El ministerio episcopal de trabajadores agrícolas responde a las necesidades durante la pandemia del COVID-19

Por Shireen Korkzan
Publicado en junio 23, 2020

Obreros agrícolas en Carolina del Norte usan pantalones, camisas de manga larga y guantes para trabajar en los campos, en parte para proteger la exposición a pesticidas. Foto de Lynette Wilson / ENS

[Servicio de Noticias Episcopales] Ana se despierta a las 4:45 AM seis días a la semana para trabajar en una inmensa granja en Oxnard, California. Cuando llega, se lava bien las manos antes de ponerse un par de guantes y una máscara facial. Luego, pasa unos minutos haciendo ejercicio a fin de preparar su cuerpo para otra larga jornada de trabajo físico. A las 6:30, está ágil y lista para pasar las próximas 10 horas deteniéndose a recoger fresas en el campo.

Ana —a petición suya no revelamos su apellido— dice que sus supervisores siempre han sido estrictos respecto al saneamiento y la seguridad de los trabajadores agrícolas, pero sí han establecido restricciones adicionales para evitar la propagación del COVID-19. Antes de la pandemia, usar máscaras faciales para minimizar la exposición a pesticidas mientras se trabajaba era opcional. Ahora es obligatorio, y cada trabajador agrícola recibe una nueva máscara facial desechable al comienzo de cada jornada laboral.

"Ahora, debido al coronavirus, no se nos permite tocar nuestros teléfonos celulares mientras recolectamos cultivos para no tocar las frutas a mano limpia", dijo Ana a Servicio de Noticias Episcopales a través de su intérprete, el Rdo. Anthony Guillén, quien también presta servicios como misionero del Ministerio Latino / Hispano y es director de los Ministerios Étnicos de la Iglesia Episcopal. Ana se unió a la iglesia episcopal de San Andrés [San Andrés] en Ojai, California, a principios de este año, donde Guillén ayuda con el ministerio latino.

"Siento que el supervisor y los administradores en donde trabajo han estado muy atentos a la situación desde el principio", dijo Ana. “También nos dan actualizaciones periódicas sobre el COVID-19. Gracias a Dios, todavía no conozco a nadie que haya contraído el virus ”.

Desde enero, más de 1,8 millones de estadounidenses han sido diagnosticados con el COVID-19, y más de 106.700 han fallecido. Para frenar la propagación del COVID-19, los estados ordenados a emitir órdenes, en marzo, de quedarse en casa, lo que conduce a un cierre de la economía de EE. UU. ya más de 40 millones de reclamos de desempleo.

Entre tanto, los trabajadores agrícolas —en su mayoría trabajadores migrantes y temporeros, tanto documentados como indocumentados— que trabajan en gran medida en la sombra, se han unido a las filas de los trabajadores de la salud y los socorristas como personal esencial para mantener funcionando al país. En respuesta, los ministerios episcopales regionales que sirven y abogan por ellos han intensificado sus esfuerzos.

"No creo que la gente realmente aprecie todo el arduo trabajo que hacen los trabajadores agrícolas", dijo Guillén. “Escuchamos muchas cosas en las noticias sobre enfermeras y médicos y socorristas y policías y camioneros. Todos están a la vanguardia, pero también los trabajadores agrícolas. No creo que la gente realmente se detenga a pensar en ellos ”.

Aunque los trabajadores agrícolas son esenciales, tradicionalmente los han tratado como prescindibles. La pandemia del COVID-19 no ha sido una excepción.

“[Los trabajadores agrícolas] están haciendo un trabajo que pone su vida en peligro, y están haciendo por sus familias y sus sueños”, dijo el Rdo. Daniel Darío Robayo Hidalgo, misionero del Ministerio Latino / Hispano de la Diócesis de Carolina del Norte. “Todavía hay alimentos disponibles durante esta crisis. ¿Por qué? Porque estas personas nos siguen la comida. Deberíamos tratarlos como se debe ”.

