El Consejo Ejecutivo aprueba subvenciones de hasta $ 40,000 para cada diócesis, enfatizando el avivamiento en medio de la pandemia

Por david paulsen
Publicado Abr 16, 2021

[Servicio de noticias episcopal] El Consejo Ejecutivo de la Iglesia Episcopal, reunido en línea el 16 de abril, aprobó una resolución que asigna hasta $ 40,000 en ayuda pandémica para cada diócesis que lo solicite - no es necesaria una solicitud formal, sin condiciones.

La ayuda de emergencia totalizará más de $ 4 millones si las 109 diócesis y áreas de misión solicitan el dinero. La votación en la reunión de un día del Consejo Ejecutivo marcó la culminación de una deliberación de un año entre los líderes de la iglesia sobre la mejor manera de ayudar a las diócesis y congregaciones a sobrellevar las interrupciones causadas por la pandemia de COVID-19, en un momento en que la Iglesia Episcopal se mantiene en una sólida base financiera.

Aunque no es necesaria una solicitud formal, el consejo invitó a las diócesis a participar en el discernimiento sobre cómo el dinero que reciben puede servir mejor a la misión de la iglesia.

Curry

El obispo presidente Michael Curry da la bienvenida al Consejo Ejecutivo a su reunión en línea del 16 de abril.

El obispo presidente Michael Curry, en sus comentarios de apertura, enfatizó que había más en juego para la iglesia que proporcionar asistencia financiera directa. “Lo que comenzó como un problema de ayuda financiera surgió como una posibilidad de un avivamiento nacional en medio de una pandemia”, dijo.

El dinero, que se extraerá de las reservas financieras de la iglesia, estará disponible a partir del 1 de mayo, y las diócesis pueden solicitar las subvenciones únicas hasta noviembre de 2022. El Consejo Ejecutivo acordó hasta $ 40,000 por diócesis porque era “lo suficientemente sustancial como para brindar alivio en varias formas diferentes para varios programas diferentes de las diócesis ”, dijo la Rev. Mally Lloyd, presidenta del Comité de Finanzas. “La necesidad de ayuda no era universal y, sin embargo, nuestro encargo era proporcionar ayuda a todas las diócesis”.

El trabajo de reconciliación en curso de la iglesia también ocupó un lugar destacado durante la reunión del Consejo Ejecutivo del 16 de abril, que actúa como el órgano de gobierno de la iglesia entre las reuniones de la Convención General. Los miembros del consejo aprobaron una resolución afirmando el apoyo episcopal a la igualdad e inclusión LGBTQ en la iglesia, y una resolución separada condenó incidentes recientes de violencia y odio contra personas de ascendencia asiática e isleños del Pacífico.

“Esta es una resolución muy oportuna y algo atrasada”, dijo Warren Wong, miembro de la Diócesis de California, quien fue el autor principal de la resolución contra el odio. "Estamos experimentando una mayor cantidad de delitos de odio contra los estadounidenses de origen asiático y los isleños del Pacífico, especialmente dirigidos a mujeres y ancianos".

La resolución llamó la atención específicamente sobre el ataque mortal en marzo en un spa en Atlanta, Georgia, donde un hombre armado mató a ocho personas, incluidas seis mujeres de ascendencia asiática. Desde entonces, los líderes de la iglesia han hablado contra ese ataque y el problema más amplio del odio racista hacia los estadounidenses de origen asiático.

La resolución LGBTQ + alude al cambio de la iglesia durante más de 40 años para dar la bienvenida a los cristianos homosexuales y lesbianas de manera más completa en la vida de la iglesia, y lamenta el daño causado por la iglesia contra los miembros de la comunidad LGBTQ +.

“El Consejo Ejecutivo está comprometido”, dice la resolución, “a asegurar que la Iglesia Episcopal refleje verdadera y auténticamente el 'reclamo pleno e igual' que las personas LGBTQ + tienen sobre el 'amor, aceptación, preocupación pastoral y cuidado de la Iglesia, 'enfocándose en, honrando y reconociendo las voces, experiencias y liderazgo LGBTQ +, proclamando que apoyamos la igualdad LGBTQ + no a pesar de nuestra fe, sino por ella ”.

El reverendo Gay Clark Jennings, presidente de la Cámara de Diputados, expresó su apoyo para renovar esos compromisos al "escuchar a las personas que han sido perjudicadas por la exclusión de la iglesia".

