La reunión virtual 'Stop Asian Hate' es testigo del dolor de los episcopales estadounidenses de origen asiático

Por Egan Millard
Publicado Mar 29, 2021

[Servicio de noticias episcopal] En un evento virtual patrocinado por Episcopal Asiamerica Ministries el 27 de marzo, los episcopales denunciaron el reciente aumento de los crímenes de odio contra los asiáticos en los Estados Unidos, compartieron sus propias experiencias con el racismo y afirmaron el papel de la Iglesia Episcopal como comunidad antirracista.

El evento, “Detener el odio asiático: una reunión nacional de episcopales y aliados asiáticos”, se llevó a cabo en Zoom y se transmitió en vivo en las redes sociales. Más de 600 personas se registraron a través de Zoom, y el video del servicio se ha visto más de 14,000 veces en Facebook hasta el 29 de marzo, lo que refleja un amplio apoyo de toda la iglesia para los estadounidenses de origen asiático y las islas del Pacífico después de Tiroteos del 16 de marzo en Georgia y el ajuste de cuentas sobre el racismo anti-asiático que ha seguido.

"Nos reunimos como una comunidad virtual para lamentarnos y escuchar, para compartir nuestros dolores y nuestras tristezas, incluso nuestra ira, por la forma en que los asiáticos y los isleños del Pacífico están siendo marginados, abusados, burlados y asesinados", dijo el reverendo Winfred. Vergara, el misionero de la Iglesia Episcopal para Asiamerica Ministries, quien ayudó a organizar el evento. "Pero también estamos aquí para recibir sanidad y lugar, y para tener una visión de esperanza, porque incluso en medio de este mundo caótico en el que vivimos, el Espíritu Santo se está moviendo".

El obispo presidente Michael Curry pronunció un discurso apasionado sobre el tema de la iglesia como testigo, una presencia que reconoce el sufrimiento causado por el racismo, afirma su realidad y actúa para detenerlo.

“Apoyamos a las comunidades de los isleños de Asia y el Pacífico que son parte de nuestra iglesia, parte de este país y, lo que es más importante, parte de la amada comunidad de Dios”, dijo Curry. "Estamos juntos no solo hoy, sino también en los días venideros y por el trabajo que tenemos ante nosotros".

Referenciando Lucas 24, un Espiritual afroamericana y el cronista y sobreviviente del Holocausto Elie Wiesel, Curry llamó a la iglesia a ser testigo del dolor que se ha infligido y de la justicia que puede contrarrestarlo. También señaló la conexión entre el aumento de los crímenes de odio contra los asiáticos y la retórica racista utilizado por el ex presidente Donald Trump y muchos de sus partidarios, culpando de la pandemia de COVID-19 al pueblo chino.

“Has sido testigo como Jesús, con las llagas de la injusticia, las llagas del fanatismo, las llagas del odio, las llagas de la indiferencia. La herida de tener miedo solo de salir en público en los Estados Unidos de América en 2021, las heridas de una sociedad donde los líderes en las altas esferas hablaban mentiras sobre los orígenes de las pandemias ”.

Curry instó a todos los presentes a escuchar atentamente los testimonios que siguieron, relatos personales de los efectos del racismo anti-asiático, y "escuchar para que podamos unirnos a ellos y dar testimonio en este mundo de que hay otra manera".

Cuatro episcopales testificaron sobre sus encuentros con el racismo, dando ejemplos específicos de la alarmante tendencia de ataques verbales y físicos contra los estadounidenses de origen asiático. Los incidentes de delitos de odio contra los estadounidenses de origen asiático aumentaron casi un 150% en las ciudades más grandes de EE. UU. En 2020, según un Estudio de la Universidad Estatal de California.

“Los asiáticos han sido tratados como objetos extraños en esta tierra durante demasiado tiempo. Estoy cansado de eso ”, dijo el Rt. Rev. Allen Shin, obispo sufragáneo de Nueva York. “Somos América. Y pertenecemos a esta tierra. Merecemos la dignidad y la libertad de vivir sin miedo en esta tierra ”.

Shin dijo que él y su esposa fueron abordados en un parque de la ciudad de Nueva York la primavera pasada por un ciclista que les gritó insultos raciales y trató de golpearlos con su bicicleta. No era la primera vez que escuchaba epítetos raciales dirigidos a él - incluso sucedió en su elección como obispo, dijo - “pero nunca he sentido miedo por mi vida, como lo he sentido durante esta pandemia de antiaiáticos violencia el año pasado ".

La reverenda Prisca JuYoung Lee-Pae, diácono de la Diócesis de Long Island, se hizo eco de la sensación de peligro tangible que sienten ahora muchos estadounidenses de origen asiático, especialmente las mujeres estadounidenses de origen asiático.

“Tengo miedo de ir de compras al supermercado. Tengo miedo de usar el transporte público. Tengo miedo de que mis hijos vayan a la escuela. Y tengo miedo de que mi suegra salga a caminar sola en mi patio trasero ”, dijo. “El miedo que sentía por el virus no me rompió el corazón. Pero el miedo a la violencia de alguien sí lo hace ".

Los organizadores dirigieron a los asistentes a salas de reuniones virtuales donde reflexionaron sobre los testimonios utilizando las indicaciones de la Iglesia Episcopal. Campaña "De muchos, uno", y rezó una letanía de lamentos por las víctimas de los tiroteos en Georgia y el silenciamiento de las voces asiático-americanas.

“Los pecados de la opresión sistémica y nuestro pasado nos han revisado”, oraron los asistentes. "¿Pueden los dones de curiosidad y hospitalidad radical de Dios reemplazar los miedos y el odio?"

- Egan Millard es editor asistente y reportero para Episcopal News Service. Se le puede contactar en emillard@episcopalchurch.org.


Etiquetas