pecados atroces”, dijo Markham, pero el seminario mantiene el principio de que las reparaciones en efectivo son una respuesta adecuada a una injusticia histórica.

Las ganancias disponibles de la donación se calculan anualmente para su distribución durante el año fiscal, que comienza el 1 de julio, y el seminario divide esa cantidad por el número de accionistas. En la primera ronda de distribuciones, 16 accionistas habían recibido los pagos a fines de junio. Los cheques deben distribuirse a dos accionistas más el 8 de julio. Los pagos futuros fluctuarán a medida que se agreguen más accionistas y se hagan nuevas contribuciones al fondo patrimonial.

“Esto representa el hecho de que finalmente, finalmente, alguien está dispuesto a reconocer lo que hicimos en el pasado, en la Guerra Civil y después de la Guerra Civil”, Frances Terrell, una accionista de 78 años cuyos abuelos trabajaban en el seminario en la década de 1920, dijo al Alexandria Times. "Es maravilloso que nos respeten lo suficiente como para querer reconocernos".

Durante décadas, la Iglesia Episcopal también ha enfatizado la lucha contra el racismo y el fomento de la reconciliación racial al tiempo que arroja luz sobre la participación pasada de la propia iglesia con la esclavitud y la segregación. El mes pasado anunció la formación de un grupo de trabajo sobre la verdad y la reconciliación a nivel nacional. En 2006, la Convención General aprobó una resolución apoyando la legislación federal que confrontaría el legado de esclavitud del país y daría un paso hacia "reparaciones monetarias y no monetarias para los descendientes de las víctimas de la esclavitud".

En abril, un comité de la Cámara de Representantes de EE. UU. Aprobó un plan para crear una comisión para investigar y considerar reparaciones federales por esclavitud, aunque la medida enfrenta tenues perspectivas de despejar tanto la Cámara como el Senado.

Davis se unió al seminario hace cuatro años como archivero de su Colección histórica episcopal afroamericana. En enero de 2021 asumió el nuevo rol de asociada de programación e investigación histórica de reparaciones, lo que implica coordinar el equipo de investigación de reparaciones y trabajar con las familias.

Hasta ahora, solo han confirmado a los accionistas del lado de Jim Crow de la investigación. Para los antepasados ​​que trabajaron en el seminario durante esos años, "tuvimos el beneficio de la memoria viva", dijo Davis. Muchos de estos primeros accionistas provienen de familias cuyas conexiones con VTS son bien conocidas en la comunidad de Alexandria.

"Hay historias tristes, pero hay historias realmente conmovedoras", dijo Davis. Ella y su equipo a veces presentan hallazgos genealógicos que las familias no conocían anteriormente, aunque las historias pertenecen a las familias, que ya se sienten conectadas con aquellos que ya han ido antes. "Hay un orgullo allí que no quiero ser subestimado".

Los 32 accionistas iniciales provienen de seis familias que remontan su ascendencia a los trabajadores negros en el seminario. Una familia tiene 12 accionistas. Se invita a los descendientes a reunirse con Markham para discutir los objetivos del programa de reparaciones. Antes de recibir los pagos, firman cartas de acuerdo confirmando cómo desean que se distribuya el dinero, incluso a sus beneficiarios después de su muerte.

Los pagos en efectivo no son montos que cambian la vida y VTS no los obliga a nadie que se muestre reacio a participar, dijo Davis. Sin embargo, ha sido un proceso emocionante para algunas de las familias, dijo. Los accionistas pueden obtener sus propias tarjetas de identificación VTS, lo que les permite un acceso al campus equivalente al de los profesores jubilados. Pueden comer gratis en los comedores, tomar prestados libros de la biblioteca y asistir a eventos y programas del seminario. Uno de los accionistas, Gerald Wanzer, celebró su 77 cumpleaños en el seminario en marzo.

La identificación de los descendientes de trabajadores esclavizados requerirá una investigación más extensa. “Hemos encontrado unos 20 nombres de personas esclavizadas o negras libres que trabajaron en el seminario durante el período anterior a la guerra. Simplemente no nos hemos conectado con ninguno de sus descendientes todavía ”, dijo Davis.

Thomas, la accionista de Maryland, aún no ha solicitado una tarjeta de identificación del campus, aunque eligió reunirse con Markham y está considerando una oferta para asistir a un programa de doctorado en el seminario de forma gratuita. Ella cuenta la historia del deseo de su abuelo de ser ministro y cómo los seminaristas le prestaban sus libros, pero él mismo no pudo asistir a VTS. Solo se convirtió en pastor bautista después de dejar VTS y mudarse a Washington, DC.

"No hay cantidad de dinero que pueda pagar por el sufrimiento que la gente ha enfrentado", dijo Thomas, pero le complace ver que una institución como VTS está optando por "poner dinero donde está su boca".

Thomas está personalmente agradecido por los pagos "pequeños". Los está poniendo en una cuenta para ayudar a apoyar la educación de la generación más joven de su familia, sus dos nietos.

- David Paulsen es editor y reportero del Episcopal News Service. Él puede ser contactado en dpaulsen@episcopalchurch.org.


Etiquetas