Robayo es miembro de la junta del Ministerio Episcopal de Obreros Agrícolas, una organización sin multas de lucro que trabaja para proporcionarles —a los trabajadores agrícolas en Carolina del Norte— alimentos, medicinas y equipo de protección personal. A pesar de sus esfuerzos, el ministerio se ha empeñado en ayudar a muchas personas necesitadas durante la crisis del COVID-19.

"Nos apetece mucho que no podemos proporcionar desinfectante de manos o máscaras", dijo Robayo. "Duele. Puede hacer mucho calor aquí en Carolina del Norte, y aún no hemos hablado de la temporada de huracanes en medio de esta pandemia. Señor diez piedad ".

Robayo le dijo a ENS que muchos bosques en Carolina del Norte no brindan atención médica o equipo de protección personal a los trabajadores agrícolas. No solo eso, los trabajadores agrícolas del estado dijeron recientemente en una conferencia de prensa vía Zoom que todavía tienen que trabajar hombro con hombro a ritmo acelerado sin guantes ni mascarillas. Además, la mayoría de los trabajadores agrícolas agrícolas pequeños espacios de convivencia y viajan juntos para ir a trabajar y hacer mandados.

Estas condiciones facilitan la propagación del virus entre los trabajadores que entran y salen de los campos y las plantas de procesamiento de carne, y algunos trabajadores agrícolas en Carolina del Norte ya se han infectado.

El Ministerio Episcopal de Obreros Agrícolas recaudó recientemente $ 60.000 para continuar ayudando a los trabajadores agrícolas y sus familias durante la pandemia del COVID-19. El dinero se utilizará para proporcionar un servicio de recolección de alimentos y ayuda económica libre de contacto. El ministerio también ofrece apoyo a distancia de salud mental y ayuda de inmigración, ya que la mayoría de los trabajadores agrícolas son indocumentados o están en el país como parte del programa de visas H-2A para trabajadores agrícolas temporales.

Aunque los trabajadores agrícolas se consideran esenciales durante la pandemia del COVID-19, el gobierno de Trump no tiene impuesto las medidas de seguridad recomendadas por el Centro de Control y Prevención de Enfermedades, lo cual amplía aún más la necesidad de una defensa social de los trabajadores agrícolas en todo el país.

En el estado de Nueva York, los promotores del Ministerio Rural y Migrante, una organización sin multas de lucro afiliada a la [Iglesia] Episcopal que ha estado ayudando a las comunidades rurales y migrantes desde 1981, se centran en los derechos y la seguridad de los trabajadores.

"Supongo que los cheques de estímulo beneficiados a las personas que trabajan en todas las industrias, pero muchos trabajadores agrícolas se quedaban al margen porque eran indocumentados", dijo Deirdre Cornell, coordinador de la región del Río Hudson / Catskill del Ministerio Rural y Migrante . “Creo que tal vez esta situación generará conciencia y un nuevo reconocimiento de los inmigrantes y de la clase obrera como trabajadores esenciales. Sus derechos son ignorados, y realmente deberían enfatizarse que no existe una red de seguridad para ellos ”.

Además de pedir a los legisladores del estado de Nueva York que garanticen la salud y la seguridad de los trabajadores agrícolas, el Ministerio Rural y Migrante ha estado haciendo acopio de máscaras reutilizables para distribuir entre los trabajadores agrícolas y sus familias. Hasta ahora, el ministerio ha recogido más de 6.000 máscaras.

El Ministerio Rural y Migrante, junto con otras organizaciones sin multas de lucro que sirven directamente a los trabajadores agrícolas en Nueva York, patrocinará varias caravanas en todo el estado el 31 de mayo para brindar apoyo y solidaridad a los trabajadores de la cadena alimentaria. Se alienta a los cristianos a asistir como una oportunidad para celebrar Pentecostésés.

