El Consejo Ejecutivo se compromete a luchar contra el racismo con resoluciones y $ 400K en subvenciones

Por Egan Millard
Publicado en junio 11, 2020

Los miembros del Consejo Ejecutivo cantan un himno para la oración de la mañana durante el último día de la reunión virtual del consejo el 11 de junio.

[Servicio de noticias episcopal] En su 8-11 de junio reunión virtualEl Consejo Ejecutivo de la Iglesia Episcopal duplicó los esfuerzos antirracistas de la iglesia, reconociendo a la luz de los recientes acontecimientos que la iglesia debe hacer más, tanto para comprender su propia complicidad en la supremacía blanca como para desmantelarla.

Para que eso suceda en una iglesia mayoritariamente blanca, debe haber un cambio de paradigma, dijo el vicepresidente de la Cámara de Diputados, Byron Rushing. Durante su meditación para la oración de la mañana en el último día de la reunión, Rushing compartió su perspectiva como un hombre negro que es muy consciente del racismo todos los días y desafió a los miembros blancos del consejo a tener esa mentalidad.

"No podemos ser honestos acerca de hacer este trabajo juntos hasta que sea tan importante, todos los días, para usted como lo es para nosotros, y que cada uno de nosotros lo sepa", dijo Rushing.

El Consejo aprobó varias resoluciones afirmando el trabajo de justicia racial de la iglesia, enfatizando los esfuerzos para responder a los asesinatos recientes de estadounidenses negros por policías y vigilantes blancos y destacando el Impacto desproporcionado de COVID-19 en comunidades de color.

Una resolución enviará $ 150,000 a la Iglesia Episcopal en Minnesota y $ 150,000 a la Diócesis de Kentucky para "apoyar su trabajo continuo de desmantelar el racismo sistémico que hemos creado en este país y aún impregna nuestra iglesia y sociedad".

George Floyd, un hombre negro desarmado, fue asesinado 25 de mayo en Minneapolis, Minnesota, mientras está detenido por la policía. Los oficiales lo inmovilizaron en el suelo durante casi nueve minutos, mientras que uno presionó su rodilla contra el cuello de Floyd mientras repetía: "No puedo respirar". Ese asesinato provocó protestas en todo el país y en todo el mundo denunciando la brutalidad policial. Los manifestantes también han llamado la atención sobre el asesinato del 13 de marzo de breonna taylor, una mujer negra asesinada a tiros en su casa de Louisville, Kentucky, por la policía que estaba ejecutando una orden de "no tocar".

Al proporcionar asistencia sustancial a las diócesis que están respondiendo a esos dos asesinatos de alto perfil, el Consejo Ejecutivo muestra que está escuchando a los episcopales que esperan que su iglesia tome medidas concretas para oponerse al racismo sistémico, el reverendo Gay Clark Jennings, presidente de la Cámara de diputados, dijo el 10 de junio durante una discusión del comité.

"La iglesia nos está esperando", dijo, y agregó que este gasto de emergencia se ofrece a las diócesis sin condiciones. Los obispos y los líderes diocesanos decidirán cómo el dinero puede apoyar mejor el trabajo de justicia racial en el terreno.

Rushing también elogió el trabajo de las diócesis de Georgia y Atlanta en respuesta al asesinato del 23 de febrero de Ahmaud Arbery, un corredor negro que fue atacado y asesinado a tiros por un padre e hijo blancos en el condado de Glynn, Georgia. Rushing y otros líderes de la iglesia decidieron no incluir a esas dos diócesis en la financiación de emergencia, en parte porque los continuos esfuerzos de las diócesis no parecen depender de nuevos gastos.

"Han hecho una gran cantidad de trabajo, y sabemos dónde están", dijo Rushing al Comité Permanente Conjunto de Misión Dentro de la Iglesia Episcopal.

Rushing también ayudó a redactar dos resoluciones que reafirmaron el compromiso de la Iglesia Episcopal con el trabajo de justicia racial después de los asesinatos de Arbery, Taylor, Floyd y otras víctimas negras. Una de las resoluciones señaló el asesinato de Arbery como un caso de "vigilante racial violento" que trajo a la mente los linchamientos y otras formas históricas de terror racial. Los atacantes de Arbery, que dijeron que pensaban que era sospechoso en una serie de robos recientes, no fueron arrestados en el asesinato durante más de dos meses.

El Consejo Ejecutivo "elogia la pronta respuesta del pueblo e iglesias episcopales en las diócesis de Georgia y Atlanta para pedir públicamente justicia en respuesta a este crimen atroz", dice la resolución.

Una resolución paralela se centra por separado en casos de violencia policial mortal hacia los afroamericanos, citando a Floyd y Taylor por su nombre y alabando la respuesta de los episcopales en Minnesota y Kentucky. También hace un llamamiento a todos los episcopales "para organizar, defender y desmantelar los sistemas, políticas y prácticas que refuerzan la violencia y la brutalidad policial".

