Las iglesias episcopales intensifican sus esfuerzos para utilizar la energía solar para alcanzar las metas de emisiones netas de carbono cero

Por Tony Gutiérrez
Publicado en junio 16, 2021

La obispo del norte de California, Megan Traquair, se encuentra en un elevador de tijera el 18 de abril de 2021 para bendecir los paneles solares recientemente instalados en la Iglesia Episcopal de San Martín en Davis, California. Foto: Diócesis del Norte de California

[Servicio de noticias episcopal] Cuando llegó el momento de bendecir los paneles solares en el Iglesia de San Martín en Davis, California, a principios de esta primavera, la obispo del norte de California, Megan Traquair, tuvo que improvisar: el Libro de oración común, hasta ahora, no incluye una bendición de panel solar.

Después de leer una versión abreviada de "Canción de creación”De las lecciones de Morning Prayer II, Traquair destacado en un elevador de tijera, roció los paneles con agua bendita y oró “para que continúen capturando la luz de la hermosa creación de Dios, el pulgar que colocó sobre nosotros, y que su energía pueda ayudar a sostener la vida de aquellos que él ha colocado aquí en esta comunidad, en este país y en este mundo ”.

Los episcopales y otras personas de fe se han vuelto cada vez más conscientes del cambio climático y sus efectos, particularmente en lugares como California, donde los incendios forestales queman millones de acres anualmente y obligan a los residentes a evacuar.

“Hay un aspecto de justicia en nuestro cuidado por la creación, asegurando que los beneficios de nuestro cuidado por la creación estén disponibles para todos. Algunas personas cultivan alimentos en sus propios huertos para llevarlos al banco de alimentos para cuidar a los pobres ”, dijo Traquair a Episcopal News Service. “Todas estas son formas de cuidar la creación y amar al prójimo”.

St. Martin's comenzó sus esfuerzos para eliminar el exceso de desechos y proteger el medio ambiente en 2002, dijo Nick Buxton, miembro de la junta parroquial y coordinador principal del proyecto solar. La iglesia comenzó reemplazando los artículos gastados con alternativas ecológicas, y en 2018, la congregación decidió ser más proactiva y comenzó a convertir los servicios públicos que anteriormente habían sido alimentados por otras fuentes, como estufas de gas u hornos, a eléctricos. Al asegurarse de que todo funcionara con electricidad, que se obtiene de la energía solar, St. Martin's pudo convertirse en un campus sin carbono, lo que significa que no emite ninguna emisión de carbono.

“Al hacerlo en la propiedad de la iglesia, está modelando lo que se puede hacer”, dijo Buxton. "Sabemos que la crisis climática es una de las mayores crisis ambientales que ha enfrentado la humanidad y requerirá acción en todos los niveles, y la iglesia puede hablar con una voz moral aún más fuerte si se pone en acción".

A nivel nacional, el interés de las iglesias en la conversión a la energía solar ha aumentado en los últimos años, Susan Stephenson, directora ejecutiva de Energía y luz interconfesionales, le dijo a ENS. La organización, de la cual St. Martin's es miembro, fue fundada en 1998 en Grace Cathedral en San Francisco, California, como una coalición de iglesias episcopales agregadas para comprar energía renovable. A lo largo de los años, se ha expandido por todo el país y ahora incluye a otros socios religiosos. Iglesia Episcopal de San Pedro en Weston, Massachusetts, es una iglesia que se une al movimiento interreligioso en la costa este.

El 15 de junio, líderes religiosos de todo Estados Unidos, incluida la episcopal Susan Stephenson, pidieron al Congreso que actuara sobre el clima, la justicia y el empleo.

“Durante décadas, los líderes religiosos han estado reconociendo la amenaza a nuestro medio ambiente que representa el cambio climático, la causa moral que es y los elementos espirituales de esta relación que tenemos con nuestro medio ambiente”, dijo Stephenson. "Creo que es maravilloso verlo construirse y manifestarse en iglesias que se vuelven solares".

Señaló el creciente esfuerzo entre las diócesis para unir recursos, recordando el desafío del obispo de California Marc Andrus a todas las diócesis de California para hacer la transición a la energía solar.

