Fortaleciendo los lazos familiares, desatando la transformación con Cuba.

Trayendo las buenas nuevas y conociendo a Jesús

Por Pat McCaughan
Publicado en noviembre 28, 2018

La Iglesia Episcopal en Cuba celebró su Sínodo General anual en La Habana en febrero 21-23, 2014, y adoptó un plan estratégico de tres años. Foto: Lynette Wilson / Episcopal News Service

[Servicio de noticias episcopal] Ahora que la Diócesis de Cuba está oficialmente de vuelta en el redil de la Iglesia Episcopal, la obispa de Cuba, Griselda Delgado Del Carpio, tiene grandes sueños para fortalecer los lazos familiares y provocar la transformación.

Para empezar, Delgado quiere que "todos sepan lo feliz que estoy de estar de vuelta en la familia" y espera extender a otras diócesis y congregaciones los puentes que ha construido con la Diócesis de Florida en las últimas tres décadas.

"Durante años 30, hemos aprendido a amarnos, a trabajar juntos, a respetarnos y a compartir los regalos que cada comunidad tiene para ofrecerle a la otra", dijo en una entrevista telefónica reciente con el Servicio de Noticias Episcopal, a través de un Interprete.

"Para nosotros, una asociación significa que dos comunidades trabajen juntas, recibiendo y dando y valorando el viaje de cada uno en el proceso, y valorando los regalos de cada uno".

Después de un distanciamiento de 52 años, la 79 Convención General de julio 5-13, 2018. en Austin, Texas, aprobó la reunificación con la Iglesia Episcopal en Cuba.

Resolución A238 llamó "a las diócesis, congregaciones y miembros de la Iglesia Episcopal a familiarizarse con los ministerios de La Iglesia Episcopal de Cuba", Y trabajar en armonía y compañía para el evangelismo, el entendimiento mutuo y la plena expresión de la misión de Dios, así como para considerar formas de estar en sociedad.

La obispo Griselda, como la llaman cariñosamente, espera vivir más plena y profundamente en el espíritu de la resolución, creando alianzas y profundizando las relaciones con los hermanos estadounidenses de la Diócesis de Cuba. Su objetivo es provocar la transformación al enfocarse en la construcción de la comunidad a través de la reconstrucción de iglesias, y espera proporcionar pensiones para el clero diocesano.

La Diócesis de Cuba abarca congregaciones 46 y cinco pequeñas misiones que están "convirtiéndose y creciendo y buscando crecer", dijo. Cada uno enfrenta desafíos diferentes, pero "cada uno puede resolverse individualmente", dijo Delgado con confianza.

“Lo principal es poder continuar llevando las Buenas Nuevas a la gente”, dijo, “con la herramienta evangelística del amor y de conocer a Jesús.

"Tenemos mucho que aprender unos de otros", agregó. “Queremos hacer todo eso mientras reafirmamos la identidad del pueblo de Cuba. Esto es lo que los cubanos tienen que dar al mundo: su propia experiencia y viaje de fe en la iglesia ”.

Evangelismo: agua limpia, comidas calientes, jardines

Chip Weismiller regresó recientemente de ayudar a instalar un sistema de filtración de agua en Iglesia episcopal de Santa Cruz del Norte cerca de La Habana, junto con otros de Iglesia de San Lucas en Darien, Connecticut, y de Christ Church en Bronxville, Nueva York.

Miembros de la Iglesia Episcopal de San Lucas en Darien, Connecticut, y la Iglesia de Cristo, Bronxville, Nueva York, se unen a sus homólogos cubanos para ayudar a ensamblar e instalar sistemas de filtración de agua en la Iglesia de Santa Cruz del Norte. Foto: Stuart Weismiller

Significa agua limpia, no solo para la iglesia, sino para toda la comunidad. "Esperan que la gente de 100 venga al día para obtener agua fresca", dijo.

Es un modelo para impulsar ministerios en áreas con infraestructura en ruinas y donde, durante varias generaciones, la sociedad no ha aprobado la iglesia, según Pat Cage, quien ayudó a formar Amigos de la Iglesia Episcopal de Cuba., a petición de Delgado.

La organización de voluntarios con sede en los Estados Unidos fue creada para ayudar a Delgado y a la Diócesis de Cuba a "realizar su visión transformadora de crear una iglesia que, unida en la diversidad, celebre, predique, enseñe, sirva y comparta el amor de Dios", según Cage .

"Una forma en que el obispo Griselda está tratando de reconstruir la comunidad de la iglesia es atender las necesidades básicas de la gente", según Cage, un miembro de St. Luke's, Darien, quien también visitó Cuba.