El Consejo Ejecutivo aprobó otra resolución que describe reformas específicas de justicia penal que mejorarían la responsabilidad policial y ayudarían a proteger a las personas de color de la violencia. La resolución alienta a los episcopales a abogar por las reformas, incluidas las prohibiciones de estrangulamientos, protocolos más estrictos sobre el uso de la fuerza, la creación de organismos de supervisión comunitaria y la revisión federal de los asesinatos por parte de la policía.

"Trabajar para promulgar estas políticas no es un medio para lograr un fin, sino una parte para abordar el racismo sistémico y proporcionar protecciones a las comunidades de color que se han retrasado mucho tiempo, asegurando que vivimos en una sociedad que reconoce, valora y empodera a todos los hijos de Dios" La resolución concluye.

Cuando fue presentado ante el consejo, el reverendo Devon Anderson, de Minnesota, señaló que la resolución parecía excluir cualquiera de las diversas propuestas que caen bajo el paraguas de "desfinanciar a la policía", pero finalmente ofreció su apoyo, y la resolución se aprobó fácilmente.

Otra resolución aborda el costo que la pandemia COVID-19 ha cobrado en las comunidades de color, incluidas las comunidades indígenas, a menudo debido a las barreras para la atención médica adecuada causada por la pobreza. El Consejo Ejecutivo instó a los episcopales a "unirse a sus comunidades para eliminar activamente estas barreras y abordar los determinantes sociales de la salud".

La pandemia y la indignación nacional por la brutalidad policial hacia las personas de color también llevaron al Consejo Ejecutivo a adoptar un nuevo programa de subvenciones de "respuesta rápida" como parte de su iniciativa central de reconciliación racial, Convertirse en una comunidad querida. Se alienta a las entidades episcopales y afiliadas a Episcopal a solicitar este verano subvenciones de hasta $ 10,000 para respaldar los esfuerzos inmediatos "para abordar el racismo sistémico y la violencia racial". El Consejo Ejecutivo aprobó hasta $ 100,000 para esas subvenciones.

Mientras anticipaba que los próximos años serán algunos de los peores que la economía de los Estados Unidos haya visto desde la Gran Depresión, la Reverenda Mally Lloyd, presidenta del Comité Permanente Conjunto de Finanzas, aseguró al consejo que la iglesia está en una "forma financiera sólida". Las reservas a corto plazo están por encima de su monto objetivo, con $ 12 millones en fondos sin restricciones disponibles de inmediato, y los gastos de 2020 están por debajo del presupuesto hasta ahora.

Sin embargo, Lloyd y el Tesorero Kurt Barnes advirtieron que, aunque los ingresos en el primer trimestre no se vieron seriamente afectados por COVID-19, no esperan que eso continúe. Varias diócesis han solicitado diferir sus pagos de evaluación, y dos han solicitado exenciones de evaluación de dificultades de emergencia. El Consejo aprobó una resolución que otorga una exención completa de la evaluación de Colombia y una exención parcial de la evaluación de la República Dominicana. Esa resolución también otorgó una exención parcial a la Diócesis de Dallas, ya que trabaja para un pago total del 15% en 2021. Además, la Diócesis de Honduras solicitó asistencia financiera, ya que sus escuelas, que son su principal fuente de ingresos, ahora están cerradas , pero a los maestros todavía se les paga. El Consejo aprobó una subvención de $ 50,000 para dos meses de nómina y solicitó a los funcionarios que presiden que designen un grupo de trabajo a corto plazo para trabajar con la diócesis en sostenibilidad financiera.

En vista de la escasez esperada de ingresos por pagos e inversiones diocesanas, se le pidió al personal de la iglesia en abril que identificara ahorros inmediatos que podrían implementarse sin recortes de personal. El personal identificó $ 4.2 millones en ahorros potenciales, y el comité de finanzas revisó el presupuesto 2020 con esas recomendaciones y otras circunstancias en mente. El comité finalmente presentó una resolución para hacer unos $ 2 millones en recortes presupuestarios inmediatos, gran parte de los cuales son "frutos bajos" como gastos de viaje que ahora son discutibles. Esto establece una línea de base para realizar recortes más profundos según sea necesario, en un enfoque de "reducción por etapas" dependiendo de la cantidad de ingresos que pueda disminuir.

Lloyd elogió al personal de la iglesia y al comité por su trabajo en el presupuesto, que según ella logró un equilibrio entre ahorrar para un futuro incierto y usar los recursos de la iglesia ahora para abordar las crisis inmediatas de racismo y COVID-19, con un guiño al Historia bíblica de José.

“¿Estamos en la etapa de construir y llenar los graneros contra la hambruna futura, o estamos en la hambruna? ... Creo que estamos en la cúspide ”, dijo Lloyd.

Próximamente, el Consejo se reunirá del 9 al 12 de octubre, durante el cual se esperan más discusiones sobre el presupuesto, así como posibles cambios al informe parroquial 2020.

- Egan Millard es editor asistente y reportero para Episcopal News Service. Se le puede contactar en emillard@episcopalchurch.org. David Paulsen, editor y reportero del Episcopal News Service, contribuyó a esta historia. Él puede ser contactado en dpaulsen@episcopalchurch.org.


Etiquetas