#MeToo, el ministerio bautismal y los grupos de trabajo teológicos comienzan un trabajo trienal

Por Mary Frances Schjonberg
Publicado Mar 22, 2019

Katherine Karr-Cornejo, de la Diócesis de Spokane, ayuda a sus colegas del Grupo de Trabajo para Estudiar el Sexismo en TEC y Desarrollar Entrenamientos contra el Sexismo a clasificar algunos de los trabajos que el grupo hizo anteriormente en la reunión. Foto: Mary Frances Schjonberg / Episcopal News Service

[Servicio de noticias episcopal - Rosemont, Illinois] Si la Convención General establece la dirección para el trabajo de la Iglesia Episcopal cada tres años, son los llamados "cuerpos interinos" los que realmente hacen ese trabajo, y cinco de ellos se reunieron aquí en marzo 19-22 para comenzar sus esfuerzos trienales.

Incluyeron el Grupo de trabajo para estudiar el sexismo en TEC y desarrollar capacitación contra el sexismo, la Grupo de trabajo para desarrollar políticas modelo de acoso sexual, la Grupo de trabajo sobre redes de educación teológica y al Grupo de trabajo sobre formación y ministerio de bautizados. Grupo de trabajo para la comunión a través de la diferencia También se reunió en el Hyatt Regency O'Hare. La cobertura de su trabajo está aquí..

"Estás haciendo mucho trabajo relacionado con algunos asuntos internos que nos fortalecerán para el ministerio y la misión más allá de nosotros mismos", dijo el reverendo Gay Clark Jennings, presidente de la Cámara de Diputados, a los miembros del grupo de trabajo a través de un saludo en video. "Nos ayudarán a todos a ser mejores discípulos, más capaces de vivir, como dice el obispo presidente, 'en el Camino del Amor', para que podamos llevar eso al mundo entero".

El grupo de trabajo contra el sexismo y el encargado de desarrollar políticas modelo de acoso sexual no son los únicos formados por la Convención General en julio para abordar el acoso sexual, el abuso, el sexismo, la desigualdad y la discriminación en la Iglesia Episcopal. Un tercero, el Grupo de trabajo sobre mujeres, verdad y reconciliación se reunió a mediados de noviembre cuando varios otros cuerpos provisionales reunidos para sus reuniones iniciales.

Durante las reuniones de esta semana, los dos grupos de trabajo comenzaron a establecer el alcance de su trabajo y a determinar dónde se superpondrían esos esfuerzos y dónde tendrían distinciones específicas. El grupo de trabajo asignado para estudiar el sexismo y desarrollar materiales de capacitación contra el sexismo comenzó discutiendo los aspectos teológicos y culturales de por qué la iglesia debería hacer tal trabajo. El grupo de trabajo también describió formas de definir el sexismo, incluyendo dónde y cómo sucede y a quién afecta. El grupo encargado de desarrollar políticas modelo contra el acoso también planifica un componente de capacitación, y los dos grupos de trabajo acordaron coordinar su trabajo siempre que sea posible.

Laura Russell, presidenta del Grupo de Trabajo para Estudiar el Sexismo en TEC y Desarrollar Entrenamientos contra el Sexismo, hace un punto durante una sesión de la reunión de marzo del grupo. Foto: Mary Frances Schjonberg / Episcopal News Service

“El mayor desafío es que esto es algo que nunca se ha hecho antes y ninguna diócesis lo está haciendo”, dijo Laura Russell, quien preside el Grupo de Trabajo para Estudiar el Sexismo en TEC y Desarrollar Capacitación Antisexista, a Episcopal News Service en una entrevista.

El pensamiento inicial del grupo de trabajo antisexualista sobre la capacitación se centró en el desarrollo de un conjunto de módulos que podrían ser utilizados en un orden específico por muchos grupos e incorporados en sus reuniones de rutina y otras reuniones, en lugar de requerir que un gran grupo de personas asistiera a un Entrenamiento de todo el día o de varios días.

"La idea es que no va a ser: reunirse el viernes por la tarde, salir el sábado y terminar con eso y marcar una casilla", dijo Russell.

El obispo del noroeste de Texas, J. Scott Mayer, dijo que siente "la magnitud" del trabajo dado al grupo de trabajo, cuyos miembros, que representan una "sección transversal del conocimiento" de toda la iglesia, pueden enfrentar el desafío.

Russell dijo que el movimiento #MeToo señaló el comportamiento, lo calificó como sexismo y expuso su prevalencia. La respuesta de la Convención General al movimiento tenía como objetivo mostrar que el sexismo prevalece en la iglesia también.