El reverendo Yamily Bass-Choate, vicario de Iglesia Memorial de San AndresYonkers, Nueva York, dijo que su congregación, junto con miembros de Christ Church, Bronxville, se ha asociado con la Diócesis de Cuba, llevando grupos de adolescentes a Cuba para aprender sobre la cultura y las personas y para ayudar a establecer sistemas de filtración de agua.

"Hemos instalado unos sistemas de filtración de agua 26 desde que comenzamos hace varios años y también hemos capacitado a personas para hacerlo", dijo Bass-Choate a ENS.

"El obispo Griselda tiene una visión maravillosa para la diócesis", dijo Michael Pollack, un feligrés de la Iglesia de Cristo que recientemente regresó de su octava visita a Cuba para ayudar con los sistemas de agua.

Sigue regresando porque “Cuba es un lugar especial. La gente es maravillosamente cálida. Su alegría por la vida y la bondad en ella son palpables. Estaba justo ahí delante de todo, justo ahí. Hay una sensación real de 'estamos juntos en esto y necesitamos ayudarnos mutuamente' ”, dijo.

La visión de Delgado se originó durante su ministerio como sacerdote en la Iglesia Santa María Virgen en Itabo, la congregación a la que sirvió durante 25 años antes de ser elegida obispo.

Al asociarse con iglesias en la Diócesis de Florida, la instalación de un sistema de filtración de agua provocó una transformación.

"En su iglesia en Itabo, la gente viene literalmente a cientos de millas de distancia en caballos y buggies para obtener agua potable", dijo Cage. “Se puede imaginar el impacto que el agua potable limpia tiene en la comunidad desde el punto de vista de la salud y el bienestar; la enfermedad se ha reducido significativamente ".

La Iglesia Santa María Virgen, ubicada en una zona rural a unas 122 millas de La Habana, ahora también tiene un jardín que cultiva frijoles, maíz y café, y el plan es eventualmente agregar pollos y cerdos. “Los productos agrícolas [del huerto] se venden a un precio muy bajo a la comunidad. Al final de cada temporada, las semillas se entregan a la comunidad ”, dijo Cage.

Como resultado, los jardines están en aumento alrededor de toda la comunidad de Itabo, al igual que la asistencia a la iglesia. "Es satisfacer las necesidades, mostrar compasión y amor, y traer la iglesia a la comunidad", dijo Cage.

Además, Delgado pudo apuntalar una iglesia inestable y erigir una vivienda de estilo dormitorio para los visitantes en Itabo, dijo Pollack. Un generador de biogás utiliza los desechos de los cerdos para hacer gas para cocinar, y el desarrollo de los jardines era de vital importancia, dijo Pollack, "porque me explicaron que, antes, la comida tenía que importarse".

Añadió: “La visión del obispo Griselda es sostenible. No hay forma de negar lo que ha logrado, dadas las circunstancias en Cuba y la situación histórica ".

Cage dijo que la organización Amigos de la Iglesia Episcopal de Cuba espera facilitar asociaciones similares entre otras iglesias estadounidenses y cubanas.

Asociaciones: un ministerio transformacional, 'relacional'

Comer juntos, adorar juntos y visitar a los enfermos en sus hogares y rezar por ellos se sintió tan poderoso para Stuart Weismiller como lo fue ver a una niña beber sus primeras gotas de agua limpia para su esposo, Chip, durante su 6-13 de noviembre, 2018, viaje.

Miembros de St. Luke's, Darien, Connecticut y Christ Church, Bronxville, Nueva York, se unieron a sus homólogos cubanos para comidas, adoración y visitas pastorales para rezar por los enfermos en sus hogares, desarrollar relaciones y fortalecer los lazos familiares. Foto: Stuart Weismiller

Fue el segundo viaje a Santa Cruz del Norte para la pareja, miembros de St. Luke's, Darien, quienes lo consideran evangelismo puro, no un ministerio de "proyecto". “Queremos tener una relación con la gente. Fue muy importante para nosotros participar en todas las partes de los servicios de adoración. Algunos miembros de nuestro grupo leen lecciones. Comimos juntos Nos abrazamos ”, según Chip Weismiller.

Dijo que la visión de Delgado es sostenible y transformadora porque "una de las formas en que atrae a las personas a la iglesia es proporcionar un ambiente de amor y aceptación, y mucho antes de predicar algo, se comporta de hecho y con acciones".

