Los episcopales de Fort Worth miran hacia el futuro mientras lamentan la pérdida de la batalla de 12 años por la propiedad de la iglesia

Por david paulsen
Publicado Mar 1, 2021

La congregación de la Iglesia Episcopal de Todos los Santos se reúne para el culto dominical en Fort Worth, Texas, antes de que la pandemia del coronavirus obligara a suspender las grandes reuniones presenciales. Foto: Katie Sherrod

[Servicio de noticias episcopal] La propiedad de la iglesia en 4301 Meadowbrook Drive en el lado este de Fort Worth, Texas, ha sido durante mucho tiempo un centro de actividad episcopal, incluso durante la pandemia de COVID-19. St. Luke's in the Meadow, una congregación de alrededor de cien miembros, ha adorado allí desde 1948. Su ala de escuela dominical ahora alberga las oficinas diocesanas de Fort Worth. Un ministerio de alimentación próspero, 4Saints Food Pantry, opera desde el salón parroquial todos los viernes.

La congregación, la diócesis y el ministerio de alimentación continuarán, pero los líderes de la iglesia y los feligreses se están preparando para despedirse del 4301 Meadowbrook Drive. La diócesis está de duelo por la pérdida de una batalla judicial de 12 años que probablemente dejará St. Luke's in the Meadow y docenas de otras propiedades diocesanas en manos de un grupo separatista que está afiliado a la Iglesia Anglicana de América del Norte, o ACNA.

San Lucas en el prado

La reverenda Karen Calafat, rectora de la iglesia episcopal St. Luke's in the Meadow en Fort Worth, Texas, conversa con una madre durante el Coffee on the Corner semanal de la parroquia en 2019. Foto: Mary Frances Schjonberg / Episcopal News Service

"La tarea que tenemos entre manos no es fácil, pero nuestra mirada está puesta en seguir amando a Dios, a los demás y a nuestros vecinos", dijo la reverenda Karen Calafat, rectora de St. Luke's in the Meadow, a Episcopal News Service por correo electrónico el pasado febrero. 25. Ella declinó cortésmente una solicitud para una entrevista telefónica, citando los “muchos plazos ajustados por los que estamos trabajando en este momento” mientras los líderes de la iglesia buscan nuevos lugares.

St. Luke's in the Meadow es una de las seis congregaciones en Fort Worth y sus alrededores que posiblemente deban renunciar a sus espacios de adoración después de la Corte Suprema de los Estados Unidos el 22 de febrero. se negó a revisar el caso judicial de la diócesis. Los desplazamientos serían la última y probable ronda final en una disputa legal que data de 2008, cuando el entonces obispo Jack Iker sacó a la mayoría de las congregaciones de la diócesis de la Iglesia Episcopal por diferencias doctrinales, particularmente la oposición del grupo separatista a la ordenación de mujeres y clero LGBTQ.

Desde 2008, los episcopales que permanecieron fieles a la Iglesia Episcopal han reorganizado la diócesis en 15 congregaciones en 24 condados, ahora bajo el liderazgo del obispo Scott Mayer del noroeste de Texas, quien se ha desempeñado como obispo provisional de Fort Worth desde 2015. Mayer dijo en una entrevista telefónica con ENS que los episcopales en el centro norte de Texas se mantienen optimistas sobre el crecimiento de la iglesia en la región.

“Realmente no hay ninguna duda de que continuaremos”, dijo Mayer, citando ejemplos de la perseverancia y dedicación de los episcopales de Fort Worth. La diócesis ha pagado constantemente su contribución completa en apoyo del presupuesto nacional, dijo, y los miembros de la iglesia han comprometido tiempo y recursos para el crecimiento de nuevos ministerios que sirven a la comunidad.

“Cuando esta diócesis se reorganizó hace 12 años, tomaron decisiones inicialmente, de buenas a primeras, que iban a elegir vivir sobre sobrevivir y amar sobre el miedo”, dijo.

