Las diócesis reclutan congregaciones para formar 'comunidades de aprendizaje' en la iniciativa de revitalización financiada por Lilly

Por david paulsen
Publicado en junio 30, 2021

[Servicio de noticias episcopal] Tres diócesis episcopales y un seminario episcopal estuvieron entre los beneficiarios el año pasado de subvenciones Lilly Endowment de $ 1 millón que apoyan enfoques innovadores para revitalizar las congregaciones. Como parte de Iniciativa de congregaciones prósperas de Lilly, se comprometieron a ayudar a las congregaciones a "profundizar sus relaciones con Dios, construir relaciones sólidas entre sí y contribuir al florecimiento de las comunidades locales y del mundo".

Ahora, después de meses de planificación y preparación, los destinatarios episcopales están lanzando sus programas con diversas cohortes de congregaciones de toda la Iglesia Episcopal. Las “comunidades de aprendizaje” de cada programa, como las denomina Lilly, están destinadas a fomentar la experimentación y la colaboración entre las congregaciones mientras miran hacia el futuro de la iglesia.

“Estamos en un momento en el que creo que es urgente adoptar el cambio”, dijo a Episcopal News Service la reverenda Jenifer Gamber, directora del programa de la Diócesis de Washington. “La Iglesia Episcopal tiene muchos tesoros. Tenemos un don para traer al mundo. … Todo esto es para ejercitar nuestra capacidad de compartir ese don y también para discernir qué es realmente un tesoro y qué hay que dejar atrás ”.

Lilly Endowment apoya principalmente las causas del desarrollo comunitario, la educación y la religión. Otorgó 92 subvenciones por un total de $ 93 millones en septiembre de 2020 a una amplia gama de organizaciones cristianas a través de su Iniciativa de Congregaciones Prósperas. Cada programa episcopal participante recibió $ 1 millón por un trabajo que abarcó de tres a cinco años.

  • El programa de Washington, llamado Cuidando nuestro suelo, trabajará con 36 de las congregaciones de la diócesis divididas en tres cohortes sucesivas. Los entrenadores diocesanos ayudarán a las congregaciones a aprender sobre sus comunidades, discernir sus misiones y desarrollar nuevos ministerios.
  • Similar a Tending Our Soil, la Diócesis de Nueva York Futuros episcopales está reclutando una cohorte inicial de 20 congregaciones que discernirán cómo volverse “vitales, viables y vibrantes”, con énfasis en el desarrollo del liderazgo laico. Se planean dos cohortes adicionales.
  • La Diócesis de Indianápolis recibió una de las subvenciones Lilly para un proyecto conjunto con la Diócesis del Norte de Indiana que busca maximizar los usos comunitarios de los edificios de la iglesia en las 82 congregaciones de las diócesis.
  • Iona Collaborative, un programa continuo del Seminario del Suroeste en Austin, Texas, está utilizando su beca Lilly para lanzar un nuevo proyecto enfocado en discernimiento misional entre lo que llama "congregaciones bi-vocacionales" - congregaciones sin clero permanente a tiempo completo. La primera cohorte de 15 incluye congregaciones de todo Estados Unidos.

La reverenda Nandra Perry, directora de Iona Collaborative, celebró una reunión inicial en Zoom con líderes de ocho de las congregaciones participantes el 19 de junio. "Me sentí increíblemente animado sobre el futuro de la iglesia después de esta primera reunión", dijo Perry a ENS. . La mayor parte de la interacción ocurrirá en línea debido al rango geográfico de las congregaciones, desde Wyoming hasta Pensilvania, aunque una reunión en persona está programada para abril de 2022.

Con la subvención de Lilly Endowment, Iona Collaborative puede agregar miembros del personal y contratar mano de obra para expandir su capacidad administrativa y adaptarse a las necesidades de todas las congregaciones participantes a medida que desarrollan planes para el crecimiento futuro.

Perry calificó como un privilegio emocionante ser parte de la Iniciativa de Congregaciones Prósperas de Lilly. “Este es un trabajo muy importante, pensar seriamente y también de manera muy sistemática sobre lo que ayuda a las congregaciones a prosperar”, dijo. "Y creo que la palabra 'prosperar' es realmente importante: ¿qué significa, cómo se ve, cómo se mide?"

La iniciativa Lilly surge cuando muchas denominaciones cristianas principales continúan luchando con una disminución de décadas en la asistencia y la membresía a la iglesia. En marzo, Gallup publicó los resultados de una encuesta que mostraban que, por primera vez, la membresía religiosa había se redujo a menos de la mitad de todos los adultos en los Estados Unidos. En la Iglesia Episcopal, los miembros bautizados totalizaron 1.8 millones en 2019, un 17% menos en 10 años, según el informe de la iglesia. datos del informe parroquial más reciente.

Pero los coordinadores de los programas episcopales que están participando en la iniciativa Lilly le dijeron a ENS que ven nuevas oportunidades para el crecimiento misional y la experimentación en este momento a pesar de las tendencias a la baja de la membresía. La pandemia de COVID-19 "rompió la iglesia tal como la conocíamos", dijo Perry, y las congregaciones participantes "me parecen más preparadas de lo que habrían estado si no hubiera ocurrido el COVID".

