La Iglesia Episcopal se une a los pedidos de una solución a la ley de los EE. UU.

Por david paulsen
Publicado Feb 25, 2019
Fuerzas de seguridad palestinas

Las fuerzas de seguridad palestinas hacen guardia frente a un hospital en Ramallah, Cisjordania, en mayo 2018. Foto: Reuters

[Servicio de noticias episcopal] La Iglesia Episcopal, que plantea inquietudes supuestamente compartidas por funcionarios de la administración Trump y el gobierno israelí, se une a un coro de voces que piden una actualización de emergencia de una nueva ley estadounidense que ha detenido la ayuda a las fuerzas de seguridad palestinas.

El Congreso aprobó y el presidente Donald Trump firmó la ley, la Ley de Aclaración Antiterrorista, en octubre como una forma de ayudar a las víctimas del terrorismo, pero cuando la ley entró en vigencia en febrero de 1, la Autoridad Palestina se vio obligada a rechazar $ 60 millones en Estados Unidos. ayuda o de lo contrario se abren a una responsabilidad financiera exponencialmente mayor a través de posibles demandas estadounidenses.

El Departamento de Estado de EE. UU. Ahora está trabajando en una solución a la ley que "mantendrá la cooperación de seguridad por un lado y también hará justicia a las familias de las víctimas del terrorismo", dijo un funcionario israelí no identificado le dijo al Washington Post. El medio de noticias con sede en Israel Haaretz describió a la administración Trump en diciembre como "Revolver" para encontrar una solución.

“La Ley de aclaración antiterrorista ha dado como resultado el cese total de la ayuda a los palestinos, con consecuencias devastadoras para los palestinos que más necesitan asistencia humanitaria. Esta legislación también perjudica la seguridad de Israel ", dijo Rebecca Blachly, directora de la Oficina de Relaciones Gubernamentales de la Iglesia Episcopal, en un comunicado enviado por correo electrónico al Servicio Episcopal de Noticias. Su oficina "ha estado trabajando duro en asociaciones y entre bastidores con el Congreso, [el Departamento de] Estado y USAID para abordar este tema crítico".

La Red Episcopal de Políticas Públicas de la oficina también emitió una alerta recientemente, pidiendo a los miembros que se comuniquen con sus funcionarios electos. "Debemos instar al Congreso a encontrar una solución para que el pueblo palestino pueda continuar recibiendo asistencia humanitaria que salva vidas", dijo la alerta.

La alarma por la pérdida repentina de este flujo relativamente estrecho de ayuda de seguridad se produce en medio del debate más amplio sobre los esfuerzos más deliberados de la administración Trump para poner fin al flujo más amplio de ayuda humanitaria de Estados Unidos a los palestinos. Cientos de millones de dólares en recortes durante el año pasado han obstaculizado una variedad de esfuerzos: ayuda de la ONU a los refugiados palestinos; programas para mejorar la infraestructura en Cisjordania y Gaza; programas para fomentar una mayor comprensión entre israelíes y palestinos; y operaciones de una red de hospitales en Jerusalén Este, incluido uno operado por la diócesis anglicana en Jerusalén.

Los críticos de los recortes de ayuda de Estados Unidos cuestionan la estrategia que, según los informes, la administración Trump está empleando para debilitar la posición palestina en futuras conversaciones de paz con Israel buscando "interrumpir" la agencia de las Naciones Unidas que brinda ayuda a los refugiados palestinos.

"A veces hay que arriesgarse estratégicamente a romper cosas para llegar allí", dijo Jared Kushner, yerno de Trump y asesor principal del presidente, en un correo electrónico de enero 11, 2018. obtenido por Política Exterior.

La Agencia de Obras Públicas y Socorro de las Naciones Unidas, o UNRWA, se estableció en 1949 para ayudar a los palestinos desplazados de sus hogares por la guerra árabe-israelí. Durante décadas, los palestinos han abogado por conceder a los refugiados, que ahora se estiman en más de 5 millones, un "derecho de retorno"A sus hogares en los territorios ocupados por Israel de Cisjordania y la Franja de Gaza. Israel ha rechazado esa posición.

En enero 16, 2018, la administración Trump anunció que retendría $ 65 millones de los $ 125 millones que había planeado contribuir a UNRWA durante el año. Estados Unidos ha sido durante mucho tiempo el mayor donante de la agencia, que proporciona salud, educación, servicios financieros y familiares a refugiados palestinos en Jordania, Líbano, Siria y los territorios ocupados.