La disputa por la propiedad vuelve ahora al juez de primera instancia de Texas, quien determinará en las próximas semanas cómo se llevará a cabo su fallo. "Todavía hay algunos cabos sueltos", dijo Mayer, y se negó a discutir las discusiones en curso con el grupo ACNA, aparte de decir que seis congregaciones episcopales se están preparando para la posibilidad de perder sus espacios de culto.

Además de St. Luke's in the Meadow, esas congregaciones de Fort Worth incluyen All Saints 'Episcopal Church-Fort Worth, St. Christopher Episcopal Church y St. Elisabeth's & Christ the King Episcopal Church. Aproximadamente a dos horas en automóvil al noroeste, la Iglesia Episcopal de San Esteban en Wichita Falls también puede necesitar desalojar su edificio, así como la Iglesia Episcopal de Santa María en Hillsboro, que ha estado compartiendo un espacio de adoración con una congregación de ACNA en la ciudad. poco más de 50 millas al sur de Fort Worth.

La diócesis afiliada a la Iglesia Episcopal estima que más de $ 100 millones en propiedades se perderían en las demandas, aunque una fracción de esa propiedad está en juego en los nuevos desplazamientos de congregaciones. La mayoría de los edificios de la iglesia de la diócesis han sido ocupados desde la división diocesana de 2008 por congregaciones ahora afiliadas a ACNA, que también mantendrán la posesión de Camp Crucis en Granbury, Texas.

Los líderes de ACNA elogiaron la última decisión judicial a favor de la diócesis separatista de Fort Worth. "La decisión de hoy marca un punto de inflexión para nosotros como diócesis", dijo el obispo Ryan Reed. dijo en una declaración escrita emitida el 22 de febrero. después de que la Corte Suprema de Estados Unidos dijera que no intervendría. “Después de destinar tantos recursos a esta disputa, ahora podemos poner todo nuestro enfoque en el ministerio del Evangelio y la obra del Reino”.

El reverendo Jay Atwood, canónigo ordinario de la diócesis afiliada a ACNA, le dijo a ENS que aún no se había tomado una decisión sobre el destino de los edificios que todavía estaban siendo utilizados por las congregaciones afiliadas a la Iglesia Episcopal.

Las sentencias de la corte de Texas se aplican a los edificios de las iglesias que son anteriores a la división de 2008 y no deberían afectar a las congregaciones episcopales que ya han establecido nuevas ubicaciones después de ser desplazadas. Escuela Episcopal de Todos los Santos, que tiene su propia junta de fideicomisarios y se encuentra en un campus en Fort Worth separado del edificio de la iglesia de Todos los Santos que es reclamado por la diócesis separatista, no se ve afectado por el litigio.

Con el final del litigio a la vista, la diócesis está de luto esta semana, dijo Mayer. En un mensaje de video a la diócesis, publicado el 26 de febrero, habló de la "conmoción, la ira y el dolor" causados ​​por las últimas noticias, especialmente en medio de las continuas perturbaciones causadas por la pandemia y la crisis del clima frío del mes pasado, y en un tiempo en el que los episcopales se centran en los preparativos de Cuaresma para la Semana Santa. En el video y nuevamente en su sermón del 28 de febrero en la diócesis servicio de adoración en líneaMayer ofreció palabras de aliento.

"Siempre que hay una pérdida significativa, hay un dolor correspondiente", le dijo a ENS. “Invertimos 12 años en esto; obviamente, creemos que está mal. Pero en estos 12 años, hemos estado ocupados siendo la iglesia, y no conocerás a un grupo de personas más creativas, imaginativas y resistentes que las que encontrarás aquí. No hay pérdida de esperanza, nada de eso. Este es un grupo que está mirando hacia adelante ".

Durante décadas, bastión de la teología conservadora

Este grupo de episcopales, si miraran hacia atrás, vería hasta dónde ha llegado su diócesis.

La Diócesis Episcopal de Fort Worth se creó cuando la creciente Diócesis de Dallas se dividió a la mitad bajo un plan aprobado por la Convención General en 1982. Una vez que contaba con más de 50 congregaciones, la Diócesis de Fort Worth fue conocida durante mucho tiempo como una de las diócesis más conservadoras en La Iglesia Episcopal, particularmente por su exclusión de las mujeres de la ordenación.

