Episcopales y anglicanos organizan esfuerzos de ayuda después de la catastrófica explosión en Beirut

Por Egan Millard
Publicado en agosto 6, 2020

Las puertas de vidrio se rompieron en la Iglesia de Todos los Santos en Beirut, Líbano, después de una explosión en el puerto de la ciudad el 4 de agosto de 2020. Foto cortesía

[Servicio de noticias episcopal] A raíz de la devastadora explosión que causó daños generalizados en Beirut, Líbano, el 4 de agosto, los episcopales se están acercando a sus homólogos anglicanos en la región para evaluar sus necesidades y ofrecerles asistencia. La explosión, que mató al menos a 135 personas, hirió a más de 3,000 y dejó a 300,000 sin hogar, arrasó gran parte del puerto de la ciudad cuando un incendio encendió una enorme cantidad de explosivos que habían estado almacenados allí durante seis años.

Iglesia de Todos los Santos en Beirut, Líbano. Foto de cortesía

Iglesia de Todos los Santos, parte de la comunión anglicana Diócesis Episcopal de Jerusalén, se encuentra a una milla del lugar de la explosión. Rodeada de rascacielos, la iglesia sufrió daños relativamente menores dada su ubicación; todas las puertas de vidrio del salón parroquial se rompieron, pero el santuario no sufrió daños graves, el liderazgo de la iglesia escribió en Facebook. No se conocen muertes por la explosión entre las congregaciones libanesas e internacionales de habla árabe de la iglesia, según la iglesia.

"Por esto agradecemos al Señor, mientras que también lamentamos mucho el trágico accidente", escribió el liderazgo de la iglesia.

El Centro Anglicano en la Escuela de Teología del Cercano Oriente, a dos millas de distancia de la explosión, también sufrió daños, mientras que una escuela diocesana para niños con discapacidades más alejadas del centro de la ciudad no. según el Reverendísimo Suheil Dawani, arzobispo de la diócesis de Jerusalén.

La explosión asestó un golpe devastador a un país que ya sufría los desastres simultáneos de COVID-19 y un colapso económico catastrófico. En las últimas semanas, escasez de alimentos, cortes de energía y protestas violentas contra la corrupción y la mala gestión del gobierno. han sido la norma.

“Todos nos enfrentamos a una nueva catástrofe, además del muy desafiante COVID y los problemas económicos que enfrenta el Líbano”, escribieron los líderes de Todos los Santos.

El reverendo Robert D. Edmunds, oficial de asociaciones de Oriente Medio de la Iglesia Episcopal con sede en Estados Unidos, describió las crisis adicionales que complicarán cualquier respuesta a la explosión.

“Por más desafiantes que sean las cosas en nuestro país en muchos niveles, en este punto, para el Líbano, es exponencial”, dijo Edmunds a Episcopal News Service.

Dado que el principal puerto del país ha sido destruido, la importación de materiales de reparación, como las grandes cantidades de vidrio que se necesitarán, será excepcionalmente difícil, dijo Edmunds. Incluso conseguir dinero en el país es un problema debido al colapso del sistema bancario libanés, según supo Edmunds durante una llamada con sus socios ecuménicos.

Dawani hizo un llamamiento a los socios internacionales de la Diócesis de Jerusalén para obtener fondos de ayuda para reparar la Iglesia de Todos los Santos y el Centro Anglicano, "pero también para participar en un esfuerzo de divulgación más amplio para los miembros de las comunidades de Beirut más afectadas por esta tragedia". Todos los Santos, que están cerca de la explosión pero relativamente ilesos, podrían estar bien posicionados para ayudar con los esfuerzos de socorro, dijo Dawani.

En los EE.UU, ese llamamiento se está implementando por los Amigos Americanos de la Diócesis Episcopal de Jerusalén, que ha establecer un fondo de ayuda de emergencia. El Consejo de Iglesias de Medio Oriente también está organizando una apelación, dijo Edmunds.

Los líderes de Dawani y de Todos los Santos también pidieron oraciones mientras Líbano soporta otra crisis.

“Gracias por sus oraciones mientras continuamos buscando ser una luz para Cristo en esta ciudad desolada que está sufriendo tanto”, concluyó la carta de los líderes de Todos los Santos.

- Egan Millard es editor asistente y reportero para Episcopal News Service. Se le puede contactar en emillard@episcopalchurch.org.


Etiquetas