El reverendo Colin Mathewson, co-vicario de Iglesia de San Lucas en el vecindario de North Park en San Diego, California, con su esposa, la reverenda Laurel Mathewson, describió la energía solar como un “unicornio” porque se puede promover desde múltiples perspectivas. Desde una “perspectiva conservadora de gestión de riesgos financieros”, la energía solar ahorra dinero; desde una perspectiva científica, “es maravilloso para el medio ambiente”; y, desde una perspectiva cristiana, es “una manera maravillosa de expresar y honrar a Dios. Es nuestra propia forma de alabanza y adoración cuidar la tierra de esta manera ".

La instalación de paneles en St. Luke's se completó a fines del año pasado. La visibilidad de los paneles proporciona una "clara expresión de nuestros valores", dijo. El plan de Dios para la salvación se lleva a cabo a través del mundo material creado, agregó, y señaló que la "Jerusalén celestial" a la que se hace referencia en el Libro de revelación estará en la Tierra.

“Para mí es un cristianismo bastante sencillo”, dijo Matthewson. “La gente tiene diferentes puntos de vista políticos sobre cómo uno se preocupa por el mundo, y muchos de ellos son debates razonables e importantes, pero espero que nosotros deberíamos cuidar y administrar el mundo no está realmente en debate, al menos no para las iglesias y teologías que toman en serio la Encarnación ”.

St. Luke's pudo convertirse a energía solar gracias a una asociación iniciada por el Diócesis de San Diego. En 2018, las iglesias preguntaron al comité de propiedad diocesano sobre la implementación de la energía solar, dijo Erika Morgan, consultora de energía limpia de la diócesis y miembro de Catedral de San Pablo, también en San Diego.

Es posible que las iglesias individuales no puedan pagar los paneles solares, pero al celebrar un acuerdo de compra de energía colectivo diocesano, o PPA, las parroquias pueden pagarlos, dijo.

“Las empresas más grandes no consideran que las iglesias sean lugares dignos de crédito. La comunidad religiosa ha tenido dificultades para recibir la atención de la industria solar ”, dijo Morgan, quien también forma parte del equipo solar de la catedral. “Al unirnos y hacerlo a nivel diocesano, podemos simplemente eliminar ese problema y brindarles recursos de una manera que funcione para ellos”.

Catherine Duffy, postulante de la Diócesis del sur de Ohio, señaló que las personas que crecieron aprendiendo sobre el cambio climático, como ella, ahora pueden generar cambios.

"Todos hemos estado hablando de esto desde que éramos niños, y nos ha llevado mucho tiempo llevar nuestra cultura al lugar donde suficientes personas quieran actuar en consecuencia", dijo Duffy, miembro de la junta de Centro de Religión y Medio Ambiente en la Universidad del Sur en Sewanee, Tennessee, y coordinador de cuidado cristiano para Provincia V.

“No somos el Sierra Club. Somos la iglesia. Hacemos lo que hacemos porque seguimos a Jesús, y eso es algo que debemos seguir repitiendo ”, agregó. “No solo estamos llamados a actuar; estamos llamados a la formación ”.

A través de su iniciativa "Solarize Ohio", la Diócesis del Sur de Ohio está trabajando con 14 parroquias para introducir la energía solar en sus campus, dijo el Rev. Craig Foster, diácono de Iglesia Episcopal de la Trinidad en Columbus y un miembro de la diócesis Grupo de Trabajo de Cuidado Cristiano y Justicia Ambiental. Si bien existe cierta resistencia a la transición a la energía solar, particularmente porque la minería del carbón sigue siendo una industria importante en la región, la mayoría de la gente es receptiva, dijo.

"Ahora es el momento. La gente está lista. Hace cinco o siete años, tuvimos esta extraña conversación sobre si creíamos en el cambio climático o no ”, dijo Foster. “Tenemos estos eventos como Huracán Sandy. Tenemos el evento que Texas acaba de experimentar, que ... muy probablemente esté relacionado con el cambio climático ".

El reverendo Steve Keplinger, rector de Grace St. Paul en Tucson, Arizona, ha pasado los últimos 10 años predicando la interconexión de la humanidad y el mundo natural durante la “Temporada de la Creación”, que se ha agregado al calendario litúrgico de la parroquia. Empieza el domingo más cercano al 4 de octubre Fiesta de San Francisco de Asís y pasa justo antes del primer domingo de Adviento.