Para 2006, habían pasado 30 años desde que la Convención General votó en 1976 para permitir la ordenación de mujeres, pero las oportunidades de convertirse en sacerdotes todavía se les negaban a las mujeres en Fort Worth. Era una de las tres diócesis retenidas que quedaban, junto con la Diócesis de Quincy en el oeste de Illinois y la Diócesis de San Joaquín en el centro de California.

Después de que la obispo de Nevada Katharine Jefferts Schori fuera elegida como la primera obispa presidenta de la Iglesia Episcopal en junio de 2006, los líderes conservadores de siete diócesis, incluida Fort Worth, buscaron "Supervisión primaria alternativa" de un líder anglicano fuera de la Iglesia Episcopal. Las negociaciones terminaron en un punto muerto. Las tensiones teológicas y doctrinales ya habían estado hirviendo debido a los esfuerzos de la Iglesia Episcopal para incluir a los episcopales LGBTQ más plenamente en la vida de la iglesia, incluso como clero. Esas tensiones se desbordaron con la aprobación de la Convención General en 2003 de la Rt. Rev. Gene Robinson como el primer obispo abiertamente gay de la iglesia.

"La oposición a la ordenación de mujeres ha estado en el ADN de esta diócesis desde que se fundó en la mitad occidental de la Diócesis de Dallas en 1983", dijo Katie Sherrod, una episcopaliana de Fort Worth desde hace mucho tiempo que ahora se desempeña como directora de comunicaciones de la diócesis. . Ella le dijo a ENS que la elección de Jefferts Schori, incluso más que la consagración de Robinson como obispo de New Hampshire, impulsó el impulso de Iker, el obispo de Fort Worth, para dejar la iglesia.

En los años siguientes, Hablar de cisma sobre el clero LGBTQ llevó a demandas en toda la Iglesia Episcopal. mientras las congregaciones conservadoras de Massachusetts a Los Ángeles buscaban separarse de sus diócesis. Una demanda involucró a un grupo de 11 grupos separatistas de la Diócesis de Virginia. En el centro de Nueva York, un grupo que partía llegó a un acuerdo con la diócesis prometiendo no invitar a ningún obispo de fuera de la Iglesia Episcopal hasta que encontrara un nuevo espacio de adoración.

La reacción a la consagración de Robinson también repercutió en la Comunión Anglicana, lo que provocó la lanzamiento en 2004 del Informe Windsor. El informe tenía la intención de ser una hoja de ruta para mantener la unidad entre la Iglesia Episcopal y otras provincias autónomas a pesar de las diferencias sobre las interpretaciones bíblicas relacionadas con la sexualidad. Pidió una moratoria sobre la consagración del clero y obispos homosexuales, así como sobre las bendiciones de las uniones del mismo sexo.

En junio de 2006, la Convención General de la Iglesia Episcopal respondió al Informe Windsor con una serie de resoluciones eso no llegó a prohibir explícitamente nuevas consagraciones de obispos homosexuales. No se mencionaron las bendiciones del mismo sexo. Algunos primates anglicanos conservadores se reunieron en septiembre y emitieron un comunicado. criticando la respuesta de la Iglesia Episcopal como insuficiente.

Luego, en diciembre de 2006, San Joaquín se convirtió en la primera diócesis episcopal en la que los líderes votaron romper los lazos con la Iglesia Episcopal. Su plan de salida involucró revisiones a la constitución de la diócesis, que requirió la aprobación de dos convenciones diocesanas consecutivas, por lo que sus líderes tuvieron que esperar un año más para finalizar el plan.

Jefferts Schori, quien fue investido como obispo presidente apenas cuatro semanas antes de la votación de San Joaquín, criticó la acción de los líderes diocesanos. “Nuestra tarea como Iglesia Episcopal es la misión de Dios de reconciliar al mundo, y acciones como esta distraen y restan valor a esa misión”, dijo.