Dos días después, en enero de 18, la administración anunció un recorte adicional de $ 45 millones en ayuda alimentaria que se había prometido a los palestinos en Cisjordania y Gaza.

El impacto de tales recortes estaba en la agenda de la Convención General de la Iglesia Episcopal cuando los obispos y diputados se reunieron en julio 2018 en Austin, Texas. Ellos aprobó una resolución eso hizo un llamado a los Estados Unidos para "mantener su compromiso histórico de aliviar la pobreza de los palestinos" mediante la restauración del gasto en ayuda.

En agosto, en lugar de restaurar la ayuda, el Departamento de Estado reveló que sería terminar con $ 200 millones en ayuda directa a palestinos y retirar todos los fondos estadounidenses de UNRWA, llamando a la agencia una "operación irremediablemente imperfecta".

"Estamos muy conscientes y profundamente preocupados por el impacto sobre los palestinos inocentes, especialmente los niños en edad escolar, del fracaso de UNRWA y los miembros clave de la comunidad de donantes regionales e internacionales para reformar y restablecer la forma de hacer negocios de UNRWA", dijo el Departamento de Estado dijo en agosto 31.

Una mujer y su hijo reciben atención en 2013 en el Centro Princess Basma en Jerusalén Este. Foto: Lynette Wilson / Episcopal News Service

Luego, en septiembre, la administración Trump anunció que también lo haría retirar $ 25 millones de la red de hospitales de Jerusalén Este, que incluye el Centro Princess Basma, operado por la Diócesis Episcopal de Jerusalén.

Obispo Michael Curry Presidente protestó por esos recortes de fondos en una declaración conjunta de noviembre 1 con líderes de otras iglesias cristianas vinculadas a la red de hospitales.

"Cada uno se ha beneficiado de la asistencia de Estados Unidos durante décadas y, por lo tanto, esta decisión de descontinuar esa financiación deja a los pacientes, a la comunidad palestina en general ya nosotros decepcionados y perplejos", dijo la declaración conjunta. "Es difícil para nosotros entender por qué esta asistencia humanitaria se está deteniendo, dado que las vidas se ven amenazadas innecesariamente".

Al mismo tiempo, el Hospital Árabe Al Ahli de la Diócesis de Jerusalén en Gaza ha estado luchando bajo la tensión financiera de la ayuda estadounidense perdida a los palestinos. Aunque el hospital no recibió fondos directos de los Estados Unidos, cuenta con el respaldo de UNRWA. Los recortes estadounidenses resultaron en una caída del 78 por ciento en el apoyo de UNRWA al hospital Ahli, dijo Heidi Shott, portavoz de los Amigos Americanos de la Diócesis Episcopal de Jerusalén, o AFEDJ.

El Director Ejecutivo de AFEDJ, John Lent, quien visita la Diócesis de Jerusalén este mes, "espera aprender más sobre las condiciones actuales y los impactos de los recortes en la ayuda", dijo Shott.

Los esfuerzos de la administración Trump para rescatar al menos una forma de ayuda palestina, los $ 60 millones para seguridad, provienen de un programa que los Estados Unidos lanzaron en 2007, con el estímulo y la cooperación de Israel, para capacitar a miembros de la Fuerza de Seguridad Nacional Palestina para combatir el crimen y el terrorismo en Cisjordania. Estados Unidos continuó apoyando el programa financieramente hasta que el futuro fue cuestionado este año por la nueva ley de los Estados Unidos, lo que también podría afectar a las organizaciones de ayuda no gubernamentales que operan en la región.

"El Congreso debe actuar para resolver esto inmediatamente para que podamos continuar apoyando los programas que necesitan fondos de Estados Unidos", dijo Blachly, director de la Oficina de Relaciones Gubernamentales. "Como episcopales, tenemos una responsabilidad adicional de apoyar a la Diócesis Episcopal de Jerusalén y a los ministerios que llevan a cabo que se han visto afectados negativamente por este recorte de fondos sin precedentes".

- David Paulsen es editor y reportero del Servicio de Noticias Episcopales. Él puede ser alcanzado en dpaulsen@episcopalchurch.org.


Etiquetas