Roger Martin, otro miembro de St. Luke en el viaje, estuvo de acuerdo. La iglesia de Delgado, dijo, "es un modelo de lo que se puede hacer".

Según Martin, la asociación entre St. Luke's y la Iglesia de Santa Cruz del Norte ha crecido y florecido. La adición de una comida del domingo por la noche ha comenzado a construir una comunidad, y la donación de equipos de béisbol ha permitido al rector, el reverendo Frank Fernández Triana, organizar equipos de jóvenes y también traerlos a la iglesia.

“Lo maravilloso de Cuba es que las personas que van a las iglesias episcopales son jóvenes. Puede que sus padres no vengan a la iglesia, pero lo hacen ”, dijo Martin. Otras oportunidades continúan desarrollándose. "Debido a los huracanes [específicamente Irma], el techo de la iglesia es inestable", dijo Martin, quien se desempeñó como decano asociado de la Divinity School en Harvard de 1980 a 1986. “Nuestro plan es ayudarlos a reconstruir el techo de la iglesia y pintarlo y arreglarlo. A medida que avancemos, habrá muchas cosas que hacer para mejorar realmente la iglesia ”.

Agregó: “Enseñé misión en Harvard. No veo esto como una misión. Veo esto como trabajar con personas que nos pueden enseñar mucho sobre la iglesia ".

Grandes desafíos, sueños más grandes: descanso, pensiones para el clero

La visión de Delgado también incluye ayuda y apoyo para el clero cubano, que "no tiene pensiones estatales o un tipo equivalente de seguridad social porque su servicio no es reconocido como empleo", dijo la ex obispo presidenta Katharine Jefferts Schori, que ahora asiste al obispo en la Diócesis de San Diego. .

"En la Convención General del verano pasado, durante nuestra conversación sobre Cuba en la Cámara de Obispos, desafié a la Cámara a pedirle a sus congregantes que ofrezcan $ 0.50 para ayudar a financiar las pensiones para el clero cubano", dijo Jefferts Schori.

"La necesidad total es de aproximadamente $ 800,000, y eso equivale a aproximadamente $ 0.50 por episcopal", dijo en un correo electrónico reciente a ENS. “Varios ya han respondido, y algunas diócesis han enviado más que eso. El tesorero [de la Sociedad Misionera Nacional y Extranjera] ha establecido un fondo dedicado para recibir donaciones, y cualquier oficial de finanzas diocesano puede pedirle detalles a Kurt Barnes ”.

Ella dijo que el clero cubano retirado a menudo "vive en la miseria, dependiendo de los miembros de la familia o de sus escasos ahorros para el apoyo". Algunos clérigos en Cuba que sirvieron en Cuba antes de que la diócesis se pusiera a la deriva en 1965 reciben pequeñas pensiones de CPG [el Grupo de Pensiones de la Iglesia], pero hasta los últimos años ha sido muy difícil enviar esos fondos limitados desde los Estados Unidos ”.

Varias diócesis, entre ellas San Diego, Arkansas, Louisiana, Nueva York, Vermont y Utah, han respondido, enviando llamadas a sus congregaciones para ayudar en el esfuerzo. El Tesorero de la Iglesia Episcopal N. Kurt Barnes se negó, sin embargo, a comentar sobre las cantidades recaudadas hasta el momento.

“Esto solo ha comenzado recientemente; y no creo que sea probable que proporcionemos totales acumulados ", dijo a ENS en un correo electrónico. "Sin embargo, hemos establecido una cuenta de custodia para recibir y retener los fondos".

Jefferts Schori agregó que la iglesia estadounidense tiene mucho que aprender de su hermano cubano.

"Son altamente emprendedores y se enfocan apasionadamente en ayudar a sus vecinos", dijo a ENS en un correo electrónico. Además, Delgado "ha ayudado a producir un desarrollo plan para la diócesis que está comenzando a dar abundantes frutos, en términos de formación, responsabilidad, asociaciones y pastoralmente. Animaría a cualquier persona interesada a visitar, aprender más y construir una relación de reciprocidad a largo plazo.

"Nuestros hermanos y hermanas en Cristo en Cuba tienen mucho que mostrar, enseñar y ofrecer", dijo Jefferts Schori. “Lo que no tienen es mucho dinero. Piense en esto como algo así como la colección de Pablo para los pobres en Jerusalén. Hemos dado la bienvenida a la Diócesis de Cuba a la Iglesia Episcopal, esta es una forma de cerrar la brecha entre los Estados Unidos y Cuba ".

- El reverendo Pat McCaughan es corresponsal del Servicio de Noticias Episcopales.


Etiquetas