El alcance de Jefferts Schori y otros líderes de la iglesia no logró detener el impulso conservador para dejar la iglesia. En septiembre de 2007, más de una docena de obispos diocesanos activos y anteriores asistieron a una reunión en Pittsburgh, Pensilvania, para coordinar planes para desarrollar una "unión anglicana" fuera de la Iglesia Episcopal que esperaban que fueran reconocidos por otras provincias anglicanas.

Ese mes, los líderes de las diócesis de Pittsburgh y Quincy anunciaron planes para unirse a sus homólogos en San Joaquín para disociarse de la Iglesia Episcopal, y el 1 de octubre de 2007, el Comité Permanente de Fort Worth dijo que también pediría a su convención diocesana que iniciar el proceso de alineación con otra provincia anglicana.

El obispo de Fort Worth, Jack Iker, dirigió a la mayoría de las congregaciones de su diócesis fuera de la Iglesia Episcopal en 2008. Foto: Mary Frances Schjonberg / Episcopal News Service

Jefferts Schori emitió cartas de advertencia a los obispos, incluido Iker, de que sus propuestas violaban los cánones de la Iglesia Episcopal y podrían significar que los obispos habían "abandonado la Comunión de esta Iglesia". justificando una acción disciplinaria. “Me entristece que cualquier obispo de esta iglesia busque sacar a cualquiera de sus miembros de ella”, dijo.

En su carta a IkerJefferts Schori escribió: “Les pido que se aparten de esta dirección y que guíen a su diócesis por un nuevo rumbo que reconozca la relación interdependiente y jerárquica entre la iglesia nacional y sus diócesis y parroquias. Esa relación está en el corazón de nuestra misión, como se expresa en nuestra política ”.

Iker negó haber abandonado la Iglesia Episcopal o violado sus cánones. En su respuesta, calificó la carta del obispo presidente como "altamente inapropiada" y "amenazante".

“Debo recordarles que hace 25 años este mes, la recién formada Diócesis de Fort Worth votó voluntariamente para unirse a la Convención General de la Iglesia Episcopal”, dijo Iker. "Si las circunstancias lo justifican, también podemos, mediante voto voluntario, terminar esa relación".

El 17 de noviembre de 2007, la convención de Fort Worth aprobó la primera lectura del cambio a su constitución diocesana para dejar la iglesia.

La obispa presidente Katharine Jefferts Schori predica durante la Eucaristía de clausura de la 18ª Conferencia de Misión Episcopal Global anual en 2013. Foto: Lynette Wilson / Episcopal News Service

Para entonces, Fort Worth era una de las cuatro diócesis cuyos líderes estaban en proceso de separarse de la Iglesia Episcopal. Las convenciones en Pittsburgh y Quincy aprobaron sus primeras lecturas de cambios constitucionales rechazando la autoridad de la iglesia, y la convención de San Joaquín finalizó su plan en diciembre de 2007 después de aprobarlo por segunda vez. Los líderes de las cuatro diócesis luego se movieron para alinearse con la Provincia Anglicana del Cono Sur con sede en Argentina, que se ofreció a dar la bienvenida a esos grupos separatistas "de manera pastoral y de emergencia".

Fort Worth fue el primero en dar la aceptación preliminar de esa oferta en enero de 2008, un arreglo que “le daría a nuestra diócesis una mayor autodeterminación de la que tenemos actualmente bajo la Convención General de la Iglesia Episcopal”, dijeron el Comité Permanente de Iker y Fort Worth.

En el otoño de 2008, las convenciones diocesanas de Pittsburgh y Quincy votaron la segunda vez requerida para cambiar sus constituciones y dejar la iglesia. En Fort Worth, algunas congregaciones se negaron a unirse a Iker en su impulso hacia la separación. Iker apoyó una propuesta para permitir que esas congregaciones se conviertan en miembros "asociados" de la Diócesis de Dallas, pero los líderes de la iglesia rechazaron esa idea, citando el Canon 10, que no permite que las congregaciones abandonen una diócesis para unirse a otra.

El 15 de noviembre de 2008, los líderes de Fort Worth votó por última vez para unirse a los miembros de las otras tres diócesis para dejar la iglesia. Cuando Jefferts Schori disciplinó a Iker al prohibirle todos los "actos episcopales, ministeriales y canónicos", Iker respondió por negando que ella tuviera alguna autoridad sobre él. "Ella nunca lo ha hecho y nunca lo hará", dijo.