El objetivo de la Cuidando nuestro suelo en Washington será enseñar habilidades para el “cambio adaptativo”, dijo Gamber, quien está planeando un lanzamiento oficial en septiembre para la primera cohorte de congregaciones del programa.

En los últimos años, la diócesis había elaborado un plan estratégico que identificaba la revitalización de la iglesia como un objetivo clave, dijo Gamber, quien se unió al personal diocesano en julio de 2020 como director de la Escuela de Fe y Liderazgo Cristianos de Washington. La Iniciativa de Congregaciones Prósperas de Lilly parecía alinearse con esos objetivos diocesanos, dijo Gamber.

El 24 de junio, la diócesis anunció las 12 congregaciones que participan en la primera ronda de Tending Our Soil. Vienen de todas las regiones de la diócesis y representan una amplia gama de etnias, antecedentes teológicos y raíces históricas, dijo Gamber. Se dividirán en cuatro grupos. A cada grupo de tres congregaciones se le asignará un entrenador y pasará el primer año “escuchando lo que Dios está haciendo” en las congregaciones y sus comunidades, dijo Gamber.

Después de escuchar el llamado de Dios a la misión, las congregaciones pasarán gran parte de su segundo año desarrollando planes para atender ese llamado, identificando las prioridades del ministerio, comisionando líderes, involucrándose más con los vecinos y experimentando con nuevos ministerios. Y en cada paso, compartirán lo que han aprendido con las otras congregaciones de su grupo.

La Diócesis de Nueva York también se basa en un plan estratégico reciente, finalizado en 2017, mientras busca la revitalización de la iglesia a través de Episcopal Futures. La directora gerente del programa, Abby Nathanson, está reclutando una mezcla diversa de congregaciones de toda la diócesis para participar en la Comunidades de aprendizaje financiado por Lilly. Ella estima que la subvención le permitiría a su equipo acomodar hasta un tercio de las casi 190 congregaciones de la diócesis en tres rondas durante cinco años.

Las primeras 20 congregaciones comenzarán en febrero de 2022. La diócesis no está estableciendo expectativas preliminares para su discernimiento, dijo Nathanson a ENS.

“Las iglesias están ingresando al programa de Comunidades de Aprendizaje con una amplia gama de perspectivas y metas”, dijo. “Algunas personas vienen y dicen: 'No tenemos ni idea de lo que queremos hacer, no tenemos ni idea de lo que tenemos que hacer a continuación, pero sabemos que lo que hemos estado haciendo hasta ahora no es sostenible . '”Otras congregaciones vienen al programa con nuevos ministerios en mente y quieren ayuda para discernir cómo darles vida con éxito, dijo.

Episcopal Futures también planea usar parte de su subvención Lilly para priorizar la accesibilidad, dijo Nathanson. Los materiales del programa se traducirán a varios idiomas, y las congregaciones y feligreses de bajos ingresos pueden solicitar ayuda financiera, como reembolso por cuidado de niños, para facilitar su participación. Después del proceso de discernimiento de 18 meses, las congregaciones serán elegibles para capital inicial para ayudar a lanzar sus nuevos ministerios.

En Indiana, las diócesis de Indianápolis y el norte de Indiana se han asociado con las organizaciones sin fines de lucro Socios para los lugares sagrados y Monumentos de Indiana repensar cómo los edificios de la iglesia pueden convertirse en mayores recursos comunitarios.

Con la subvención Lilly, Indianápolis está trabajando con el norte de Indiana en cuatro grupos de congregaciones para pasar por el programa durante tres años. El primer grupo de 17 congregaciones participó en una sesión de orientación a principios de junio, y se planea una combinación de capacitaciones virtuales y en persona para el otoño.

“Realmente estamos tratando de ayudar a nuestras congregaciones a conocer muy bien sus comunidades”, dijo Brendan O'Sullivan-Hale a ENS. Sirve como canon del ordinario de Indianápolis para la administración y la evangelización y es uno de los líderes del programa. “Muy a menudo, nuestras congregaciones no se parecen mucho a sus vecindarios”, dijo, citando ejemplos de iglesias predominantemente blancas ubicadas entre comunidades mayoritariamente negras y latinas. "Estamos pidiendo a esas iglesias que investiguen por qué ese es el caso".

En el proceso, se alentará a esas congregaciones a considerar “el concepto de espacio congregacional como espacio cívico”, dijo. Después de aprender más sobre sus vecinos, los miembros de la iglesia pueden encontrar oportunidades para ofrecer edificios parroquiales como espacios de reunión para organizaciones y eventos locales, especialmente aquellos que son consistentes con la misión de la iglesia. Para las iglesias que tienen dificultades económicas, alquilar su espacio para funciones comunitarias también puede ayudarlas a lograr la sostenibilidad.

“Todas las denominaciones principales tienen este desafío”, dijo O'Sullivan-Hale: muchas congregaciones cristianas están adheridas a hermosas estructuras antiguas que ya no se utilizan por completo, ni siquiera los domingos por la mañana. Al hacer un inventario físico de las congregaciones de las dos diócesis, dijo, esta iniciativa "pretende ser un proyecto de demostración", que eventualmente podría ser replicado por otras diócesis e iglesias.

- David Paulsen es editor y reportero del Episcopal News Service. Él puede ser contactado en dpaulsen@episcopalchurch.org.