“Este año de pandemia continúa empujándonos a redoblar nuestro compromiso de ser agentes del amor y la justicia de Dios y continuar nuestro camino hacia la amada comunidad”, dijo Jennings en un video pregrabado. Jennings se está recuperando de una cirugía de hombro y no pudo asistir a la reunión en vivo.

El Consejo Ejecutivo se reúne normalmente tres veces al año en persona, pero durante la pandemia, todas sus reuniones se han realizado en línea a través de Zoom. La sesión del 16 de abril se llevó a cabo en plenario, sin reuniones de comité, y se transmitió en vivo por YouTube.

El cuerpo gobernante de la iglesia tiene 40 miembros con derecho a voto, incluido el obispo presidente y el presidente de la Cámara de Diputados. Veinte de los miembros votantes, cuatro obispos, cuatro sacerdotes o diáconos y 12 laicos, son elegidos por la Convención General por períodos de seis años, y la mitad de esos miembros son elegidos cada tres años. Los otros 18 son elegidos para períodos de seis años por las nueve provincias de la Iglesia Episcopal, y cada provincia envía un miembro ordenado y un miembro laico.

En enero, en su última reunión, el Consejo Ejecutivo revisó una solicitud de los obispos de la Provincia IV para permitir a las diócesis eximir la ayuda federal pandémica de los ingresos diocesanos que contará la Iglesia Episcopal cuando calcule la próxima ronda de evaluaciones anuales. Los préstamos del Programa federal de protección de cheques de pago, o PPP, se pueden convertir en subvenciones si los beneficiarios cumplen con ciertas condiciones. La Iglesia Episcopal también recibió $ 3 millones en asistencia PPP.

Lloyd, en su presentación, acompañó a los miembros a través de las deliberaciones de su comité sobre cómo la iglesia debería tratar los ingresos de las APP diocesanas. Señaló que el PPP "no se distribuyó de manera uniforme ni justa". No todas las diócesis y congregaciones solicitaron y recibieron esa ayuda, y como era un programa de los Estados Unidos, las diócesis de otros países fueron excluidas.

En última instancia, el comité concluyó que la asistencia del PPP cumplía con la definición de ingresos de la iglesia y debe informarse como tal, dijo Lloyd.

Pero los miembros del Consejo Ejecutivo expresaron un consenso sobre la necesidad de proporcionar algún tipo de ayuda financiera a las diócesis, especialmente dada la sólida posición de las finanzas a nivel de denominación. La Iglesia Episcopal terminó 2020 con $ 10 millones más en ingresos que en gastos, según un informe de Kurt Barnes, tesorero y director financiero de la iglesia. Esos resultados se debieron en parte a los recortes de gastos que hicieron los líderes de la iglesia después de la pandemia en marzo de 2020, así como a las restricciones relacionadas con la pandemia en los viajes del personal.

Los líderes de la iglesia y sus homólogos diocesanos, sin embargo, siguen sin estar seguros del impacto financiero a largo plazo de la pandemia, y "2021 podría no ser el peor año que tenemos por delante", dijo Lloyd en su presentación. Las subvenciones de ayuda para la pandemia, entonces, estarán disponibles durante los próximos 19 meses, si las diócesis las necesitan y cuando las necesiten.

Las diócesis no necesitan dar una razón para solicitar las subvenciones o incluso decir cómo pretenden gastar el dinero, dijo Lloyd, aunque el formulario de solicitud incluye preguntas opcionales destinadas a fomentar el discernimiento sobre las necesidades locales.

El comité también redactó una guía para el discernimiento diocesano. La guía sugiere que, en algunos casos, usar el dinero para compensar los déficits en los presupuestos diocesanos o congregacionales sería la mejor manera de mantener la misión de la iglesia en la comunidad. Otras diócesis pueden invertir el dinero en trabajo continuo de justicia social y reconciliación racial, o usarlo para apoyar a miembros vulnerables y marginados de la comunidad. Algunas diócesis pueden optar por transferir el dinero a organizaciones no episcopales que participan en ese trabajo. También pueden optar por no solicitar una subvención y dejar el dinero para que el Consejo Ejecutivo determine cómo se debe utilizar.

Después de que el Consejo Ejecutivo votara para aprobar las subvenciones, Lloyd expresó optimismo por la acción. El proceso de discernimiento, dijo, podría "abrir la iglesia para pensar de manera más amplia sobre cómo estamos llamados a ser iglesia, cómo apoyamos a nuestros hermanos que se sienten tan asediados, escuchados y apreciados".

- David Paulsen es editor y reportero del Episcopal News Service. Él puede ser contactado en dpaulsen@episcopalchurch.org.


Etiquetas