El grupo de trabajo que desarrolla políticas modelo contra el acoso sexual está considerando una combinación de trabajo en línea, así como capacitación que involucra "interacción personal" porque "creemos que es un problema de relación", explicó Cookie Cantwell, de la Diócesis de Carolina del Este, cuando Dos grupos de trabajo se reunieron.

Y, en lugar de tener un entrenamiento que parece "casi un castigo a donde tienes que ir", Cantwell dijo que el grupo quiere "que sea algo que nos haga sanos y sanos, y que las personas realmente sientan el deseo de ir y aprender. "

El Rev. Tim Hodapp de la Diócesis de Connecticut dirige a los otros miembros del Grupo de Trabajo sobre Formación y Ministerio de los Bautizados a través de una discusión. Foto: Mary Frances Schjonberg / Episcopal News Service

El Grupo de Trabajo sobre Redes de Educación Teológica y el Grupo de Trabajo sobre Formación y Ministerio de los Bautizados también encontraron lugares donde podían trabajar juntos. La reverenda Maureen-Elizabeth Hagen, presidenta de Red de Educación Teológica, dijo durante una reunión conjunta de los dos que el grupo de trabajo de redes quiere asegurarse de no duplicar ni contradecir el trabajo del grupo de trabajo de formación.

Lisa Kimball, presidenta del grupo de trabajo de formación, estuvo de acuerdo. "Queremos mantener una alineación dinámica y saludable de manera que lo que produzcamos llegue a la iglesia en general [y] a la Convención General, en particular como un frente común", dijo. "Estamos co-creando algo que juntos tendrá un impacto más fuerte que si trabajáramos por separado".

Los dos grupos pronto pueden tener "algún tipo de declaración teológica común, algún tipo de razón común que capture la prioridad de la identidad bautismal y la formación bautismal para todos nosotros y honre la formación de todas las órdenes, la diversidad de contexto y las realidades de nuestro mundo, nuestra iglesia y demografía ".

Entonces, dijo Kimball, los dos grupos podrían resolver esa declaración de acuerdo con sus propios mandatos de la convención. Dijo que veía al grupo de trabajo de redes como acusado de "sacar a la gente de los silos" de diferentes tipos y métodos de educación teológica y "profundizar la calidad de esos procesos para las personas para que haya una responsabilidad mutua más amplia de cómo estamos formando personas". teológicamente para el liderazgo ".

Ese trabajo, dijo, se basa en el trabajo del grupo de trabajo de formación, "que se trata principalmente de la llamada del bautismo que vive en la vida de las personas". mandato llama a los miembros a identificar o desarrollar recursos "para la formación de la vida cristiana, pero no solo en la iglesia, en la vida diaria", dijo Kimball.

Los miembros del Grupo de trabajo para estudiar el sexismo en TEC y desarrollar capacitación contra el sexismo y el Grupo de trabajo para desarrollar políticas modelo de acoso sexual llevaron a cabo una sesión conjunta durante su tiempo en el Hyatt Regency O'Hare. Foto: Mary Frances Schjonberg / Episcopal News Service

Dividiendo el trabajo entre convenciones generales

Actualmente hay 65 cuerpos provisionales. Los organismos provisionales son cualquier grupo de trabajo, junta o comité creado para realizar un trabajo específico según lo solicitado por la Convención General. La mayoría se pondrá en la próxima reunión de la convención en 2021 en Baltimore. Los tipos y números de cuerpos provisionales han fluctuado desde 2015, cuando la Convención General buscó reducir drásticamente El número de organismos de formulación de políticas a largo plazo, conocidos como comisiones permanentes.

En 2018, la Convención General aprobó resoluciones pidiendo que cerca de los grupos 40 hicieran el trabajo que habían realizado las comisiones eliminadas, así como un nuevo trabajo para el que se necesitaban grupos de trabajo recién creados. Por lo tanto, el número total de cuerpos provisionales en realidad ha aumentado este trienio. Se enumeran aquí. El obispo presidente Michael Curry y Jennings, quienes designan personas para servir en todos los grupos trienales, combinaron algunas solicitudes de grupos de trabajo de la convención con mandatos similares o relacionados.

Más de 1,200 voluntarios de alrededor de la Iglesia Episcopal aplicado para servir en los cuerpos provisionales, y Curry y Jennings nombraron personas 612.

El reverendo Michael Barlowe le dijo a ENS que la iglesia está "bendecida con el enorme talento y compromiso en todos los niveles de la iglesia, pero estoy particularmente agradecido con estos líderes fieles que han dado tanto de sí mismos por el liderazgo de toda la iglesia este trienio".

- La Reverenda Mary Frances Schjonberg es la editora y reportera principal del Servicio de Noticias Episcopales.


Etiquetas