Jefferts Schori dijo que la Iglesia Episcopal lamentó la partida de los grupos separatistas.

"Les recordamos a los ex episcopales que la puerta está abierta si desean regresar", dijo. dijo en respuesta a la votación de Fort Worth. "Trabajaremos con los episcopales de la Diócesis de Fort Worth para elegir nuevos líderes y continuar la obra del Evangelio en esa parte de Texas".

La diócesis de Fort Worth pasa años reorganizándose con el apoyo de toda la iglesia

Los episcopales de Fort Worth siguen fieles a la Iglesia Episcopal formó un "comité directivo" que en el momento de la división representaba a unos 8,000 miembros de la iglesia de al menos 17 congregaciones.

La diócesis continua, dijeron, “sigue siendo una parte constituyente de la Iglesia Episcopal bajo la Constitución y los Cánones de la Iglesia Episcopal y continuará llevando a cabo la misión de la Iglesia Episcopal, que es reconciliar al mundo con Dios a través de Jesucristo. Daremos la bienvenida a casa a quienes deseen regresar a la Iglesia Episcopal ”.

Para llenar el vacío en el liderazgo diocesano, Jeffers Schori convocó a reunión especial de la convención diocesana el 7 de febrero de 2009, en la Iglesia Episcopal Trinity de Fort Worth, durante la cual el obispo de Kentucky Ted Gulick fue elegido obispo provisional.

El éxodo de Iker y otros líderes conservadores finalmente abrió la puerta a la ordenación de mujeres en la diócesis, décadas después de que las mujeres fueran ordenadas en otras diócesis. Una sacerdotisa de Madison, Wisconsin, fue noticia por presidir la Eucaristía en la diócesis, y el 14 de noviembre de 2009, la diócesis ordenó a la Rev. Susan Slaughter como su primera mujer sacerdotisa en una ceremonia en St. Luke's in the Meadow, donde comenzó a servir como rectora.

Un grupo de la Diócesis Episcopal de Fort Worth en el Desfile del Orgullo Gay del Condado de Tarrant en Fort Worth, Texas, el 5 de octubre de 2019. Foto: Diócesis de Fort Worth

Sin embargo, el grupo disidente todavía ocupaba la mayor parte de los edificios de la iglesia de la diócesis y se veía a sí mismo como la verdadera diócesis episcopal. Su abogado pidió a los episcopales restantes que dejen de usar el logotipo diocesano en su correspondencia y que dejen de llamarse a sí mismos "La Diócesis Episcopal de Fort Worth". La diócesis de Fort Worth dirigida por Iker, luego de alinearse temporalmente con la Provincia Anglicana del Cono Sur, pronto se convirtió en miembro fundador de la Iglesia Anglicana en América del Norte. ACNA, sin embargo, aún no se ha dado cuenta de su objetivo de reconocimiento como provincia miembro de la Comunión Anglicana. Iker jubilado a finales de 2019.

La Iglesia Episcopal y la diócesis de Fort Worth afiliadas a ella fueron preparar una estrategia legal propia.

El 3 de marzo, Gulick y el Comité Permanente de la diócesis le escribieron a Iker solicitando una "transferencia pacífica y ordenada de la propiedad y otros activos" y le pidieron al grupo separatista que dejar de usar el logo diocesano. Un mes después, la diócesis presentó su demanda pidiendo al tribunal que obligara al grupo de Iker a devolver la propiedad de la iglesia a la Iglesia Episcopal.

"Este litigio está diseñado para avanzar rápidamente para confirmar el derecho histórico de los episcopales a dirigir la diócesis como administradores de su propiedad mientras nosotros, con humildad y esperanza, continuamos la misión de la Iglesia Episcopal aquí", dijo Gulick en una carta pastoral a la fe de la diócesis. comunidades. “Lamentamos profundamente que las decisiones y acciones de los ex líderes diocesanos nos hayan llevado a este momento difícil”.