“Toda la liturgia se basa en oraciones y piezas litúrgicas que hablan sobre cómo estamos conectados con la naturaleza y cómo es esa relación”, dijo Keplinger, y agregó que continúa usando el Evangelio del leccionario.

Grace St. Paul's instaló paneles solares hace cinco años a través de un PPA con Técnicos para la sostenibilidad. Sin esa asociación, la parroquia no podría haberse permitido instalar los paneles, dijo Keplinger. Otras medidas de cuidado de la creación implementadas en el campus incluyen el uso de bombillas ecológicas, el mantenimiento de un huerto para sostener una despensa de alimentos y la instalación de ventanas aisladas. Actualmente, los paneles solares están produciendo aproximadamente el 80% de la electricidad que usa la iglesia.

"No tenemos ninguna ventaja financiera real por el uso de paneles solares ahora, y no lo tendremos en los próximos 15 años", dijo Keplinger. "Pensamos que era importante saber si teníamos el dinero o no".

La Rev. Pam Hyde, el primer canon para el cuidado de la creación en el Diócesis de Arizona, está trabajando para establecer una PPA colectiva en la diócesis.

“Cuando comencé a hablar con las parroquias de la diócesis, muchos de ellos me preguntaban cómo se cambiaban a la energía solar”, dijo Hyde. "Las iglesias están entendiendo que esto es algo que hacemos porque tenemos la responsabilidad de cuidar de la creación de Dios".

La iniciativa diocesana - “Cosechando el sol, ”Derivado de San Francisco de Asís“Cántico del hermano sol”- invita a las parroquias a comunicarse con el ministerio de cuidado de la creación de la diócesis para obtener ayuda para evaluar sus necesidades y la viabilidad de instalar paneles solares, dijo.

“Pueden apalancar a los inversores mediante el uso de créditos fiscales federales a la inversión solar. Debido a que las iglesias no tienen fines de lucro y no presentan impuestos, no podemos tomar crédito, pero existen créditos federales para inversiones ”, dijo. “Creemos que podemos eliminar por completo cualquier requisito para proporcionar capital para esto por adelantado. Eso significa que pueden pagar el costo de esto con el tiempo después de que la energía solar esté realmente instalada ".

Para su PPA, el Diócesis de San Joaquín dividió 12 sitios en dos fases. Como se informó anteriormente en Servicio de Noticias Episcopales, la diócesis comenzó el proceso en 2019. A pesar de la pandemia de COVID-19, los primeros seis sitios acaban de terminar de instalar sus paneles, lo que coloca a la diócesis en más del 50% del ahorro de costos en energía renovable, dijo el consultor solar Cal Harling. Una vez que se haya completado la Fase 2, los funcionarios diocesanos esperan estar al 90%.

Las parroquias han sido "extremadamente positivas sobre esto y entusiasmadas con la idea de que van a tener energía solar", dijo Harling. “Me molestan constantemente sobre cuándo van a comenzar los proyectos. Hay mucho entusiasmo ”.

El cuidado de la creación es parte de nuestro llamado bautismal, dijo el obispo de San Joaquín, David Rice, y señaló que el pacto bautismal en el Libro de Oración Común pide a los candidatos que conozcan y sirvan a sus vecinos y que luchen por la justicia para todas las personas. Rice dijo que planea visitar cada sitio y bendecir los nuevos paneles solares, como lo hizo su contraparte en el norte de California.

“Durante el último año en medio de COVID, he estado hablando de pandemias simultáneas - el virus, las crisis raciales y ecológicas - y estas pandemias requieren que todos respondan a esto”, dijo el obispo.

La crisis climática afecta a las personas marginadas, muchas de las cuales son personas de color, agregó, y señaló que los alimentos saludables son más costosos y menos accesibles para los económicamente desfavorecidos, y muchos no tienen acceso a aire o agua limpios.

“Todo está conectado. Ya sea que estemos consumiendo o conservando, todo está relacionado con los recursos que hemos recibido ”, dijo Rice. “Y cómo estamos cuidando todo lo mencionado anteriormente es de lo que se trata nuestra fe”.

- Tony Gutiérrez es un periodista independiente que vive en Cave Creek, Arizona.


Etiquetas