A pesar de la pandemia, los promotores del Ministerio Episcopal de Obreros Agrícolas y del Ministerio Rural y Migrante continúan centrándose en las preocupaciones preexistentes de los trabajadores agrícolas, entre ellas, la inseguridad alimentaria, el acceso a la atención médica y el cuidado infantil y la reforma migratoria

"Los trabajadores agrícolas vienen con ese sueño de poder mejorar sus vidas", dijo Robayo. “Tienen toda la energía y el entusiasmo de los que están ayudando a sus familias, pero es difícil ganarse la vida difícil. El trabajo agrícola es un ciclo de pobreza permanente ”.

Los trabajadores agrícolas individuales por lo general ganan entre $ 15.000 y $ 17.499 al año por su trabajo, lo que incluye pasar todo el día, a menudo en condiciones de calor extremo, recogiendo productos para enviar a las tiendas de víveres de todo el país. Muchos trabajadores agrícolas no pueden darse el lujo de comprar alimentos para ellos y sus familias porque sus salarios los colocan muy por debajo del nivel federal de la pobreza.

El calor extremo es un problema para los trabajadores agrícolas en el Valle de San Joaquín, California, que ha sufrido una intensa sequía en los últimos Jahr. Muchos trabajadores agrícolas en la región son víctimas de la trata laboral. La Diócesis de San Joaquín apoyó a los empeños a favor de los inmigrantes y en contra de la trata antes del COVID-19, pero ahora está tomando medidas adicionales para incluir a los trabajadores agrícolas en su labor de defensa social.

“No podemos suponer lo que los trabajadores agrícolas necesitan, así que ahora vamos a las granjas y preguntamos: '¿Cómo podemos ayudarles?' Algunos trabajadores con los que hablan tienen que tener problemas de acceso a la atención sanitaria y las pruebas del COVID- 19. No hay sorpresas ”, dijo el obispo de San Joaquín David Rice, que ha estado visitando a los trabajadores agrícolas en la región durante la pandemia junto con el Rdo. Nelson Serrano Poveda, diácono y el misionero latino / hispano de la diócesis.

"No nos hemos comunicado con los trabajadores agrícolas tanto como afectados", dijo Rice. "Tenemos un largo camino por delante".

Algunas organizaciones sin multas de lucro ayudan a alimentar a los trabajadores agrícolas y sus familias para minimizar sus gastos diarios. En California, la cooperativa La Mesa Abundante ofrece frutas y verduras orgánicas frescas a los trabajadores agrícolas con inseguridad alimentaria que viven en la zona. Fundada por un ministerio episcopal y luterano en 2006, la organización sin multas de lucro también dona los excedentes de alimentos a bancos locales de alimentos y organizaciones religiosas.

La inseguridad alimentaria es solo una de varias injusticias con las que los trabajadores agrícolas en Estados Unidos han estado luchando durante las décadas. En 1962, César Chávez y Dolores huerta fundaron Trabajadores Agrícolas Unidos de América para luchar pacíficamente por los derechos humanos básicos de los trabajadores agrícolas, incluidos los salarios justos y acceso a agua potable, educación, alimentos, atención médica y vivienda. Pero esas victorias obtenidas con tanto esfuerzo aún son pocas y distantes entre sí para la mayoría de los trabajadores agrícolas, muchos de los cuales permanecen indocumentados.

Ana dijo que, a la luz del COVID-19, ella quiere ayudar a su familia mucho más de lo que ya has hecho desde que comenzó su carrera como obrera agrícola hace casi 13 años siendo aún menor.

"Me gustaría ayudar más a mi familia, pero no puedo porque no soy ciudadana", dijo. “Desearía que mi empresa o el gobierno de EE. UU. me ofreció algún tipo de estatus laboral legal ”.

- Shireen Korkzan es una periodista independiente radicada en el Medio Oeste que escribe fundamentalmente sobre temas de religión, raza, etnia y justicia social. Síganla en Twitter e Instagram @ smkrm5.


Etiquetas