Junto con los esfuerzos legales, la Iglesia Episcopal estaba ayudando al comité directivo local a reorganizar la diócesis de Fort Worth. Sus registros administrativos estaban en desorden después de la división, y los líderes de la iglesia trabajaron para determinar qué episcopales permanecieron con la iglesia, reconstruir las listas de miembros y congregaciones, identificar al clero fiel y encontrar nuevos lugares de culto para las congregaciones desplazadas por el grupo de Iker.

Algunas congregaciones comenzaron a adorar en iglesias de escaparate. La Iglesia Episcopal de St. Alban en Arlington encontró un nuevo hogar en un teatro. La diócesis plantó una nueva congregación en 2015 en Decatur, llamándola la Iglesia Episcopal del Condado de Wise.

Después de Gulick, el Rt. El Rev. C. Wallis Ohl asumió el cargo de obispo provisional a fines de 2009, seguido por el Rt. Rev. Rayford High en 2012 y ahora Mayer. Sus mandatos coincidieron con una batalla legal en curso que inicialmente se inclinaba a favor de la diócesis. En enero de 2011, el juez de la corte de distrito del condado de Tarrant, John Chupp, citó la naturaleza jerárquica de la Iglesia Episcopal al dictaminar que toda propiedad tomada por el grupo de Iker debe ser devuelta a la diócesis afiliada a la Iglesia Episcopal.

“En el caso de una disputa entre sus miembros, una parte constituyente de una iglesia jerárquica consiste en aquellos individuos que permanecen leales al cuerpo jerárquico de la iglesia”, dijo Chupp. Él dio a la diócesis separatista 60 días para cumplir.

Sin embargo, en la apelación, la Corte Suprema de Texas envió el caso de regreso a Chupp, ordenándole que lo decidiera sobre "principios neutrales de la ley", esencialmente desechando el argumento de que la La estructura jerárquica fue suficiente para proteger las propiedades diocesanas.. Chupp emitió un nuevo fallo en 2015, esta vez poniéndose del lado del grupo disidente. Una corte de apelaciones revocó a Chupp, pero la Corte Suprema de Texas reinstauró su fallo en mayo de 2020. Se espera que la disputa sobre el nombre y el logotipo diocesano esté entre los detalles que se abordarán cuando el caso regrese a Chupp en las próximas semanas.

El obispo Scott Mayer es obispo provisional de la Diócesis Episcopal de Fort Worth. Foto cortesía de la diócesis.

“Llegas a esta crisis actual equipado con el conocimiento, no solo de tus propios dones, sino del amor incondicional de Dios”, dijo Mayer a la diócesis en su mensaje de video la semana pasada. “Los episcopales del centro norte de Texas pueden no ser ricos en edificios, pero nosotros somos ricos en talentos, generosamente ofrecidos al bien mayor. Somos ricos en vidas generosas y llenas de fe ".

Otras diócesis han obtenido resultados legales más favorables, desde California a Pennsylvania. En tales casos, las diócesis afiliadas a la Iglesia Episcopal retuvieron o recuperaron la posesión de sus propiedades eclesiásticas. “Hemos prevalecido en un alto porcentaje de casos en todo el país”, dijo Mayer a ENS, “ya ​​sea una diócesis o una congregación. Pero ese no es el caso en el estado de Texas ".

Reconoció que la diócesis se había enfrentado a grandes obstáculos al pedirle a la Corte Suprema de Estados Unidos que revisara el caso. Después de que el tribunal se negó la semana pasada, la noticia provocó una gran cantidad de apoyo a la diócesis de Mayer de toda la Iglesia Episcopal, incluido el obispo presidente Michael Curry.

“Sentimos mucho el apoyo y las oraciones de los episcopales de todo el país”, dijo Mayer, “incluido el obispo Curry y su personal y [el presidente de la Cámara de Diputados] Gay Jennings y líderes y amigos de toda la iglesia. Sabemos que estamos siendo elevados en oración y sabemos que no estamos solos ".

- David Paulsen es editor y reportero del Episcopal News Service. Él puede ser contactado en dpaulsen@episcopalchurch.org.


Etiquetas